Conceptos Esotéricos para el Hombre de Hoy. II

V.B. Anglada


Conversaciones Esotéricas.


Carmen.— ¿Nos podrías hablar de la Raza de los Arhats cuando vengan a la Tierra?

Vicente.— Para mí están ahora mismo. Pero, sucede que todas las religiones del mundo están hablando de la reaparición o el retorno de Cristo. ¿Por qué Cristo no puede retornar a la Tierra? Su retorno estaba previsto por las leyes jerárquicas para fines de siglo, nos separan solamente catorce años hasta final de siglo, ahora trece porque entramos en el nuevo año. ¿Por qué no puede Cristo descender a la Tierra con su cohorte de Arhats? Porque la gente no está preparada. ¿Qué vamos a exponer al Avatar para que sea crucificado de nuevo? Entonces, ¿quién va a llevar Cristo a la Tierra sino nosotros, los que comprendemos algún misterio de la ley? Para mí esto es muy importante que lo sepamos.

Carmen.— ¿Y si se trabajara intensamente no se podría conseguir?

Vicente.— Claro. Pero no hablamos en términos de un pequeño grupo de Zaragoza o de Barcelona o de Valencia o de Dios sabe donde, o de Argentina, donde he estado durante tres meses trabajando allí en este sentido. Tiene que ser un movimiento mundial, bien organizado, planificado, no intelectualizado ¡planificado!, para que podamos todos trabajar conjuntamente para que realmente pueda venir Cristo a la Tierra, sin tener que pasar por la vergüenza de ver que nuestro Avatar ha sido crucificado o ha sido fusilado o ha sido atormentado. ¿No veis lo que sucede? Cada día hay víctimas del terrorismo, ¿podemos llevar a Cristo a la Tierra para que le pase lo mismo cuando de una conferencia pública, que ponga una bomba que mate a tantas personas dentro? La Jerarquía está midiendo las etapas o ciclos del tiempo y decidirá cuando exista paz en el mundo, para que descienda el Avatar, o al menos descenderán seguramente o están descendiendo a la Tierra grandes Adeptos preparando el movimiento que traerá como consecuencia el retorno de Cristo, del Avatar o del Instructor del Mundo. Esto depende mucho de nosotros, de nuestro esfuerzo. Ya tratamos de purificar algo nuestro ambiente familiar, que habéis notado vosotros precisamente, ¡cómo realmente sucede algo misterioso en vuestras vidas!, algo que creíais imposible de realizar y se va realizando, porque hay la fuerza del Avatar, ddee "Aque que viene", como se dice en los textos bíblicos. Ahora está parado, esperando la decisión de los hombres. El Señor del Mundo ha dicho: “Que descienda Cristo a la Tierra” y Cristo va hacia la Tierra y se encuentra con la humanidad y dice: ”Todavía no están preparados para recibirme”. Pues bien, hay que salir del impase actual, de no querer que el Avatar venga a nosotros sino preparando su venida, y esto exigirá de nosotros un gran esfuerzo de amor, si podemos hablar de amor y esfuerzo en un sentido muy esotérico, el esfuerzo de amar es un esfuerzo para nosotros porque somos egoístas; amar a otra persona es imposible, no sientes amar a una persona que te es absolutamente antipática, no la puedes amar, sin embargo, los Maestros aman a pesar de todas las dificultades, los hijos de la humanidad son sus propios hijos, sus hermanos y, por lo tanto, están trabajando desde los retiros internos para que esto sea un hecho, para que pueda realmente venir el Señor, el Avatar de la Nueva Era, con su cohorte de Arhats y con la Jerarquía; la Jerarquía que constituye su cuerpo de misterios o su iglesia, porque la iglesia no es la iglesia católica, la iglesia musulmana, la iglesia judía, ¡no!, es la Iglesia de Cristo, la Iglesia del Avatar, la Iglesia del Espíritu. No hay espíritu en las iglesias porque están peleando entre ellas a ver quien es la que tiene más porción de Dios dentro de sus antros, porque realmente es así. Por un lado están hablando de Dios, del amor y la justicia y por el otro están seguros de que su religión es la mejor de todas y, naturalmente, como todas creen que su religión es la mejor de todas siempre están luchando entre ellas y sabe Dios las persecuciones religiosas, la gente que ha muerto solamente bajo el imperio de aquellos que dicen que Dios es el impulsor y el guía de sus actos, y tendrán que pagar su karma. Todos los que lucharon contra los hijos de los otros o todos aquellos que lucharon contra los Hijos de Dios tendrán que dar cuenta de sus actos, es el karma de la Tierra, están dando cuenta de sus actos constantemente porque no hicieron nada de acuerdo. La primera conferencia que di en Argentina fue ponerme así ante el pueblo argentino, pedir perdón como español por lo que los españoles habían hecho a los indios, a los quechuas, a los guaranís o a los calchines o cualquier tipo de indios, los de más arriba, los sioux o los apaches que vivían en sus tierras, porque están aún postergados en un rincón de las reservas. He estado en una reserva de indios, por ejemplo, en Argentina, tocando a Brasil hay un pequeño poblado allí indio, que son guaranís, la miseria que está viviendo aquella gente ¡cómo los están explotando! Por esto realmente no me extraña que pidiese perdón así, todavía estamos trabajando allí como conquistadores españoles, sobre las cenizas de los grandes monumentos, digamos, de aquellas grandes tradiciones indias se han levantado los templos católicos de piedra, utilizando las energías que venían de aquellos nobles antepasados: los mayas, los aztecas, aquella gran civilización que fue gloria de aquellos tiempos, para reemplazar un fetiche por otro, fue más bajo el imperio de la espada, entonces la espada y la cruz siempre iban juntos, así que la religión y el ejército siempre iban juntos, y cuando se junta un Estado que tiene a su lado la Iglesia y los militares siempre serán los que mandan. Y esto naturalmente no puede permitirse, y no puede venir el Avatar en estas circunstancias porque las grandes corporaciones religiosas o las grandes corporaciones militares o las grandes corporaciones políticas se encargarían de liquidar a nuestro Avatar, pues no es prudente que venga el Avatar, pero podemos preparar el camino para sus auxiliares, los que nos ayudarán a que tengamos más luz y más comprensión y, por lo tanto, más amor.

Francisco.— ¿Pero actualmente no hay muchos Adeptos?

Vicente.—Tiene que haber una cantidad proporcional al estado evolutivo de la Tierra, no te puedo asegurar cuantos son. Se nos habla de sesenta y tres Adeptos, pero un Adepto está constituido por un cuerpo de luz a través de sus Ashramas y al hablar de los Adeptos, hay que hablar de los Iniciados, los Discípulos, los Aspirantes Espirituales y las personas inteligentes y de buena voluntad del mundo para ver que un Avatar, un Maestro, un Adepto, lleva tras de sí una serie de elementos que están trabajando conjuntamente con su voluntad de acción. Así que no es la cantidad sino la calidad, porque la calidad de un Adepto, la calidad de una jerarquía tiene que ver con aquella parábola de Cristo sobre la sal de la tierra o la levadura, es decir, que un Adepto es la levadura de la tierra, la sal de la tierra, con un poco de sal puedes tú dar sabor a un vaso de agua o a una cantidad increíble ¿verdad?, y con una pequeña porción de levadura puedes producir muchos panes. Por lo tanto, es la calidad y no la cantidad de Adeptos que existen en la Tierra actualmente, yo lo creo muy importante. Cada cual sabrá a su momento cual es su Maestro y cómo tiene que servirle, esto para mí es muy interesante. No confiar que el Maestro vendrá enseguida sino que a medida que vayamos trabajando el Maestro será con nosotros, y nos convertirá en unos discípulos, no en simples espectadores esotéricos del Plan que se está desarrollando ahora, en colaboradores del Plan que los Maestros conocen y sirven. Lo más interesante es esto.

Francisco.— ¿Y esa unión con el Maestro siempre es kármica?

Vicente.— Naturalmente, hay un karma entre el Maestro y el Discípulo. Primero que hay el karma de Rayo, un Maestro del 2ª Rayo lógicamente tendrá discípulos del 2ª Rayo, es un karma de Rayo. Puede que existan otras particularidades dentro del karma entre Maestro y Discípulo como puede ser que se hayan conocido como almas en vidas anteriores y hayan trabajando conjuntamente para el Plan de Amor y de Justicia y forman parte de todo este conglomerado de cosas que llamamos el karma, lo que el Maestro y el Discípulo tienen entre sí siempre es una línea de acción o el interés de la Fraternidad, el interés de la Jerarquía, el interés de Shamballa; y sabed que nosotros estamos colaborando a pequeña escala pero con convencimiento, intención y fuerza con el Señor del Mundo, es algo que debe forzosamente alegrarnos porque realmente estamos tratando de llevar adelante este Plan, ser consecuentes con este Plan, vivir este Plan. Que es lo que hacemos ahora al fin y al cabo, aparentemente no tiene importancia pero desde el ángulo de vista esotérico las pequeñas reuniones de estos días tienen importancia porque estamos creando unas zonas luminosas en el éter que pueden servir de expansión vital para muchas personas de Zaragoza, de los alrededores o más allá, ¿por qué?, porque realmente a mayor intensidad de acción, a mayor afecto fraternal entre todos vosotros, existirá este proceso kármico de dar luz a aquellos que lo necesitan, y esto para mí es lo más interesante de encontrarnos. Claro que no nos reunimos para... para mí no tiene mucha importancia, los aceptamos como cosa natural, pero lo interesante es esto, la comunidad o Cristo en nosotros, Cristo en el centro como se dice en los textos místicos, “donde estén dos o más en mi nombre yo estoy con ellos”, esto es muy interesante. No es más ni menos que dar vida a todas las profecías, a todas las máximas y a todos los axiomas más o menos herméticos que se han dado a la humanidad a través del tiempo, y ahora llegamos aquí y nos damos cuenta que existe una realidad y que es una realidad compartida, hasta el punto de que realmente nos creemos los ejes de la acción, los ejes de la acción creadora, y esto forzosamente tiene que dar una forma nueva a nuestra vida, un nuevo ímpetu, una nueva seguridad, una nueva y más fértil esperanza, en el presente y cara al futuro.

Alfredo.— Pones en uno de tus libros Vicente, que es bastante importante el saber el Ego al que pertenecemos, el Ego, vamos, de donde hemos salido, la chispa de vida. Me gustaría que hablaras un poco sobre todo esto porque como no coincide el Ego con el ego físico, el Rayo a través del Ego con el Rayo que tenemos...

Vicente.— Estamos intercambiando Rayos constantemente, igual que en cada nueva encarnación tenemos un nuevo signo astrológico, tenemos también otra cosa, tenemos el intercambio de Rayo. Así que en una existencia tendremos una personalidad de un Rayo, el cuerpo físico de otro, el cuerpo emocional de otro y el cuerpo mental de otro, tenemos en total cinco Rayos que cambian constantemente.

Alfredo.— Y cuando coincide, por ejemplo, el Rayo del Ego del que vienes con el Rayo físico, digamos, que es igual ¿esa coincidencia es algo bueno en cuanto a algo?

Vicente.— Se produce la Iniciación Física, la 1ª Iniciación. Cuando el Rayo del Ego coincide con el cuerpo emocional suele producirse la 2ª Iniciación, la del Bautismo en el Jordán. Cuando el Rayo del Ego coincide plenamente con el Rayo del cuerpo mental se puede producir la 3ª Iniciación, en el cuerpo mental, que es la de la Transfiguración en el Monte Tabor; y cuando el Rayo del Ego está impresionando el cuerpo búdico se produce aquello que tu decías, se produce el Arhat, es decir, la 4ª Iniciación, que es el triunfo de la Crucifixión, sobre la crucifixión y sobre la muerte, es el misterio de la Pasión.

Alfredo.— Y ahora me pregunto que, entonces en el misterio de la Pasión, Cristo fue cambiando de Rayo, tuvo que cambiar, claro, para recibir todas esas Iniciaciones.

Vicente.— Claro, el único Rayo que no varía es el Rayo de la Mónada.

Alfredo.— Pero en cada Iniciación que recibió el Rayo era distinto.

Vicente.— Pero date cuenta que hablamos de un misterio que es solar, que es el Misterio del Ángel Solar, y el Misterio del Ángel Solar es muy interesante de comprender porque cuando coincide el Rayo del Ángel Solar con el Rayo del Ego, con el Rayo del cuerpo físico, del cuerpo astral y del cuerpo mental se produce la 5ª Iniciación, la de Adepto; entonces eres un hombre perfecto. Ahora bien, cuando tienes la posibilidad de ser autoconsciente en los planos átmico y monádico es cuando el Rayo de la Mónada y el Rayo del Ego coinciden, ¿qué hace entonces el Ego? Desaparece.

Alfredo.— No hay lucha entonces.

Vicente.— No hay lucha sino que la fuerza de Fohat, el Rayo cósmico, penetra dentro de los cuerpos del discípulo, el discípulo que es el Arhat, llega a su corazón coincidiendo la llegada de Fohat en el centro del corazón, que es el Fuego Solar, con el Fuego de Kundalini que asciende desde los planos inferiores. Y cuando existe el triángulo de fuerzas dentro del corazón: El Fuego de Fohat, el Fuego Solar y el Fuego de Kundalini, existe una explosión, por así decirlo, una liberación de energía y entonces es destruido el cuerpo causal. El Ego ha desaparecido, solamente queda la Mónada y sus cuerpos, ya no necesita intermediarios. Hasta aquí el Ego servía de intermediario, del Ego y la Mónada que era el Ángel Solar, ¿qué sucede ahora? Ha habido una liberación, ¿qué es lo que dice Pablo de Tarso? “Hay que llegar a la estatura de Cristo”. Bien, ya ha llegado, el Ego a fuerza de luchar ha llegado a la misma estatura del Ángel Solar, en consecuencia de haber llegado a esta estatura, a este equilibrio, se produce la l
iberación del Ángel Solar y el Ángel Solar retorna al Nirvana; y el Ego queda disuelto porque es la Mónada la que existe, la Mónada y su manifestación física, porque para manifestarse el Adepto ya no precisa de cuerpos, ha vencido el cuerpo físico, el cuerpo astral y el cuerpo mental, pero aún le queda una especie de karma con la humanidad, entonces se establecen las leyes del servicio.

Alfredo.— Y esta persona reencarna también.

Vicente.— Si quiere. Aquí se acabó el karma de reencarnaciones. Sí, si precisa encarnarse siempre en virtud de las leyes universales.

Alfredo.— Digamos que como el caso de Helena Blavatsky.

Vicente.— De lo que decíamos anteriormente.



Extracto de Conferencia de Vicente Beltran Anglada.
Zaragoza, 25 Diciembre 1986
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) 15 Octubre 2005

6955 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo