Dar, Recibir y Tener para Tí.

Varios/Otros


En la quinta dimensión, la experiencia es 100% darte a ti y 100% hacer servicio a otros... simultáneamente. No existe 50 y 50; ni esto o lo otro, ni carencia, ni dualidad. La 5aD tiene que ver con Tener, Dar, Recibir y disfrutar. Si no puedes darte para ti no tendrás nada que dar a otros.




Este es el seminario del mes de junio de Jim Self. Ofrece uno cada mes.
Aproximadamente la mitad es la parte de las explicaciones, y luego el resto es la guía para práctica.
Afectuosos saludos de Cris
-----

En la quinta dimensión, la experiencia es 100% darte a ti y 100% hacer servicio a otros... simultáneamente. No existe 50 y 50; ni esto o lo otro, ni carencia, ni dualidad. La 5aD tiene que ver con Tener, Dar, Recibir y disfrutar. Si no puedes darte para ti no tendrás nada que dar a otros.


DAR, RECIBIR Y TENER PARA TI

¡Hola, bienvenidos! Qué bueno estar aquí, como siempre. Gracias por permitirme iniciar mi día con ustedes, me entusiasma hacerlo. Déjenme decir algo que siempre digo en estas sesiones, bienvenidos los que son nuevos, que son unos cuantos aquí, y también los que ya han estado con nosotros, es lindo tenerlos aquí.

Esta sesión es realmente importante; es un tipo de conversación sobre toma de decisiones lo que tendremos. Es una decisión que en gran medida la mayoría no le presta atención, la mayoría pospone, la mayoría no conoce esto. Simplemente vamos por la vida y... existimos. De modo que esta conversación que tendremos, y el trabajo que haremos, tendrá que ver con dar y recibir, y tener para ti mismo, que es el título que le hemos puesto.

En un grado mayor, dar y recibir y tener, son realmente secundarias, o están en tercer o cuarto lugar, en la lista de cómo navegas tu mundo, lo que haces en tu mundo. Hay una gran cuestión, que aunque se piensa ocasionalmente o da vueltas en la cabeza, muy rara vez se responde a la pregunta ¿Qué es lo que quiero?, según observo en la gente, incluso en Mastering Alchemy. Es muy simple: ¿qué quieres?

Mentalmente no es una pregunta profunda, por un lado, pero por otro lado es realmente fundamental para ti, como un ser espiritual en un cuerpo, creando esta realidad, jugando este juego que todos jugamos, aunque a veces olvidamos que es un juego, y prestando atención a lo que uno quiere, y por qué está aquí. No es tanto la altura del costado espiritual de por qué estoy aquí, sino el por qué estoy aquí, qué quiero, cómo navego, cómo juego, cómo disfruto, cómo realmente vivo en el flujo de todas estas energías que están disponibles para propósitos creativos. Están allí todo el tiempo, tú las usas todo el tiempo. Pero según lo que veo, la mayor parte de la gente navega, y en gran medida se despierta y acepta lo que encuentra ante su puerta, para lo que jugará ese día. Y suele pasar que ese día repite el anterior, que repite el anterior. Y fluimos por la vida.

Y todos quieren saber si elevarán lo que quieren un poco más intencionalmente, a nivel consciente, y a menudo nos ocupamos, qué quiero, desplegándose en un juego tridimensional que jugamos aquí, y en realidad es qué quiero porque no puedo tener lo que quiero. Esto es lo que me permitiré aceptar. Me gustaría tener una linda casa, buenas relaciones, un buen trabajo, lo que sea, pero... esto es lo que quiero.

Observo a la gente en relación con el maravilloso asunto del dinero, estamos tan manejados por el dinero, pero cuando uno retrocede y echa un vistazo a cómo funciona el dinero, una cosa es que el dinero necesita estar todo el tiempo en movimiento. En cuanto para, cuando lo retengo aquí, empieza a perder sus posibilidades, empieza a detenerse. En el contexto del dinero, creo que hablaremos de esto en unos minutos, en relación con el trabajo y cómo ocupamos nuestro día, suele pasar que tomamos un trabajo, y hay un salario que viene con él, y entonces construimos nuestra vida alrededor de un salario. ¿Alguien conoce ese espacio? "No tengo tanto dinero, solo puedo pagar este tipo de departamento" "No puedo conducir mucho mi auto, porque mi seguro..." Ya se dan cuenta.

Entonces es interesante cuando permitimos a nuestro "tener", nuestro "dar" y nuestro "recibir", que mucha gente piensa que dar es el primer punto de dar, recibir y tener, pero en realidad dar es el último punto. Es tener para ti mismo, recibir para ti mismo, y entonces tienes abundancia para dar.

Pero cuando navego mi vida basado en mi salario, si mi salario no ha subido en los dos años pasados, pero mis costos han subido, el combustible ha subido, en fin, ya entiendes el mensaje. Entonces cómo navegamos nuestra vida, cómo vivimos, y realmente la vivimos según lo que hay ante nuestra puerta cuando despertamos por la mañana. ¿Eso suena familiar para alguien?

De modo que lo que creo valioso es poder dar un paso atrás, en tiempo presente, sin miedo, sin carencia, sin "no me alcanza", fuera de esos conceptos, y empezar a mirar qué es lo que realmente quiero.

Cuando uno mira a la gente que tiene riqueza, en gran medida la vida parece muy simple. No se trata de cuánto tienen, sino de cómo se manejan para conseguir, recibir, lo que quieren. Al tener una conversación con una agente inmobiliaria esta mañana - he conversado muchas otras veces - ella está esforzándose, y esperando poder vender esta casa con que está trabajando. Y en gran medida ella está viviendo muy al día, es muy desafiante trabajar por comisión, es vivir al día. Y cuando dije ¿Cuál es el precio de la casa que estás vendiendo? dijo "Oh, es 200.000 dólares" Y pregunté: ¿Cuánto te pagan? "Recibo 3% de la comisión de 6%" Y dije "¿Es así como pagan a todos? sabiendo la respuesta. Y ella: "Oh, sí, así es como se juega este juego". Y dije: Entonces la persona que vende una casa de dos millones de dólares también recibe 3%. "Oh, sí, así es" ¿Y esa persona trabaja mucho más? "Oh, no, hace la misma cantidad de trabajo, hace este papeleo, etc.".

Entonces la siguiente pregunta es: ¿Por qué estás vendiendo casas de 200.000 dólares? "Bueno, de donde yo vengo, es más o menos lo que yo sé."

El concepto, en su trabajo inmobiliario, relacionado con lo que estamos hablando, dar, recibir, tener, si vas a hacer exactamente la misma cantidad de trabajo y te van a pagar el mismo porcentaje por ese trabajo, ¿por qué venderías casas de 200.000 dólares? ¿Por qué no te preparas para dominar el juego de la venta inmobiliaria? Y básicamente trabajar al mismo nivel, en realidad a menor nivel, porque hay vender muchas más casas a 200.000 que casas a 2 millones. ¿Esto tiene sentido para alguien?

¿Cómo es que en tu vida, o en la de gente que conoces, se termina diciendo "quiero" pero no necesariamente navegando hacia lo que quiero? Aparecen algunas pequeñas experiencias laterales, y luego estas experiencias se vuelven desafiantes porque "no me alcanza", tengo que conseguir otro trabajo, tengo que trabajar dos veces más duro. Esto es muy real en la vida de mucha gente, no estoy minimizando las circunstancias en que se encuentran muchos. Es desafiante. Pero lo que quiero señalar, y luego haremos algo de trabajo en esta sesión, es ¿qué quieres? y ¿puedes retroceder y básicamente empezar a crear lo que quieres?

Recuerdo un tiempo en que tenía deudas, hace mucho, los intereses de la tarjeta de crédito seguían acumulándose, usaba mis tarjetas y hacía el pago mínimo, pero mi tarjeta no se iba, el monto se hacía mayor cada mes, y de algún modo estaba en problemas, y tomé la decisión y dije "Ok, ¿qué necesito hacer para acabar de pagar toda esta deuda?" Y la primera respuesta fue: es imposible, no tengo suficiente dinero. Pero calculé que si yo movía mi problema seis meses más adelante, básicamente dije "Muy bien, mi meta es que en seis meses habré pagado todo. Ahora, ¿qué hago?" Y allí cambiaron las matemáticas, los medios de lograrlo cambiaron. El problema ya no era el problema. Y lo que quería era totalmente manejable, si yo solo prestaba atención a mí mismo durante seis meses. Y lo hice. Y terminé con la deuda.

Pero la gente empieza a definir sus realidades por el dinero; cómo tener para mí mismo se relaciona con cuánto dinero gano. Y el dinero es una cosa interesante, porque en general, en todo el mundo, no es otra cosa que un pedazo de papel. Y cuando miras de dónde viene el pedazo de papel, no necesitas mirar muy profundo, esto es en EE.UU. pero es más o menos lo mismo en todos los países, hay un Departamento del Tesoro y hay un Banco de Reserva Federal. La Reserva Federal dice: necesito más dinero. Y el Tesoro dice, muy bien, me la deberás para algún día, pero imprimiré más papel y te daré más papel. El papel realmente no tiene ningún valor, no existe, es solo papel. Pero por la ilusión que porta, y la historia del mismo, todo el mundo gira a su alrededor. A menudo nos devora esa historia.

Tomen una respiración profunda, recuéstense en su asiento. Estamos un poco cambiando esa historia aquí, no es que haya nada de malo, es solo ser capaz de hacer pausa en esa historia y entonces empezar a preguntar con más claridad: ¿Qué quiero? ¿Y qué necesitaría hacer para vivir esa vida que lo que quiero traería para mí? En realidad es muy simple, pero lo simple no es fácil. De modo que se requiere un par de repeticiones, un par de pases en este proceso de realmente decir qué quiero.

Una de las razones por las que quería hablar de esto. En el nivel realmente personal, no de cuánto dinero tiene alguien, no cuánta fortuna, no cuántas cositas tienen bajo un estante en su armario, ¿qué quieres? y ahora mismo, a nivel espiritual, a nivel energético, la oportunidad de obtener lo que quieres está cambiando notablemente. Ahora bien, muchos de estos seminarios online, cada mes, desde hace tiempo, especialmente los últimos tres años, cuando llega un solsticio o un equinoccio parece haber puntos disparadores para soltar ciertos tipos de energía que llegan del cosmos, del sistema solar, del Sol, de la Tierra, de ti. He dicho esto muchas veces; si estás sentado en un coche mirando por la ventanilla y llueve y hay muchos árboles, y continúas la conversación y sacas la vista del terreno, estás solo sentado en un coche, pero la próxima vez que miras por la ventanilla ves un océano, ya no hay árboles.

Pero si miras por la ventanilla a medida que avanzas por la vida, si prestas atención notas que los árboles empiezan a cambiar, hay árboles de una clase distinta, y luego parece más pedregoso, y luego menos altura, y empiezas a ver un océano. En este momento, en nuestra realidad, la película está cambiando; nos movemos de esta realidad tridimensional de carencia, miedo, dominación, esclavitud, imposición, codicia, ese tipo de palabras, hacia este campo vibratorio que es un estado de ser, no una locación, llamado quinta dimensión. Y la quinta dimensión funciona de modo diferente. En la quinta dimensión empiezas a tener una conversación sobre un tiempo de cambio y de pronto te das cuenta de que lo que era ya no es, que estás en una transición, no llegaste al océano pero empezaron a cambiar los árboles, y en este proceso muchos aspectos del paisaje están cambiando.

Estas oleadas de luz que han estado llegando, y han estado llegando constantemente, por cierto número de años pero en especial los últimos tres, en estos puntos de los equinoccios y solsticios hay campos adicionales de vibración, o en cierta medida, un cambio de escenario. Este cambio en especial que está sucediendo justo ahora, en este punto del año, este es realmente interesante, porque este trae algo que... mucha gente dice "Oh, esto es grandioso"... trae una liberación, un soltar, un afloje de construcciones que sostienen las cosas en su lugar. Todo se va a estar aflojando. Eso es grandioso en un sentido, pero no tanto en el otro sentido.

La parte grandiosa es que hay más flexibilidad, más libertad, más oportunidad, más disponibilidad para encontrarte en una situación de preguntarte ¿qué quiero? y ser capaz de percibir, desde tiempo presente, desde un espacio de quietud, la respuesta. Una cosa que en Mastering Alchemy tratamos a menudo, es que al empezar a salir de este juego tridimensional, "no tengo suficiente, tengo miedo" ese tipo de palabras que se usan, y llegamos a un lugar donde nos vamos tranquilizando, estando en quietud, empiezas a tener un sentido de ti mismo, empiezas a tener percepción conciente de ti mismo, feliz, me gusto, complacido conmigo, seguro, capaz, y empiezas a reconocerte a ti mismo. Verás, esas palabras expresan quién eres, quien siempre has sido. Pero cuando no sé lo que quiero, no puedo estar en quietud, no puedo tomar una respiración y simplemente gustar de mí.

Muy a menudo esas palabras quedan sobrepasadas por el "no me alcanza". "mi mundo no está sucediendo como yo lo quería", "no estoy haciendo las cosas bien". Y entonces ese ruido se vuelve abrumador.

Pero aquí con este nuevo conjunto de oleadas desplegándose, eso de soltar el "no estoy bien" está llegando a un nivel distinto. Ha sido asombroso observarlo por un número de años. Cuando puedes estar en quietud y sostener la vibración de una palabra como "me gusto", "seguro", "misericordioso", "bondadoso", mucho del magnetismo que sostiene ese sistema de creencia de que no estás bien, que tendrás que trabajar duro para mantenerlo, si prestas atención, porque eso de mantener el "no estoy bien" es trabajo. Porque es imposible no estar bien, de modo que tienes que trabajar muy duro para estar allí.

Pero cuando empiezas a estar en quietud en este espacio, te relajas en este espacio de más quietud, estas oleadas de luz que empiezan a moverse a través de ti así como de tu historia del juego de la 3aD, lo están aflojando, entonces muchas piezas que en el pasado habían sido muy estables, muy confiables, "así es como funciona el mundo", "así funciona el juego", "así funciona la política, la economía, el sistema monetario", "así funciona la vida personal", todo eso ha sido muy estable, nos guste o no, muy estable. Ahora ya no es estable.

Por el lado de lo que se está desplegando, la gente está muy enganchada con "no me alcanza", "no estoy bien", y este va a ser un mundo más incómodo para vivir. Porque si estoy comprometido con el "no estoy bien", y eso es lo que parece que tengo cada mañana ante mi puerta, y espero no ir adelante porque no tengo suficiente dinero, eso va a ser desafiante, porque al discutir en favor de esas limitaciones, resulta que estas oleadas de luz las están aflojando.

Entonces, ¿alguna vez vieron ese jueguito?, un cosa hawaiana, con unos juncos, y uno pone los dos dedos índices en él y empuja y luego trata de sacar los dedos y no se lo permite, no afloja, y cuanto más uno tironea, más apretados quedan los dedos. Salen si usas la estrategia de hacer lo que espero hacer - conseguir la respuesta. Entonces hay que encontrar una estrategia distinta.

Discutir en favor de las limitaciones y seguir poniendo el punto de atención en "no me alcanza", "esto no funciona", "así es mi vida", es primero innecesario, y luego, se va a volver más desafiante como lo de tirar de los dedos para salir de donde estás. ¿Te gustaría cambiar eso? Porque en este espacio en que jugaremos en unos minutos, cuando empiezas a reconocer "aquí están mis circunstancias, no voy a discutir ni ponerme emocional, o deprimido, solo las reconozco como mis circunstancias." Igual que en el jueguito de los dedos: muy bien, mis dedos están atascados, eso parece ser una verdad, ¿qué hago para aflojar esto?" Y lo interesante es que empujas un poco más y puedes sacar los dedos - y cambias el juego.

A medida que empiezan a llegar estas oleadas de luz, van creando libertad. De modo que ese espacio en que puedes hacer una pausa y observar y permitir, en lugar de tener que resolver el mundo, porque eso es parte de las reglas: tienes que ir ahí, obtener aprobación, que te digan que estás bien, y luego puedes proceder al siguiente tramo de la escalera, cuando te dicen que estás bien.

Y cuando reconoces desde este lugar de quietud, "tengo otras opciones", empezarás a descubrir que este nuevo conjunto de oleadas de luz son bastante notables esta vez. Yo estoy impresionado; fueron grandes antes, pero estas van a abrir muchas oportunidades. También en el mundo exterior, potencialmente tuyo - porque tú creas tu mundo exterior - en general van a crear libertad, van a crear mucha disrupción. Ya no puedo depender de cómo solía hacer las cosas; no puedo depender de controlar este juego o mis circunstancias; no puedo depender de empujar a otra gente para conseguir mi bienestar. Verás, todo eso está cayendo a pedazos, y los que tratan de aferrarse a eso - no necesitas mirar muy lejos para verlo - empiezan a sentir pánico, empiezan a perder el control, es como que algo empieza a escapárseles entre los dedos. No son capaces de conseguir lo que quieren, cuando parte de lo que quieren estaba en una circunstancia de imposición, dominación, control, codicia - 3a dimensión. Tomen una respiración. Estamos creando una percepción conciente.

Este espacio de "no es suficiente" realmente no es correcto. Hay más que suficiente, pero no se puede percibir desde el "no suficiente". Y ese lugar de "no soy suficientemente bueno, no tengo un título universitario" - veo todos estos chicos con títulos universitarios trabajando como mecánicos - eso no es una respuesta aceptable.

¿Qué es lo que quieres? ¿Cómo podrías darte a ti mismo y tener lo que quieres? Empieza a recibir para ti. Lo interesante es que en gran medida hay mucho dar en ese espacio. Pero aquí, ¿cómo es que puedes darte a ti mismo? Una de las piezas es la pregunta "¿Cómo llegué hasta aquí?" Este soy yo, esta es mi vida, en este momento, estas son mis circunstancias, esto es lo que tengo. No lo rotulemos como bueno o malo, correcto o equivocado, simplemente son mis circunstancias.

Una pregunta útil aquí, de cierto modo, es ¿cuánto de mi circunstancia tiene valor para mí? ¿Cómo llegué a aferrarme a esta circunstancia? ¿Cuál es mi sistema de creencia que dice que esto es verdad y que esto es lo que valgo?

Cuando empiezas a jugar en este espacio - que llamamos Mastering Alchemy, pero es solo un título, no significa nada - se trata de cómo navego desde el centro de mi cabeza, desde un lugar de quietud, desde donde puedo observar lo que pasa a mi alrededor y luego elegir una acción; simplemente observar, elegir, actuar. Una respiración.

Entonces vamos a asumir algo. Filtrando todo esto que estuve diciendo, hay parte de esto en que podrías estar de acuerdo, que sería útil mirar a las circunstancias, y ¿querrías alterar tus circunstancias?

Ahora bien, no es que desde el principio yo sugiera que consigas un gigantesco aumento de salario, en realidad es más importante que eso. Pero desde el principio, ¿cómo llegaste a este lugar? ¿Qué es lo que creó tu circunstancia? Ahora bien, antes de empezar a contestar a eso, hay otra pregunta. ¿Cuál es el cuadro detrás del cuadro? Y de muchas maneras, se reduce a lo que yo creo y luego pasa a ¿de dónde vinieron esas creencias? Porque cuando se empieza a jugar en ese nivel, ¿quién soy yo? y ¿qué soy yo? y ¿cómo es que estoy aquí, usando esta ropa, en esta circunstancia? Vas a descubrir algo que yo he observado durante años y que es realmente notable. La mayoría de los pensamientos que pienso y la mayoría de las creencias que sostengo no son míos. Algo bastante asombroso; ¿cómo pueden las palabras que digo y los pensamientos en mi cabeza no ser míos? Porque no lo son. Llegaremos allí en un momento.

¿Te interesaría poder desmantelar algunas de estas limitaciones? Algunas de estas creencias, algunos de estos hábitos, algunos manierismos, algunas de estos patrones repetitivos, algunos de estos pensamientos y emociones que sostienes y que simplemente no te sostienen a ti. ¿Te sería útil? Muy simple.

Entonces juguemos un poco con un par de herramientas. Voy a volver a algunas herramientas muy básicas de Mastering Alchemy. Se llaman Herramientas Fundamentales - porque son fundamentales. Sobre ellas está todo construido, en gran medida; herramientas simples. Tal vez parezcan demasiado simples. Simple significa cuando algo funciona sin esfuerzo.

Toma una respiración, recuéstate en tu asiento. Para quienes no han estado aquí antes, jueguen con nosotros, no hay nada que tengan que saber y que los otros saben; no lo pueden hacer mal, es imposible fracasar. Simplemente toma conciencia de ti mismo, sentado en el asiento en que estás.

Toma una respiración. Luego toma dos o tres respiraciones poniendo atención en tu respiración. Inhalo; exhalo, estoy sentado en mi asiento.

Ahora bien, al tomar estas respiraciones, nota que estás muy en tiempo presente: "estoy justo aquí". No estoy pensando en la cena de esta noche, en el trabajo del día, solo estoy justo aquí. Simplemente valida que estás aquí. "No necesito nada, solo estoy sentado en mi asiento, respirando".

Hay un lugar justo detrás de tus ojos, en el centro de tu cabeza, pon tu intención en estar allí, mirando por tus ojos a la pared del otro lado de la habitación. Estoy mirando desde aquí, no estoy allá, estoy aquí. Otra respiración.

Muy simple; tres respiraciones más, suaves, y tal vez en la segunda permite que tus párpados se cierren, y toma conciencia de una o dos respiraciones más, sentado en tu asiento. Relaja el cuerpo.

Una cosa que pasa es que piensas en distintas capas de pensamiento. No piensas desde el mismo lugar todo el tiempo, y en primer lugar, no es el cerebro el que piensa. A veces cuando piensas estás muy enganchado con tu actividad del día, tengo que ir al almacén, tengo que hacer esto... Llamamos a esa la tercera capa de pensamiento, por asignarle un número. En esa tercera capa de pensamiento existe una inclinación. "Tengo que hacer esto", es como si te inclinaras hacia adelante, o te movieras hacia adelante, esto tiene que hacerse...

Toma conciencia de ti mismo y nota cómo estás enganchado, ocupado, ¿hay una inclinación en ese pensar? No es cosa mala ni buena. "Tengo que..." dice que debo ir, oh, se me acaba el tiempo. Lo que pasa es que cuando entras en ese pensamiento, te inclinas hacia el futuro, "hoy a las 2 tengo que..." También dejas de respirar y te mueves alejándote de ti mismo.

Pero aquí, sentado, toma otra respiración, existe una cuarta capa de pensamiento - solo le invento un número - y esa capa es tranquila. Es donde estamos ahora, en quietud. Hay curiosidad; no hay "correcto" o "equivocado" en especial, y no estás pensando mucho realmente. Pero sí tienes conciencia de ti mismo: "estoy aquí."

Por favor toma conciencia de esta percepción porque es desde aquí que puedes mirar las circunstancias de manera de poder sacar los dedos del jueguito. Miras las circunstancias sin ponerle rótulos, asignarlas como problemas, o "no sé qué hacer", o "esta es la verdad, la única verdad; estoy atascado."

Aquí vamos a permitir circunstancias. Aquellos de ustedes que juegan en Nivel 3, 5º Rayo, pueden poner todas sus consideraciones sobre la mesa y luego ver qué es lo que está en tiempo presente, qué tiene sentido, y si es algo que todavía es problema o no.

Una cosa de cómo está estructurado este juego es que, en términos religiosos, te dicen "Es mucho mejor dar que recibir". En cierto modo, si lo tomas literalmente y sigues dando, dando, dando, en algún punto ya no tienes nada más para dar. En algún punto, además, te das cuenta de que ya no puedes seguir dando y pasa algo interesante: te sientes culpable. ¿Por qué necesitarías dar, de todos modos? Empieza esta confusión, resentimiento, incertidumbre. Otra respiración.

Vamos a crea aquí una herramienta, una de las más simples que usamos en Mastering Alchemy. Si no has cerrado los ojos, ciérralos. Esto no es ningún trance profundo; solo estás sentado en tu asiento escuchando. ¿Alguna vez has visto una rosa roja, en un jardín, en una florería, o sobre la mesa? Crea una imagen mental de una rosa roja, imagina una rosa roja, directamente delante de ti, unos 30 cm., justo allí, delante de tu frente. Esta es una herramienta tremenda, contiene mucho, pero su sencillez es que cuando le das una orden, ella recolectará toda la energía que diriges hacia ella. Recolectará la energía inferior a lo que intentas hacer con esta rosa. Es muy simple, realmente sencillo.

Entonces creas esta rosa y el paso siguiente, aun siendo tan bonita, es que hagas explotar la rosa. Como si fuera un fuego de artificio. Hazlo divertido. Ya sé que es hermosa; no hay problema; luego vuelves a crear la rosa. ¡La misma rosa! Y la haces explotar de nuevo, y luego la vuelves a crear. Simplemente juguemos con esto, sin ponerle mucha más información.

Es mejor dar que recibir, ¿alguna vez te encontraste en esa circunstancia? Una pieza del rompecabezas que no examinamos a menudo, pero de la que estamos conscientes, es ¿Quién te dijo eso? Podría ser mamá/papá/maestra/sacerdote, o podría ser tu mejor amigo. Ninguno de ellos es malo, en absoluto, en el contexto en que jugamos. Pero pasa una cosa: criar un niño, enseñar a un niño, etc.; vamos a asumir que esas personas realmente te amaban. Puede ser así o no, lo asumimos por el momento. Querían que tú fueras exitoso. Pero en gran medida, ni malo ni bueno, ellos te hicieron a su imagen. "Yo solo sé esto, de modo que te enseñaré lo que yo sé." A veces esa enseñanza era útil, muchas veces no lo era. "Haz esto. Te dije que te sentaras. Así es como tienes que hacer esto." Puede ser correcto para ellos, pero puede que no lo sea para ti. Entonces, en ese espacio donde empiezas a crear, hay muchas opiniones, juicios, directivas, órdenes, control, dominación, de otras personas.

Como dije hace un momento, aquí es donde muchos de los pensamientos que tú piensas no son tuyos. "Así es como funciona. Haz lo que te digo." Otra respiración. "Es mejor dar que recibir." "El dinero no crece en los árboles, ya sabes." "Deja de ser tan gastador".

Toma conciencia de esa rosa y mientras yo decía ese conjunto de palabras, ¿Alguien te vino a la mente? Mi mamá, mi papá, la maestra, alguien que conozco de la casa vecina, el abuelo. Aquí donde nos preparamos para jugar, ten muy en claro que no estamos para criticar a nadie, y no hay gente mala. Hazlo muy simple, y esta re-creación de tu capacidad para tener para ti mismo está por cambiar. No hay gente mala.

Esa rosa que has creado delante de ti: dale a la rosa la orden de recolectar a esa persona en la que recién pensaste, papá, mamá, la maestra, quien sea. Y lo que pasa es que cuando ellos te dijeron "Así es como funciona", su energía se ha quedado en tu campo energético, incluso hasta dentro de tu cuerpo. La rosa recolectará esa energía de esa persona, allí donde la estás mirando. Permite que la rosa recolecte a esa persona, solo dale la orden de hacer eso, quien sea la persona. Y haz explotar la rosa y permite que esa energía regrese a la persona. Regresará en neutral, no lleva un insulto ni un enojo; es simplemente: "Mira, déjame devolverte lo que es tuyo". Otra respiración. Es divertido observarlo.

En el proceso de estar justo aquí, "Aquí estoy", ¿Qué quiero? ¿Cómo llegué aquí? ¿De quién es la información con que funciono? ¿Es mía? ¿O son verdades de otros?

Entonces, crea otra rosa y recuerda una época en que estabas entusiasmado contigo, en que estabas creando algo para ti; jardín de infantes, tercer grado, colegio. Estoy creando este cuadro. Y alguien dijo "No sabes pintar" - cualquiera sea el asunto. "Oh, eso no está muy bien. ¿No sabes que eso se hace de este modo?" Mientras yo digo estas cosas, permite que tu rosa recolecte a esa persona. Podrían ser muchas personas, pero... recolecta a ese abuelo. ¿Quién es la persona siguiente, que dijo: "Tú no puedes tener esto"? Permite que la rosa la recolecte, y haz explotar la rosa.

¿Hay alguien que haya dicho "Tú no sabes cómo se hace esto."? Muy simple, lo recolectas en la rosa, explotas la rosa. Otra respiración.

Lo que pasa cuando juegas con esta herramienta muy simple, muy potente, es que empiezas a limpiar mucho de los "debieras", "no debes", "correcto", "equivocado" "buenos" y "malos" que están sentados sobre ti. Ese que solía estar tan entusiasmado, que era un artista muy capaz, que realmente le gustaba la matemática, pero le dijeron que no era útil. Otra respiración.

Crea una rosa y hazla explotar. Esto de las rosas consiste en crear una y destruirla; creas otra y la destruyes. ¿Alguien te dijo que no eres lo bastante bueno? Explota esa rosa.

Aquí no estamos discutiendo con nadie; estamos sencillamente sentados en tiempo presente y estamos empezando a limpiar algo de la energía de otra gente. Ninguno de ellos es malo en nuestro juego.

¿Hay algún lugar donde tú disfrutabas de crear y luego tener el resultado de eso? Disfrutar de la pintura, disfrutar del dibujo. Y luego dejaste de hacerlo. ¿Hay alguna energía, o algo que interfirió en tu camino con eso? Aquí no es cuestión de pensar; es solo crear la rosa, hacer que recolecte la energía, y explotar la rosa. Esta rosa, todo lo que ella es, una manera diferente de trabajar con las circunstancias. Si siempre haces lo que hiciste siempre, tienes una tendencia a recibir siempre lo que recibiste antes.

¿Has seguido las instrucciones de otras personas en cuanto a cómo funcionará tu vida si haces esto a su manera? "Esto es lo que debes hacer. Esta es la respuesta correcta para ti" Y luego iniciaste ese camino, o en el mismo momento, ¿algo hubo dentro de tu pecho, justo en el lugar del corazón, que dijo "esto no se siente bien" "Esto no está bien para mí"? Pero mamá/papá/maestra/sacerdote sabían más, entonces tú seguiste ese curso, y tal vez al seguir ese curso se crearon las circunstancias en que estás. No juzgamos donde está cada uno, yo simplemente estoy aquí. "Aquí estoy, sentado en mi asiento, en tiempo presente, estas son mis circunstancias". ¿Te gustaría cambiar tus circunstancias? ¿Encontrar ese lugar, esa esencia creativa que está justo en el corazón que no necesita que le enseñen?; no tiene nada que aprender, no hay nada nuevo; tú ya conoces este espacio. Feliz, seguro, capaz, entusiasmado, curioso, enfocado, bondadoso. Ese eres tú - con todas las otras cosas apiladas encima. Circunstancias.

Así de simple, un montón de cosas apiladas encima. Parte de eso ni siquiera son mis cosas. Cuando hice estas cosas y no funcionó bien, y por tanto soy un fracaso; hice esto y no funcionó. ¿Alguna vez consideraste dar dos pasos hacia atrás y decir "eso fue una gran idea, por qué no habrá funcionado"? Y permitir que la respuesta te llegue. Eso simplemente dice: cuando empujas la puerta, se abre; cuando tiras de ella no se abre. "Yo tiré de la puerta y no se abrió, de modo que renuncié. Yo no era lo bastante bueno; no merezco". Ahora crea una rosa y dale toda esa energía que apareció cuando dije estas palabras. Verás, no puedes no estar bien; trabajas duro en eso, pero esta es la cosa en que nunca tendrás éxito: en trabajar para no estar bien. Es imposible no estar bien.

Entonces ¿cómo sales de ese espacio donde "te oigo, pero no estoy bien"? ¿Te gustaría alterar ese espacio? ¿Te gustaría empezar a sacar algo de esas opiniones de otra gente? Los que dijeron: "Te hago este regalo: no eres muy inteligente, no eres atractivo, realmente no vas a tener éxito, no vales nada, no sé para que te tengo." Toma otra respiración; estas cosas son grandes. Crea una rosa; explota la rosa.

Cómo podemos manejar esos malos ratos en la vida de otro; el otro los tira a tu espacio, y no te sientes muy bien, y luego uno da un paso atrás y se pregunta: ¿Qué hice que sea tan malo? ¿En qué me equivoqué? Mayormente no. Oh, sí que has cometido errores, sí, intentaste algo y no funcionó. ¿Diste un paso atrás y evaluaste? No, no lo hice. Bueno.

Pero en su mayor parte, ¿te gustaría eliminar esa energía que dice que no estás bien? ¿Te gustaría tomar la decisión de "Yo sí estoy bien, y ya no intentaré arreglar eso, como he estado intentando."? ¿Cómo te fue hasta ahora? Ahora bien, otra respiración. Estamos haciendo mucho trabajo aquí.

¿Qué tal esa alineación en el corazón, "estoy bien"? Simplemente toma una respiración y considera esa afirmación, "estoy bien". Solo aquí, solo tú y yo, no hay nadie más que tú y yo aquí, y yo no cuento. Toma una respiración y simplemente por un momento te validas a ti mismo: "estoy sentado en mi asiento, relajado, soy exitoso, aquí sentado, estoy bien." ¿Alguna vez te has dado algo a ti mismo? ¿Alguna vez has querido hacer algo, y lo hiciste? Algo muy simple: "quiero comprar una camisa nueva". Fuiste y lo hiciste. ¿Celebraste? ¿Dijiste, "qué bien; buen trabajo; me queda bien esta camisa"? Te sientas aquí un momento y validas que estás en tu asiento y eres exitoso.

Toma otra respiración. Dentro de tu pecho hay un pequeño lugar, pon la atención en tu pecho, tiempo presente, aquí estoy, y hay una vibración de una sonrisa. Muy simple: una sonrisa. Gusta de ti mismo por un momento, relaja el cuerpo, y siente esa sonrisa. Y hay una palabra interesante: simplemente te das permiso a ti mismo para estar sentado aquí; "elijo estar sentado en este asiento". Hazlo simple. ¿Tienes éxito? ¡Sí! Tengo éxito. ¿Puedes darte permiso para simplemente estar ahí sentado? Y realmente dilo dentro de tu cabeza "Tengo permiso; me doy permiso para solo estar aquí sentado en mi asiento. Estoy presente en este asiento. Soy feliz en este asiento. Hay una sonrisa. No tengo que hacer nada más que sentarme aquí; me doy permiso para sentarme en este asiento."

Ahora bien, esta palabra "permiso" es una de estas oleadas de luz que están entrando en esta experiencia de quiénes somos. Permiso: no el permiso de alguien más; "¿puedo hacer esto, por favor? No, no puedes". No, no ese permiso, ni la falta de permiso. "Este es quien yo soy, sentado en este asiento, y tengo permiso para sentarme aquí. Estoy dándome permiso, yo estoy teniendo un momento para mí." Permanece aquí, en el centro de tu cabeza, sentado en el asiento, muy simple, nada más que hacer. Y sencillamente reconoces: "estoy teniendo un momento para mí; me estoy dando a mí." No hay otra cosa que hacer, ni un lugar a donde ir, me estoy relajando en el asiento, y estoy teniendo un momento para mí." Toma conciencia de esto, es simple. Lo simple no es fácil a veces.

¿Hay alguien que no te daría permiso para sentarte ahí? Alguien que diría, eres un holgazán, debieras estar haciendo algo. Debieras. ¿Alguna vez te pusieron un "debieras"? Crea una rosa, permite que la rosa recolecte ese "debieras" - debieras esto, debieras aquello. Puede que termines con un montón de "debieras" encima. Pero aquí, esta rosa: dale la orden a la rosa de recolectar los debiera, los no-permisos. "No te doy permiso". "No puedes ser esto; tienes que ser aquello. No te doy permiso." Solo crea esta rosa. Todo lo que haces es crear esta imagen mental, este cuadro, dale la orden de recolectar todos los no-permisos. Explota la rosa. ¡Simple!

Verás, aquí es donde la mente racional empieza a decir "Esto es tonto. Es demasiado simple. Yo debiera estar haciendo algo". ¡Hum! Interesante. ¿Quién te dijo que tenías que estar haciendo algo y no tenías permiso para disfrutar? Crea otra rosa y explótala. Sigue creando rosas y haciéndolas explotar, como te señalo aquí. "Tienes que estar haciendo algo" No puedo tener éxito, no estoy haciendo nada, realmente estoy desperdiciando el tiempo, sentado aquí escuchando a este tipo de no sé dónde. Crea una rosa, hazla explotar.

Ahora bien, sigue creando y explotando rosas, y gusta de ti mismo. Inmediatamente notas, muy posiblemente: "¿Qué estás haciendo, gustando de ti mismo? ¡Es un desperdicio de tiempo! No te doy permiso para sentarte a gustar de ti mismo. Debieras estar haciendo algo." Toma otra respiración.

Lo que pasa es que esta energía es solo polvo sobre el estante, pero es una gran acumulación de polvo, y nunca ha sido vista desde este punto de referencia. ¿Quieres decir que puedo tomar este plumero de la rosa, y poner allí todos mis debieras y luego explotarla y mandar todo eso lejos? Es realmente interesante. Además en el Universo hay un gran contenedor de basura que recolecta todos los debieras. Realmente es como una biblioteca que guarda todos los debieras. Gran rosa destructiva.

Ahora bien, ¿puedes encontrar diversión en esto? Has estado gastando tu tiempo por una hora para escucharme decirte que te sientes allí y gustes de ti. Pero ¿cómo se siente? Permiso. No mi permiso; el tuyo. ¿Puedes simplemente permitirte tener para ti? Nadie está controlando, no se necesita buscar ningún permiso externo. "Solo me estoy dando permiso para gustar de mí mismo, de sentarme en mi asiento, y realmente dedicar un momento a mí mismo." Mueve los dedos de los pies - si todavía están allí - y date permiso para moverlos. Técnica muy avanzada, muy espiritual. ¡Otra respiración!

Ahora bien, crea otra rosa, y la usarás de manera diferente. ¿Hay algo que te gustaría tener para ti? ¿Te gustaría tener facilidad en tu vida? Facilidad, comodidad. Gran palabra realmente. Pero simplemente facilidad, crea una rosa y atrae facilidad hacia la rosa. La rosa se está llenando de facilidad, ¿te permitirás sentir la facilidad? Permite que el cuerpo se relaje en esa facilidad. Luego atrae esa facilidad directamente a tu corazón, al centro de tu pecho, ten una sensación de estar envolviendo esa facilidad, esa rosa en el centro del pecho. Y luego crea otra rosa y sin decirle esto a nadie, solo como un experimento, considera gustar de ti mismo. Sabes, esto es una cuestión muy simple, todos dicen "¡Seguro!" No, no es tan fácil. Pero si tengo toda esta facilidad en mi corazón, ¿por qué no puedo gustar de mí? Crea una rosa y pon en ella ese "me gusto" por un momento. ¿Qué tal si en ese "me gusto" puedo permitirme ver mis circunstancias y crear una circunstancia diferente a partir de ese "me gusto"?

Puedo darme a mí mismo de modo diferente de lo que lo hecho en el pasado. Justo en el medio de esta rosa, con "me gusto" están las palabras tener y recibir y darme a mí mismo. Muy sencillo. Considera: ¿qué tal si yo puedo darme a mí mismo? ¿Cómo se sentiría eso, darme a mí? Lo hacemos todo el tiempo, pero solo enfócate aquí: "voy a crear una intención de darme a mí". Y voy a crear una intención de recibir lo que me estoy dando. Una intención, justo allí en esa rosa. Y en esa rosa voy a permitirme tener lo que estoy recibiendo y dándome. Luego simplemente atraes esta rosa hacia adentro de tu corazón.

Reconoce que estás sentado en tu asiento con todo éxito, y date permiso; tienes éxito. Por muy tonto que suene esto, por muy simple que suene, es una construcción de creación que está muy en la realidad de quinta dimensión. En la quinta dimensión no existe el miedo, no hay carencia, no hay ira, furia, resentimiento. Es un espacio en que tú quieres y tú te das para ti. Recibes, tienes, y es allí en ese tener que das libremente a otros. Verás, en este espacio que estás creando, esta alineación de energía es una construcción que no solo se ha puesto dentro del corazón, sino que es generada desde el corazón. "Es quien yo soy."

Verás: en este espacio de "me gusto", todos los "no estás bien" no pueden levantarse para interferir, cuando sostienes ese sentimiento de "me gusto", "tengo permiso para ser yo mismo", "tengo permiso para dar y recibir y tener para mí, libremente."

En la tercera dimensión hay un conflicto: 50 y 50. 50 puedo tener, 50 puedo dar... Pero en el espacio de quinta dimensión es 100% tener para ti. Y es 100% hacer servicio a otros. Y es en el 100% que lo paso muy bien recibiendo y dando, y jugando y riendo y disfrutando de ellos, de mí mismo, viéndolos a ellos sonreír. En ese espacio de quinta dimensión, al tener para ti no existe eso de "no estar bien". Es en ese espacio que te das cuenta de: capaz, seguro, misericordioso, bondadoso, inteligente, enfocado. No hay "tal vez". Empieza a haber esta certidumbre, esta sensación de señorío, "este soy yo", 100% de permiso para dar y recibir. ¿Sientes ese espacio en el corazón? "Me gusto, capaz, seguro, misericordioso, complacido contigo mismo, feliz." Pero hay una sonrisa; encuentra esa sonrisa. "Estoy bien".

Esta rosa es una maravillosa herramienta; alguien se mete en tu espacio, "Gracias por tu grosería, pero la voy a poner en esta rosa y explotarla. Sacudo el polvo de mis sandalias y sigo con mi día." Porque el otro tiene un mal rato en su vida en ese momento, que tiene muy poco que ver con tu vida en este momento. Pero habrá un lugar donde podrás decir, hola, extenderte, mejorar, nutrir.

Gusta de ti mismo. Con esa sonrisa, toma la decisión de volver a visitar esto a menudo, al menos para reconocerte; no es trabajo, es simple. Pero eso de simple no es fácil, cuando estás compitiendo con "a ellos no les gusto, ¿por qué? No soy lo bastante bueno". Simple es el espacio creativo que hace que tú sucedas. Ellos no son lo que hace que sucedas, ellos, por maravillosos que sean, son el polvo sobre el estante; te impiden verte a ti mismo.

Toma otra respiración, gusta de ti. Gusta de ti un poco más. Y siéntete completo por el momento. Este espacio, antes de entregar esto a Roxane para recibir preguntas, este espacio es simple, esto de crear y destruir esa rosa, este espacio de mirar desde el centro de tu cabeza, permitiéndote estar bien, dándote permiso, se volverá mucho más fluido en los días venideros, - si te permites estar en este espacio. Lo simple permite mucha transformación.

Entonces eso es todo. Entregaremos esto a Roxane, y estaré muy feliz de contestar algunas preguntas.



Seminario Online de Jim Self - 13 de Junio de 2019
www.masteringalchemy.com
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

719 lecturas

2 Comentarios de lectores

20/08/2019

Gracias por este regalo maravilloso, algo sabía de probar lo de la rosa y hacerla estallar, es beneficioso...
Namaste!

Raul desde Chile

17/08/2019

Excelente!

Gracias!


Estrella Resonante desde Argentina