Resumen del Shoud 8

Saint Germain


Adamus St. Germain canalizado por Geoff Hoppe

Lo que está sucediendo ahora nos tendría que ser familiar porque hemos estado esperándolo desde nuestra primera encarnación en el planeta y estuvimos practicando, ensayando y sintiendo las energías desde la primera canalización de Tobías. Hemos estado trabajando en las muchas Nuevas Tierras durante muchísimo tiempo sabiendo que llegaría el momento en el planeta en esta vida y elegimos estar aquí para esta gran convergencia, este gran cambio que se está expandiendo no solo por la Tierra, sino por todo el Cosmos y está preparando nuestro cuerpo y mente, liberando muchísimas cosas ocultas en el armario, o las cosas más temidas que fuimos llevando de una vida a otra.

Muchos nos preguntamos por qué no sentimos miedo o ansiedad como sería de esperarse (aunque nos ponemos algo ansiosos cuando vemos las noticias, que son un gran detonante), pero nos hemos estado reuniendo en nuestros sueños y algunos incluso estábamos impacientes porque esto no ocurría y nos preguntábamos si nos habíamos perdido de algo, si no iba a suceder en esta vida. Pero ya está aquí y sabíamos muy bien que no sería una guerra lo que lo causase, porque estamos más allá de eso.

Aún tenemos que pasar por bastantes cosas en el planeta, en los demás ámbitos. Ya estamos más allá de los temores y las dudas, de la culpa y la vergüenza, de preguntarnos qué deberíamos estar haciendo, más allá de tratar de encontrar alguna pasión humana perdida para entrar en nuestra verdadera pasión, la verdadera razón para estar aquí. Y lo asombroso es que todo es natural, no hay que trabajar para eso, solo permitir que suceda. Con todos los cambios que están teniendo lugar en el mundo, ahora estamos empezando a entender que la pasión por estar aquí somos nosotros en este momento y estamos escribiendo la historia para los que vengan después. Fue un viaje largo, intenso y doloroso, y muchos se distrajeron y se quedaron por el camino y vendrán en la próxima oleada.

Adamus brinda por nosotros en representación de todos los Maestros Ascendidos. y nos dice que como nos informara antes, hoy 4 de abril de 2020 se está emitiendo un llamado a la Orden del Arco, la asamblea de las 144.000 familias angélicas, para que se disuelva.

La Orden del Arco se reunió aún antes de que la Tierra existiese cuando todo llegó casi a una detención total en la creación y buscaron la solución. Crearon la Tierra y entonces casi todos nosotros vinimos en los primeros días para ayudar a encontrar la respuesta a ese impasse de la energía. Experimentamos el tiempo y el espacio, la densidad que no habíamos experimentado antes, la falta de libertad, pero también la belleza de la Tierra y la naturaleza, lo hermoso de aprender y profundizar más y más en nuestra creación. Vinimos a encontrar la conexión entre la consciencia y la energía y para hacerlo volvimos a dramatizar cosas que habíamos experimentado en los demás reinos como seres no físicos. Las trajimos al planeta y las representamos en el escenario de la Tierra con espacio, tiempo y gravedad. Revivimos nuestras experiencias durante más de mil vidas y por fin encontramos la respuesta: La energía es toda nuestra y la consciencia es lo que activa la energía, lo que la pone a trabajar para nosotros. ¡Dejemos que la energía nos sirva!

En cuanto la Orden del Arco comprendió que la respuesta ya no estaba oculta y que uno a uno los seres humanos se darían cuenta muy pronto, tal vez en un año, comprendieron que su trabajo había terminado y era el momento de retirarse. Adamus nos pregunta: “La energía responde a la conciencia. ¿Dónde está tu conciencia? La energía es toda tuya. ¿La tienes? No es que le pertenezca a nadie más. No es que esté en otro lugar. No es que seas víctima de nada. Toda la energía es tuya. Eso es lo que te hace un ser soberano. Y ahora permite que la energía trabaje para ti”.

La Orden del Arco está regresando a sus familias angélicas porque, en caso de quedarse, la energía, el pensamiento y la respuesta serían grupales y no individuales. Todos ellos se reunieron y esperaron este día, en parte debido a la numerología, en parte porque encajaba muy bien, en parte porque ya era hora de pasar de la conciencia del Christos a la conciencia del Maestro, pasar del 33 al 44, y eso es exactamente lo que estamos haciendo, es el cambio que está teniendo lugar, y qué mejor momento para hacerlo que el 4/4/2020, 4/4/4. No tenía que ser esta fecha, pero se pensó que funcionaría muy bien. Es una cita que nunca olvidaremos en nuestra vida. Y al finalizar el día, todos en el Cosmos habrán escuchado: "Es hora de separarse". Algunos no quieren, porque siempre hay intenciones ocultas. Otros no piensan que estemos listos o que sus familias estén listas, pero sucederá. Irán a muchos lugares diferentes y algunos tratarán de reagruparse, pero no funcionará, porque parte de toda esta ecuación es darse cuenta de nuestra soberanía, de que no necesitamos a los grupos, a las familias. En definitiva, esto nos brinda una mayor apreciación de nuestra divinidad, de nuestra santidad y también la capacidad de comprender verdaderamente al Dios interior porque cuando los seres con alma están agrupados, cuando dependen de los demás para obtener energía y respuestas, no comprenden que ya están en su interior. Y ese fue uno de los errores, diríamos, de las familias angélicas. Al unirse, trajeron consuelo, comodidad y compañía, pero eso evitó que las familias angélicas y las personas se dieran cuenta de que todo está adentro. No volvemos a la unidad, volvemos a nuestra propia unidad y ahora llega el momento de la Realización. (Adamus prefiere llamarlo Realización y no Iluminación).

El coronavirus, como cualquier virus, tiene un origen energético y no es solo un desequilibrio biológico. Está intentando reequilibrar otra cosa. Está causando un enorme reinicio en el planeta. Nadie se hubiera imaginado que todos los seres humanos se están quedando en casa. A algunos les está costando estar en casa con ellos mismos o con sus familiares y otros descubren que este es uno de los momentos más hermosos e impactantes de su vida. No hubiéramos podido planear unas vacaciones de dos semanas sentados en casa, porque nos habríamos sentido tentados a salir y seguir haciendo cosas. Pero en este momento el planeta está en silencio. Es un reinicio. Muchos están adentrándose profundamente en sí mismos al tener algo de quietud. Hay una brillantez detrás del virus, y está liberando a muchas personas que estaban listas para partir. Muchos morirán, como ocurre con cualquier virus; habrá un número considerable de muertes, pero esas personas estaban listas para irse y el virus está actuando como un catalizador para ellas. Era hora de que volvieran a casa. Escucharon el llamado de las familias angélicas, sabían que era un momento de cambio en el planeta. No están listas para seguir adelante, por lo que atraen el virus hacia ellas y el virus se ocupa de ese problema, y pronto se habrán ido. Algunos irán a las Nuevas Tierras; otros a los Reinos Cercanos a la Tierra para contemplarnos; algunos intentarán reencarnar en este planeta. Antes solían hacerlo décadas o cientos de años más tarde, pero ahora tratan de regresar en semanas o meses. La energía les impedirá hacerlo en este momento.

Están sucediendo muchas cosas en los Reinos Cercanos a la Tierra con los seres angélicos que supervisan esos niveles o ayudan en esos niveles para asegurarse de que los que están en transición ahora fuera del planeta Tierra, fuera de su cuerpo físico, no regresen en este momento. Nos estamos tomando un tiempo de tranquilidad que lo cambiará todo, pero eso no solo ocurre en la Tierra. Los que van a los Reinos Cercanos a la Tierra también necesitarán tomarse ese tiempo de tranquilidad. Todo se está calmando en toda la creación.

El virus en sí finalmente tendrá un gran impacto económico. Ya lo ha tenido, pero cuando todo haya terminado, se verá que es enorme y eso provocará un cambio en las economías mundiales. Hay que tener en cuenta que el dinero es solo energía. Y aunque Adamus dice que este es un virus económico, en última instancia se trata realmente de energía y las personas ya no puedan culpar a otros por su falta de abundancia. La abundancia está en todas partes y si alguien no está en ella, según Adamus es porque todavía le gusta la carencia. Y sabe que a muchos no les va a caer bien su comentario. En esta época de aislamiento, muchas personas van a comenzar a pensar: "¿Realmente quiero volver a ese trabajo donde no era feliz, donde no tengo abundancia? Eso no me sirve muy bien".

Hay un tremendo aumento en el nivel de creatividad en el planeta en este momento. Mucha gente está aburrida en casa, o está inmersa en la violencia doméstica, o simplemente pierde mucho tiempo en las redes sociales. Pero hay muchísimos que están siendo sumamente creativos y quieren expresarse, experimentar, hacer algo con su vida, expandirse cuando las cosas vuelvan a la normalidad, (aunque nunca volverán a la normalidad). Y lo que realmente están diciendo es que quieren llegar a la Realización. Les va a tomar un tiempo superar algunos de sus temores y dudas. Todavía no lo saben, pero nos liberaremos de las familias angélicas cuando se separen al final del día. Es un gran lanzamiento. Es parte de la matriz que contenía las cosas, la matriz con nuestra familia ancestral, nuestra familia angelical. Está tejida estrechamente, está más apretada incluso que nuestras vidas pasadas. La mayoría de las personas nunca se darán cuenta, o tal vez más tarde, hoy probablemente no lo notarán, pero sentirán que algo ha cambiado. Y está sucediendo ahora mismo.

Adamus nos agradece nuestro servicio, porque vinimos como representantes de nuestras familias angélicas a crear y formar la Tierra. Somos los más antiguos aquí, vivimos tal vez más de mil vidas en la Tierra mientras la mayoría vivió doscientas o trescientas. Y muchas veces vimos cómo iba la sociedad, el planeta, y nos arrepentimos de haberlo creado. La mayoría de nosotros estuvo muy involucrada en la formación y creación de las religiones e iglesias contemporáneas y luego lo lamentamos al ver tanta violencia, tanto odio, tanta ira. Somos los que pusimos al descubierto esa energía que responde a la consciencia. Hasta ahora, energía y consciencia no eran parte de lo mismo, pero trabajan juntas, y esa energía es nuestra y nos sirve. ¿Y qué pasará ahora que lo hicimos? Bueno, nos quedaremos como Maestros para darles el ejemplo a otros, y para disfrutar de la vida finalmente. Ya es hora de dejar el sufrimiento y la lucha que asumimos en gran parte por la humanidad, por sentir culpa y vergüenza por lo que la humanidad llegó a hacer. Nunca la obligamos a hacerlo, por cierto, lo hizo por su cuenta, pero aun así sentimos culpa y vergüenza por haber creado algo en lo que ellos entraron y donde crearon su desorden. Tenemos que soltarlo, no es nuestro. Ellos tienen el derecho, la libertad de hacer y experimentar la vida como quieran.

Ahora que nuestro servicio acabó, es momento de comprender que todo lo reunido en todos los Shouds, en todas las reuniones, todos los productos, las clases en la nube, es nuestra historia, lo hicimos juntos y esas historias perdurarán por muchísimo tiempo. En este momento, el increíble personal de Crimson Circle está organizando, catalogando, archivando las historias para hacerlas más accesibles. Las están preparando para la próxima oleada que se avecina.

Es hora de que disfrutemos de la vida y dejemos que la energía nos sirva como nunca antes, sin combatirla. Seamos el ejemplo, el Maestro encarnado viviendo una vida de alegría. A veces la mente humana duda y nos preguntamos cómo, y creemos que estamos atascados en esta matriz. Nada de eso. Hemos servido a nuestra familia angelical y hoy ellos se alegran. Se siente raro pasar por esto justo ahora, con esa parte de nuestro viaje, nuestra responsabilidad, nuestro juramento cumplido, cancelado, y podemos sentir que nos liberamos de las familias angélicas, pero es raro porque hemos estado en servicio todas estas vidas y nos hemos acostumbrado a trabajar duro, a luchar. Y de pronto es como si nos movieran el piso y nos sacudieran por dentro y sintiésemos la sensación de pérdida. Ya no tendremos que retroceder ni desearemos volver a la clase de servicio que hicimos hasta ahora. Nuestras familias angélicas nos han liberado de eso.

Alguien pregunta cuál era la importancia de la familias angélicas y Adamus responde que en Journey of the Angels (El viaje de los ángeles), Tobías dio una excelente descripción de fácil comprensión de cómo pasamos de la nada (o lo que parecía serlo) al Cosmos y cómo nos agrupamos en familias angélicas, que estaban allí para conectarse. Las familias angélicas proporcionaron consuelo, pero también fue a través de ellas que tratamos de descubrir qué energía era y, en última instancia, por qué se estaba desacelerando, así que se agruparon en 144.000 familias de ángeles y fue así durante eones. Sirvieron a un propósito: nos dieron un sentido de identidad, de pertenencia, de afinidad a un grupo. Algunos de nosotros venimos de la Casa de Mikael, otros de la Casa de Zadkiel, o de la casa de algún otro arcángel, y tal vez nuestra mente humana no sepa de cuál familia vinimos, pero entre vidas lo recordamos y volvemos a cruzar el Puente de Flores, regresando a la familia angelical con la que nos identificamos. Por eso la familia angelical tuvo un valor enorme cuando la creación llegó casi a detenerse. Pero esas familias ya no tienen un propósito y no necesitamos esa unión con ellas, porque en definitiva se trata de la soberanía, de la libertad.

Las familias angélicas, a su manera, lucharon unas con otras para conquistar a las demás tal como ocurre en este planeta con los países y las religiones. Tobías lo llamó el período de las Guerras Estelares. Nosotros vinimos a representar aquí lo que habíamos hecho en otros ámbitos, pero en una realidad muy ralentizada. Fue un reflejo de un grupo afirmando ser mejor que el otro, más inteligente, de un grupo tratando de quitarle cosas al otro. Es hora de que todo eso termine, ya no es necesario ni en la Tierra ni en las familias angélicas. Cada ser con alma es un ser soberano. Tendremos afinidades y conexiones con otros como Maestros Ascendidos. Adamus dice que existe un Club de Maestros Ascendidos, pero nada los aglutina, solo los une la afinidad o la familiaridad. Nosotros descubriremos que tenemos afinidad con otros Shaumbra o con algunos de los Maestros que ya están en el planeta y encarnaron justo detrás de Tobías, pero que ya no estaremos aglutinados, ya no habrá una unión, ni tendremos que hacer un juramento. Se acabó el tiempo de las familias angélicas y algunos no quieren entenderlo. Hay muchos juegos de poder que aún persisten, pero ahora todos saben que las familias angélicas se separan.

Alguien pregunta a dónde irán los seres angelicales ahora que las familias angélicas se desbandan y Adamus responde que irán a los cientos de Nuevas Tierras que hemos ayudado a diseñar y construir, especialmente durante el estado de sueño. Cada una de ellas puede albergar alrededor de cinco mil millones de seres con alma y por eso no habrá sobrepoblación como aquí. Hemos ayudado a implantar allí lo mejor de la Tierra, habrá naturaleza, animales, amor verdadero, se compartirá y experimentará, pero sin contaminación y violencia y sin las cosas que hacen que sea tan difícil vivir en este planeta. Estarán en cuerpo físico, pero no tendrán que encarnar una y otra vez, será por elección. En las Nuevas Tierras van a experimentar cómo es ir a lo más profundo de sí, a lo más profundo de la materia y de su creación, experimentarán la vida sensualmente, íntimamente, y finalmente experimentarán cómo es estar en su propia energía.

Muchos de nosotros estaremos enseñando allí, guiándolos. Los ayudaremos a entender algunas de las costumbres interesantes y divertidas de la Tierra y todo ellos desearán venir a esta Tierra como quien va a un museo, a un lugar que escucharon que es famoso, pero la mayoría no vendrá para encarnar. Adamus dice que podríamos iniciar un Servicio de Tour Guiado de la Tierra Clásica que tan bien conocemos. Muchos irán a las Nuevas Tierras y algunos solo deambularán por el Cosmos e intentarán reagruparse, pero no funcionará. La dinámica impide que funcione y en algún momento decidirán irse a una de las Nuevas Tierras. Hasta ahora, la Realización solo se podía alcanzar en esta Tierra clásica debido a la intensa dinámica, pero pronto se podrá hacer en cualquiera de las Nuevas Tierras. Esta Tierra que ayudamos a establecer, decaerá. Ya lo ha hecho.

Alguien pregunta qué pasará con los arcángeles, si se van a ir y ya no van a ayudar a los humanos. Adamus responde que los seres humanos han contado con los arcángeles y sus guías espirituales y cualquier otra cosa, menos consigo mismos. Los arcángeles son energías arquetípicas, no son seres con alma, Son una especie de energía colectiva de su grupo o de su familia angélica, y han desarrollado características humanas porque los miembros de su familia estaban aquí en el planeta, pero no son humanos, no tienen alma, son como nuestras creaciones psíquicas. Con la dispersión de las familias angélicas, ya no habrá arcángeles. Los recordaremos, pero no podremos salir al Cosmos y encontrar un arcángel. Todavía se va a hablar de ellos, a escribir sobre ellos. Las personas les seguirán rezando o pidiendo orientación, pero si escuchan con cuidado, el mensaje que reciban será que todo terminó. Tenemos que dejar de buscar las respuestas fuera de nosotros mismos, porque ya están en nuestro interior.

Algunos intentarán rezarles a los arcángeles, o a los dioses, o a los santos, a todos los demás, pero no obtendrán respuesta, será como llamar al cielo y que dé ocupado o no haya tono. Y recibirán un mensaje que les dirá que no busquen allí sino en su interior, porque ahí está todo. A muchos humanos les va a costar, porque están acostumbrados a confiar en todo menos en sí mismos. No se aman ni confían en sí mismos y van a sentir que Dios, los arcángeles y los extraterrestres los abandonaron. Muchos no lo van a sentir de inmediato, pero van a tener una sensación de vacío cuando invoquen a las otras esferas. Nosotros somos los arcángeles, los más grandiosos.

Linda pregunta qué sucederá entonces con los que canalizan a todos esos arcángeles y extraterrestres y Adamus le responde que no tardarán en darse cuenta de que se fueron y que, ante todo, los extraterrestres nuca tuvieron nada bueno que decir, no eran muy inteligentes y se supone que fue un ardid, que se burlaron de los humanos, que les seguían la corriente a los que querían poner algo fuera de ellos mismos y lo ponían en un extraterrestre que les respondía. Lo hicieron a la perfección, hicieron su parte, les servían a los que creían que los extraterrestres era alguna civilización sumamente avanzada, así que no les pueden echar la culpa. Pero ahora no se les permitirá hacer eso. Habrá muchos que seguirán diciendo que están canalizando extraterrestres y comandos galácticos y todo lo demás, pero llegará el momento en que cuando alguien pretenda eso -y sabrá que está fingiendo- eso afectará el equilibrio de su energía, así que es mejor que admita ahora que el arcángel más grandioso para canalizar es él mismo. Pero muchos canalizadores no confían en sí mismos, tienen que depender de algún ser cósmico para canalizarlo. Y los inteligentes se van a dar cuenta y comprenderán que los arcángeles dieron una orientación maravillosa durante un tiempo, pero nunca encarnaron como seres humanos, jamás, por lo que su orientación fue limitada, de cierto modo, y ahora los canalizadores empezarán a canalizar o a expresarse a sí mismos.

Linda le pregunta si los Shaumbra y el Consejo Carmesí se van a disolver. Adamus contesta que los Shaumbra nunca fueron muy organizados y provienen de distintas familias estelares, así que no fue una cosa de familia y esencialmente fue algo temporal y sabe que nadie de nosotros quiere que sea para siempre. En este momento sirve a un propósito, pero no dejaremos que continúe otros mil años. Los Shaumbra vinieron a hacer un trabajo como representantes de sus familias angélicas, no fueron ni son una familia angélica y no tienen reglas, pueden ser quienes son, se los estimula a que lo sean. No tienen que pagar cuotas, eso lo dejó muy en claro Tobías de entrada, ni tienen que hacer un juramento. Se desequilibra la dinámica de cualquier grupo cuando hay que prestar juramento, cuando uno no se honra a sí mismo primero. Y siendo los piratas que son, según Adamus, no es una preocupación, porque no se han unido. Es una organización muy laxa y a él le sorprende a veces que incluso permanezca intacta. Los Shaumbra harán su trabajo y luego seguirán su camino. Muchos conocerán la palabra Shaumbra en el futuro, pero no habrá un grupo al que unirse, ni la clase de mensajes que hay ahora. Y el Consejo Carmesí no es una familia angélica, es una fraternidad de enseñanza en el Cosmos. Unos pocos años atrás, se liberó a muchos miembros, se redujo el personal, porque se vio que los Shaumbra están trabajando. Vendrá el tiempo en los próximos 2 años y 7 meses donde hasta el Consejo Carmesí se disolverá. No se lo necesita porque nosotros vamos a ser el Consejo en la Tierra, los Maestros encarnados. Ya no se necesitará más la energía de equilibrio que nos ha estado brindando. El Consejo Carmesí no otorgó financiación, los Shaumbra se autofinanciaron y es de esperar que cuando Cauldre y los Shaumbra busquen la orientación del Consejo Carmesí, la respuesta sea que es nuestro problema, que nosotros manejamos los asuntos de la Tierra y que no vayamos a pedirles consejo sobre nuestra organización, nuestro negocio o nuestra tecnología, ni nada parecido. Ahora el problema es nuestro, ellos están del otro lado solo para observar y reírse por lo bajo.

Alguien le pregunta a Adamus si nuestro trabajo en nombre de las familias angélicas está hecho y él responde que totalmente, que se acabó a partir de hoy y que lo habíamos venido sintiendo desde hacía tiempo. Agradece nuestro servicio, todo lo que hicimos, pero no recibiremos un premio, o un trofeo, y los demás humanos nunca se darán cuenta de lo que hicimos. Se acabó. Ya no tenemos ese peso, esa carga, esa matriz de nuestra familia ancestral. Por eso Crimson Circle hace varios años hizo esas sesiones de Ancestral Freedom (Libertad Ancestral). Y eso se actualizó hace poco para agregarle ahora lo de las familias angélicas. Ya somos libres. Nos fuimos despojando de nuestras cosas en el camino y lo último que tuvimos que soltar fue la conexión con las familias angélicas. Ese fue el paso final.

Alguien pregunta cuántos humanos contraerán el coronavirus, cuántos morirán debido a eso y cuándo terminará. Cuando termina de leerla, Linda comenta que es una pregunta sombría y Adamus piensa lo mismo. Dice que aceptó que se formule porque no se sabe en realidad y no quiere hacer una predicción psíquica al respecto. Puede hacer un cálculo, basado en lo que observa desde su mayor altura en otras esferas. Probablemente afecte a cuarenta o cincuenta millones de personas en el planeta. Y hoy se cree que hay un millón, pero en realidad se acerca más a un millón doscientos o un millón trescientos infectados hasta ahora, así que los números podrían subir muchísimo más. La cantidad de muertes es de alrededor de 68.000, muchos no reportados todavía, pero está llegando a eso y puede estar cerca del medio millón y quizá hasta un millón de personas. Hay muchísimos factores que determinarán cuál es, pero será significativo, sin duda alguna. Pero también hay un montón de personas que están listas para marcharse del planeta en este momento. Saben que no pueden continuar. Quieren un reinicio y la muerte es eso. Saben que es tiempo de partir y algunos tienen un origen extraterrestre y por eso, quieran o no, se tendrán que ir. Es un momento de éxodo en el planeta y lo asombroso es que ocurre sin una guerra, sin hostilidades. Dicho sea de paso, es un gran momento para la compasión en el planeta y veremos algunos de los actos más creativos y compasivos de la humanidad.

Linda le pregunta qué pasará ahora. Adamus le responde que como dijo antes, es el tiempo de ejercer la maestría, de permitir la Realización, y que entre ahora y el fin del verano (invierno en el hemisferio sur), no se tomarán grandes decisiones, será el momento de estar en casa y permitir nuestra Realización. Ya no hay excusas. No hay más adhesión a las familias angélicas ni servicio. Con Adamus hemos repasado este momento una y otra vez diciendo que llegaría y aquí está. Es una época de gran cambio y hora de que permitamos nuestra Realización. No tenemos que trabajar en ella, no la tenemos que estudiar, ni estresarnos respecto a ella, solo permitirla.

Adamus agrega que Cauldre preferiría filtrar lo que va a decir, pero que no importa. Es hora de que entre ahora y fines del verano al menos mil o más Shaumbra de todo el planeta entren en su Realización. Que la cantidad que da es correcta y que no hay ningún motivo para que no lo sea. Nos pide que busquemos la alineación, la convergencia de todo lo que está ocurriendo, desde el llamado a volver a casa a las familias angélicas hasta a los humanos en el planeta para que nos quedemos en casa y lo tomemos con calma. Está ocurriendo todo en este instante, en este Tiempo de las Máquinas, el tiempo para el que vinimos. Y debemos recordar por qué estamos aquí y permitir que sea ahora.

Adamus dice que él y nosotros tenemos mucho que hacer, y desearemos hacerlo en los tiempos que vendrán. Pero sobre todo, quiere que disfrutemos el resto de nuestra vida, que seamos los primeros pioneros en comprender cómo se siente tener energía que realmente nos sirve mágicamente. Y hay muchísimo trabajo, muchísima diversión que compartiremos juntos como verdaderos Maestros realizados en el planeta.

Entonces, Adamus contesta la pregunta que nadie se atrevió a formular: ¿Y cuándo te irás tú, Adamus? Nos dice que llegará el momento en que ya no será necesario que esté aquí. Aparecerá de vez en cuando para jugar con nosotros, pero llegará el momento en que seguiremos con esto por nuestra cuenta. Se quedará aquí lo suficiente para asegurarse de que haya suficientes de nosotros en el planeta como Maestros realizados y nos ayudará guiándonos hasta pasar por las primeras etapas de eso. Y luego su tarea habrá concluido. Ha sido la tarea que más disfrutó de todas, a veces se sintió frustrado con algunos de nosotros, pero fue totalmente placentera.

Y entonces dice que cuenta una historia de Maestros muy relevante hoy en día y en el futuro: Un Maestro estaba sentado en un banco en el parque. El virus había recorrido todo el planeta y causado muchas muertes, había cambiado vidas y el Maestro, como siempre, estaba en ese banco disfrutando la vida y listo con su café doble moca con leche y una media luna, esperando a una periodista del Crystal Unicorn Times que había intentado entrevistarlo muchas veces sin éxito porque lo irritaba un poco el nivel de makyo (tonterías espirituales), pero ahora había aceptado para divertirse. Y mientras tomaba su café, pensaba en cómo había cambiado el mundo en solo seis meses. Hasta sus alumnos habían cambiado. Ahora tenía menos porque muchos habían permitido su Realización y ya no necesitaban ir a clase, venían a verlo y a ver a los demás estudiantes, recordando cuán maravilloso y a veces cuán frustrante había sido, y cuántas veces habían maldecido al Maestro y lo habían acusado de hacer las cosas por dinero, lo que era divertido, porque él no lo necesitaba, ya que la energía venía a él.

Llegó la reportera, vestida con polleras flotantes y cubierta de cristales y todo símbolo makyo que uno se pueda imaginar, pero era su modo de identificarse. Una de las primeras preguntas que le hizo al Maestro fue si estaba iluminado. Él le dijo riendo: Prefiero llamarlo Realización, porque Iluminación tiene algunas connotaciones. Es como si uno estuviese rodeado de un resplandor esponjoso, caminase sobre el agua e hiciese toda clase de milagros y magia. Yo soy consciente de que Yo Soy El Que Yo Soy. Comprendo que la energía me sirve a mí y me encanta. Esa es la magia. Pero en realidad no hay magia en absoluto. Se le llama magia a lo que no se comprende. Es simplemente pura Física, es hacer que la energía te sirva. La magia es cuando no permites que la energía te sirva.

Entonces, la reportera le preguntó cómo se llegaba a la Realización. El Maestro le respondió que todos la alcanzaron ya, solo que aún no son conscientes de eso. Está en su energía. Solo tienen que ser conscientes de eso. No es nada en lo que uno trabaje, no hay que tomar clases, no hay que comprar productos especiales, solo hay que admitir que uno ya está realizado. Es así de simple.

La periodista se estaba agitando, porque a los reporteros no les gustan las respuestas muy breves, quería entrar en un montón de métodos y trucos y pistas para sus lectores y todo lo que decía el Maestro era que todos ya estamos realizados, que solo hay que darse cuenta y dejar que ocurra la Realización.

Entonces le preguntó cómo se enseña la Realización, qué pasos hay que seguir, qué métodos hay que aprender, cuántos años toma, cuáles son las disciplinas que hay que observar, porque muchos de los lectores la querían enseñar. Y el Maestro le respondió que no debían intentar enseñar la Realización, solo mostrar que uno está realizado para que los demás sepan que también pueden lograrlo. Y que si les preguntaban por métodos y pasos, se los debían negar, porque cada uno tiene que encontrarlos por sí mismo. Y si preguntaban por todos los procesos y los productos que debían comprar y lo que debían hacer y a dónde se debían mudar y qué debían cambiar en su nombre y quién sería su gurú, no se los ofrecieran, porque eso es una distracción que los aleja de acceder a la Realización que ya está ahí.

De más está decir que la historia nunca se publicó en el Crystal Unicorn Times porque no valía la pena, no estaba basada en el drama, de historia no tenía nada y no agregaba más makyo a la sopa de makyo que ya se estaba cocinando. Hablaron mal del Maestro y de la Escuela, pero el Maestro no se inmutó. No le importaba la publicidad porque sabía que aparecerían las personas adecuadas en el momento oportuno y buscarían las respuestas y querrían un sistema o método y les tendría que repetir hasta el cansancio que ya estaban realizados y que su mente humana debía reconocerlo para convertirse en Maestros.

Adamus nos pide que, como Maestros, no enseñemos la Realización jamás. Nos pide que escribamos nuestras historias, que las contemos, que las compartamos, pero que no enseñemos un método, un sistema, que no obliguemos a nadie a comprar productos para alcanzar la Realización. Y que nunca dejemos que nos vean como gurús. No lo somos. Estamos para mostrarles que se puede lograr y dirigirlos hacia su interior en busca de sus propias respuestas. Seamos el ejemplo, pero no les demos ni un sistema ni las respuestas. Nos contó esa historia porque estamos entrando en un tiempo totalmente nuevo, donde seremos Maestros realizados y será tentador querer enseñar. La mejor enseñanza que podemos dar ahora es honrar su travesía y dejar que descubran que todas las respuestas están en su energía y que la energía es toda suya. Así de simple. Despliéguenlo en su escuela, pónganlo como lema en su sitio de internet, pero no les enseñen sistemas o programas. Enséñenles que se puede lograr estando en el planeta siendo el ejemplo viviente de un verdadero Maestro.

Se oye música y Adamus anuncia que todas las familias se estuvieron reuniendo durante semanas para recibir el mensaje de volver a casa. El mensaje comenzó a sonar el día anterior como un tono único, una única resonancia que recorre el Cosmos. “Es tiempo de disolverse, es tiempo de separarse. La Orden del Arco está cerrada. Nuestro trabajo como familia angélica concluyó”. Nos unimos a las familias angélicas en este día histórico y se oye un tono que es la manera de honrar a los humanos que están representando a sus familias angélicas, honrando su travesía desde el amanecer en las primeras zonas horarias en el planeta hasta la caída del sol. Adamus pide que nos unamos a ellos mientras oyen este mensaje. Y que escuchemos no con los oídos o la mente, sino con el alma.

Mientras resuena el tono, Adamus dice que nuestras historias, las historias de las veces que estuvimos en el planeta, están tejidas en la historia de nuestras familias angélicas y están siendo reproducidas también en un holograma para que nuestras familias vean todas nuestras vidas y por lo que hemos pasado. Ellos están honrando nuestro servicio con el mayor de los honores. Hace silencio para que escuchemos y luego continúa diciendo que nuestras familias angélicas han estado esperando nuestro regreso, que nosotros estábamos entre sus líderes y nos marchamos. Ahora regresamos y es la última vez que estaremos en Consejo, la última que estaremos con nuestra familia angélica. Y nos pide que nos despidamos mientras nos vamos como líderes y ellos no tienen más remedio que separarse e ir a las Nuevas Tierras o vagar por el Cosmos.

Para concluir, Adamus se refiere a nosotros y al Círculo Carmesí y dice que estuvimos juntos 20 años, primero con Tobías y ahora con él y es posible que el Crimson Circle entre en una nueva fase. Cuando vino Tobías, nos reunió, nos recordó que no estábamos locos sino solo viviendo en un mundo loco, tratando de adaptarnos. Luego comenzamos a liberar las heridas, los viejos temas, la energía atrapada. Y diez años atrás vino él para decirnos que íbamos hacia la Realización, que nos llevaría a ella, y si no estábamos listos que nos fuéramos y quedasen solo los que estuviesen dispuestos, por pocos que fueran. El propósito del trabajo juntos todos estos años se centró en eso y sabe que nos frustró a veces, nos molestó, pero también confía en que nos divirtió y nos distrajo de buena manera. Crimson Circle no es una familia, no se está atado a nada, no hay juramentos que hacer. Y el que se quede tiene que sostenerlo energéticamente, financieramente, no porque necesiten el dinero sino porque así la hace suya y de todos los demás. Se trabajará con los Maestros, no ya con los heridos y los cansados y tal vez sean menos todavía. Se trabajará con los que realmente estén permitiendo su maestría. Y Adamus quiere que se haga eso, que cada uno haga su parte para fines de agosto, para que cuando se reúnan en Bled sea realmente una reunión de Maestros. No dice que tenga que hacerse para entonces (Cauldre lo está regañando), sino que quiere que se haga para entonces.

El trabajo de Crimson Circle también será convertirse en una biblioteca, un lugar de nuestras historias, de los Shouds, los encuentros, las clases, para que otros puedan acceder a nuestras historias. No hay una forma específica de hacerlo, no hay método. Solo historias disponibles y ellos encontrarán las historias adecuadas en el Shoud preciso, en el taller justo, en el momento oportuno, Así también serviremos a ese propósito para los que vendrán, pero mucho del trabajo pasará de liberar a tomar consciencia.

Habrá cambios en la organización y dirección de Crimson Circle y uno de sus mayores planes será servir a los Maestros, no a los aspirantes a Maestros, no a los Maestros makyo, sino a los verdaderos. Ya vendrá, pero ahora no hay que preocuparse por eso.

Todos respiramos profundamente y nos despedimos de nuestras familias angélicas en silencio mientras Adamus nos asegura que siempre tendremos amigos entre ellos, que no es como si no los volviésemos a ver, pero cuando lo hagamos, no nos uniremos como familia angélica, porque todos nosotros somos verdaderos soberanos. Y nos pide que recordemos que todo está realmente bien en toda la creación. Y con eso, Adamus de Saint-Germain nos agradece y se va.


Emitido el 4.4.2020
Adamus de Saint-Germain canalizado por Geoffrey Hoppe (Cauldre)
https://www.crimsoncircle.com/LibraryTextViewer/ContentID/870
Traducción y resumen: Susana Peralta

928 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo