Conceptos Esotéricos para el Hombre de Hoy. I

V.B. Anglada


Conversaciones Esotéricas.


Vicente.—... porque creo que el karma de la humanidad no precisa de estos pequeños arreglos para preservar la vida de un cuerpo o estar con este proceso...

Leonor.— Está mal coordinado.

Vicente.— Sí, pero digo que ya depende de la persona, singularmente una persona de tipo corriente nunca puede ser iniciático. Ningún Iniciado dará un órgano porque aquel órgano tiene un destino, el destino que impregna todos sus órganos, es una vibración superior que no corresponde a otros tipos de vibración de los demás cuerpos de la naturaleza de otros cuerpos humanos, porque hay un rechazo de cuerpos o de órganos dentro del cuerpo.

Leonor.— Y si es una córnea.

Vicente.— La córnea porque se basa en el misterio de la luz, son cosas muy distintas. La sangre mismo, porque la sangre es el vehículo del Ego, la sangre es universal siempre y cuando exista un tipo que sea apropiado y aquí habría que hablar de los Rayos que dan la impresión de los tipos de sangre. Y tu ya sabes que hay los Testigos de Jehová que no están de acuerdo en dar sangre porque parten del principio rudimentario, de que la sangre pertenece al Señor y que no puede darse a otra persona porque Dios te ha dado la cantidad de sangre que necesitas para tu cuerpo. Pero la sangre se multiplica, cuanto más quitas más se reproduce, porque es algo que pertenece, digamos, a lo etérico. Es decir, que el éter es la sangre de los Dioses, por lo tanto, la sangre es éter, solamente es líquida cuando sale, pero cuando está dentro nosotros no sabemos si es líquida o es etérica, es un misterio realmente, es como un gas que corre por las venas. Naturalmente, cuando efectuamos un corte automáticamente en contacto con el aire, entonces se solidifica.

Jesús.— O sea, que es un gas.

Vicente.— Al menos semi-gas, por decirlo de alguna manera, es semifluida, semi-etérica. Por esto la salud del cuerpo siempre se basa en el grado de fluidez de la sangre, que una persona muy evolucionada tiene que tener la sangre más sutil que las demás personas porque imprime más cantidad de éter a la sangre.

Carmen.—Vicente, el mal cósmico existe porque hay planetas en descomposición, estos planetas en descomposición es porque el Logos de dicho planeta ha fracasado, porque si el planeta ha llegado a ser un planeta de luz pues la descomposición de ese planeta será totalmente distinta y no producirá mal ¿no?. ¿Nos podrías hablar sobre todo esto?

Vicente.— Bueno, es que el mal cósmico es lo que ocurre, por ejemplo, con la Luna. La Luna es el mal cósmico de la Tierra, y la mayoría de enfermedades que nos vienen es de la Luna, las partículas en descomposición de lo que es el planeta extinto que ahora es nuestro satélite, por las leyes de gravitación y también por las leyes kármicas el planeta Luna está atado al planeta Tierra. Pero, ¿qué le sucede a la Luna? Que no tiene vida, ¿por qué no tiene vida? Porque carece de rotación. La vida de un astro se percibe por el movimiento de rotación a través de un eje imaginario o un eje que pertenece a aquel planeta y cada planeta tiene su propio eje giratorio —desde un punto de vista cósmico—. Entonces, cuando un Logos o un ser humano, por ejemplo, ha dejado su cuerpo porque no lo utiliza ¿qué sucede? Que aquel cuerpo se descompone. La Luna es un cuerpo en descomposición en virtud de que el Logos Planetario que habitaba la Luna, una vez había cumplido su experiencia lo abandonó, como un ser humano abandona su cuerpo porque ya no lo precisa para su experiencia, ya no le es necesario, es como quitarse un vestido que ya se ha caído de viejo y te pones otro vestido nuevo, es lo mismo. Entonces, este proceso de descomposición, teniendo en cuenta que hay tres tipos de descomposición: la descomposición de la Luna como Tierra, la descomposición de la Luna como un cuerpo astral del Logos Planetario —el que habitaba la Luna— y también como cuerpo mental inferior, entonces ¿qué sucede?, que todo este conglomerado de energías negativas inciden sobre los cuerpos humanos, porque según dice la tradición esotérica, los cuerpos físicos, astral y mental de los hombres de la Tierra pertenecen al cuerpo lunar y se les llama técnicamente: "Cuerpos lunares". Entonces, naturalmente, al haber este proceso de descomposición de los átomos físicos, astrales y mentales de la Luna repercuten sobre los cuerpos astrales y mentales de los hombres de la Tierra en virtud de la semejanza de vibración; enfermedades, obsesiones, faltas de adaptación mental, las complejidades de estas enfermedades o dificultades provienen de esta eliminación o esta liberación de energía negativa del Logos. ¿Dónde iba a ir esta fuerza negativa sino hacia el planeta que le está atrayendo con su gravitación? Y esto aplicado ahora al sistema cósmico, porque de la misma manera que muere un planeta puede morir un Universo y puede morir una Galaxia; y una Galaxia que se está extinguiendo tendrá los mismos efectos negativos sobre las Galaxias que todavía están en existencia o están viviendo. La vida es un tejer y un destejer constantemente, siempre existe este movimiento.

Francisco.— ¿Pero sería necesario ese mal cósmico para la evolución?

Vicente.— Mejor que no existiese, pero lo que decía María Carmen, cuando un cuerpo es de luz, cuando un planeta es sagrado, significa que está liberándose constantemente la vida del Logos, no hay que esperar que se descomponga el cuerpo cuando el Logos lo abandona, sino que está liberando la energía constantemente, entonces lo puede reducir a cenizas por el esfuerzo de su propia voluntad, porque es un cuerpo de luz, no es un cuerpo akármico como sucede con la Luna; y se nos habla incluso del fracaso del Logos Lunar, no sé si habéis leído sobre esto. Se nos dice que la Luna fue el fracaso de nuestro propio Logos Planetario, entonces tiene que llevar la Luna a través de los éteres y a través de los eones hasta que haya convertido su planeta en planeta sagrado.

Carmen.— O sea, que cuando la Tierra sea un planeta sagrado entonces desaparecerá la Luna.

Vicente.— Claro, no tendrá razón de existencia, porque los cuerpos lunares de los hombres de la Tierra ya no serán lunares, serán solares.

Jesús.— O sea, que ese es el karma pues de la Tierra, la Luna.

Vicente.— El karma de la Tierra es la Luna. Es el peso.

Carmen.— ¿Y cómo es que un Logos fracasa?

Vicente.— ¿Por qué fracasa un ser humano? Porque no hay diferencia entre un Logos y un ser humano a una escala superior, a escala cósmica, es un hombre cósmico, pero el principio de expresión es el mismo.

Carmen.— Pero tiene que haber menos fracasos en un Logos que en un ser humano ¿no?

Vicente.— Naturalmente.

Carmen.— Porque en nuestro Sistema Solar sólo existe la Luna como fracaso o hay más.

Vicente.— Pero depende mucho de que sea un planeta sagrado. Júpiter es un planeta sagrado y tiene doce lunas, estas lunas no son, digamos, un índice del fracaso del Logos sino una expresión del Logos Planetario de Júpiter a través de las doce lunas que tiene Júpiter, que es la representación —fijaos bien, es muy interesante esto— de la expresión de las doce constelaciones del Zodíaco a través del Logos Solar, es el mismo sistema. Entonces, la vibración del Logos de Júpiter es muy distinta de la del Logos de la Tierra, y sabemos que Venus es un planeta sagrado también, aunque sea el Alter Ego de la Tierra, como se dice en los anales ocultos.

Así que tenemos una serie de cosas para considerar en torno a lo que llamamos mal cósmico, para comprender el misterio del mal cósmico.

Francisco.— Volviendo un poco a lo que hablabas antes del trabajo del discípulo, de lo que tenía que hacer, vamos, no decías lo que tenía que hacer que es lo que te quiero preguntar: ¿qué es lo que tiene que hacer el discípulo para limpiar esos niveles mentales, o sea, todo lo que generamos? ¿Qué es lo que podríamos hacer o qué deberíamos hacer?

Vicente.— Mira, esto está dicho muy pronto y es muy difícil de realizar. Los cuerpos lunares que son: el cuerpo físico-denso, el cuerpo etérico es la relación entre el cuerpo denso y el cuerpo astral, y el cuerpo mental, deben estar integrados por completo, entonces cuando hay una integración completa entre los tres vehículos, el Ángel Solar infunde sus rayos solares en todos los átomos que constituyen estos tres cuerpos, entonces hay lo que llamamos: "el Misterio de la Transmutación". La transmutación de los alquimistas del plomo en oro, que es un símbolo también, de convertir todos los elementos lunares en elementos solares dentro de los tres cuerpos del individuo. ¿Qué existe entonces? Existe una redención de la materia a través de una efusión de las leyes del espíritu y las leyes del espíritu siempre vienen gobernadas por el Ángel Solar, al cual hacemos referencia siempre en nuestros estudios esotéricos. El Ángel Solar infunde su energía en la vida del discípulo cuando el discípulo se ha hecho acreedor a la merced de convertir sus moléculas lunares en moléculas solares. Es decir, que existe una especie de liberación atómica muy parecida a la liberación del átomo de los científicos, que convierte en luz cada uno de los componentes de los cuerpos, cada una de las moléculas, cada una de las células. Podemos decir en cierta manera que el cuerpo del hombre o los cuerpos del hombre se han convertido en sagrados en virtud de que han sido redimidos por el fuego del espíritu. Lo más interesante en esoterismo es encadenar todos los hechos y ver que existe una gran analogía del hombre y el Cosmos; y si queremos comprender el misterio del Cosmos habrá que comprender primero el misterio de nuestra propia vida humana y comprender todo el sentido de lo que estamos estudiando y tratar de aplicarlo. Si tratamos de aplicarlo es que realmente estamos viviendo esotéricamente, y no simplemente leyendo libros esotéricos, que nos están informando de cosas que habrá que trabajar en cierto sentido, sobre el misterio de la luz y el misterio de la electricidad del cual los científicos no saben prácticamente nada. Saben utilizar la fuerza eléctrica pero no saben qué es realmente la electricidad, porque si supiesen lo que es la vida de la electricidad es que estarían en contacto con la vida cósmica y tendría otro sentido la vida que no tienen ahora. Es esto comprensible ¿verdad? Utilizando la analogía: Hombre/Dios. Cuerpos Lunares/Cuerpos Solares. Planetas que están bajo el yugo del Karma/Planetas que se liberan del Karma, que son los planetas sagrados, dicho de una manera más esotérica, que han alcanzando la 5ª Iniciación Cósmica, de la misma manera que un hombre se ha redimido de sus cuerpos cuando se convierte en un Adepto en la 5ª Iniciación, y esto lo sabéis todos porque esto lo digo en mis libros mil veces, porque debe repetirse hasta la saciedad para ser comprendidas estas ideas.

Carmen.— ¿Madame Blavatsky era un Arhat?

Vicente.— Sí.

Carmen.— ¿Volverá a encarnar, no?

Vicente.— Supongo que sí, si ella lo dispone.

Carmen.— O sea, que se puede, si se quiere se puede.

Vicente.— Sí, sí. Cuando el momento sea llegado ella encarnará como encarnamos todos, seguramente que ella trabajará con los Adeptos de la Tierra un cierto tiempo, años, siglos, milenios, pero fatalmente tendrá que encarnar porque tendrá que hacer una experiencia con la materia, más o menos sutil de aquellos momentos, y trabajar para los Grandes Maestros como siempre lo ha hecho, como tratamos nosotros de servir a los Maestros también. Al menos sabemos algo nosotros, que hay una infusión de vida en que en cierta manera y hasta cierto punto, gobernamos las leyes de materia. Hablo de nosotros, y podemos curar enfermedades, aliviar tensiones, solamente por el amor fraternal que no tenemos. El amor fraternal es solar, el egoísmo es lunar, por lo tanto, siempre hay la Luna y el Sol luchando dentro de nosotros, por eso tenemos un lado izquierdo y un lado derecho en nuestra vida, el segmento del cerebro derecho e izquierdo, cada cual con sus funciones. Un lado del cerebro pertenece al Sol y el otro a la Luna, siempre hay un ojo que ve más que el otro o un lado de la nariz que absorbe más aire que el otro, ¿por qué?, porque estamos en el conflicto del Sol y la Luna en nuestra vida o de la materia y el espíritu. Solamente tratamos de darle forma a unas ideas que son realmente cósmicas.


Extracto de Conferencia de Vicente Beltran Anglada.
Zaragoza, 25 Diciembre 1986
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) 15 Octubre 2005

7513 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo