El campo áurico.

Ramtha


- LAS BANDAS DE ENERGÍA QUE RODEAN EL CUERPO HUMANO

¿Has escuchado el término campo áurico? Campo Áurico. ¿Crees que se puede romper un aura? ¿Cómo se puede romper la energía? ¿Cómo se puede rasgar un pensamiento? Auras es un término metafísico que se refiere a una banda de energía que en realidad es doble y rodea a los seres humanos. Así es como se ve.1

Ahora, digamos que éste eres tú y que tienes bandas dobles alrededor del cuerpo. En otras palabras, no es simplemente un aura gris, azul o de los colores del arco iris. Es muy específica en cuanto a la energía, porque un aura son niveles de frecuencia con niveles de conciencia. Ahora extiende los brazos hacia los lados. Este es el ancho del campo que rodea tu cuerpo. Ahora extiende los brazos y mira a todos los que están sentados dentro de tu campo. Entonces, ¿dirías que esto es un grupo de conciencia social? En verdad lo es. Mira a tu alrededor; mira hacia los lados y observa quién más está en tu campo.

Este campo, que va hasta las puntas de los dedos, es en realidad es un cinjunto de dos bandas. La primera termina aquí (el codo), la segunda aquí (las puntas de los dedos).2 Te rodea completamente, y está en movimiento. Este campo no se puede ver con los ojos humanos, con excepción del que está más cerca de la mano. Si colocamos un telón negro contra la pared y situamos a dos de vosotros frente a la pared y al resto de vosotros al fondo del salón, y apagamos las luces, con excepción de una luz tenue, podrías ver, literalmente, la primera banda de la frecuencia más baja que rodea los cuerpos de todas las personas que coloquemos frente al telón. Realmente la verías. "No es un truco de la luz; es sólo lo que es visible al cerebro. ¿Comprendes?

¿Recuerdas ayer, cuando estábamos trabajando con los siete niveles?3 ¿Recuerdas que primero lo hicimos con las manos y luego lo dibujamos? Si recuerdas, cuando empezamos hablamos sobre la energía entre estos dos puntos. Y dijimos que eso es tiempo. También recuerda que hablamos acerca de lo que le sucede a esta energía cuando, reduciendo su velocidad, la llevamos al siguiente nivel. ¿Qué le sucede? Vuélvete a tu vecino y díselo. ¿Qué le sucede a esta energía si la bajamos hasta este campo de tiempo (sexto nivel)?

Si tomáramos esa energía y redujéramos su velocidad, se enrollaría sobre sí misma.4 "Normalmente se ve así (una onda), campos ondulantes llamados «la serpiente». Si tomáramos este núcleo y lo bajáramos hasta el primer plano, hallaríamos lo que la ciencia encuentra desconcertante en cuanto a la vida. Lo que los desconcierta son los campos subatómicos, partículas atómicas y diminutas. Todos saben cómo es un átomo. Si fueramos a desmenuzar un átomo, comenzando con un electrón y sus positrones, con su escudo externo y su impulso allí, podríamos, de hecho, desmenuzar un átomo empezando aquí (primer plano) hasta llegar aquí arriba (séptimo plano), y cada parte sería igual a uno de esos niveles de tiempo. ¿Comprendes eso?


MENTE BINARIA


Si tenemos los brazos totalmente extendidos, la primera banda termina donde es codos; la segunda termina en la punta de los dedos.


EL DESCENSO DE CONSCIENCIA Y ENERGIA DESDE PUNTO CERO



LA ENERGIA DE LOS 7 PLANOS DE EXISTENCIA


De modo que la ciencia está tratando de comprender la vida partiendo de lo grande hacia lo pequeño, en vez de entenderla desde lo pequeño hacia lo grande. ¿Comprendes? No te duermas. Lo que esto significa es que toda la materia —incluso esta pizarra y tu cuerpo— está compuesta de átomos; y que si coagulamos átomos juntos en lo que se llama una hermandad, ellos crean la materia bruta. La materia bruta crea las moléculas; las moléculas a su vez crean el tejido. ¿Cuántos entendéis? Que así sea.

Entonces si sacáramos una célula microscópica de tu cuerpo, todavía seguiría siendo grande comparada con el campo subatómico. ¿Qué te dice esto, mi hermoso estudiante? Lo que dice es que toda la vida está compuesta de Conciencia y Energía condensadas en forma de partículas. Y lo que la ciencia trata de comprender es cómo dichas partículas forman una asociación. ¿Cómo sabe un átomo conectarse y compartir electrones con otro? ¿Cómo saben hacer eso? En otras palabras, ¿qué inteligencia hay detrás de un átomo?

Por ejemplo, si todo lo que hay en tu cuerpo está hecho de átomos, ¿por qué tu ropa se siente diferente a tu piel? Estoy aquí para decirte que todos los átomos comparten una relación de acuerdo con la conciencia, y que la conciencia es el patrón que los une

Recuerda, la energía es conciencia en movimiento. Se está moviendo. Entonces si tenemos energía, tenemos un campo dominante inextricable llamado conciencia. Así que cada átomo y cada una de sus partes, hasta su órbita, tienen una mente. Cada estructura atómica posee una mente.

Ahora, si comprendemos que para crear un átomo se necesita esta pirámide entera y que para coagular el campo atómico se requiere tiempo y mente, fácilmente podemos explicar cómo llegó todo aquí a la Tierra (Ver figura La-Energía-de-los-Siete-Planos-de-Existencia).

Tenemos una forma libre de energía, y una inteligencia superior que se enfocó en un pensamiento —una forma de pensamiento, si quieres— Que se convirtió en el amo de la energía. Y la energía se transformó, creó las relaciones y se coaguló para llenar el patrón de pensamiento.

¿Comprendes? Cada árbol, cada insecto, cada grano de arena, vino de una inteligencia superior. La arena, sencillamente, es energía coagulada en forma de partículas. Pero lo que la mantiene unida es una mente, y es la mente la que ha colocado ese campo atómico en relación consigo mismo. Se atrae a sí mismo.

¿Comprendes? (Ver figura La-Energía-de-los-Siete-Planos-de-Existencia)


- LOS MILAGROS DE YESHUA BEN JOSEPH

De modo que lo grande está hecho de lo invisible. Lo visible está hecho de lo invisible. Así que para corregir lo visible, para hacer cambios a escala geográfica, incluso en tu propia realidad, no es cuestión de ir y quitar esas cosas. No es cuestión de salir a barrer la arena para que desaparezca de nuestra vida. Es cuestión de transformar nuestra mente en la estructura grande. Entonces la estructura grande se desmorona y se rerelaciona. Se vuelve a coagular en la nueva relación y toma una nueva forma. ¿Comprendes?

Ahora, ¿dónde está el tiempo rápido? Cuando Yeshua ben Joseph se convirtió en el Cristo, estaba viviendo en este flujo de tiempo, en este escalón justo aquí (séptimo nivel). Su cuerpo se componía de todas las partículas de este flujo de tiempo (primer nivel). Ahora, su conciencia y su mente pasaron el resto de su vida acelerando su mente, subiendo por esta escala hasta llegar a la cúspide (séptimo plano). De modo que fue capaz de producir la mente que fluye en este reino (séptimo plano) y la conciencia que fluye en éste (sexto plano). Fue capaz de llevar esa conciencia hasta su cerebro tridimensional. Así que en lugar de pensar como una persona tridimensional, él pensaba como un Dios de seis dimensiones. ¿Me sigues?

Ahora; este reino de aquí (sexto plano) —no te duermas— se ve muy diferente a este cielo (primer plano).

Pues existen formas de vida que ni siquiera puedes comenzar a imaginar, porque no tienes un punto de referencia. Lo único que puedes imaginar es lo que ya está colocado aquí abajo (primer plano). La mente que se necesitó para crear este reino (sexto Plano), su singularidad, infinitud y eternidad, es la misma mente que esta entidad desarrolló aquí abajo (primer plano).

Entonces, ¿por qué no contemplas cómo él veía la vida? Él sabía que cualquier cosa que veía era exactamente lo que él asentía que fuera. ¿Me sigues? Entonces, cuando vio al hombre ciego —vio al hombre ciego— éste le pidió ayuda. Entonces él se inclinó, recogió algo de arcilla y escupió sobre ella. Ahora, lo que hizo con la arcilla y la saliva fue producir un nuevo biocampo de relación de partículas. Mientras hacía esto y lo mezclaba, cuando moldeaba la arcilla y la puso sobre los ojos del ciego, Yeshua ben Joseph vio visión perfecta. Así que mientras moldeaba la arcilla, ésta se convirtió en el catalizador de visión perfecta. ¿Me sigues? Cuando le aplicó la arcilla sobre los ojos, ese biocampo, o campo morfogénico, inmediatamente reconstruyó el suministro de nervio visual en la parte posterior del cerebro, y al instante el hombre pudo ver.

¿Me sigues?

A eso lo llamamos un hacedor de milagros. Pero ¿qué tan poderoso es ser como esta entidad que cada día de su vida trabajó para llegar a este nivel de relación con el campo de partículas? ¿Qué tuvo que hacer? Al caminar por la senda, él veía, e inmediatamente escogía ratificar el paisaje o cambiarlo. Así que si estaba caminando y agitando polvo de color azafrán, si se deleitaba en ello, entonces estaba de acuerdo con el polvo.

¿Me sigues? Entonces el polvo nunca cambiaba, ¿comprendes? ¿Cuántas veces caminas por la senda, agitas el polvo y te perturbas por ello? Eso sólo hace que su naturaleza se cumpla, ¿no es cierto? Si caminaba hacia un grupo de gente y les enseñaba y luego hacía una pausa para darles comida, y, escúchame, sólo tenía una canasta de pescado y una hogaza de pan, pero había cinco mil personas, ¿qué diría tu mente en ese caso?

«Corramos inmediatamente al mercado.» Pero este es un maestro que entendía la relación entre mente y materia, y lo único que tenía que hacer era cambiar su mente sobre lo que veía. De modo que el pez y el pan se convirtieron en la semilla que se multiplicó en su mente. Y mientras él lo viera así, las provisiones eran inagotables. ¿Y de dónde vinieron estas provisiones? De un pescado y una hogaza de pan, y lo único que él tenía que hacer era multiplicarlos. Así que lo que hizo fue seguir creando ecos del pescado y del pan. Y tomaba energía que se estaba descomponiendo y la volvía a coagular, proporcionándole un marco de referencia con el cual coagularse.

Si te detienes y piensas en ello, alguien le dijo a la rosa que fuera una rosa. Alguien le dijo a qué oler.

Alguien o algo le describió a la rosa, en forma de pensamiento, el color rojo profundo aterciopelado. Alguien hizo eso, porque ella no brotó por sí sola; fue creada para ser lo que es. No solamente la rosa, sino los pájaros, el agua y el medio ambiente. Alguien se enfocó en ellos para que evolucionaran. ¿Quién lo hizo? Tú, porque eso es lo que esperas. ¿Comprendes?

Ahora, a Yeshua ben Joseph se lo consideraba un maestro hasta el sexto nivel. Era sólo un maestro, nunca fue un Cristo. Y su trabajo, por difícil que fuera, era desafiar la realidad con su mente. Mira, hoy te digo que lo que piensas afecta toda la vida que te rodea. Entonces si te detienes por un momento y reflexionas, verás cómo tu vida permanece estática de acuerdo con la imagen en tus pensamientos. Vas en automóvil a la ciudad, esperas ver la ciudad, y ahí está. Esperas ver a los mendigos pidiendo limosna, y siempre están ahí. Esperas ver una accidente al lado de la calle porque necesitas un poco de emoción, y siempre hay uno, ¿no es verdad?

Si esto es cierto y tienes el poder, imagina cómo fue la iniciación para un ser como ése, y otros seres como él, que todos los días tenían que desafiar la realidad física y superponerla con una mente tan poderosa que podían ver lo que no estaba allí y hacer que estuviera allí. Poderoso, ¿no?

¿Piensas que eso es más poderoso que tú? No, eso es lo que tú eres. Pero ¿dónde está tu energía? Está en aceptar lo que es mundano en tu vida. Aceptas tu mala salud, aceptas tus problemas, aceptas tus limitaciones y, porque los aceptas, los congelas y amarras esa energía en forma de relación. Eso es lo que haces todos los días. Eres Dios; estás haciendo eso. Imagina lo que sería levantarse cada mañana y desafiar la realidad, empezar a cambiar lo que ha sido normal para ti y convertirlo en algo sobrenatural cada día. Te levantas el primer día y algunas cosas cambian, pero no todo. ¿Es eso suficiente para dar marcha atrás y aceptar la realidad mundana? ¿O lo que tenemos que hacer es crear una mente tan poderosa que pueda acceder al campo energético de cualquier forma de vida y de cualquier situación y cambiarlo inmediatamente?

¿Qué se requiere para hacer eso? Enfoque constante en lo que se espera, más que en lo que se ve.


- EL EFECTO DEL OBSERVADOR DE LA MECÁNICA CUÁNTICA

El estudio de la mecánica cuántica —cuantos significa paquetes de energía; la actividad mecánica de la energía— es una ciencia noble. Ahora está ganando espacio dentro de la comunidad científica. La diferencia entre la mecánica cuántica y el campo de realidad de Sir Isaac Newton es que la mecánica cuántica dice, como en el experimento del científico, que lo que uno espera que una partícula sea, siempre lo es. Siempre.

Entonces empezaron a comprender que el comportamiento de las partículas estaba completamente relacionado con el Observador.

Imagina por un momento que un científico va a realizar un experimento con la vida.(1) Y él toma una tabla y dibuja una pequeña ranura. Permíteme que te muestre esto; es muy cómico. Va a disparar fotones de luz hacia una tabla. Esta es la tabla, es un negativo. Pero hay una obstrucción; aquí hay una pared. Y él tiene su máquina de fotones justo aquí. Pero él ha cortado una ranurita aquí. Si él dispara la luz, ella debería salir en línea recta. Lo que el científico quiere ver es que si la luz atraviesa la barrera, aparecerá como puntitos sobre el negativo en la pared. Así que prende su máquina y dispara un rayo de luz. ¿Adivinas lo que hace la luz? Se cuela por aquí y llega a la pared. Sorprendente, ¿no? ¿Tenía la luz su propia mente? ¿Cómo sabía que eso era lo que tenía que hacer? Entonces el científico dijo: «Bueno, solucionaré esto». Le pone un tapón a la ranura para que esta vez la luz no pueda pasar. Enciende su máquina y hace un bombardeo de luz sobre esta pared.


(1) En 1803, Thomas Young usó el experimento de la doble ranura para demostrar que la luz era, en su esencia, una onda. Más tarde, Albert Einstein, siguiendo los estudios de Max Plack , llegó a la conclusión de que la luz era una composición de partículas llamadas fotones. Sin embargo, Einstein no pudo refutar los resultados del experimento de Young. Los descubrimientos de estos dos científicos dieron origen al problema de la dualidad onda/partícula, la cuestión de si la luz era una onda o una partícula. En 1924, Niels Bohr, H. A. Kramers, yJohn Slater sugirieron que la dualidad onda/partícula podía resolverse si las ondas en cuestión eran ondas de probabilidad. Las ondas de probabilidad muestran la localización probable de una partícula que se colapsa en un tiempo dado.


Luego hace otro experimento. Le da dos opciones. Corta una pequeña ranura aquí y hace una muy pequeñita debajo. Prende de nuevo la máquina de fotón, y la mitad pasa por la ranura superior y la otra mitad por la que está debajo. Ah, sorprendente.

¿Cómo sabía la luz que tenía que hacer eso?

¿Quién es el observador que observa las partículas de luz? (El científico.) ¿Qué quería hacer el científico con la luz? ¿No la iba a examinar? Pero en su mente, les indicó a los fotones la manera de traspasar la barrera.

Puesto que lo hizo, entonces la luz hará exactamente lo que hay en su mente. La luz sabe pasar por las ranuras porque el científico sabe que están ahí. ¿Comprendes?


EL EXPERIMENTO DE LA DOBLE RANURA


Finalmente, el desarrollo y la aplicación de la teoría de la mecánica cuántica en los trabajos de investigación de Erwin Schródinger y Werner Heisenberg, permitieron predecir correctamente la localización y los niveles de energía característicos de un átomo. La consecuencia más importante del estudio de la mecánica cuántica es el papel que juega el Observador en la naturaleza de la realidad. David Bohm, en su libro La Totalidad y el Orden Implicado (Barcelona, Editorial Kairos, 1992), dice: «Antes bien, el enfasis primordial está puesto ahora en la totalidad indivisa, en la cual el instrumento que observa es inseparable de aquello que está observando». Algunos físicos cuánticos modernos, tomando seriamente el papel del Observador, están explorando la relación y el papel de la conciencia en el mundo material. Ver The Self-Aware Universe, por Arait Goswami, New York, Tarcher/Putnam, 1995.

Ahora, la ciencia llama a esto el «efecto del Observador» hasta el punto de que empezó a comprender algo más, algo que es importante para entender esto (Punto Cero) y esto (conciencia de reflejo). Llegaron a la conclusión, por ejemplo, de que los electrones de un átomo de hidrógeno están en órbita, porque cuando los estudian ven diferentes trayectorias alrededor del núcleo. Cuando descubrieron que el Observador siempre afecta las partículas, llegaron a la conclusión de que no había partículas orbitando alrededor del átomo, sino que más bien era una nube de electrones. En otras palabras, era nada más que una nube moviéndose de esta manera. Y tenían razón. ¿Sabes cuándo descubrieron el electrón? Cuando esperaron encontrarlo ahí. ¿Te gusta eso?

Así que imagina lo que hacen todos esos átomos cuando uno les da la espalda. Imagina una mesa de billar.

La miras, y todas las bolas están allí, pero les das la espalda y se difuminan. Pero si te das de nuevo la vuelta para mirarlas, regresan a lo normal. Así es como es. ¿Cómo sabes que la Tierra todavía está ahí cuando vas a la cama de noche? ¿Cómo sabes que estás aquí? Este es un gran salto para la ciencia porque, si esto es correcto, tienen que dar el próximo paso y decir que tú estás creando la vida. ¿Se atreven los científicos a decir eso? Los quemarían vivos, o los pondrían frente a un pelotón de fusilamiento. Eso es herejía, pero es la verdad. De modo que si esto es cierto, la mente del hombre o la mujer más humilde está sosteniendo una forma continuamente. ¿No sabes lo que es una ley? Una ley dice que tienes que obedecer la forma, y violarla sería ir en su contra. Estás funcionando con una ley de consenso. Estás de acuerdo en que así debe ser.

¿Cuántos de vosotros entendéis?

Cuando Yeshua ben Joseph estaba llevando su mente hasta un estado elevado para mantenerla allí, realmente no era de este mundo, pero en verdad, como se ha dicho, estaba en este mundo. Su Yo espiritual procedía de aquí (sexto plano), mientras que su yo físico permanecía aquí (primer plano). Y sólo al llegar aquí (sexto plano) fue que tuvo que morir —la prueba mayor—, tuvo que aceptar la muerte como iniciación final ¡Vaya prueba final! ¿Cómo se desafía la muerte? Primero, hay que morir, de otro modo no sería una prueba, ¿verdad?

Imagina cuán aterrador es eso. Ninguno de vosotros está todavía en esa posición. Pero imagina cómo sería desarrollar a Dios en su totalidad en este plano. ¿Cómo haría Yeshua eso? La última prueba consistía en que tenía que aceptar la muerte enfrente de todos. Y tan poderosa era su mente en lo que él llamaba «el Padre dentro de mí», dentro de él —el Padre dentro de él) era esta entidad (Punto Cero) que todos tenemos—, era tan poderoso que permitió que el cuerpo muriera y se descompusiera. Luego, en el momento apropiado, iba a restablecer la relación con el cuerpo. ¿Es posible eso? Estudiantes, ¿es posible eso? De acuerdo con lo que han dicho los científicos en cuanto a lo que hacemos con las partículas, ¿es posible? En verdad lo es.

Entonces, ¿cuál es el pretexto? El pretexto es que estamos tan aterrorizados de la vida que nunca vivimos.

Estamos tan aterrorizados de morir que nunca vivimos la vida. Ninguno de los aquí presentes tiene la capacidad de hacer eso, porque ninguno ha formado una pared de realidad tal que, «aunque mi cuerpo esté muerto, yo lo resucitaré». Nadie lo ha desarrollado porque no han vivido todavía. Entonces imagínate qué clase de cuerpo tenía él. El cuerpo pasó a la corrupción física durante tres días, y luego él regresó. ¿Qué fue lo que regresó? ¿Ves el dibujo de la tríada que hicimos? (Ver la figura El-Descenso-de-Conciencia-y-Energía-desde-Punto-Cero) Cuando ayer te dije que bajamos involucionando hasta llegar a este tiempo, es verdad, lo hicimos. Todos tenemos un eco, o sea, que contribuimos con la atmósfera y con la mente de cada uno de los siete niveles. De modo que ya tenemos un cuerpo que existe en cada uno de esos marcos de tiempo. Ya está allí. Es difícil de creer. ¿No es así?

Pero tenemos un cuerpo aquí en la forma física, y tenemos un cuerpo en cada uno de los otros seis niveles.

El cuerpo que dejamos atrás es un eco, una mente; está enrollado. Está enrollado esperando que lodesenrollen, igual que está enrollada esta pequeña entidad de aquí. (Ver la imagen El-Descenso-de-Conciencia-y-Energía-desde-Punto-Cero) Tenemos acceso a uno de esos cuerpos en el momento en el que nos enfocamos con un nivel de aceptación igual a uno de esos niveles. Y cuando lo hacemos, empezamos a desenrollar la atmósfera en ese nivel, y eso se convierte en el flujo de conciencia que entra en el cerebro por su parte posterior, llamada cerebro reptiliano. Es un flujo de mente y llega directamente hasta aquí y activa las neocortezas. Ese lugar es tan familiar cuando se accede a él, que te preguntarás por qué lo olvidaste. Pero al momento de dejarlo pensarás que es un sueño, porque se habrá enrollado de nuevo hacia otra atmósfera. (Ver la figura El-Descenso-de-Conciencia-y-Energía-desde-Punto-Cero) (Ver la figura La-Energía-de-los-Siete-Planos-de-Existencia)


7 CUERPOS ENVUELTOS UNO DENTRO DE OTRO


Todo ser humano tiene siete cuerpos que están envueltos en este cuerpo (cuerpo físico) y brillan en lo que se llama el campo áurico que se extiende hasta las puntas de tus dedos. Los siete cuerpos están envueltos dentro de la materia bruta que compone la encarnación física que tienes ahora. Durante diez millones y medio de años has estado viviendo en esta línea de tiempo, y hace 455.000 años tuvimos un cambio brusco en esto (el cerebro) y solamente lo desarrollamos hace unos 40.000 años. De modo que todos los cuerpos han estado en una rueda de encarnación que nunca ha avanzado más allá del tercer nivel. Ahora, ¿qué significa eso? Que en cada vida, hemos tenido en su totalidad dentro de nosotros cuatro cuerpos radiantes. Al morir estamos en el tercer cuerpo, y envueltos en el cuerpo de luz hay otros cuatro cuerpos, otras cuatro frecuencias. Ir a la luz no es el final de la historia; es solamente un lugar familiar.

Pero envueltos dentro del cuerpo de luz radiante hay otros cuatro cuerpos que tienen acceso a niveles de tiempo diferentes. Ellos son el vehículo para llegar allí. ¿Comprendes?

- LA RESURRECCIÓN DE CRISTO Y LOS SIETE NIVELES DE CONCIENCIA

En tu vida pasada no llegaste más lejos que hasta la luz. Allí, antes de regresar a esta encarnación, repasaste tu última vida. El repaso tuvo lugar en tu cuerpo de luz. Éste repasó, desplegó toda la energía, y te dio una pantalla viva para que vieras lo que hiciste, quién fuiste, lo que lograste, cómo evolucionaste, y en qué no evolucionaste. Simplemente desenrolló la energía y le permitió ejecutar el programa. Entonces, después de decidir regresar aquí, estabas pensando con un cuerpo de luz, no con uno humano. Pero todavía tenías el conocimiento de que podrías haber hecho mejor las cosas con el cuerpo físico. ¿No te parece interesante que las entidades que van a la luz hablan de cómo vieron su vida y la observaron con un juicio cognitivo? Ellos no tenían este cerebro. ¿Cómo pudieron formarse una opinión sobre lo que vieron? Porque sí tenían un cerebro.

¿Y cuál era ese cerebro? No era este tejido gris de aquí arriba, sino un cerebro igual al cuerpo que estaban habitando.

Cuando mueres, inmediatamente vas al infrarrojo. Es el reino psíquico. Desde ahí aparece un haz de luz, bajas por él, y realmente te mueves desde el extremo inferior hasta el extremo superior del infrarrojo. Entonces llegas a la luz. ¿Quién es la luz? Tú. Es allí donde ves todo.

Mientras estás tomando una decisión en cuanto a tu vida física, hay otras cuatro vidas potenciales o cuerpos que están envueltos en la luz. Pero tú sigues aceptando regresar a éste. ¿Cuántos entendéis?

De modo que nunca has cambiado esos otros cuatro cuerpos (sellos superiores). Están escondidos.

Siempre cambiamos el cuerpo de luz, porgue es muy semejante al que ocupas en este momento, excepto que es más joven y más saludable. ¿Por qué es semejante al cuerpo que tienes hoy? Porque el que tienes hoy no sería como es a menos que tuviera un Campo de luz a su alrededor que le proporcionara la mente para ser así.

De modo que siempre estamos reciclando el cuerpo de luz, el infrarrojo y el físico, pero aún nos falta utilizar los cuerpos escondidos de los cuatro cuerpos superiores. Presta atención; te voy a dar mucho conocimiento.

Todos estos cuerpos están dentro de ti y a tu alrededor. Mira tu mano y piensa en el campo atómico que discutimos antes. Piensa en esto. El campo irradiado por un átomo individual es igual al campo irradiado por cada uno de esos cuerpos. En otras palabras, cada átomo de tu mano es el compuesto de siete niveles de tiempo. ¿Entiendes? Así que la mano es el producto de siete niveles condensados en esto (materia física).

Pero ¿qué tal si pudiéramos desafiar esa realidad? ¿Qué tal si desafiáramos el aspecto que tiene nuestro cuerpo y lo viéramos de otra forma? ¿Sería posible hacerlo? ¿Estás de acuerdo? Por supuesto que lo es.

Verás, la mecánica cuántica no dice: «Esto funciona para los electrones, pero no para ti». El campo que rodea tu cuerpo tiene dentro de sí los siete cuerpos que están escondidos dentro de tu propio tejido. Cuando éste muere, se desprende de un cuerpo al principio; ese cuerpo es el infrarrojo. Pero dentro del infrarrojo están contenidos todos los otros cuerpos, y continúas desprendiéndolos por capas. ¿Comprendes?

¿Qué tiene que ver esto, esto, esto y esto (los cuatro cuerpos superiores) con la transformación de Yeshua ben Joseph en un Cristo? Él tenía que probar que estaba entrando en el reino superior de Dios, y lo había probado de todas las maneras posibles con todos los milagros que hizo y las enseñanzas que impartió. Pero había una sola cosa que aterrorizaba a todos los hombres en sus corazones: la muerte. Los judíos helenistas de la época eran los únicos que creían en la reencarnación. Los judíos de Abraham no lo creían. Ellos creían en el infierno, que era un aspecto aterrador, y que simplemente significaba una tumba profunda en la cual serían desmembrados.

Yeshua ben Joseph tuvo que mostrarle a una cultura que había vida después de la muerte. Y la forma como tuvo que hacerlo fue sacrificando su propia vida. Tuvo que desprender esta conciencia de aquí (primer sello) y esta de aquí (segundo sello). Y tuvo que permitir que el cuerpo muriera, y recorrer todo el camino desplegando todos los cuerpos hasta llegar aquí (séptimo sello) y decir: «Mi Padre y yo somos uno». El es diciendo: «Mi mente ya no es de la casa de David en estos tiempos terribles. Mi mente es mi Padre interior», que es esta mente, la mente primigenia. Y tuvo que desprenderse de cada uno de esos cuerpos, incluso el de luz. No lo podía mantener, tenía que quitarse el cuerpo de luz para manifestar el Cuerpo Azul™. Tenía que quitarse el Cuerpo Azul™, que es Shiva, para manifestar el cuerpo dorado. Tenía que quitarse el cuerpo dorado y llegar hasta el rosado, y de ahí tenía que pasar a lo Infinito Desconocido. Y sólo cuando hizo esto llegó a ser incorruptible.

Fue a partir de este estado (séptimo plano) desde donde resucitó su cuerpo y le dio vida. Le dio vida eterna.

En otras palabras, su cuerpo físico estaba vibrando casi a la frecuencia de la luz. Y él lo mantuvo a un nivel bajo solamente para poder interactuar con la gente y entregarle una última enseñanza. ¿Por qué radiaba su cuerpo de una forma tan rápida? Porque es allí donde estaba su conciencia. Dios era ahora hombre. El levantó su cuerpo y reconstruyó su masa física, pero lo hizo desde el lugar de Dios, de modo que estaba vibrando muy rápidamente. Y cuando partió, ¿adonde se fue? Simplemente siguió aumentando su frecuencia. En otras palabras, empezó a girar sus átomos y el giro se colapso hacia dentro, al interior del núcleo y empezó a girar. Y todo el tiempo —todo el tiempo— mientras hacía esto, el giro permitió que cada una de sus partículas fuera al espacio libre. De modo que estaba desenvolviendo los siete cuerpos. Y cuando desapareció, lo hizo en la luz.

Ahora, fue sólo entonces que lo llamaron el Cristo, el Resucitado. Esa fue su última prueba. Esto significó que su conciencia tuvo que ser una con esto de forma tan absoluta que ni siquiera la muerte pudo desafiar esa mente. Y por eso existen ahora un gran mito, una leyenda y una religión alrededor de esta entidad. Pero lo que nunca te han contado es que no es Jesús quien va a salvar tu vida, sino que él fue un maestro que demostró el poder de Dios en el hombre, y que si alguien tenía los ojos para verlo, lo comprendería. Y si alguien tenía los oídos para escuchar, se le ofrecía el mensaje, y tenía que ser lo suficientemente simple para comprender la transmutación del espíritu humano hacia la eternidad. Y eso se demostró. Y no solamente con él, sino que se demostró en cada cultura a ravés de los eones, porque la gente olvida con mucha rapidez.

¿Entonces qué tenemos ahora? Tenemos una religión basada en que Jesús es el único hijo de Dios, lo cual no tiene sentido porque todos son hijos e hijas de Dios. Él no es el único. Y no te puede salvar. Si pudiera, lo habría hecho en el primer siglo. ¿Comprendes? Pero este es su mensaje. ¿Y por qué él no les enseñó esto a sus discípulos? Porque eran hombres simples. Eran pescadores, cobradores de impuestos; eran gente como tú. ¿Cómo podía enseñarles esto? No podía. Todo lo que pudo hacer fue enseñarles mediante parábolas y acciones. Y él dijo: «Cree. Si tu ojo te miente, arráncalo. Si tú crees y tu brazo se vuelve contra ti, córtalo». Eso era una analogía para decir: no importa lo que tu cuerpo físico haga, no es la verdad. ¿Comprendes?




RAMTHA

Extracto de GUÍA DEL INICIADO PARA CREAR LA REALIDAD

752 lecturas

1 Comentario de lectores

11/06/2019

Simplemente... IMPACTANTE...
En mi interior resuena la frase "El MAESTRO llega... solo CUANDO el Estudiante ESTÁ PREPARADO"

ESTIMADO OSO DE LUZ... no tengo NADA más (de momento) que agregar.

SALUDOS DESDE MÉXICO!!


Jorge T.G. desde Mexico