Los orígenes del Yo.

Ramtha


Saludo al Dios dentro de ti. Para que no olvidemos dónde reside Dios. Y hagamos un brindis.

Oh, mi amado Dios, yo invoco aquello que aprenda este día.
Espero experimentarlo. Dios, bendice mi vida.
Que así sea.
Por la vida.


- LA IMPORTANCIA DE ARTICULAR LAS ENSEÑANZAS

Ahora, de aquí en más vas a aprender una gran cantidad de filosofía, pero en el proceso de aprender esta filosofía, quiero que la transfieras desde aquello que yo soy hasta aquello que tú eres. Eso es lo que hoy pido de ti. Presta atención. Escucha. Concéntrate en lo que se está diciendo, porque voy a hacer pausas frecuentemente y voy a pedirte que te vuelvas a tu vecino —tu inocente vecino— y que le digas exactamente lo que has aprendido.(1) Quiero que lo digas con tus palabras. Cuando aprendes a abrir la boca y transformar lo que has oído en verborrea, eso empieza a quedarse dentro de tu cerebro. Y especialmente, si en verdad puedes exteriorizarlo y ponerlo en tus propias palabras, ahora, en vez de ser mi enseñanza, es tu enseñanza.

¿Cuántos de vosotros entendéis?

(1) Esta es una característica muy importante de la técnica de enseñanza de Ramtha. Hemos dejado en el texto todas las veces que Ramtha pide a sus estudiantes que se vuelvan a su vecino y articulen la enseñanza. Sugerimos al lector que siga las instrucciones de Ramtha y que trate de articular las enseñanzas con sus propias palabras, sin importar si tiene o no compañero al lado.

Ahora, la mente crea la realidad. Cada día de tu vida ha sido aquello que se llama el producto de la manera como has pensado. Si podemos comprender ese proceso y podemos expandir tu nivel de aceptación y, en verdad, tu nivel de entendimiento, deberías, de acuerdo con la filosofía, experimentar la verdad al manifestarla en tu propia vida. De modo que hoy quiero que puedas expresar todo lo que te he enseñado, que seas capaz de dibujarlo, que puedas utilizar tus manos como lo hace un niño, y que seas capaz de expresar lo que te estoy enseñando para que se lo puedas explicar a otra persona. Piensa en tu compañero como si fuera un confesor; o piensa en él como si fueras tú mismo, y háblate de manera que te entiendas. Te pido que no te sientes allí y te quedes sordo y mudo. Participa en todo lo que te pida. Si lo haces, te verás enriquecido al final del día.

Eres como un niñito. En otros planetas —en otras galaxias, otras dimensiones, otros flujos de tiempo— hay civilizaciones y entidades que son mucho más avanzadas que tú. No obstante, hay otras entidades en otros pocos mundos que están un poco más atrasadas que tú, pero no mucho. Eres como un niñito. Eres parte de una comunidad llamada Dios. Y durante eones nos hemos referido a vosotros con un término muy apropiado para el drama humano, y es el término «dioses olvidados». Olvidaste tu divinidad y quedaste atrapado en tu cualidad física, tu yo material.



- EL VACÍO: LA FUENTE DE TODO LO QUE EXISTE

Regresemos al comienzo, o sea, el principio que sucedió sólo hace un momento. ¿Cómo empezó todo esto? La enseñanza que te voy a entregar hoy puede estar llena de verborrea contradictoria. No obstante, existe un nivel de entendimiento que trasciende las palabras. Así que las palabras se convierten en una herramienta de lisiado a fin de explicar ese deseo que no puede ser expresado. Hoy vamos a hablar sobre cómo llegó a existir la inmensidad del espacio y el tiempo, y de dónde procedes tú, por qué estás aquí y qué estás haciendo que no vas hacia donde deberías ir.

Ahora, saca un pedazo de papel limpio. Que no tenga nada en su superficie. Vamos a hablar sobre un enigma en términos de expresión bidimensional. Quiero que repitas esta palabra: el Vacío. Otra vez, el Vacío.

Decidamos cuál debería ser la definición de esta palabra. El Vacío es extenso y, sin embargo, no hay nada en su inmensidad. Entonces es una extensa nada. Nada, «no cosa»; significa elemental, pensamiento llano; no hay nada, nada. De modo que es una extensa nada, vacía. Y, sin embargo, en la presencia y en el espacio de la nada existen y coexisten potenciales. Así que diríamos que el Vacío, aunque es una extensa nada, es potencialmente todas las cosas. Quiero que repitas esto: una extensa nada materialmente—dilo—, potencialmente todas las cosas. Una extensa nada materialmente, todas las cosas potencialmente; eso es el Vacío.

Para una mente limitada es difícil concebir el Vacío. Así que la forma más ilustrativa de explicarlo gradualmente es pensar en el espacio y todas las estrellas, planetas y nebulosas que existen en su interior, y observarlos hasta donde alcance la vista. Y luego, en el siguiente momento, apagar toda la luz del espacio.

Ahora tenemos un concepto mental del Vacío, una extensa nada. ¿Qué edad tiene esta extensa nada? No tiene edad, porque el tiempo es un potencial que derivará de ella. ¿Cuántos entendéis? Entonces el Vacío siempre ha existido. Ahora, ¿experimentas el Vacío en tu vida diaria? Si le has permitido a tu mente descansar o hacer una pausa en una forma natural, y estás mirando con los ojos inmóviles —y en el momento en que miras fijamente y paralizado, no estás pensando en nada, estás vacío— eso es experimentar el Vacío. El Vacío en su eternidad se llama el Principio Madre/Padre, o también se lo llama la Fuente, la Fuente de donde procede toda vida. Pero ¿cómo procede la vida de un no-concepto? ¿Cómo le da el Vacío vida a aquello que no es? Esto fue lo que sucedió: una mañana, un martes a las 10.30, creo,(2) el Vacío hizo algo espectacular.

(2) Esta frase debe tomarse como un comentario humorístico, no como un hecho objetivo

Lo espectacular fue que se contempló a sí mismo. A sí mismo. Ahora quiero que extiendas tus brazos como los niños. La contemplación se puede visualizar de esta forma. Donde se juntan la mano izquierda y la derecha es el centro del imán. Donde se juntan el positivo y el negativo es el centro del imán. El centro del imán no es ni positivo ni negativo; simplemente es. Así que el Vacío —extiende tus brazos—, siendo una extensa nada, se contempló a sí mismo. Y cuando lo hizo, nació un momento.

Ahora quiero que tomes el pedazo de papel limpio y lo dobles hacia dentro, y con un lápiz, coloca un puntito negro donde se juntan las puntas. Esto es para darte una imagen mental de cómo empezó todo esto.

Ahora, recuerda que esto es simple, elemental. Cuando el Vacío se contempló a sí mismo, creó un eco de sí mismo. En otras palabras, dio imagen a una alteración de sí mismo, y esto lo reconocemos con el puntito.

Esta fue la primera vez que nació un potencial del Vacío, el cual siempre ha existido. Este potencial, donde se contempló a sí mismo, se convierte en el eco, pero es concentrado, es una evolución. Así fue como empezaste tú. Esta entidad aquí (Punto Cero) está contenida como Conciencia y Energía. Esto es Conciencia y Energía. Ahora, ese fue tu principio y, no obstante, todavía no has comenzado. Hasta ahora sólo has sido contemplado por el Vacío.

Todo esto es el Vacío y lo estamos viendo dentro del tiempo lineal bidimensional (Imagen. Ejemplo Práctico del Vacío Contemplándose a sí Mismo). Pero este punto de aquí se convierte en un punto de referencia. Esto entonces se llama «Dios». De modo que al lado de esto quiero que escribas ya mismo «Dios Yo Soy». Este punto de contemplación es el comienzo de Conciencia y Energía. Esto (el Vacío) es el Principio Madre/Padre que le dio vida y es ahí donde tú empezaste.

Ahora, el Vacío le habla a esta pequeña entidad y dice: «Buenas tardes. He deseado con vehemencia tu presencia aquí. Estoy deleitado contigo. Quiero que hagas de mí lo que desees. Ya no estoy solo. Ahora tú estás conmigo. Ve y haz de mí lo que quieras».

Cuando tu padre y tu madre te dijeron esto y eras una pequeña entidad, te metiste en dificultades. Corriste por toda la casa, saliste, hiciste todo lo que querías hacer y luego, cuando entraste de nuevo, te diste cuenta de que no era exactamente eso lo que querían tus padres. ¿Cuántos de vosotros recordáis eso? La única diferencia es que con este padre no había restricción; había permiso para crecer y expandirse. Imagínate ahora lo que pensarías: «Ve y haz de mí lo que quieras». Comprende que en este Vacío no existe el tiempo. Y si no hay tiempo, tampoco hay distancia. Y si no hay distancia, no hay espacio.

Entonces esto es lo que empiezas a pensar: «Está bien. Correré hasta allí. Esto parece divertido». Así que cuando apareces allí, estás otra vez aquí, porque «aquí» es «allá» en el Vacío.(3) ¿Cuántos entendéis? No hay tiempo, de modo que «allá» no existe. Luego te frustras un poco y dices. «Bueno, no hay problema, entonces bajaré hasta aquí». Pero ¿qué es «bajar» en el Vacío? De modo que estás abajo y dices «¡Aja!». Pero en momento en que percibes que estás abajo, estás realmente en el punto donde empezaste, porque en el Vacío no hay tiempo. Es lo mismo en todas partes. ¿Cuántos de vosotros entendéis? Esta entidad recorrió todo el Vacío, pero nunca fue a ninguna parte. Desde este punto de reflexión solamente podemos prever cuántos eones debió de haber permanecido esa entidad tratando de ser todo lo que su padre le dijo que fuera, porque «todo» era ciertamente algo nuevo por comprender. Todo lugar al que se lanzaba esta conciencia, ya existía.

De modo que nunca fue a ninguna parte.

(3) En otras palabras, al no existir un punto de referencia para medir el tiempo y el espacio cada vez que Punto Cero trataba de moverse, descubría que acababa exactamente en el mismo lugar. Punto Cero no podía percibir ningún cambio o movimiento, ya que no tenía ningún punto de referencia con el cual compararlo.

Entonces, un viernes, cuando estaba sentado allí, se contempló a sí mismo. Muéstrame lo que hizo.

Vamos... Se contempló a sí mismo. Cada Vez que te contemplas a ti mismo, evolucionas. De modo que se volvió hacia sí mismo. Y cuando lo hizo, se creó el punto de contemplación. Algo así como esto: toma tus manos y sostenlas en la posición de oración, un poquito hacia la izquierda (Punto Cero). Esto representa ese punto que se volvió hacia sí mismo. El momento en el que se volvió hacia sí mismo, ¿Ves como se dividió? ¿Cuántos de vosotros lo veis? Cuando lo hizo, era dos en vez de uno.



- LA CREACIÓN DEL TIEMPO Y LA CONCIENCIA DE REFLEJO

Bueño, ahora Conciencia y Energía tienen compañía; hay alguien más ahí. Así que el Vacío les dio vida, y ellas a su vez dieron vida a esto (Conciencia de reflejo). ¿Qué es esto? Esto es un aspecto inferior de esto (Punto Cero). No te duermas. Sube las manos. Este espacio de aquí es muy especial en el Vacío, porque por primera vez tenemos dos puntos de conciencia: uno, dos.8 Y entre esos dos puntos también tenemos una nueva realidad, llamada tiempo. ¿Por qué existe el tiempo sólo aquí?

Porque existe una distancia entre dos puntos de realidad. Si cerramos las manos, ¿hay todavía tiempo? ¿Hay tiempo ahora?

No. ¿Estás de acuerdo? Maravilloso. Bueno, entonces ahora tenemos la segunda magnífica creación: tenemos tiempo, distancia y espacio, que son originados por otra conciencia. (4)

(4) Ilustración del Tiempo Usando las Manos.

¿Cuántos de vosotros habéis oído hablar del séptimo nivel del cielo? Este es el séptimo nivel. Allí fue donde empezamos. Cierra de nuevo las manos; ahora somos uno. Sepáralas; somos dos. ¿Qué tan rápida es la realidad en el séptimo nivel del cielo? Bueno, permite que te pregunte: si tuvieras la conciencia de un ser del séptimo nivel y tuvieras un pensamiento, ¿cuánto tiempo se requeriría para manifestarlo? (5)

(5) En el séptimo plano los pensamientos se manifiestan instantáneamente.

Ahora tenemos creación aquí mismo. Este es el Dios, y esta la conciencia de reflejo. Ahora la vida se manifiesta. Entre estas dos manos existe una realidad completa, tal como en este plano terrestre, excepto que es el séptimo plano. Y después de haber vivido aquí durante muchos eones —no nos atrevemos a adivinar cuántos—, ¿qué hiciste cuando estabas listo para avanzar? Te volviste hacia ti mismo. ¿Correcto? Bien, ahora existe un pequeño problema, porque el Yo se ha encontrado algo vagando por allí; encontró esta otra mano.

Así que éste (Punto Cero) necesita enviarle a éste (conciencia de reflejo) el mensaje para que haga lo mismo.

De modo que lo que hacen es colapsar el tiempo. Ahora son uno, ¿no es verdad? Y cuando contemplan, ya no observan el séptimo cielo, sino el siguiente, puesto que ya han experimentado el séptimo. Ellos contemplan —abre las manos—, aquí está el séptimo cielo, pero el programa es ir más allá. Ahora estamos en la sexta realidad (Imagen Sexto Nivel). ¿Es el tiempo más lento o más rápido en el sexto cielo? Más lento.

Entonces, si vivieras en la sexta realidad, ¿en cuánto tiempo se manifestaría un pensamiento? Ahora, ¿dirías entonces que eres un poco más lento que la persona que vivió en la séptima realidad? Sí. Esa es la diferencia.

Aquí sucede algo extraordinario. Tenemos niveles. Primero tuvimos el séptimo y ahora el sexto. Observa que la distancia que hay entre estos dos (Punto Cero y sexto nivel) es más larga que la distancia que hay entre estos dos (Punto Cero y séptimo nivel). ¿Cuántos de vosotros lo veis? Bueno, ese es el secreto del tiempo sobre el cual hablaremos ahora. Resulta que es una relación en conciencia, no puntos coagulados como una estrella distante. Es conciencia. Ahora la verdadera creación empieza a tener efecto. Tenemos el Vacío, y desde el Vacío —dentro del Vacío— tenemos Conciencia y Energía que han aprendido un secreto: volverse hacia sí y contemplarse. Cuando haces esto, te expandes. Así que ahora se está construyendo una escalera. Y tenemos esta conciencia de reflejo que siempre le refleja a la conciencia de Dios (Imagen Sexto Nivel). Lo que existe entre ellas dos se llama potenciales de vida. De modo que el séptimo cielo tenía una realidad diferente al sexto. ¿Estás de acuerdo? (Imagen Quinto Nivel).

Volvamos a crear la imagen. Quiero que dibujes el Punto Cero como lo has hecho. Este es tu Dios-Fuente. Quiero que me dibujes otro punto hacia abajo. Entre esos dos puntos está el séptimo plano. Sigue haciéndolo hasta que tengas siete puntos (Imagen. El Descenso de Conciencia y Energía desde Punto Cero). Participa. Hazlo en tu papel del Vacío.

Ahora con las manos, súbelas y empieza aquí, frente al rostro, y mide cada uno de los niveles. Vamos. ¿En qué nivel estamos ahora? (Imagen. Quinto nivel). ¿Es el tiempo en este nivel más lento o más rápido que en este nivel (sexto nivel)?

Ahora, la tríada fue una de las formas más sagradas que se crearon en la geometría sagrada, puesto que ella traza un mapa de los pensamientos de la creación a partir del punto esencial de creación. Y desde este punto surgen todas las demás cosas. Los triángulos, como los que vamos a dibujar aquí, son el elemento fundamental en la vida como Conciencia y Energía sobre este plano. Entonces lo que vamos a hacer aquí es definir el tiempo colocando líneas horizontales para separar cada nivel. Y cada línea que tracemos será un poco más larga que la anterior. ¿Todos habéis dibujado esto? (Imagen. El Descenso de Conciencia y Energía desde Punto Cero).

Ahora, esto puede parecerte muy sencillo, pero estas son líneas de tiempo. Esta es una línea de tiempo que se basa en este plano. Hoy en día, todos vosotros existís aquí abajo (primer nivel). Estáis viviendo en este tiempo lento y en esta línea de tiempo. En esta misma sala —esta misma sala— existe otro nivel de conciencia que está en otra línea de tiempo en el mismo espacio que tú ocupas, excepto que el tiempo de ellos es más rápido que éste. En el mismo lugar donde estás sentado tenemos incluso otra línea de tiempo diferente, cuya frecuencia es aún más rápida. Y así sucesivamente. De modo que el lugar donde estás sentado es ocupado simultáneamente por otras formas de vida en otras dimensiones. La razón por la que no las puedes ver es porque ellas vibran o su frecuencia de energía es mucho más rápida que la que estás ocupando ahora. Y como la frecuencia de la tierra es 8 Hz, tú estás vibrando a 8 Hz. Pero una entidad espiritual que esté sentada en medio de este salón estaría vibrando a 320 Hz.

Ahora, cuando naciste, Punto Cero —cuando tu Dios te creó aquí (séptimo plano) y empezaste el viaje a través de la contemplación, bajando—, te estabas sumergiendo más y más en el Vacío (Imagen. El Descenso de Conciencia y Energía desde Punto Cero). También estabas creando un gran tiempo lineal de aquí hasta aquí (dos puntos de conciencia). Éste (Punto Cero) nunca se mueve. Solamente ésta se mueve, esta conciencia de aquí (conciencia de reflejo). Cuando estábamos descendiendo —todos nosotros— llamamos a esto el Libro de la Involución. De modo que quiero que dibujes una línea en este lado de la pirámide, hacia abajo. Y quiero que escribas en tu idioma la palabra «involución».

Enséñasela a tu vecino cuando termines.

Entonces, ahora, ¿cómo llegaste hasta aquí abajo? Bueno, ¿a quien se le ocurrió decir que éste era un lugar maligno? Nadie te hizo venir, excepto tú. Fuiste tú quien quiso estar aquí. Tú decidiste caer. Tú escogiste este cuerpo y esta línea de tiempo. Durante eones has estado encarnando en diferentes cuerpos con el fin de seguir el destino de esta linea de tiempo a través de tu propia exploración.

Ahora quiero preguntarte algo. Estás aquí sentado vibrando. Mira tu mano. ¿Se ve tu mano como la del vecino? ¿Son ambas densas? Bueno, eso significa que las manos están vibrando a la misma velocidad. De otro modo no las podrías ver. Aquí todos son iguales. La frecuencia de todos es la misma. La frecuencia de tu cuerpo está atada a este tiempo. Ahora te pregunto: sólo porque estás aquí y no puedes ver esto, ¿significa que no existe? ¿Cuántos estáis de acuerdo? Todo está sucediendo a la sombra de este punto, y todo está sucediendo dentro del tiempo y el espacio en el que estás sentado ahora. Esto es una ilusión, esta línea de tiempo. Esta línea en el centro, en la parte inferior de la pirámide, se llama el Ahora. Donde tú estás sentado, está sentado un nivel de inteligencia extraordinaria, pero no lo puedes ver porque está vibrando a una velocidad mucho más alta. Vamos a hacer una pequeña demostración.

Toma un lápiz de color. Y si sabemos que esto es la longitud de tiempo, si esto es conciencia, entonces debe ser energía lo que fluye entre los dos (puntos de conciencia). Quiero que hagas esto. La energía ondula de esta forma (como una onda). Esta ondulación o timbre de energía es la oscilación de tiempo que se necesita desde este punto hasta este punto.

De modo que esta es una línea de energía. Quiero que las dibujes en esta forma sobre el séptimo nivel (Imagen. La Energía del Séptimo Plano).

Y todo lo que existe es lo que está entre esos dos puntos de conciencia. Ahora, ¿qué sucede si cerramos las manos otra vez? (Imagen. Punti cero). ¿Adonde va la energia? Vamos... Si hay energía danzando entre estos dos niveles de conciencia, cuando los colapsamos, ¿adonde va la energía? Se colapsa y regresa a la conciencia. Y cuando llevamos esta mano hasta el sexto nivel, ¿qué le sucede a esa conciencia de onda corta que existía desde aquí hasta aquí (séptimo nivel)? Cuándo la llevamos hasta aquí (sexto nivel), ¿qué pasa con ese nivel de energía? ¿Todavía existe? Todavía existe. Pero ahora, si esto y esto (dos puntos de conciencia) están sobre lo que llamamos el sexto reino, ¿qué le sucedió a la energía divina del séptimo plano? Está bajando en forma de espiral; se está enrollando sobre sí misma. Y mientras tanto, tenemos esta onda de energía más larga y un tiempo más lento en conciencia creando la realidad.

Así que si vivías allí (séptimo nivel), pero ahora vives aquí (sexto), ¿significa eso que el séptimo nivel ya no existe? (No.) ¿Cuántos estáis de acuerdo. Que así sea.

Lo que quiero que hagas ahora es que completes el resto de esta pirámide, y la razón para ello es que quiero que aprendas física elemental. Vamos a aprender acerca del tiempo, masa vibratoria, energía, por qué estás aquí y por qué no puedes ver los otros planos. Quiero que te des cuenta de que todos ellos existen, pero es cuestión de encauzar el enfoque de tu energía. Al hacerlo averiguaremos por qué estás aquí. ¿Qué le va a suceder a la energía del séptimo plano que está envuelta en el sexto? ¿Qué le sucederá cuando la movamos hacia el quinto? ¿Se va a comprimir? ¿La estamos jalando y comprimiendo? ¿Cuántos estáis de acuerdo? Es una verdad. Entonces se convierte en el muelle. ¿Qué le sucede a la energía del sexto plano? Si la energía, al bajarla al quinto nivel, se enrolla y se comprime, ¿va a saltar como si fuera un resorte? Así es. Y va a saltar alrededor de la séptima energía, que ya ha formado un núcleo.

Lo que quiero que hagas en tu cuaderno —consultando con tu vecino, por supuesto— es que dibujes la línea de energía, una energía diferente, desde el sexto plano hasta el quinto; es un tiempo más largo. Luego quiero que tomes la energía del séptimo y que dibujes un pequeño nucleo, y que alrededor de este núcleo enrolles la energía del sexto nivel. Hazlo. Consulta con tu vecino. Quiero que comprendas lo que sucede con la energía y el tiempo?

Cuando estés listo, quiero que crees el tercer nivel. Ahora, ¿qué les sucede a la energía y al tiempo del cuarto, quinto, sexto y séptimo? ¿Qué clase de cuerpo vas a tener aquí (tercer plano)? ¿Qué tan rápido vibrará? Ahora, ¿cuál es la razón para que exista el cuerpo? La razón es que si eres un ser espiritual, sólo puedes habitar un plano si estás dotado de los elementos de dicho plano. En otras palabras, si el Espíritu nace del Vacío, entonces, para que pueda existir en un nivel de tiempo, tiene que revestirse de una prenda que esté compuesta de ese tiempo.



- EL MOVIMIENTO DE VAIVÉN DE LA CONCIENCIA DE REFLEJO

De modo que empezamos con los primeros seres humanos sobre este plano, Terra, el cual tenía dos lunas y un manto de nubes. Tu cuerpo no era alto, hermoso y sin defectos; era jorobado, peludo y tenía un cerebro pequeño. Pero esa entidad homínida fue el primer cuerpo de una conciencia que venía aquí (primer plano), y que sólo sabía cómo llegar, pero no sabía nada acerca de este lugar, porque, ¿qué hay que saber sobre este lugar, excepto lo que uno va a crear en él? ¿Comprendes? De modo que ahora aquí estás. Estás al final (en la base de la tríada); algo maravilloso empieza a suceder en el final. Toma esta conciencia y haz esto.. , Empieza a balancearse, y la oscilación es como la de un péndulo. Ahora concéntrate. Recuerda: esto es conciencia. Entonces, si la conciencia se columpia hasta aquí —digamos que eso es sí, y que eso es positivo, y que eso es un sueño (6)— entonces estamos soñando, sí (Imagen. Soñando el Sueño).

(6) Este movimiento de la mano que se balancea hacia delante representa el lado positivo de cualquier juego de opuestos. Representa bueno en oposición a malo, alto en vez de bajo, si en vez de no, el futuro en vez del pasado, etc. Aquí hacemos una pausa (Imagen. La Alineación del Ahora). Esto se llama la alineación del Ahora. Para que este sueño se haga realidad tiene que estar alineado de este modo. (Imagen. La Alineación del Ahora)

Así que ahora esta pequeña entidad empezó a balancearse. Y se llama la conciencia de reflejo que sueña, se alinea, se aparta, permite que se coagule, y luego se mueve hacia la coagulación como experiencia: sí/Ahora, no/Ahora; positivo/Ahora, negativo/Ahora; futuro/Ahora, pasado/Ahora. Esto es necesario porque, si esta entidad no se aleja del centro, no puede tener imágenes. Cuando se aparta del centro, ya puede tener imágenes. Una vez ha creado el sueño, alinea el sueño, cierra la brecha que hay con Dios, va hacia atrás, e impregna la totalidad del tiempo con el sueño. ¿Comprendes?














RAMTHA

Extracto de GUÍA DEL INICIADO PARA CREAR LA REALIDAD

668 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo