Mensajes de Luz para despertar conciencias. Nro 38.

Solama


La Diosa y yo, somos una.

El aspecto femenino de Dios en mí.

El aspecto femenino de Dios no está por fuera de mi, separado de mí, es parte de mi.

Este es un hermoso momento el que están viviendo, un momento único a nivel planetario y a nivel cósmico. Es por eso que se les pide, abandonen los viejos patrones mentales y de creencias.

Se les pide que se vacíen y despojen de todos sus juicios… ¿saben por qué?

Porque lo nuevo ha de venir, para eso es necesario que se encuentren vacios, limpios, íntegros, es allí donde podrá construirse lo nuevo.

En ese vacío una vez que se transformen e integren las nueva energías, será posible crear desde la elección certera y profunda del Alma unida al amor.

Es también en este momento que se les pide, no miren hacia afuera, lo que verán son solo apariencias.

No permitan que su mente se aferre a lo que les quieren hacer ver.

Lo que sucede en el exterior, solo es la caída de todas las estructuras que fueron creadas desde una visión incompleta. Son estructuras que no tienen presente la energía del amor y por ello no pueden mantenerse en equilibrio.

En estos momentos es importante que se refugien en su interno Divino, en el aspecto femenino de Dios en ustedes. Ese es un lugar seguro, cálido y amoroso para atravesar este momento de transición.

Anímense a ir más allá de los límites de la mente, más allá de lo conocido. Anímense a soñar con el mundo que desean sea materializado.

Céntrense en todas las cualidades y atributos positivos que les gustaría plasmar en el mundo.

No se limiten!!!

Sueñen sin límites!!!

Sean generosos con todo ser y reino que aquí exista!!!

Están todos colaborando para que este proyecto sea exitoso.

No sufran, recuerden que el sufrimiento es una elección. Hagan que esta transición sea lo más placentera posible.

Encuéntrense consigo mismo y con el aliento de la Diosa en su interior. Permitan que su corazón se abra y bendigan cada momento, ya que es una oportunidad extraordinaria y única la que están viviendo.

Bendigan cada momento…

Sean felices.


Para trabajar con estas energías, conéctate diariamente y repite 99 veces el mantra:

“La Diosa y yo somos una”

Esto ayudara a reequilibrar las energías femeninas y a conectar con el aspecto femenino Divino. Los que así lo deseen, se pueden acompañar durante el ejercicio con aroma a rosas o con la presencia de la flor.

Infinitas gracias para todas las maravillosas mujeres, que diseminan el perfume de su Alma por Gaia.

Posdata: Si eres hombre, y sientes acompañarnos con tu energía eres bienvenido, no olvides que el Sagrado femenino, también se manifiesta en ti, gracias.


TRABAJANDO JUNTOS SOMOS MAS Y EN UNION SOMOS UNO.
www.elixiresrociodeluz.com.ar
mail:elixiresrociodeluz@yahoo.com.ar

7500 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo