Hologramas engañosos.

El Ser UNO


Había una vez un planeta llamado Satién…

Reunidos en la nave-laboratorio, los voluntarios comandados por Luzbel, idearon una nueva forma de “contacto” todos concordaron que era una idea extraordinaria y fue aprobada por el grupo.

Comenzaron a trabajar en ella y para poder realizarla tuvieron que reactivar la técnica de los hologramas. Como ellos no podían presentarse personalmente a los seres de Satién, porque podían contaminarse más de lo que estaban, idearon hologramas de seres Reptiloides que se ajustaban a las creencias religiosas y a través de esos hologramas, impartirían un Conocimiento muy simple, el cual se basaba en una figura central que infundiese respeto, paternidad, amor, dulzura, apoyo y sobre todo confiabilidad.

Los Voluntarios comprendían, que el cerebro de los seres de Satién, se encontraba en un estado retroactivo y para activarlos, tenían que infundirles una creencia algo nuevo en sus vidas, algo que impactara y que reactivara las energías dormidas, sobre todo para que los cristales-pensamientos se actualizasen con nuevos datos y nuevas expectativas de vida y existencia.

Idearon un nuevo concepto, una nueva oportunidad para los habitantes de Satién y a través de el, los seres adquirirían una conciencia mayor, global y cósmica. Inventaron también un nuevo gen llamado factor X (la probabilidad) el cual lucharía contra el virus: ambición. El nuevo concepto ofrecería a los seres de Satién recompensas a sus esfuerzos y a la renuncia de sus ambiciones. A través de esas regalías, los seres renunciarían a la posesión de los bienes materiales, porque su recompensa sería extraordinaria.

Inventaron entonces al dios padre, representado por la figura de un anciano benevolente y comprensivo que a veces se presentaba amoroso y a veces colérico; otras de mucha dulzura o de mucha energía. Era la figura paternal que todos los seres de Satién necesitaban, para apoyarse psicológicamente. Se le ofrecería el cielo y la vida eterna y ese padre amoroso y benevolente lo estaría esperando para ofrecerle todo el oro y riquezas que él merecía por sus buenas acciones.

Acompañaba a esta figura una creencia fundamental que se ajustaba al medio ambiente, la cual se basaba en normas y fundamentos de la sociedad planetaria de Satién. La figura-holograma se aparecería a ciertos individuos escogidos que al verla y conversar con ella, afirmarían con fe, la existencia de un Dios superior, esa fe y creencia, haría que los seres de Satién levantasen sus miradas al universo y a través de ello, comenzarían a elevar sus energías-pensamientos. Ese padre benevolente y amoroso les enseñaría paso a paso y en forma muy simple: El Conocimiento Universal.

El nuevo precepto funcionaba así: El Dios padre, el creador y hacedor se había compadecido de ellos y había bajado para perdonarlos y para prometerles la vida eterna junto a él, eran sus hijos amados. Si se portaban bien conforme los preceptos anunciados, entonces irían a un cielo a un paraíso prometido, si se portaban mal y no obedecían los preceptos, entonces se quemarían en el infierno (la energía-ámbar ionizada) donde se abrasarían en sus males y pecados.

Luzbel en medio de su enfermedad y contaminación, creó un concepto que se basó en el miedo, la ignorancia, la venganza y el premio, creó el concepto fundado en su propia distorsión, puesto que todo lo creado era el reflejo de la enfermedad que los atacó: La ambición.

Los hologramas no solo sirvieron para transmitir el concepto, sirvieron también para controlar las mentes enfermas y dominar a las masas y sobre todo Luzbel a través de los hologramas, espió a los gobiernos y controló absolutamente todo el planeta Satién, nada escapaba del dominio de Luzbel.

Así comenzó la verdadera degradación de los sentidos, la ambición tomó cuenta del planeta Satién. Luzbel y parte de su grupo, cayeron en las profundidades de la enfermedad, engañaron, mintieron, corrompieron, abusaron, contaminaron... en nombre del Dios padre. Luzbel fue perdiendo el control de tanta mentira y manipulación. Los gobiernos habían aprovechado el miedo y temor de los seres y a través de ese control sistemático de un sistema totalmente manipulado y dominado surgieron nuevos líderes, los cuales gobernarían totalmente al planeta.

¿No les parece una historia conocida? ¿Estaremos repitiendo nuestra herencia negativa?... Hagamos todo lo posible para que esta historia no se repita...

Texto: EL SER UNO – Planeta 3.3.3. – Los Guardianes de Tera

www.elserunolibros.com.br
www.escuchandoalseruno.com
http://conversandoconelseruno.blogspot.com

10072 lecturas

1 Comentario de lectores

31/07/2011

Hola Trabajadores de la Luz,
En la historia , Luzbel en realidad sería Yaveh?
En nuestra historia, si Luzbel es Yaveh, entonces quien es el que representa el papel de Luzbel?
Saludos afectuosos y agradecida si pueden contestarme

Gyn desde Argentina

-.-.-

Hola Gyn.

Me parece bueno tener presente las últimas líneas.

¿No les parece una historia conocida? ¿Estaremos repitiendo nuestra herencia negativa?... Hagamos todo lo posible para que esta historia no se repita...


Traté de viajar en mi mente al pequeño osito de peluche y recuerdo que nunca creí en un "D"ios castigador. Sabía que me mentían cuando mayores me decían...

...porque sino "d"ios te va a castigar!

Internamente sabía/sentía que había una diferencia entre un "D y d".
No era dios el que sentía sino a Dios.

Y cada ves más pruebas vamos a tener/tenemos para aprender a diferenciar entre dios y Dios.
Estemos atentos!
Qué sentimos sobre Qué pensamos?

Oso de Luz