Madeleine - 01 -

Maria Magdalena


La salida del frondoso laberinto en el que hoy se encuentra la humanidad entera, así como donde está toda esa gente amada de vuestro pequeño núcleo, no la podréis ver si no es informándose, reflexionando, retrocediendo, sintiendo paso por paso, sopesando dulcemente el peso de cada andadura. Viendo y observando sin emocionalidad todos los mecanismos por los que os habéis dejado arrastrar día a día.

Mecanismos psicológicos y relacionales, laborales y sociales, económicos y políticos.

Tan solo tomando conciencia de vuestro proceso grupal e individual, fría, ecuánime y amorosamente, podéis comenzar a esbozar la clave de la liberación de dicho proceso y empezar a caminar suave y firmemente por los peldaños de la ascensión.

Cada alma humana incluye la muerte, la enfermedad y el error desde el momento mismo en que decidió separarse de lo divino y de la unidad, para experimentar la dualidad, la vida terrena y explorar el camino de reencuentro de su fuente de origen.

La muerte no es sino parte de un todo inseparable. Y la Unidad de ese Todo… fue y sigue siendo la piedra angular de la enseñanza de nuestro hermano y maestro.

No estéis tristes por lo que habéis hecho, o por este territorio a donde habéis llegado, tan solo cambiad ya lo que debe cambiarse en el ahora, con sensibilidad, inteligencia y responsabilidad. Podéis hacerlo; y podéis hacerlo hoy; ya sabéis que estáis asistidos.

Pero nosotros no podemos cambiarlo por vosotros; sois almas libres.


Mensajes recibidos psicográficamente, entre octubre y noviembre del 2009, para una difusión inmediata.
Textos de María Magdalena
Inducidos a Marta Povo entre octubre, noviembre y diciembre ‘09, para una ayuda humanitaria inmediata
Email: miryammagdala@gmail.com
www.geocromoterapia.com - www.martapovo.com

13003 lecturas

1 Comentario de lectores

22/06/2010

"Somos seres libres, felices y prósperos", esta afirmación debe convertirse en un mantra, para que su radiación neutralice todo pensamiento que no se ajuste al concepto Inmaculado y podamos llevar a cabo nuestra misión de vida...

marisol montero desde Venezuela