Ante la Hermandad Femenina Lemuriana 94

Kryon


La Memoria Sagrada de tu Alma

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Mi socio se hace a un lado. Cada mes llegamos a ustedes, y en eso suele haber un tema. No necesitamos un tema, queridas, queridas damas, porque amamos hablarles a ustedes (se ríe) de modo muy personal, cada vez. Aun antes de siquiera anunciar el tema, uno del que probablemente están concientes, digo otra vez que ustedes son preciadas a los ojos del Espíritu por aquello que intentan. Toda la idea de una Hermandad Femenina Lemuriana es recuperar algo que es muy elusivo y eso sería la energía, o el conocimiento, o el sentimiento de una vida pasada. Tal vez la vida pasada está tan lejana y apartada de esta en el tiempo que parecería absolutamente imposible.

Déjenme explicar, otra vez más, algo que es absolutamente intemporal. Su alma está aparte de su biología. Una vida pasada, esencia, conocimiento, recordación, todas esas cosas, ustedes pensarían que se quedan en la Cueva de la Creación, esa estructura cristalina que recuerda y almacena sus esencias de una vez a la otra en el planeta, cuando ustedes vienen y se van, y vienen y se van, pero hay una superposición. Las cosas que se han aprendido de manera sagrada, es decir, si han tenido epifanías, si van a una nueva capa de consciencia, aprenden cosas, o son entrenadas de cierto modo, se crea una consciencia más elevada. No solo va dentro de ese cristal para la vez siguiente, sino que parte de eso va dentro de su alma. Puede que esta sea la primera vez que menciono esto de esta manera. El alma es eterna; no solo para este planeta, pero recuerda y almacena cosas sagradas, porque el alma misma es sagrada. De modo que podrían decir que hay una superposición para siempre.

Y una vez que han aprendido alguna verdad, una verdad profunda, está siempre disponible para recuperarla en cualquier momento. No necesitan vivir ciertas cosas antes, no necesitan pasar por ciertas cosas con objeto de alcanzar ese nivel otra vez; está allí, literalmente, disponible para tomarlo del estante y ponérselo sobre ustedes y seguir adelante.

Muchas de ustedes, damas, tienen algún tipo de recordación que lo desencadena, y no saben qué es, y están interesadas; Lemuria, ese nombre, les interesa. Puede que no piensen, “Bueno, voy a recordar, o no voy a recordar, esa experiencia Lemuriana,” y puede ser, pero no importa, porque ni uno ni otro son verdad. No están aquí para recuperar eso que ustedes fueron. Están aquí para reencender eso que son. Lo que aprendieron está esperando en el estante, en un lugar que es muy sagrado, que es su alma. Algunas de ustedes no necesariamente fueron lemurianas de origen, pero tienen esa enseñanza a partir de generaciones que sí lo fueron, y eso también está en el estante.

El tema es Gaia. El Día de la Tierra. Y cómo esto se relaciona con lo que recién les dije, es así: todo lo que se enseña (entrena) a una persona chamánica – una chamana, un chamán – todo lo que se le da, está expresado en lo que es Gaia. Cada indígena que conocen, o que hayan estudiado, estaba aliado con el planeta. De modo que podrían decir que estas cosas que pueden recuperar y recordar, que van con el alma, que es sagrada, incluyen esta alianza.

Hablemos más de esto de una manera que tal vez sea más precisa para ustedes en esta tercera dimensión. Lo que quiero decirles, allí sentadas, es que tienen la capacidad para reencender mucho, sin tener que recordar esotéricamente lo de treinta mil años atrás. Entonces no necesitan ir a un lugar intelectual y hacer una lista de cosas. Las enseñanzas originales ahora son conocidas, disponibles para Mele´ha, son enseñables. Pero hay mucho más que ustedes tendrían al ir con ellas; el sentimiento de ellas, la belleza de la información misma, que se posa como una superposición sobre su alma.

Ahora bien, los humanos tienen libre albedrío; damas, ustedes tienen libre albedrío. Para saber esto, o no. Para reconocerlo, o no. Para usarlo, o no. Solo por estar en la Hermandad Femenina, no quiere decir que va a caer sobre ustedes. Tienen que estirarse y tomarlo. Ahora, esto es una metáfora que significa que está allí, ustedes lo reconocen, lo piden, y se convierte en eso que ustedes son. A veces es muy lento, y ustedes se dan cuenta con el tiempo. Cuanto más se asocian con las otras hermanas, y hablan de ello, y tienen las enseñanzas, cuanto más recuperan lo que ya ustedes conocen, y está allí, eso incluye esa relación con el planeta.

La razón para que los indígenas de este planeta, incluyendo todo lo que es lemuriano, estén aliados con el planeta Tierra, es que es un ser sintiente, socio espiritual de todo lo que es sagrado. No pueden aprender chamanismo, o chamanismo femenino, sin incluir lo que es la energía de la Tierra. Hay razón para que se la llame Madre Tierra. ¿Lo notaron? No es Padre Tierra. Es interesante que le hayan asignado la energía masculina a Dios, pero en lo que se refiere a la Tierra ellos sabían más.

El planeta en realidad da nacimiento a mucho más que el ciclo de la vida que ustedes miran. Da nacimiento a una relación, y más que una relación, está adherido a su akash. Dicen que la sabiduría de la consciencia de la humanidad está realmente colocada dentro de la tierra, tanto es lo que hay en una alianza de ustedes con Gaia. No necesitan estudiarla, porque para muchos de ustedes ya está allí para tomarla; no pueden separarse, al tener una experiencia como chamanas en entrenamiento; no pueden separar eso de lo que es una alianza con Gaia; viene con el territorio, verdaderamente es así.

Entonces esta es para ustedes una celebración del Día de la Tierra; para ustedes no es una mera celebración 3D. Tal vez pueden detenerse un momento, incluso levantar su mano: “Gracias Gaia, por una bella relación maternal” Una relación maternal con una energía que es socia, compañera, de toda la humanidad. Cuanto más reconozcan a Gaia como una socia, más pronto van a tener aquello que están designados para tener: paz en la Tierra, compasión y amor entre los humanos, todo ello está en una coherencia con el planeta Tierra.

Si fueran a sentarse con una persona santa que sea indígena, de cualquier género, los abuelos, las abuelas, y observaran lo que ellos hacen, ellos hacen dos cosas; todos ellos. A su propio modo, a su manera, dos cosas. Todos ellos tienen esto porque son las cuestiones centrales. La primera es que honran y están en contacto con su akash, y ellos lo llaman sus ancestros. Ellos saben que en algún nivel sus ancestros son ellos, de modo que siempre hay un saludo a sus ancestros. Ese saludo es decir: “nosotros entendemos que somos nuestros propios ancestros, pero todavía recuperamos la sabiduría de ellos, y los honramos”. Y la segunda es la Tierra. El polvo de la Tierra. Ellos tienen muchas maneras de captar esto. Ustedes verán que esto está presente en todos los indígenas.

Y recuerden: lo que ustedes están haciendo es tratar de regresar a esa consciencia que los indígenas realmente tienen todavía en el planeta, y que en realidad proviene del entrenamiento dado en Lemuria.

Si lo desean, al despertar en la mañana: “Gracias Gaia, por ser mi compañera en este día; y que siempre se transmitan cosas benévolas entre nosotras.”

Este es el entrenamiento y la enseñanza de este día.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad.

Y así es.

Kryon


Canalización de Kryon por Lee Carroll ante la Hermandad Femenina Lemuriana
Luna Llena del 28 de marzo de 2021 (94)
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

96 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo