Somos más de lo que pensamos...

El Ser UNO


Yo soy Dios.
(Adal Madrigal)

Nunca en mi experiencia aquí en el planeta Tierra había tenido la oportunidad de hacer resonar estas palabras una y otra vez, repetirlas día y noche se han convertido en el mantra que abre el camino hacia la libertad de los demonios de la mente.

Muchos de los que hemos tomado el titulo de guerreros de la luz o conductores del despertar de vez en cuando nos confiamos en que estamos despiertos al 100% sin darnos cuenta que en cualquier momento podemos ser víctimas de nuestra mentalidad en cuanto al despertar, el despertar no es solo algo que sucede una vez y listo, estamos despiertos; para nada hermanos después del despertar sigue la batalla de no caer en un sueño más profundo del que estábamos y de esa manera ser presa fácil de el demonio del ego el cual nos dice:! la meta ha sido alcanzada ahora solo descansa amado mío!

Es ahí cuando la pesadilla comienza y si no reaccionamos nos puede llevar a un sueño inclusive más profundo. Es por eso que ¡YO SOY DIOS! Ha sido en antídoto o despertador que me muestra el nivel en cual me encuentro en mi camino de ascensión.

Quizás este mantra haga temblar el ego de muchos de mis hermanos en este mundo, pues considerarse Dios seria una blasfemia a sus más queridas creencias, pero que no aprendemos desde niños que Dios está en todas partes, que su presencia es invisible. Entonces si está en todas partes quiere decir que esta dentro de mí y si Yo soy parte del todo yo soy Dios. De esta manera conectando a la verdadera fuente de todo el propósito de la vida y de la humanidad.

Meditando en Yo soy Dios puedo entender que siempre he estado en control de mi existencia, que no soy un ser vivo que fue creado al azar, si no que al ser Yo Dios tracé el plan de evolución que tendría en esta experiencia sobre el planeta Tierra. Me doy cuenta que al ser Yo Dios no puedo tomarme la libertad de mantenerme solo esperando por un salvador que baje y me lleve de la mano a un nuevo nivel de conciencia, al ser Yo Dios me convierto en un creador continuo de mi progresión a la exaltación.

Si yo soy Dios estoy conectado con todo porque lo soy todo, abriendo mis ojos a la realidad de que todo aquello que hace mi vida “miserable” no es solo más que los grandes maestros que me enseñan a diario el camino hacia mi graduación en esta universidad terrestre. Yo soy Dios continuara sonando en mi mente todo momento, Yo soy Dios no es una alegación de superioridad pero si un grito de libertad.

No mas permitiré creer solamente en la existencia de DIOS, si no que llevare a Dios a casa, lo llevare dentro de mí para que todo momento pueda yo entender que soy parte de un todo…

Con amor
Adal

Artículo escrito por Adal Madrigal.
http://www.movimientoextraterrestrechicago.blogspot.com/

2146 lecturas

1 Comentario de lectores

24/05/2018

Perdon ese mantra le habre el camino a la libertad a los demonios de la mente? ¿Que libertad De hacer lo que quieren ?no entendi. Los demonios de la mente no deberian tener libertad son muy peligrosos. a mi parecer

Yo preferiria eliminar cada demonio de la mente y no darles libertad.
Saludos celestiales y
Bendiciones !!
Xendra.

-.-.-

Hola Xendra!

Gracias por escribir.

Me animo a traducir "... que abre el camino hacia la libertad de los demonios de la mente" en algo así como.

"Me animo a enfrentar a mis desafíos"
"Me animo a tomar responsabilidad de mis asuntos"
"Me animo a hacerme cargo a mis problemas"
"Me animo a dejar de llorar por los rincones y echarle la culpa a los demás, al mundo, a Dios"
"Me animo a DESPERTAR"
"Me animo a VER LA/s SITUACION/es TAL CUAL ES/son"
"Me animo a ..."

y tratar de hacer lo posible para aprender de ellas/ellos para encontrarle solución y no se vuelvan a repetir en lo posible que con Alegría y Armonía con todo el Mundo.

Ver mis miserias (pensamientos, actitudes, etc) y trabajarlas. Hacerme cargo. Responsable de lo que me corresponde.


Yo creo (quien te escribe, tan humano como vos) que cuando sinceramente me planto conscientemente a una situación y me animo a tomar riendas del asunto para solucionarlo, sanarlo, haciéndome cargo de lo que me corresponde, el miedo; la pesadez; el enojo y todo ese grupete de emociones que me traen dolor; que le traen dolor al niño interior poco reconocido por uno mismo, ese niño se transforma en un adolescente de primer curso universitario que no solo se anima a rendir un examen sino que también se da cuenta que le faltan muchas cursadas por sortear y que a la vez toma consciencia, se hace responsable de lo que tiene que estudiar porque la carrera en la que se ha inscripto es la que le gusta, la que quiere terminar!. Y como el dicho dice "Sarna con gusto no pica" porque sabe que la meta a alcanzar la incluye y por ende la debe enfrentar.


Creo que el mantra o lo que quieras usar como sostén es poderoso cuando le pones la intención enfocada a la situación a tratar y más aún creo que lo que pasa es que esa intención con la emoción, con la energía que uno pone en algo así como "el pedido desde el corazón" (pedido sincero) es lo que enciende el motor y pone los engranajes en movimiento, con un piloto automático.

Al confiar en ese piloto automático y aceptar que todo lo que pase es y será lo mejor que tenga que pasar para llegar a destino, uno lo suelta; lo deja y confía y con esa confianza uno va tratando cada situación del camino ...

Ahora cambia la etiqueta situación por demonio, por pensamiento negativo, por enojo, por desgracia, por injusticia, por lo que quieras que no le conviene a tu niño interior miedoso y tendrás algo así como...

"... se han convertido en el mantra que abre el camino hacia la libertad de los demonios de la mente."

Alguien dijo y no recuerdo quién.

"Lo único que hay es miedo".

Con el tiempo si nos damos cuenta de mirar hacia atrás y observar la parte llena del mismo, al enfocar las letras chicas seguramente veas un mensaje como ese "Lo único que hubo fue miedo".


De lo contrario seguiré esperando feliz que me regalen el pescado aunque esté podrido. O sea manteniendo mis demonios presos en mi cabeza.


Un abrazo!
Oso de Luz