Carta abierta para un bebé deseado... II

El Ser UNO


EL SER UNO - Cartas Abiertas

CARTA ABIERTA PARA UN BEBÉ DESEADO...

Aquí estoy comunicándome de nuevo con usted, al revisar sus blogs vino a mi mente una pregunta que me he hecho desde siempre, pero aun creo que no he sabido escuchar las respuestas. Hace 22 años nació mi sobrina con espina Bífida, la operaron a los 2 días de nacida y al cumplir 1 año de edad se le presentó una meningitis. Actualmente no camina o mejor dicho, nunca ha podido caminar, además presenta un poco de atraso. Nosotros somos una familia grande, yo soy la menor de 6 hijos, todos la adoramos y la sacamos a pasear para todas partes, le brindamos mucho amor.

Le cuento todo esto para llegar a lo concreto que quiero preguntarle sobre mí, al ver a mi sobrina así sufrí mucho, alrededor de 4 años para acá, una vez que empecé a meterme en este mundo de conocimientos hermosos, fue que entendí y comprendí, porque mi sobrina y las demás personas nacen enfermas, en realidad estoy muy segura que esa parte ya la superé y creo que el resto de mi familia también.

Llevo casada con un hombre espectacular ya 12 años, al principio yo no deseaba tener hijos porque pensaba que me iban a salir enfermos, mi esposo ha respetado mucho eso, ahora entiendo que si mi sobrina nació enferma, yo no tengo porque tener un hijo enfermo. Mi esposo creo que en el fondo tampoco desea tener bebés, aunque en estos días me comentó que para el año próximo ya sería bueno planificar. Le soy sincera yo no sé si de verdad lo deseo, en muchas oportunidades hablo con esa alma que sería mi bebe y le digo que aquí lo vamos amar mucho, que él va a tener un alma con mucha luz y amor para compartir con todo el mundo. A veces me lo imagino enseñándole todo lo que he aprendido con mucho amor.

Ahora bien Sra. Franca, a veces me digo mejor no y así me queda más tiempo para mi, entro en esa confusión que no me gusta y que sé que tampoco es buena para esa alma que está esperando para engendrar en mi cuerpo, por favor podría comunicarse con los arcanos mayores y que me aclaren esta confusión que ronda en mi cabeza o mejor dicho esta indecisión tan desagradable, tengo 38 años y el próximo 19 de noviembre cumpliré 39, mi esposo tiene 41 años, sabemos que por la edad ya no puedo darme el lujo de seguir con esta inseguridad. Soy maestra en una escuela y trabajo con niños desde el primer grado hasta el 6to grado, ellos me adoran y mi esposo también es muy pegado con los niños, discúlpeme de corazón el tiempo que le hice perder al hacerla leer estas líneas. Mis cariños y respeto para usted…Maite.


Querida Maite:

Es lógico pensar después del trauma vivido con tu sobrina, que una posibilidad así se podría repetir y presentar en tu vida. Es comprensible y humano lo que estás sintiendo, después de tanto sufrimiento y dolor, tienes miedo de traer un hijo en esas condiciones adversas y dolorosas para ustedes como padres, como para tu hijo. Para un alma venir a este planeta tan complicado como el nuestro es ya una tortura, imagínate si lo hace con impedimentos que le complican esa entrada.

Hoy en día traer un hijo al mundo, ya no debe de ser por el simple hecho de cumplir ciertas obligaciones esquemáticas de una presión social, traer un hijo al mundo demanda mucha preparación física, psíquica y espiritual, la cual debe de ir acompañada de ciertas normas, las cuales nos permiten cumplir nuestros deseos internos. Tu edad no es un impedimento, existen muchos métodos científicos que te protegerían de una eventualidad así, lo principal es tener la certeza tú y tu esposo, que desearían con todo el amor tener un hijo, traerlo a este mundo y darle todo el apoyo que él merece por muchísimos años y tal vez para toda la vida.

Es necesario hoy en día por la edad que tienes y por ser el primer hijo, que consultes con varios médicos especializados, para saber en qué condiciones físicas y psíquicas se encuentran tú y tu esposo para concebir ese bebé. Por el histórico familiar, deberán descartar cualquier duda con respecto a concebir genéticamente un bebé deficiente o con algún problema. Hay varios estudios que se pueden hacer las mujeres de más de 35 años que están embarazadas, ellos son la Amniocentesis que es un estudio genético en el que se estudia parte del liquido amniótico, en el se puede saber a las pocas semanas si el bebé tiene algún problema y también se puede saber el sexo.

Por lo demás si todo está correcto, si no existe ningún impedimento, inconveniente y obstáculo, si ustedes se sienten preparados, maduros y listos para traer a ese bebé, dependerá de ustedes y de la decisión que tomen como esposos, como pareja y como seres que se aman. Conversen y analicen todas las probabilidades a favor o en contra y sientan si realmente quieren tener un hijo y en qué condiciones lo traerían a este mundo.

Un saludo inmenso.
Franca (8/8/09)
http://fra66-elseruno-cartasabiertas.blogspot.com/

10468 lecturas

1 Comentario de lectores

02/09/2009

He leído estás dos cartas, porque vienen en el informe que recibo todas las mañanas y me pareció que puedo aportar alguito de lo que uno va aprehendiendo en este plano humano.

Creo que cuando los niños nacen con alguna dificultad, es un alma que necesita encarnar así, para que la familia que lo recibe aprehenda lo que seguramente no hizo en otros estadios, especialmente los padres.

Todo aquí es un aprendizaje y cada cual tiene que atender el suyo.

Conozco muchas personas nacidas con espina bífida, que no fueron operadas y viven muy bien, que quiero decir con esto, que hay que recibir lo que viene como viene, la calidad de vida será nuestra labor al lado de esta almita que llegó así.

Pido disculpas, al desconocer la gravedad, lo que aporto es una generalidad.

También se por experiencia, que los padres esperamos hijos perfectos, pero esto no deja de ser muy en el fondo un deseo basado en la inseguridad personal, un hijo Es, y es como viene.
De hecho se nota que el amor que rodea a esta niña es infinito.


El otro tema de tener o no tener hijos, estoy de acuerdo con lo que se dice en la capacitación para recibir un niño,(como la no necesidad de repetir una historia), sin olvidarnos que hoy las almas que bajan tienen una información maravillosa y debemos estar preparados para aprehender de ellos y no tratar de "incrustrarlos" en esquemas sociales, referentes a la edad, condición económica y social.

Bajar un alma es algo delicado y también es interesante hacerse cargo que le estamos dando nuestra vida, esta vida nuestra desde la gestación ya le pertenece al niño-niña, nosotros somos los brazos que lo sostendrán y luego los ojos que lo verán crecer, pero siempre, él adelante y nosotros su sostén.

Esta es una opinión y si sirve para pensar mejor y si está equivocada, sería bueno una respuesta, para seguir aprehendiendo, por que no soy poseedora de la Verdad, sino una caminante que intenta estar despierta en hunildad.

Con todo amor
Magdalena Febe desde Argentina