¿Cuál es la realidad que hay detrás de la realidad?.

Seth


¿Cuál es la realidad que hay detrás de la realidad? ¿Es la vida física una alucinación? ¿Existe alguna realidad concreta y definible, de la cual la vuestra propia sea una mera sombra?

Vuestra realidad es el resultado de una alucinación, si por ello entendéis que la realidad es sólo la imagen que os muestran los sentidos. Físicamente, desde luego, vuestra existencia se percibe a través de los sentidos. En este contexto, la vida corporal es un encantamiento, con su foco de atención muy centrado por la creencia de los sentidos en la realidad de sus sensaciones. Pero esa experiencia es la imagen que la realidad asume para vosotros ahora, de modo que la vida terrenal es una versión de la realidad, no la realidad en su totalidad, sino una parte de ella. Es en sí una vía para que percibáis lo que es la realidad. Con el fin de explorar esa experiencia, dirigís la atención hacia ella y utilizáis todas vuestras otras facultades (no físicas) como corolarios, complementos y añadiduras.

Hipnotizáis vuestros nervios y las células del cuerpo, ya que éstos reaccionan tal como "esperáis" que reaccionen, y las creencias de vuestra mente consciente son obedecidas por todas las partes del ser hasta el más diminuto átomo y molécula. Los sucesos más importantes de vuestra vida, vuestras relaciones con los demás, e incluso el más mínimo hecho físico del cuerpo; todo obedece a vuestras creencias conscientes.

Si estáis enfermos, tal vez digáis: «No quería estar enfermo»; o si sois pobres: «No quería ser pobre»; o si no os sentís queridos: «No quería estar solo». Pero fuisteis vosotros quienes creísteis en la enfermedad más que en la salud, en la pobreza más que en la abundancia, en la soledad más que en el afecto.

Quizás hayáis aceptado algunas de estas ideas de vuestros padres.

Os habéis visto inmersos en sus efectos, o habréis cambiado de creencias en un momento especial de vuestra vida; pero todas estas creencias pueden cambiarse si utilizáis el poder de la acción en el presente. No digo que cada uno de vosotros debería estar sano y ser rico y sabio. Sólo me refiero a aquellas personas que sufren efectos en sus vidas con los que están descontentos. Repito que las sugerencias que os dais constantemente funcionan como creencias que se reflejan en vuestra experiencia.

Algunos de vosotros sois mentalmente perezosos. No examináis conscientemente la información que recibís. Muchos de los que suelen «rechazar» las sugestiones negativas procedentes de los demás, y las convierten en afirmaciones positivas, lo hacen en realidad porque están plenamente convencidos de que el poder de las creencias negativas es más intenso que el de las beneficiosas.

Cada uno de vosotros hallará pautas de pensamiento habituales en su vida que se verán respaldadas por la acción que resulta de esos pensamientos -por una conducta condicionada, por así decirlo- en virtud de la cual reforzáis continuamente los aspectos negativos, os concentráis en ellos excluyendo los datos contradictorios, y por tanto los atraéis a la experiencia mediante esta hipnosis natural.

Muchas personas atribuyen un gran poder a un hipnotizador, y no advierten que, cuando tienen la atención íntegra de otra persona, están actuando en muchos sentidos como hipnotizadores.

Cuando es la "propia" atención la que enfocáis, actuáis a la vez como hipnotizador y sujeto. Os dais sugestiones post-hipnóticas todo el tiempo, especialmente cuando proyectáis condiciones presentes en el futuro. Insisto en que todo esto es una función natural de la mente, de modo que debéis rechazar cualquier idea que tengáis sobre los aspectos «mágicos» de la hipnosis.

Así pues, durante cinco o diez minutos al día como máximo utilizad la hipnosis natural como método para aceptar las nuevas creencias deseadas. Durante ese período concentrad la atención tan vivamente como podáis en una afirmación sencilla. Repetidla una y otra vez mientras os concentráis en ella "durante todo ese tiempo". Tratad de sentir la afirmación plenamente, es decir, no os permitáis distracciones y, si vuestra mente insiste en evadirse, haced que sus imágenes se correspondan con vuestra afirmación.

La repetición verbal o mental es importante porque activa los patrones biológicos y los refleja. No os agotéis. Este ejercicio no debería hacerse junto con el ejercicio del punto de poder explicado anteriormente, sino que deberían realizarse en momentos distintos del día.

No obstante, durante este ejercicio recordad que estáis utilizando el presente como un momento de poder para introducir nuevas creencias, y que éstas se materializarán. Cuando acabéis el ejercicio no penséis en él. Apartadlo de la mente. Habréis utilizado la hipnosis natural de un modo concentrado.

Tal vez tengáis que hacer algunas pruebas para encontrar las palabras adecuadas del mensaje, pero por lo menos se necesitan tres días antes de poder apreciar si las palabras han tenido algún resultado. El cambio puede consistir simplemente en cambiar el orden de las palabras. Cuando os sintáis a gusto con la afirmación, la vais repitiendo. La atención tiene que ser completamente relajada, porque se necesita tiempo. Tal vez experimentéis unos resultados espectaculares dé inmediato, pero aun así continuad el ejercicio.

Los canales internos deben volver a reestructurarse, y vuestras: "sensaciones" os servirán de guía. No hay ninguna necesidad de efectuar esta práctica más de diez minutos. De hecho, a muchas personas ¡ les resultará difícil hacerlo. Pasar más tiempo de lo necesario sólo sirve para reforzar la idea de que hay problemas involucrados.



Extracto de Habla Seth III
A través de Jane Roberts

2705 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo