HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* Video* Video
AdamaAdama
Allan KardecAllan Kardec
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
AshtarAshtar
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
DianaDiana
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
Helios y VestaHelios y Vesta
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
KaiKai
Ker-OnKer-On
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
Madre DivinaMadre Divina
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
Monique MathieuMonique Mathieu
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
OshoOsho
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Sa-Lu-SaSa-Lu-Sa
Saint GermainSaint Germain
Sanat KumaraSanat Kumara
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    12532 lectores

    Francesco
    Almas gemelas.


    Francesco abrió los ojos: el día brillaba, la música estaba muy alegre, los ángeles no paraban de correr y de reírse, y los maestros seguían instruyendo espíritus con la mejor de sus ondas.

    Sintió que estaba verdaderamente feliz; había estado con los seres más maravillosos del Cielo, había encontrado en esos guías muchas respuestas.

    También había sido gratificante ver a su hijo; eso había sido grandioso y entrar en él fue como hacer un viaje al paraíso.

    "Saldré a dar un paseo; parece que hoy será un día libre o, mejor dicho, hoy no hay ningún plan de paseo ni de enseñanzas programadas para mí", pensó.

    Francesco salió de su habitación de cristal, deslizándose por el aire, acompañado por el perfume de jazmines y de azaleas.

    Todos los seres que habitaban en el Cielo estaban sumamente alegres y hasta divertidos.

    Francesco no tenía noción del tiempo que había transcurrido desde que había partido al Cielo.

    A veces, para divertirse, se decía:

    "Hoy en la Tierra será lunes, martes, miércoles; ¡bah, para qué quiero saberlo!, después de todo, no hay diferencia entre un día y otro".

    Esa costumbre humana de creer que, porque es viernes, uno tiene que estar más alegre, y más triste los domingos a la tardecita… Esa mala costumbre de anclarse en los tiempos y en los días… cada día se puede encarar como el mejor, y puede, incluso, ser lunes.

    Sí, después de todo, lo que cambia no es el nombre de los días, sino la actitud con la que uno se predispone para enfrentarlos… Predisponerse suena a prepararse: prepararse a vivir cada día como si fuera el último de nuestra vida.

    Predisponerse todos los días a realizar grandes cosas y a vivir cada día con toda intensidad.

    A veces pequeñas actitudes o errores de los demás hacen que nos amarguemos el día. ¿Por qué le vamos a dar el poder a otro para arruinarnos una hora, media tarde o un día entero?

    Me oigo hablar solo, filosofando para adentro. ¡Me resulta tan gracioso! Creo que en mi vida hablé tan poco que ni siquiera reconozco mi propia voz.

    Es increíble pasear y hablarme, las dos cosas al mismo tiempo. Después de todo valió la pena escuchar el sermón de los maestros, aunque esté muerto y no lo pueda poner en práctica.

    Me gustó conocer a los maestros; quizá conozca a muchos más o no, no lo sé.

    No me adelantaré a los hechos; que sea lo que tenga que ser. "Todo lo sabré cuando llegue el momento".

    Mientras Francesco hablaba consigo mismo, alguien muy especial se iba acercando, gracioso al caminar, simple y alegre.

    Era un ángel gordito, con rasgos muy parecidos a los habitantes de la India. Llevaba un arco y una flecha. "¿Será Cupido?", dijo Francesco para sus adentros.

    —Sí soy Cupido —dijo el angelito colorido y alegre.

    —Creí que eras parte de una leyenda o una mitología poética; nunca imaginé que existieras.

    —Nadie se imagina las cosas porque sí.

    —¿Vienes a darme una clase sobre cómo enamorarme?

    —¿Tuviste alguna vez un amor imposible o platónico?

    —No. A quien yo amé, me amó a mí y fui feliz. Me parecen tontos esos amores en los que uno solo ama.

    —A veces son de a dos y no sirven.

    —Yo no tuve más que un amor y me fue bien. ¿Qué es lo que tengo que aprender de ti?

    —No vine por ti, vine por tu hijo.

    —No entiendo, quisiera que me explicaras.

    —Tú bajaste a la Tierra y pudiste entrar en él. Llegaste hasta el fondo de su alma, accediste a sus sensaciones, sus ilusiones; incluso lo viste brillar más de lo que has visto brillar a otras personas.

    Y te llamó la atención su luz y, a la vez, la mezcla de sentimientos que había dentro: eran un torbellino. Dime, Francesco, ¿eso es lo que sentiste cuando viste a tu hijo?

    Sí, exactamente eso, fue tal cual. Tú lo has dicho, pero te diría que era una corriente fluida y hasta mágica. Bien, explícame qué es lo que está pasando entre mi hijo y esa corriente.

    —Tu hijo está enamorado.

    —¡Enamorado! Era hora que ese grandulón tuviera una pareja y la disfrutara.

    —No tiene ninguna pareja.

    —¿Pero no dices que está enamorado?

    —Sí, pero está solo.

    —¿Y la otra parte?

    —Y la otra parte está en otra parte.

    —A ver, angelito… ¿mi hijo está enamorado de alguien que no lo quiere?

    —No.

    —¿Y entonces qué le pasa?

    —Si quieres, te cuento...

    —Sí, por favor.

    —Bien, yo soy el especialista en flechar a las personas para que se enamoren.

    —Entonces flechas, se enamoran, se casan y, después de un tiempo, los vuelves a flechar, los vuelves a separar y a casar con otros. Tu trabajo, si es cierto que es así, es divertido para ti; es fantástico para el que es flechado, pero no para el que es abandonado.

    —¡No te pongas así! Déjame que te explique; puedes creer o no lo que te cuento. Después de todo, eres un espíritu libre: puedes irte, si lo deseas. Yo quería simplemente enseñarte cómo funciona el amor, según me enseñaron a mí mis maestros. Puede que mi trabajo te parezca en algunos momentos algo perverso, pero no es así, y a mí me sigue pareciendo perfecto.

    —Perdón, ¡no quise ofenderte! Yo soy un espíritu impulsivo y me imaginé que andabas flechando al azar, a todos los que te cruzaban, o que te divertías formando parejas disparejas, o casando y descasando gente.

    —¡No! Si fuera así sería divertidísimo, pero para mí solamente, no para los otros.

    Mira, Dios se encuentra en el séptimo Cielo y desde allí hace nacer un alma. Al llegar al tercer Cielo el alma se divide en dos partes que no son exactamente iguales en tamaño. Podemos decir que la parte más chica del alma cae hacia un lugar y la otra más grande, cae en otro lugar. ¿Me sigues?

    —Sí, claro.

    —Ambas partes del alma van en busca de sus padres, entran en ellos, convirtiéndose en un nuevo ser y, luego de nueve lunas, nacen. Ahí, cada uno se nutre con su crianza, con sus creencias, valores morales y, como consecuencia, tendrá el lugar social que ocupa su familia. Irá adquiriendo sus costumbres y sus enseñanzas de cómo amar, y hasta tendrá una parte genética, que sería la marca que lleva cada persona.

    —¿Y tú como unes a esas almas?

    —Busco el momento adecuado para hacerlo.

    —¿Y cómo sabes cuál es el momento adecuado?

    —El momento adecuado es cuando él o ella se empiezan a sentir mal; cuando no saben qué es lo que les molesta de la vida y no tienen paz interna. El momento adecuado es ése, cuando están solos y todo es desilusión, o están acompañados y sin embargo se sienten solos.

    —¿Tú flechas también a los que están en pareja?

    —Sí

    —Entonces tú no haces el bien.

    —El bien es estar feliz, solo o acompañado. Sé fiel a ti mismo; sentirás que quien está contigo, con solo mirarte, está diciendo: "está todo bien".

    Eso es estar en pareja, o estar casado, o convivir; llámalo como más te guste. Estar en pareja y sentir que estás molesto todo el tiempo, que no hay esa mirada que te transmite algo, es estar muerto en vida.

    —¿Qué es lo que vienes a transmitirme? ¿Me vienes a enseñar cómo tendría que haberme enamorado? Porque en este lugar he tenido muchas enseñanzas de cómo tendría que haber manejado mi vida, pero creo que lo mejor que tuve fue el amor de mí pareja.

    —Por supuesto que fue así; estoy totalmente de acuerdo en que has sido feliz con el amor de tu vida. No te olvides que yo comencé a hablar contigo para explicarte qué era lo que le estaba pasando a tu hijo. Esto no impide que algún día te sirva de experiencia.

    —¿Por qué lo dices? ¿Los espíritus también se enamoran?

    —Los espíritus o las almas son las que se enamoran, a los que yo flecho con mi flecha de almizcle y miel. Los cuerpos son sólo una consecuencia y un elemento para contemplar la alquimia del amor. Ya te expliqué que soy el ángel de los amores espirituales, de las almas gemelas.

    —¿Y qué diferencia hay entre un amor provocado por tus flechas y los que se flechan entre ellos?

    —¡Muy buena pregunta, Francesco! Los que se flechan entre ellos son los amores que nacen a través del conocimiento. En las primeras veces se ven y ni siquiera se registran; a medida que se conocen se van enamorando. Son dos seres que se ven porque comparten un trabajo, un estudio… Esos amores se razonan, se piensan y luego se sienten.

    —¿Pero también son fuertes e importantes?

    —No te quepa duda.

    —¿Y los que tú flechas? ¿Los flechas porque ellos no tienen la capacidad de hacerlo por sí mismos?

    —No. Tú sabes que todos tienen las mismas posibilidades; si quieren lo pueden hacer por sí mismos. Yo los flecho porque Dios lo manda; sería como decirte que es karmático.

    Cuando estas personas están juntas, se mueve una energía muy grande, que tiene que ver con la memoria de otras vidas que traen de siglos atrás.

    —Quiere decir que dos personas se encuentran y sienten algo muy fuerte. ¿Eso es el flechazo?

    —Voy a ser más didáctico: yo voy por el Cielo y flecho dos almas; esas dos almas, en algún momento se encuentran, se cruzan, y ahí aparece la vibración. Se siente una corriente que corre todo el cuerpo; los ojos se hablan, se miran y, sin decirse nada, se hablan con el corazón.

    Se siente como un volcán en erupción, una mezcla de sentimientos raros, pero fuertes. La alquimia de tu cuerpo cambia y, aunque esa persona roce tu cuerpo o te tome la mano en son de un simple saludo, queda su piel pegada a la tuya.

    Ese momento, ese encuentro, es uno de los más importantes que vive un ser humano. El que tiene la suerte de encontrarse con su alma gemela se encuentra a sí mismo.

    —¿Y el que no la encuentra?

    —Es porque no está atento, no está dispuesto, o los miedos lo atan.

    —No estoy de acuerdo; hay mucha gente que va por la vida buscando un amor que la acompañe y se pregunta: "¿dónde estarás, amor de mi vida, qué no te puedo encontrar?" Quizá ellos lleguen a la vejez sin encontrarlo.

    —No Francesco, ése es tu punto de vista y lo respeto, pero no es así. El que no encontró el amor es porque no estuvo abierto y dispuesto a encontrarlo.

    —¿Pero si está dispuesto y no aparece?

    —Aparece.

    —¿Y si aparece y uno cree que es un gran amor y se mete, con alma y vida, y luego esa persona te abandona? ¿Crees que después de una experiencia así es fácil volver a enamorarse?

    —Nadie dice que es fácil, pero es posible. Si te equivocaste, rescata lo mejor de esa persona y no te asocies a lo doloroso, porque ese dolor no va a permitir que avances por el camino del amor.

    Sí vuelves a repetir el mismo error, entonces tú mismo buscando a la persona que te va a defraudar, para luego satisfacer una parte tuya, que termina diciendo: "son todos iguales, yo no tengo suerte, debería haberme quedado solo." Los amores del alma no tienen un final doloroso, pero pasan por desencuentros, por silencios, por distancias, y todo esto está puesto en el alma.

    —¿Cómo es eso que todo está puesto en el alma?

    —Ya te conté que, cuando se encontraban, sentían que por dentro había una sensación de plenitud, como si un arco iris circulara por sus cuerpos, como si todos los aromas se juntaran para transportarlos al paraíso, y ese encuentro los devolvía a la vida como recién nacidos.

    Aparecía ese encuentro en un momento de su vida, estando solos o acompañados, a veces con pocas energías, cansados y decaídos. Justo cuando empezaba a sentir que la vida era rutina y aburrimiento, y que no quedaba otra solución que aceptarla, surgían los flechazos y cambiaba la alquimia de sus vidas. Les devuelven energía y esperanza, les vuelven a dar una nueva imagen en el espejo, se reencuentran con su propia esencia, y registran como nunca ese niño que llevan dentro, reafirmando su autoestima, haciéndolos sentir únicos e importantes.

    Estos amores son eternos; es posible que luego de ese encuentro pasen por desencuentros, porque es tan fuerte lo que les pasó que, inconscientemente, necesitan tiempo para aceptarlo; es también posible que, en ese periodo, se sigan pensando y se atraigan.

    Quizá se piensen a la mañana, apenas se despiertan, o a la noche, antes de irse a dormir, o en cualquier momento del día. El tema es que ese encuentro los enamoró y, pase lo que pase, ya no volverán a ser los mismos. Saben que hay una gran magia que los tiene atrapados y que los envuelve, remontándolos a las nubes.

    —Si estar enamorado es estar en plena felicidad, ¿cómo puede el amor convertirse en un golpe que duela?

    —Porque el amor es la esencia de la vida; lo más importante que tenemos, aunque no lo consideremos así. También te hace sentir en la cuerda floja; cuando tengas un amor, nunca pienses que no te lo mereces, que es demasiado. Siempre da gracias por lo que tienes y sé agradecido con el universo; si no, es probable que tu propia inseguridad y tu negatividad alejen para siempre ese amor.

    —¿No dices que los amores flechados no se terminan?

    —Nada se corta, si tú lo cuidas; digo que son más fuertes y resistentes.

    —¿Puedes flechar a uno solo? Porque yo conozco personas que se enamoran de alguien, sin que ese alguien se entere de ese amor.

    —Yo flecho a los dos, pero hay uno que está dispuesto a dar, a entregar todo, y la otra parte de esa alma gemela no es consciente de lo que siente el otro, hasta que se da cuenta.

    Lo que pasa es que los humanos no saben esperar; ya sé que no es fácil esperar sin desesperar. Si uno supiera aceptar en vez de esperar, viviría menos decepciones.

    Los tiempos acá arriba son absolutamente diferentes y es obvio que, a nosotros, esperar un año o más no nos cuesta nada. Pero las personas cuanto más esperan más se enloquecen, y piensan que el tiempo durante el que no ven a alguien que aman modifica los sentimientos; si no ven al ser amado, éste cambiará su afecto.

    Y si hay algo equivocado es pensar eso, porque los verdaderos sentimientos perduran para siempre; el tiempo es sólo una circunstancia, no es un obstáculo.

    El amor es lo más importante que tiene una persona para vivir. Es el alimento del alma. Es el motor de los sentimientos, la luz de las ilusiones. El cuerpo es el último eslabón por el que, a través de una simple caricia, uno siente que toca el cielo con las manos.

    Di tú si servirá, si sólo el hecho de pensar en alguien a quien amas, te hace cambiar de ánimo, y una sola palabra de esa persona te remonta hacia el cielo.

    Pero, si alguien a quien amas te lastima, también eso te transporta: con una simple palabra, te avienta hasta el pozo más profundo de la Tierra. Y ése es otro error; vives de acuerdo con el amor de los demás. Si te aman, te reciben o te aceptan, eres el rey de la Tierra. Y si alguien que es importante para ti te hiere, sientes que el mundo se viene encima.

    ¡Sí supieras que para que te amen los otros tienes que empezar por amarte tú primero!...

    —Si yo me quiero, hago que los demás me quieran. ¿Ésa sería tu idea?

    —Sí, ámate y da amor incondicional, y te amarán los demás.

    —Conozco a muchas personas que se aman tanto a sí mismas que no les importan los demás.

    —Esas personas dicen amarse. Por ejemplo.

    —Alguien se ama porque cuida su alimentación, se hace exámenes de rutina, le gusta ganar dinero, darse los gustos y, a la vez, disfrutar de la vida.

    —¿A esa persona la ves feliz?

    — No.

    —Porque se ama mal. Para quererte, no solamente necesitas cuidarte, darte los gustos y hacerte feliz, sino también dejar de ser individualista y tener un poco, solamente un poco, de solidaridad con el otro; de igual manera, sientes gratitud hacia el otro y eso también te llena el alma.

    Ésta sería la fórmula para que yo fleche a alguien: debe amarse, no con un amor egoísta ni egocéntrico, sino con un amor generoso, total. Sonreír, dejar atrás las broncas y los malos sentimientos, ser solidario y afectivo. Y estar atento a lo que pase.

    Si tú te quieres, te respetas y dejas crecer a ese niño que quedó atrapado dentro de tu corazón, sabrás que el amor vendrá solo, cuando más lo necesites, en el momento justo; ni antes, ni después.

    —Tú flechas a alguien; el ser amado le corresponde, se juntan y son felices. ¿Qué pasa si uno se enamora de otro y ese otro no lo toma en cuenta? Ese amor, ¿sería un amor platónico?

    —Sí hago trampa, si flecho a uno solo, es porque esa persona que se enamora de alguien que no lo ama, necesitaba una ilusión, necesitaba baterías para vivir, necesitaba tener en su mente y su corazón una esperanza. Vive gracias a ese amor de uno solo; puede pasar mucho tiempo y no lo puede sacar de adentro de su corazón.

    —¿No te parece triste enamorar a una persona sola? ¿No crees que se sufre cuando alguien no te quiere?

    —Sí, es fuerte, pero es necesario para que sienta que está viva. Ya llegará el amor a su debido tiempo; es necesario para que se le abra el canal del amor.

    —¿Por qué hay tantas personas solas?

    —Por que no están atentas, están a fracasos anteriores y piensan que todos los amores son iguales. Ya no confían más en el otro, y lo peor es que perdieron la confianza en sí mismas.

    Está escrito; es necesario que primero te ames tú y luego dejes que te amen los demás. Pero recuerda, Francesco, que cada uno tiene designada su alma gemela en su vida y que, siempre que estés dispuesto a encontrarla, la hallarás.

    Es fundamental saber la importancia de ser fiel a uno mismo, saber luchar por los propios sentimientos. Nunca te pongas excusas para lograr ser feliz.

    Aprende a amar con libertad; deja que la otra persona sea como quiera ser, que haga lo que le guste: no la quieras hacer a tu gusto. Eso que los opuestos se atraen es mentira; tú no te enamoras de alguien que es contrario de ti, que no comparten los mismos gustos, que no piensa como tú, ni vive como tú.

    Seré cruel con lo que te diré: uno ama, muchas veces, en el otro lo que quiere ver reflejado en su espejo, y admira lo que tiene el otro, porque uno no lo tiene. Uno es egoísta porque si, después de compartir años de su vida contigo, la otra persona empieza a cambiar, a ser como es, y a ti ya no te agrada porque no comparte tus gustos y tus pensamientos, empiezas a sentirte en posición incomoda y terminas siéndole infiel o la dejas. Entonces, debes ser fiel a ti mismo para que te sean fieles los demás. Sobre todo, deja que cada uno muestre su personalidad, que sea como tiene que ser, no como te gustaría que fuera.

    Cuando te vuelvas a enamorar, por un flechazo mío o por un amor que nace del conocimiento, da lo mejor de ti, y recibirás lo mejor del otro. Pero si piensas que le has dado demasiado, que dar lo mejor de ti es peligroso, porque el otro se mal acostumbra, estás equivocado. Entrega de todas maneras lo mejor de ti, porque los que dan lo mejor, en algún momento, tienen su recompensa.

    —¿Y mi hijo tendrá un final feliz con ese amor desencontrado?

    —Lo tendrá en el momento justo: cuando su corazón deje de sufrir por no tener respuesta del otro lado.

    —¿Y yo qué puedo hacer para ayudarlo, si sólo puedo aparecer en sus sueños?

    —No es necesario que le hables, con sólo soñarte él se sentirá más calmado. Desde aquí no puedes hacer más que eso. Sólo piensa que él tiene que vivir sus propias experiencias. Por más que le digas qué cosas tendría que buscar para ser feliz, él va a elegir lo que desea, aunque a veces lo que no desea no es lo que le conviene. Déjalo. Que él sólo entienda el lenguaje del corazón, que él solo interprete sus sueños.

    Aunque la razón no esté de acuerdo con los sentimientos, él sabrá librar esa lucha interior.

    —Ahora entiendo por qué, entre todos los ángeles, te eligieron a ti para ser Cupido.

    —¿Qué quiere decir?

    —Eres tierno, travieso, inocente; eres cálido y alegre. Me encanta estar contigo; tienes algo muy fuerte que transmites, como una gran paz.

    —Gracias, Francesco, por cómo me has definido, pero así es el amor; con todas las características que me pusiste a mí, y esa gran paz es la que te da también el amor.

    Quizá más adelante puedas acordarte de esta conversación y ojalá te sirva para algo o para mucho.

    Recuerda que yo existo y estoy siempre dispuesto a ayudarte a encontrar tu otra mitad.

    —Gracias, Cupido, querido angelito. Recuerda que Francesco no fue tu mejor alumno, pero que, a esta altura sabe reconocer sus errores, y uno de ellos fue creer que todos crecían porque sí, sin analizar ni profundizar en nada. A veces, la vida se convierte en una goma de mascar que a medida que se mastica va perdiendo el gusto, y otras veces se convierte en un jugo maravilloso que, cuando lo saboreas, te va gustando más.

    —Nadie te enseñó que la vida era un regalo de Dios para que la bebieras hasta el fondo; porque si hubieras vivido cada situación con tus sentidos, te habrías sentido totalmente feliz.



    Extracto de "Francesco Una vida entre el Cielo y la Tierra de Yohana Garcia"



    Siguiente: Francesco ~ El señor Destino.

    Anterior: Francesco ~ Visita al hijo.

  • Enviar a un amigo.

  • Francesco ~ Almas gemelas.
    Tu Mail* 
    El Mail de tu amiga/o* 
    Por favor escriba su mail y mail destinatario!


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail*  
    Apellido y Nombre*  
    Tu País*  
    Tu Comentario*
      Escriba el código aquí


    COMENTARIOS

    Fecha: 30/12/2016 Desde:
    Comentario de .
    Excelente relato. Siempre quise saber porque nos desenamoramos de quienes creiamos amar para toda la vida. Y de repente aparece esa persona menos esperada y sentimos esa conexion especial y bienestar como si nos conocieramos desde siempre. Sera que es esa nuestra verdadera alma gemela ? Como se hace para amarse sin culpas ?

    Silvina desde Argentina


    -.-.-

    Hola!

    Perdonando... ?

    Como nos dice El Ser Uno. Conocimiento, Entendimiento, Amor.
    En la medida que uno se va conociendo a sí mismo/a, entendiéndose, el mismo amor que surge de la grandeza de saber porqué pasó/pasa lo que pasó/pasa y para qué; perdona. Se perdona y perdona casi automáticamente o casi sin darte cuenta. Eso impulsa a modificaciones; otras decisiones...


    Un abrazo
    Oso de Luz

    Trabajadores de la Luz?
    En tu celular, tu movil
    Audio Streaming
    Audio Streaming On Line
    escuchar

    La Gran Invocación
    La Gran Invocacin
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    Lmina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la Lmina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energa del Da
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia