El grado de Experiencia Universal de un Logos.

V.B. Anglada


3. EL GRADO DE EXPERIENCIA UNIVERSAL DE UN LOGOS

Si hemos seguido atentamente la idea general expuesta en el capítulo anterior, nos habremos dado cuenta quizás de unos hechos muy importantes, dentro de nuestros estudios esotéricos, tales como el de que el Espacio es una Entidad Psicológica y de que del Centro infinito de la misma emana constantemente una (FON-27) cualidad que ante nuestra visión intelectual aparece como de absoluto reposo y de equilibrio perfecto como resultado de haber sido debidamente compensada la ley de gravedad. Esta ley es común a todo cuerpo creado por esta rara y desconocida sustancia que llamamos "Éter", en incesante modificación o proceso de sustanciación. Al referimos a cualidad con respecto a cualquier Logos creador de un Sistema Solar o de un conjunto de Sistemas solares, hacíamos una referencia a su pasado e indescriptible karma, entrando con esta idea en la consideración del karma como la expresión de un tipo particular de conciencia logoica, de la que emana una especial corriente de energía invocativa.

Dicha corriente, poniendo en incandescencia los éteres del Espacio, constituía un centro de expansión del cual surgiría por efecto de una condensación progresiva de la sustancia etérica el aspecto más denso y objetivo que llamamos sustancia material, llegando así a considerar que todo cuerpo denso es el resultado de una compresión del éter hasta llegar a un máximo de solidificación, como se trata por ejemplo en el caso de la sustancia material que llamamos plomo o de algún otro elemento químico con una potente carga de neutrones. Esto nos aclarará, la tremenda potencialidad que subyace en un átomo de uranio o de plutonio y que hizo posible su utilización en el campo científico para provocar una explosión nuclear, introduciéndose la investigación, quizás sin darse cuenta, en algún nivel esotéricamente reconocido como formando parte de la Cuarta dimensión.

Nuestra investigación en este Tratado pretende llevar el estudio a las desconocidas y maravillosas regiones angélicas y debe seguir, como es lógico, un proceso lento, circunspecto e inteligentemente calculado, teniendo como meta de nuestro esfuerzo la causa posible del Universo y tratando de descubrir el ignorado CRISOL de donde surgen mediante un indescriptible procedimiento alquímico todas las formas posibles de la Naturaleza.

Sabemos esotéricamente que los Ángeles, en un infinito e inenarrable despliegue de facultades, tienen el poder de construir átomos por un proceso de sustanciación o solidificación del éter. Este indicio, que constituye el más formidable desafío a los científicos del mundo moderno, es sólo el principio de una serie de descubrimientos en el orden esotérico que tienen que añadir y añadirán nuevos elementos de juicio en este campo, dentro del cual el movimiento de la energía potencial del Universo constituía hasta el presente la meta reconocida. Sin embargo, la investigación tiene que llevarnos todavía más lejos introduciendo nuestra visión en el reino supremo de las causas de la energía, hasta llegar a un punto o una frontera en donde solamente Dios y Su inmutable Designio pueden penetrar.

Al admitir dentro de una lógica esotérica la existencia de unas zonas de maravilloso equilibrio entre los campos gravitatorios del Universo, nos hemos introducido, casi sin darnos cuenta, en la Mansión de los Devas y en el reconocimiento de la gran verdad iniciática que un día llegará a ser absolutamente científica, de que los Ángeles son virtualmente la energía del Cosmos. Hay que aceptar inteligentemente que del seno de una zona espacial en equilibrio sólo puede surgir aquel tipo específico de energía del más potente dinamismo y de la más sutil radiación que llamamos armonía. En nuestro Universo esta energía cualificada por la vida de Dios, o de nuestro Logos solar, se denomina técnicamente AMOR, siendo el Amor, por tanto, la fuerza cohesiva que desde un centro inmaculado de compensación de fuerzas dentro de cualquier campo gravitatorio, origina todas las cosas creadas.

Hay que aceptar entonces, partiendo de estas consideraciones, que ciertas definidas experiencias kármicas en anteriores Universos hicieron de nuestro Logos lo que actualmente ES, es decir, un Centro de Creación o un núcleo atómico en el seno del Cosmos absoluto, alrededor del cual unos elementos con capacidades nucleares diversas expresan determinadas cualidades de Su eterna y radiante Vida. Igual principio de Creación, a partir de un centro de equilibrio, puede serle asignado a cualquier Logos prescindiendo de Su mayor o menor desarrollo espiritual dentro del majestuoso y fascinante Cosmos, siendo el equilibrio establecido por la relación intermolecular de cada uno de los Universos, o de los planetas oscilantes dentro de estos Universos, lo que preside la gran Armonía cósmica o la eterna Sinfonía de la Creación.

Hay que reconocer, y así nos introduciremos directamente en la idea de la Experiencia Logoica de Creación, que el pasado del Logos influye radicalmente en el proceso creativo. Este proceso se basa lógicamente en la calidad de los materiales utilizados en su ejecución y en la sutilidad de los éteres que por infinitos grados de compresión y amalgamación constituyen diversos estratos, planos o niveles mediante los cuales aquella gloriosa Experiencia tendrá posibilidad de revelarse. Tendremos que referirnos asimismo, dentro de este orden de ideas, a la calidad de los Ángeles que originan el proceso de solidificación del éter surgiendo, tal como esotéricamente se dice, de los espacios intermoleculares de la Memoria del Logos, es decir, de lo que nosotros denominamos "memoria akásica", o "memoria cósmica".

Habremos de extender pues el razonamiento a la ley de afinidades químicas operando en cada Plano del Universo, como un resultado de la actividad de los Ángeles que en cada centro de equilibrio tienen sus moradas. Inducidos por fuerzas universales que surgen del Corazón de la Divinidad, Centro de Su Actividad creadora, los Ángeles de nuestro Sistema planetario elaboran los materiales que entran en la composición del Universo y constituyen los Planos de la Conciencia divina, los Reinos de la Naturaleza, las Razas humanas y el complejo y todavía ignorado mundo de los elementos químicos.

Tengamos en cuenta también, y aquí deberemos aplicar radicalmente el principio de la analogía, que cada Logos creador tiene tras de sí un glorioso e indescriptible pasado que trasciende las pequeñas medidas del tiempo conocido. Este pasado, que técnicamente podríamos denominar "experiencia logoica", determina la calidad de un Universo, la cual viene determinada por la calidad de los factores angélicos que intervienen en el proceso de la estructuración universal. Pero, en definitiva, la calidad universal depende única y exclusivamente de la calidad de Experiencia Logoica y de Sus extraordinarias capacidades de Conciencia gestadas en el misterioso Arcano de la indescriptible Memoria Cósmica.



Vicente Beltrán Anglada

279 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo