Comunicacion.

Varios/Otros


Mis Queridos Amigos:

La comunicación es algo maravilloso. Se gasta considerable tiempo y esfuerzo en el planeta en este momento en torno a la idea de mejorar la comunicación. Mucha gente talentosa se dedica a la tarea de buscar las palabras y las frases correctas que les den forma tangible a las diversas energías e ideas abstractas que buscan ingresar en nuestro mundo en esta época.

Ya sea que las expresiones de alguien sean maravillosamente únicas o simples y mundanas, las comunicaciones que se hacen producen encapsulaciones verbales de seres y esencias que existían previamente en un estado que no conocía límites en absoluto. Para una idea recién nacida (a la que, dicho sea de paso, muchas veces nos referimos como a un “concepto”), la existencia en el plano físico puede resultarle una combinación de puro asombro y puro terror. Hablamos ahora como si cada idea fuese una persona completa, porque lo es. Simplemente vive en una vibración distinta, eso es todo.

Se podría decir que en el instante en que una palabra deja sus labios o su pluma, está en camino de volverse obsoleta. De muchas formas, la energía en ella comienza a endurecerse y a morir. Lo que una vez fue líquido y vivo, rápidamente se fija en cemento. Pero también tiene la oportunidad de ser vista, escuchada y apreciada. Por ese motivo, tantas energías están haciendo cola en los planes etéricos para subir a bordo de una palabra o frase y hacer su viaje incierto a este Mundo de la Forma.

Una vez que una idea encarna aquí, no cesa de existir en su universo anterior también. Las ideas son multidimensionales, tal como todas las personas. Sencillamente, se hace una réplica en este contexto, es copiada, como puede serlo la sección de un documento de computación, y transportada a otro “archivo” donde su imagen pueda servir a un propósito específico. Se tiene una maravillosa sensación cuando una energía previamente “indescriptible” es capaz de ver claramente su imagen en el espejo de la realidad física. A esto le sigue el terror cuando su energía se da cuenta de que una parte de sí misma estará endurecida en esa forma para siempre.

Todos los mundos son simplemente “instantáneas” verbales de un instante de tiempo y circunstancia. Por naturaleza, no pueden decirnos que sucedió antes de que se tomase la foto, ni pueden explicar qué sucederá cuando se cierre el obturador de la cámara nuevamente. Para experimentar estas cosas, necesitamos tomar más fotografías. Luego de un tiempo, el proceso comienza a ser adictivo. La imagen en el espejo es dulce, pero parece necesitar más profundidad o detalle. Por lo tanto, volvemos al tablero de dibujo, diseñando, editando, formando y adaptando. Palabras, palabras y más palabras... siguen y siguen.

A decir verdad, las palabras en realidad son MUNDOS. Cada uno es su propio contexto de realidad. Cuando se conectan, comienzan a penetrar esas duras caparazones que las rodean y se amontonan para darse calor y propósito mutuo. Eso les recuerda el tiempo en que no tenían forma, ¡cuando su esencia líquida podía ir a cualquier parte y hacer cualquier cosa! Aunque los duros caparazones permanecen tan concretos como antes, un grupo de palabras puede darse la ilusión de libertad e ímpetu. ¡Mientras una palabra elige permanecer estable y anclar la frase, otra palabra o grupo de palabras puede volar y saltar por toda la página!

En sus diversos sistemas gramaticales, tienen “sujetos” y “objetos” así como elementos “activos” y “pasivos”. En cierta forma, el agrupamiento de palabras se convierte en su propia pequeña familia, un arreglo cooperativo donde la esposa se queda en casa y se ocupa de los niños mientras papi vuela a conquistar el mundo y causar una impresión que las represente a todas ellas. Otras veces, la situación puede revertirse y los integrantes de la pareja consiguen cambiar de roles. Esta relación cooperativa entre las palabras es lo que crea la verdadera común-icación.

Cuanto más se comunican ustedes, más comunicación quieren tener. A medida que las palabras y las frases se enfrían y endurecen, ustedes trabajan velozmente para encontrar descripciones nuevas y más vibrantes de ese fuego eterno que arde en el centro de Todo Lo Que Es. Sus escritos son como fósforos que dan luz un momento y luego se extinguen. Aunque ese “momento” pueda durar mil años, semejante lapso de tiempo no es nada, realmente, a la luz de la eternidad. ¡Por lo tanto, ustedes siguen encendiendo más fósforos!

El Vacío ansía expresarse a sí mismo. Entonces, una vez que se solidifica, no puede esperar la oportunidad de ser libre nuevamente, ¿no es un misterio? Y sin embargo, es ciertamente el misterio de la vida.

En las dimensiones de vibración más elevada, las palabras y los pensamientos son reemplazados por Tonos claros, sostenidos. Si una imagen vale por mil palabras, un Tono vale por un millón de imágenes. Ciertamente, las palabras y los pensamientos son simplemente Tonos que viven en separación. Igual que ustedes.

Los que puedan escuchar estos Tonos, muy por encima de todos los demás sonidos, nunca se decepcionarán. Las palabras pueden ser engañosas, las ideas pueden ser oscurecidas, pero en los TONOS SOSTENIDOS no hay lugar donde esconderse.

Ustedes que leen nuestras transmisiones y que reconocen este mensaje, seguramente comprenden (a algún nivel) la esencia de quienes y qué son realmente. Y aunque una porción de ustedes permanezca atrapada dentro de algún envase físico, la esencia de su alma se eleva muchísimo- por encima de las casas y las comunidades aquí abajo. Los llama, les canta, creando canciones y ritmos para sustentarlos mientras viajan por el camino ondulante de la existencia física.

Ustedes caminan por una delgada línea entre Dios como Sanador y Dios como Destructor. Cuando se vaya el amor, ustedes se irán. Vinieron en esta época para recordar y aprender. Las palabras e ideas que una vez les tomó una vida explorar ahora están siendo compactadas y abreviadas en un lapso que puede durar no más de unas pocas horas.

Ustedes bailan y juegan y se equilibran entre estos mundos, atrayendo el aliento y la fuerza de vida de cada uno, pero sin ser contenidos por ninguno. Cuanto más extendida se vuelva su conciencia en los reinos externos, más firme será su forma física para sostenerlos aquí y anclar su energía en la Tierra. Esa es su bendición y también su maldición. Ustedes luchan por ser libres, incluso mientras se aferran a lo que les resulta familiar.

Y ahora han creado una tecnología que vuela para ustedes. Incluso mientras ustedes, ustedes mismos, permanecen estacionados en la Tierra, envían sus palabras volando a través de los cielos a tierras distantes y lugares ignotos. Esperan su regreso con pura anticipación, cargando regalos de mezcla y combinación con otro ser cuyos pensamientos y deseos son similares a los suyos propios. Y el latido continúa... y las palabras continúan... y el calor del fósforo que son ustedes arde todavía un poquito más.



http://www.reconnections.net
2001, Daniel Jacob
Título en inglés: Communication
Traducción: Susana Peralta

1024 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo