HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* MUSICA* MUSICA
* Video* Video
Allan KardecAllan Kardec
Annie BesantAnnie Besant
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
AshtarAshtar
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
Madre DivinaMadre Divina
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Saint GermainSaint Germain
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    4531 lectores

    Allan Kardec
    Misterios ocultos a los sabios y a los entendidos.


    - En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Doy gloria a Tí, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas a los sabios y entendidos y las has descubierto a los párvulos. (San Mateo, cap. XI, v. 25).

    - Puede parecer singular el que Jesús dé gracias a Dios por haber querido revelar estas cosas "a los sencillos y a los pequeños", que son los pobres de espíritu, y haberlas ocultado a "los sabios y entendidos", más aptos en apariencia para comprenderlas. Se ha de entender por los primeros a los "humildes" que se humillan ante Dios y no se creen superiores a todo el mundo, y por los segundos, a los "orgullosos" envanecidos con su ciencia mundana que se creen prudentes porque niegan y tratan a Dios de igual a igual cuando no lo desconocen; - porque en la antigüedad, "entendido" era sinónimo de sabio -; por esto Dios le ha dejado buscar los secretos de la tierra, y revela los del Cielo a los sencillos y a los humildes que se inclinan ante El.

    - Lo mismo sucede hoy con las grandes verdades reveladas por el Espiritismo.

    Ciertos incrédulos se admiran de que los espíritus hagan tan pocos esfuerzos para convencerles; y es que éstos se ocupan de aquellos que buscan la luz de buena fe, y con humildad, con preferencia a aquellos que creen poseer toda la luz y que piensan, al parecer, que Dios debería tenerse por feliz si pudiese conducirles a El, probándoles que existe. El poder de Dios se ve tanto en las cosas más pequeñas como en las más grandes: no pone la luz debajo del celemín, puesto que la esparce a torrentes por todas partes: ciegos son, pues, los que no la ven. "Dios no quiere abrirles los ojos a la fuerza, puesto que les gusta tenerlos cerrados". Ya les vendrá su hora, pero antes, es menester que sientan las angustias de las tinieblas y "reconozcan a Dios y no a la casualidad en la mano que hiere su orgullo". Emplea para vencer la incredulidad los medios que le convienen, según los individuos; no hay necesidad de que la incredulidad le prescriba lo que debe hacer y decirle: si quieres convencerme, es preciso que lo hagas de éste o del otro modo, en tal momento más bien que en tal otro, porque éste me conviene más.

    Que no se maravillen, pues, los incrédulos, si Dios y los espíritus que son los agentes de su voluntad, no se someten a sus exigencias. Que se pregunten qué es lo que dirían si el último de sus servidores quisiera imponérseles. Dios impone sus condiciones y no las recibe; escucha con bondad a los que se dirigen a El con humildad, y no a los que creen ser más que El.

    - Se dirá ¿No podría Dios advertirles personalmente con señales palpables, ante las cuales el incrédulo más endurecido habría de inclinarse? Sin duda que lo podría, pero entonces, ¿dónde estaría el mérito, y por otra parte, para qué serviría esto? ¿No vemos todos los días quien se niega a la evidencia, diciendo: si viese, no creería, porque yo "sé" que eso es imposible? Si se niegan a conocer la verdad, es porque su espíritu no está aún en disposición de comprenderla, ni su corazón para sentirla. "El orgullo es la catarata que obscurece su vista"; ¿para qué sirve presentar la luz a un ciego? Es, puesto, preciso, primero, curar la causa del mal; por esto, como un médico hábil, castiga primero el orgullo. No abandona a sus hijos extraviados, porque sabe que tarde o temprano se abrirán sus ojos; pero quiere que sea por su propia voluntad, y después de vencidos por los tormentos de la incredulidad, se echarán ellos mismos en sus brazos y, como el hijo pródigo, le pedirán gracia


    Extracto de: EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO - ALLAN KARDEC



    Siguiente: Allan Kardec ~ Orgullo y Humildad.

    Anterior: Allan Kardec ~ El que se eleva será humillado.

  • Enviar a un amigo.

  • Allan Kardec ~ Misterios ocultos a los sabios y a los entendidos.

    TU MAIL * 
    EL MAIL DE TU AMIGA/O * 

    Escriba el código aquí


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail *
    Apellido y Nombre *
    Tu País *
    Tu Comentario *

    Escriba el código aquí


    Trabajadores de la Luz?
    En tu Móvil

    La Gran Invocación
    La Gran Invocaci�n
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    L�mina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la L�mina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energ�a del D�a
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia