Todos los caminos conducen a Roma.

Pleyadianos


Tras la caída de Troya, las Pléyades no iban a ser menos. Electra había regresado al cielo, pero Maya reapareció y echó raíces en la península itálica, donde se casó con Fauno, conocido como Pan entre los griegos. El hecho de que escogiera a un dios cornudo es muy significativo. Su tío Saturno, que había perdido el favor de los griegos, también se había instalado en la misma zona y estaba ayudando al desarrollo de la civilización mediante la astrología. Era una conspiración para volver a la línea temporal original. Saturno no es tan sólo el dios del tiempo. En astrología, Saturno es el regente del signo de Capricornio. Es por ello que Maya se refería a los Capricornianos como viajeros del tiempo en la carta mencionada en el capítulo anterior. Si tiene que haber viajes en el tiempo en el universo, mitológicamente serán representados por Capricornio, que significa «cuerno en la cabeza». Lo explicaré mejor un poco más adelante.

En la península itálica, Maya fue conocida como Fauna. Con Fauno tuvo un hijo al que llamaron Latino, de donde se deriva la palabra latino.13 Latino tuvo una hija, Lavinia, que un día estalló en llamas mientras estaba ofreciendo un sacrificio. Extrañamente, no experimentó dolor alguno. Latino le preguntó a su padre Fauno sobre este milagro y él le dijo que Lavinia debía esperar la llegada de un espléndido guerrero, con quien se desposaría. Éste resultó ser Eneas, el único guerrero troyano que escapó de la caída de Troya.

Eneas era hijo de Venus y fue criado por ninfas. Era pariente de Príamo y de Paris, pero no intervino en la guerra de Troya hasta que Aquiles robó su ganado. Eneas era un valiente guerrero cuya intrepidez le llevó a muchas situaciones difíciles en las que siempre acababa siendo rescatado por los dioses. Durante la aniquilación de los troyanos, Eneas subió al monte Ida con su padre y algunos leales seguidores. Entre ellos estaban las amazonas, que habían luchado en el bando de los troyanos. Después de la guerra emprendió un viaje que duró siete años y se detuvo en Creta y en Egipto, donde fue iniciado en los misterios. Hera seguía empeñada en humillar a los troyanos y envió fuertes vientos para impedir su travesía, pero la pléyade Alcione acudió al rescate suavizando las tormentas.

Finalmente Eneas recaló en la zona que posteriormente se convertiría en el imperio etrusco, que estaba basado en los misterios egipcios. Más tarde acabó en el Lacio como rey. Sus descendientes fueron Rómulo y Remo, fundadores de Roma, que fue proyectada como otra colonia pleyadiana.

Las leyendas sobre esta época muestran a otro «dios del tiempo» que hace su aparición en escena: Jano.

Éste se instaló en Italia con una flota, fundó Janiculum y se convirtió en rey del Lacio. Fue el primero en dar la bienvenida a Saturno después de que éste fuera expulsado de los cielos. Jano es sin duda el dios más importante del panteón romano, algo realmente notable si tenemos en cuenta que se suponía que era Zeus, como Júpiter, el más grande de todos los dioses. Aquí tenemos a los romanos rebelándose contra el Zeus griego. Al parecer necesitaban un dios nuevo, Jano, para demostrar que de lo que se trataba era de una conciencia correcta del tiempo. Resulta todo muy curioso.

A Jano se le representaba como un dios con dos caras, una que miraba hacia adelante y la otra hacia atrás.

Esto simbolizaba el don del «doble conocimiento» que Saturno le otorgó y que se refiere al conocimiento del pasado y del futuro. Jano también era la divinidad que vigila los portales, porque las puertas tienen dos lados.

Jano era el dios de los inicios, y el mes de enero (January en inglés) recibe su nombre por él.

El mes de enero también representa el hacer un repaso del pasado y planificar el futuro, un ritual típico del Io de enero. También era el dios de las cuatro estaciones. «Janus» también era el nombre real de John von Neumann, el científico húngaro que fue el encargado del tema temporal en el proyecto Montauk.

La rebelión romana contra los dioses griegos resulta demasiado sutil para tratarse de una casualidad o simplemente de una diferente inclinación cultural. Tenía que ver con la diosa y con el tiempo. La civilización griega había empezado a prosperar con la llegada del oráculo de Delfos, al que se conocía como una serpiente femenina: la pitonisa. Apolo conquistó y usurpó el poder de la pitonisa. "Después de ello, se dijo que el oráculo de Apolo tuvo la supremacía sobre la Madre Tierra. Después de que la serpiente fuera vencida, empezaron a echar raíces las semillas de la decadencia en la cultura griega. Los griegos eran conocidos como una sociedad patriarcal y también eran notorios por sus prácticas de sodomía, lo que tiene un paralelismo exacto con los experimentos realizados en Montauk.

En esa época estaba teniendo lugar en Roma la lucha pleyadiana para volver a colocar a la diosa en su trono. Se inauguró el templo de las vírgenes vestales. Eran siete en número, igual que las Pléyades. Vesta era una diosa del hogar y su símbolo era el fuego. Se suponía que cada ciudad tenía sus propias vírgenes vestales que protegían el hogar y mantenían encendido su fuego sagrado de libertad e iluminación.

Rea Silvia era una de las vírgenes vestales, descendiente de Eneas. Su padre era Numitor, rey de Alba. Fue depuesto por su hermano Amulio, que insistió en que Rea Silvia se convirtiera en vestal para que no existiera ningún pariente que le pudiera usurpar el trono. El dios Marte era un antiguo aliado troyano y sedujo a Rea Silvia, lo que dio lugar a un nacimiento inmaculado de gemelos, a quienes pusieron el nombre de Rómulo y Remo. Su pérfido tío Amulio la mandó asesinar y su cadáver fue arrojado al Tíber, de quien se dice la desposó.

Los gemelos fueron colocados en una cesta y abandonados en el río. El destino hizo que un remolino depositara la cesta en la orilla de una de las colinas de la futura Roma.

Los gemelos fueron amamantados por una loba, lo que simboliza la conexión entre los animales y lo femenino. Los gemelos pronto encontraron otros padres y finalmente crecieron y se enteraron de su linaje real, tras lo cual depusieron a su tío y le devolvieron el trono a su padre. Finalmente heredaron el trono y unificaron la península itálica. Fundaron Roma sobre siete colinas, otra vez el mismo número de las Pléyades.

Rómulo y Remo colonizaron diferentes colinas y se debatieron entre llamar Roma o Remora a la nueva ciudad, según sus propios nombres. De acuerdo con la leyenda, Rómulo había construido una pequeña muralla alrededor de toda la ciudad, que se podía escalar fácilmente. Remo pensó que se trataba de un gesto absurdo y saltó por encima de la muralla. Rómulo lo interpretó como un acto de desprecio y reaccionó exageradamente, asesinando a su hermano. Más tarde sintió remordimientos (palabra derivada de Remó) y le ofreció un funeral con los todos los honores.

Este mito en particular contiene algunos de los significados más profundos de nuestra cultura. Existen varias historias escritas sobre este par de gemelos y sus peripecias antes de que fundaran Roma. Algunas incluso cuentan que Remo sobrevivió, pero estas versiones son difíciles de encontrar y probablemente hayan sido deliberadamente ocultadas. Los relatos sobre Rómulo fueron reescritos muchas veces para adecuarlos a la dirección en que soplaban los vientos de la política de cada época. La historia, incluso explicada mediante mitos, era una herramienta psicológica utilizada para el control de las masas.

El hecho de que estos gemelos hubieran nacido de forma mágica de su padre Marte hace que cobre relevancia el tema de la colonización de la Tierra por parte de Marte, tal como se describe en el libro Pyramids of Montauk. El papel de las Pléyades que aquí mencionamos muestra una influencia más. Quizá más importante aún, el aspecto más destacado de este mito es la muerte de Remo. Rómulo siguió reinando durante largo tiempo, aun cuando había hecho algo malo y sabía que era culpable. Su lucha había sido por unos límites de la propiedad, un modo muy patriarcal de ver las cosas. Remo vio la futilidad de los límites y con ello representó el lado femenino. El que Rómulo asesinara a Remo representa la victoria sobre lo femenino. Que además tuviera un largo reinado tiene su propio significado. Los escritos que hablan de la supervivencia de Remo fueron enterrados, igual que su personaje y tocayo. Finalmente resurgió en América, con las leyendas del Tío Remus (Remo), un amable anciano negro que era totalmente inofensivo.

El y su tocayo solamente aparecían en forma de cuentos que se contaban a la hora de dormir. Por supuesto se trataba de algo degradante para la raza negra, que representaba la energía femenina. Los poderes que gobernaban no respetaban a ninguna de las dos y dieron paso a un estereotipo satírico que expresaba sutilmente su desprecio.

La etimología de Remo es una de las más interesantes que jamás he visto. Prácticamente todas las palabras que en inglés empiezan por «rem» se derivan de este mito. Remove (eliminar), remiss (remiso, renuente) y remnant (resto, sobrante) son algunas de ellas. La palabra remitir significa «volver a enviar» pero se deriva de remitiere, «perdonar el pecado». La palabra remedio significa «curar». Estas palabras ponen de manifiesto la profunda sensación de pérdida que ocasionó la muerte de Remo.

Remo había elegido el nombre de Remora para su ciudad. En su acepción actual, una remora es un pez que se adhiere a los tiburones y a otros peces de gran tamaño mediante una ventosa oval que tiene en la parte superior de la cabeza. Se sabe que puede permanecer pegado durante un largo tiempo. Esto resulta sorprendente cuando consideramos lo que le ocurre a un gemelo cuando su hermano o hermana muere. El espíritu permanece y esto se nota mucho, especialmente cuando el gemelo muere durante el parto o en el vientre materno. Los supervivientes muchas veces se sienten «hechizados» por este ser desencarnado, como si fuera una remora.

Otra cosa curiosa es si invertimos la palabra Remo, originalmente Remus. Nos da Sumer, el nombre de la antigua Sumeria que aparece en el libro The Twelfth Planet, de Zacharia Sitchin, como un centro histórico de contactos extraterrestres con la Tierra.

Me he guardado lo mejor para el final. Literalmente un día antes de escribir el borrador final de este capítulo, recibí un libro que no había pedido, titulado Historical Evidence for Unicorns (Evidencias históricas de los unicornios), de Larry Brian Radka. El autor comenta que la palabra reem significa unicornio en hebreo. Aunque no he leído el libro, otras fuentes me indican que el unicornio fue ciertamente un animal real, que fue perseguido hasta su extinción por los poderes afrodisíacos de su cuerno.

El unicornio también es el símbolo oculto de Capricornio. El cuerno espiral no solamente representa la ascensión de la kundalini, sino también el vórtice del caballo que antes mencioné con relación al Caballo de Oro. El cuerno está situado sobre el tercer ojo. La magia sexual queda implícita con los poderes afrodisíacos del cuerno. Además, el unicornio ha sido utilizado como el símbolo de la conciencia crística en muchos mitos diferentes. El unicornio no se suele representar de una manera terrenal, aunque ésta es su auténtica naturaleza, ya que es una criatura de Capricornio. El unicornio nos retrotrae a otro tiempo. Quizá no se hayan extinguido. Quizá alguien los ha estado escondiendo para cuando sea el momento adecuado de su resurgimiento. De cualquier modo, la plantilla genética del unicornio sigue existiendo en el inconsciente colectivo.

Si estudiamos los mitos de la antigua Roma, resulta evidente que alguien conocía la línea temporal original.

Como mínimo su recuerdo perdura en el inconsciente colectivo. Roma fue proyectada para que fuera una ciudad que mantuviera un equilibrio sobre siete colinas. Cuando Rómulo estableció el patriarcado, el movimiento pleyadiano o KOALA, como queramos llamarlo, tuvo que permanecer en un segundo plano. El terreno estaba preparado para la aparición de la iglesia católica, que no acepta el concepto de una sacerdotisa intermediaria entre Dios y el hombre. Incluso así los pleyadianos no han claudicado. Las vírgenes vestales sobreviven en nuestra época. Se trata de personas reales, con un programa real. Parece que las Pléyades seguirán brillando hasta que captemos su mensaje.



Extracto de
ENCUENTRO EN LAS PLÉYADES - EL FENÓMENO OVNI VISTO POR DENTRO
PRESTON B. NICHOLS & PETER MOON

199 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo