Raíces de ira, semillas de Histeria.

Varios/Otros


Mi amiga Gwynne Mayer está escribiendo de manera excelente sobre la Histeria que parece estar presente en Lo Femenino Universal en estos días.

Cuando hablamos de "Lo Femenino" de esta manera, no nos estamos refiriendo al género. Estamos hablando del Nexo Emocional/Intuitivo dentro de cada persona--tanto masculino como femenino. CADA UNO de nosotros tiene ambas energías presentes en su interior. Sin embargo, cuando las "cuestiones" energéticas "femeninas" o "masculinas" se manifiestan en la vida física, la mayoría de las veces son llevadas por el sexo masculino o el sexo femenino.

En mi artículo "El Ojo del Observador", intento ilustrar cómo la experiencia de cada persona con su mundo deriva 100% de su actitud hacia sí misma. Las mujeres que vemos (e interpretamos) tenderán a simbolizar el estado actual de nuestro Femenino Interior, y lo mismo ocurre con los varones que aparecen en nuestro mundo físico. Eso no significa que nuestra experiencia de esas personas tenga algo que ver con quiénes o qué son en realidad excepto por el hecho de que, en ese momento, están sirviendo como espejo de nuestra propia naturaleza interior

"No vemos el mundo como es. Vemos el mundo como SOMOS". ~ Anais Nin.

A medida que las personas del sexo masculino se vuelvan más y más conscientes de su "Femenino Interior", se aterrorizarán o se deleitarán, según la programación biológica y ambiental que hayan tenido en sus primeros años de vida. Algunos hombres entregarán de buen grado sus "armaduras" a cambio de una visión más profunda de su mente y de su alma. Otros, sintiendo una inminente pérdida de "fuerza" o "dureza", intentarán compensar estos cambios internos con muestras manifiestas de IRA o RABIA. O, como mínimo, se convertirán en cascarrabias, quejándose y murmurando sobre cualquier "desigualdad" percibida en la vida.

El otro día, mientras volvía a examinar todo este asunto tratando de comprender las RAÍCES DE LA IRA y las SEMILLAS DE LA HISTERIA en nuestros Yoes Masculinos/Femeninos - me encontré enfocándome una vez más en esa famosa escena en el Jardín del Edén (Génesis 3), donde Dios está imponiéndoles maldiciones a Adán y Eva, como "justa recompensa" por su desobediencia al comer la fruta prohibida. “

Al hombre, Dios le prometió TRABAJO DURO. La palabra que se usaría para describir la existencia del hombre es TRABAJO. A la mujer, que no sólo desobedeció, sino que también animó al hombre a errar, Dios le dio dos maldiciones. Una: "Parirás con dolor". (Es decir, tus hijos serán un dolor/incordio). Dos: "Tu deseo será solo para tu marido". (Es decir, Obtendrás tu sentido de AUTOESTIMA evaluando tu relación con un "hombre significativo" en tu vida.

Tal como Adán y Eva trataron de eludir el mandamiento de Dios de NO comer el fruto del árbol prohibido, los hombres y las mujeres de hoy en día tratan de eludir las maldiciones de Dios sobre lo que vamos a ser, y lo que naturalmente deseamos en la vida. Los hombres parecen estar siempre atentos a algún "plan" que nos ayude a evitar el "trabajo duro" que se supone que es nuestra herencia. Las mujeres se dicen a sí mismas (con toda la fuerza que pueden reunir): "¡Hombres! ¿Quién los necesita?"

Ya sea que alguien crea en la Biblia, o la vea como un montón de "Woo Ahas rcligiosos”(1), estas dos "maldiciones", impuestas hace tanto tiempo, parecen ir directo a la esencia misma de la motivación y el deseo humanos. Los hombres SÍ tienden a juzgarse a sí mismos según su éxito en una profesión, así como su posición en la comunidad empresarial. Las mujeres SÍ sufren con sus hijos, tanto si eligen que las anestesien durante el parto como si no. Lo que no sientan durante el parto quedará sin duda registrado en sus mentes y corazones en los años siguientes. Además, incluso si deciden no casarse o no tener hijos, la mayoría de las mujeres en el lugar de trabajo pasarán su tiempo tratando de complacer a un jefe (masculino) o compitiendo con los hombres por los puestos mejor pagados. Y, si envejecen después de años de trabajar junto a los hombres (soportando una "maldición" masculina en lugar de la femenina), ¿cuántas de ellas pasarán los años de la tercera edad reflexionando sobre si se "perdieron" por haber elegido la vida de soltera?

A medida que los Baby Boomers(2) envejecen, percibo que muchos de nosotros nos encontramos atrapados entre los intentos fallidos de fusionarnos con "otras personas significativas" y el miedo a quedarnos solos durante esa época tan confusa que es la vejez. ¿Quién cuidará de nosotros si no podemos mantenernos o cuidarnos a nosotros mismos? De ahí que haya una marea creciente de histeria, en todas sus diversas formas y manifestaciones. Si a esto le añadimos el desmoronamiento de la economía mundial, el deterioro de la familia y el compromiso con la comunidad "localizada", no son pocos los "Eleanor Rigby" y "Padre McKenzie"(3) que viven vidas vacías entre nosotros.

Justo en el momento en que llego a esta parte de mi diatriba se levantan las manos en el fondo de la sala, y voces contrarias me recuerdan que no TODOS se encuentran atrapados en estas sombrías circunstancias. Algunas personas viven felices, bien adaptadas y satisfechas. Y yo digo: "¡Bien por ellos! Eso hace que haya menos personas que se vuelvan airada y violentamente descontroladas mientras la energía del planeta sigue aumentando".

Alguien sabio dijo una vez: "Las mujeres lloran cuando realmente necesitan encolerizarse, y los hombres se enfurecen cuando realmente necesitan llorar". Los adultos nos hemos atado emocionalmente, utilizando las tradiciones y los estereotipos para gobernar nuestro comportamiento, en lugar de permitirnos expresar auténticamente lo que nos pasa por dentro.

Comenzamos nuestras Transmisiones sobre "Espiritualidad y Sexo" recordando a nuestros lectores las CUESTIONES EMOCIONALES FUNDAMENTALES que están siendo reflejadas por los Desastres Naturales que parecen estar ocurriendo aleatoriamente en todo el planeta:

“Mientras las vibraciones de los terremotos y tsunamis resuenan por todo su mundo, ahora debemos tomarnos algún tiempo para comunicarles ciertas nociones concernientes al núcleo emocional de su Sí Mismo Planetario. Estos temas, que están siendo suprimidos de los Planos Internos de la Conciencia, son los que están causando la mayor parte de los temblores allá abajo.

El tópico de la Sexualidad siempre fue tormentoso –especialmente en culturas cuyas tradiciones religiosas se aglutinan alrededor de una Deidad Masculina. Desde que se demolieron los Templos de la Diosa, hace muchísimo tiempo, se colocó una cuña entre su naturaleza espiritual y los distintos niveles básicos de la sexualidad innata que reside en cada uno de ustedes.

Concedido, siempre se puso un fuerte énfasis religioso en la santidad y belleza del sexo en el matrimonio, y la bendición que trae una casa llena de niños. Pero el resto de la energía, generada dentro de su naturaleza sexual (los aspectos sensoriales y eróticos) muchas veces fueron relegados al subconsciente o a las casas de “mala reputación” – regenteadas por quienes son abiertamente vilipendiadas por los miembros de la “sociedad decente” a la luz del día – y buscadas ansiosamente una vez que la luz solar se desdibuja en la penumbra del deseo secreto.

Lo que las personas dicen que estuvieron haciendo sexualmente no siempre está de acuerdo con lo que hacen. E incluso cuando es así, muchas veces hay una divergencia entre lo que experimentan y lo que ansían experimentar. La evidencia de esto está en todas partes, en la televisión, las películas, los medios gráficos e incluso en animadas conversaciones en la oficina o la fábrica. Ustedes tienen una fijación, están OBSEX-IONADOS (si quieren), y muchos de ustedes ni se dan cuenta, o no lo aceptan. Por lo tanto, a veces la naturaleza debe tomar esa tarea para sí, manifestando el estruendo de la Tierra que expresa los oscuros estruendos que ocurren en el interior de muchos de ustedes.

El dicho “Como es arriba, es abajo” ahora se está traduciendo en su cuerpo físico. Está reconstruyendo su vehículo humano de adentro hacia fuera. “Como es en lo mayor, así es en lo menor.” El micro se está mezclando con el macro. La Madre Tierra y Su Familia Humana se están volviendo UNA.

No todos experimentarán esta transformación al mismo tiempo o de la misma manera. Pero todos la experimentarán. Si no la sienten en sí mismos, la verán en sus esposas, sus esposos, sus hijos, amigos, vecinos, etc. Pronto estará ocurriendo en todo su entorno. Lo que estuvo oculto durante siglos, incluso durante miles de años, ahora debe traerse a la luz. Deben romperse los sellos y se lo debe sanar a la luz de la conciencia despierta. La presión en su interior se volvió demasiado grande. Y sin embargo, lo que les diremos acerca de este proceso puede estar muy lejos de lo que se puede esperar.” (Espiritualidad y Sexo, Parte 1)

Toda la Serie Espiritualidad y Sexo está dedicada a revertir siglos de programación social, cuyo objetivo era "adulterar" el flujo natural de la energía corporal, suprimirla y canalizarla para (supuestamente) "fines más elevados". Y todo esto está muy bien, siempre y cuando no olvidemos nunca cómo restaurar y reconectar con ese maravilloso Niño Mágico cuando llegue el momento de rejuvenecernos a través de la imaginación, la creatividad y el juego.

La proliferación del consumo de alcohol y drogas en la sociedad actual representa nuestros propios intentos de acallar esas "bestias furiosas" de la ambición y la competencia que dominan nuestra lucha diaria por el pan, para que las horas de la noche y los fines de semana puedan estar libres de dificultades y confusión. ¿Funciona? Tal vez. Durante un tiempo. Pero luego, en la vida de muchas personas, la solución al estrés se convierte en el problema. El trabajo y el dolor se convierten en evasión y entumecimiento. Mientras nuestro Niño Interior corre a refugiarse en su sótano secreto -en la psique-, nuestros Niños Exteriores se afligen, al ver a mamá y papá insultándose a los gritos primero a través de la mesa, y luego en los tribunales.

En el último capítulo de Espiritualidad y Sexo, estas palabras (publicadas en 2005), predijeron lo que conforma los titulares de los periódicos de hoy. Escalofriantemente, la Costa del Golfo sigue siendo el centro de las noticias. Y eso, amigos míos, es digno de toda una nueva serie de reflexiones y escritos:

“El estruendo planetario continua, mientras su Danza del Despertar colectiva se vuelve más reconcentrada e intensa. Los Vientos de la Destrucción –que destrozaron su Costa del Golfo en los EE. UU.- simplemente son una de las muchas ramificaciones poderosas que emanarán de su reciente decisión de hacer brillar la luz en esas esquinas oscuras de su conciencia, explorando finalmente lo que estuvo oculto en su interior durante tanto tiempo. Las Erupciones Solares que precedieron a esta turbulencia también simbolizan esto. Poco a poco están dejando caer el Velo exponiendo, a muchos niveles, el YO que ha existido desde la instauración misma del tiempo.

En la Unidad, no hay tal cosa como “maldad” o “malevolencia”. Sencillamente hay diversos grados de inconsciencia. Lo que en el calor del momento parece crueldad o falta de humanidad, muchas veces se revela como simplemente el producto de una desconexión emocional, creada a través de épocas de trauma en la infancia. Desconexión emocional, acunada por un empuje abrumador por descubrir y recuperar lo que fuera robado hace tanto tiempo.

Las raíces de la ira y las semillas de la histeria, tan cuidadosamente plantadas en la infancia de los Baby Boomers, han llegado a término. Han crecido hasta convertirse en zarzas de tamaño natural de desánimo y desesperación. Aquellos que lograron esquivarlas en la experiencia vital "en primera persona" no tienen lugar para el orgullo, ni justificación para hacer oídos sordos a los que actualmente sufren. En la Unidad, somos mucho más que "el guardián de nuestro hermano". De hecho, SOMOS nuestro hermano. Cada rostro que vemos, presionado contra la ventana de nuestra Mente Consciente del Momento del Ahora, representa uno de nuestros "Yo Huérfanos" desechados, anhelando regresar al calor y la confraternidad del Corazón Único Planetario.

Y, sin embargo, este artículo NO es necesariamente un llamamiento al servicio humanitario. Si nos sentimos inclinados a dar a los demás o a ayudarlos en su viaje de supervivencia, ¡mucho mejor! Pero incluso ese no es el verdadero punto aquí. Lo que es mucho más importante, más VITAL, en el Gran Esquema de las cosas, sería que todos y cada uno de nosotros simplemente RECONOCIÉRAMOS en lo más profundo de nuestro Ser nuestro VÍNCULO COMÚN con todo y con todos los que vemos, oímos o encontramos. Los mayas tienen una palabra para ello: "In' Lakesh" que significa "Yo soy otro tú".

La mayoría de los metafísicos no sólo hemos captado ese concepto, sino que lo hemos ADOPTADO en los niveles intelectuales. Pero, ¿cuántos de nosotros hemos dejado que se filtre, se mezcle y se combine con las profundidades de nuestro SER EMOCIONAL? Apenas un puñado. A solo dos años del 2012, ¿cuán preparados estamos REALMENTE para el tipo de COMUNIÓN que implica esta gran expresión maya? Como C.G. Jung seguramente diría, si estuviese aquí--y probablemente TODAVÍA DICE, en el fondo de muchos de nuestros corazones: SOLO LA SOMBRA SABE.


(1) https://smsringtones.net/ringtones/woo-aha-text-message.html
(2) Los nacidos en gran número al finalizar la Segunda Guerra Mundìal
(3) Eleanor Rigby (Los Beatles)

Por Daniel Jacob
www.reconnections.net
Copyright, 2010, Daniel Jacob. Reservados todos los derechos
Título en inglés: Roots of rage, seeds of hysteria
Traducción: Susana Peralta

178 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo