HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* Video* Video
23 Maestros...23 Maestros...
AbrahamAbraham
AdamaAdama
Ag-AgriaAg-Agria
Allan KardecAllan Kardec
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
Arcángel RafaelArcángel Rafael
AshtarAshtar
AtmosAtmos
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
DianaDiana
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
ElaEla
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
Helios y VestaHelios y Vesta
Hermes TrismegistoHermes Trismegisto
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
Juan El BautistaJuan El Bautista
KaiKai
Ker-OnKer-On
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
LanelloLanello
Madre DivinaMadre Divina
MaitreyaMaitreya
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
MelchizedekMelchizedek
Monique MathieuMonique Mathieu
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
OshoOsho
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Sa-Lu-SaSa-Lu-Sa
Saint GermainSaint Germain
Sanat KumaraSanat Kumara
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
ShivaShiva
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
TrigueirinhoTrigueirinho
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros
Yo SoyYo Soy
ZadquielZadquiel

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    648 lectores

    V.B. Anglada
    La gloria del pasado y las perspectivas del futuro.


    En el curso de conversaciones anteriores investigamos analíticamente la obra del Creador a través de la Naturaleza, intentando descubrir el misterio de la Vida tal como se manifiesta en el Cosmos, en el Universo, en el planeta y en el hombre. Siguiendo el principio de analogía nos elevamos al Cosmos para tratar de descubrir el secreto oculto de nuestra vida espiritual, sabiendo por anticipado que hallaríamos grandes lagunas entre los elevados puntos tratados, de orden universal, y la contradicción evidente de nuestra pequeña vida humana tan frecuentemente sumida en el caos de sus problemas y dificultades kármicas y tan fácilmente sujeta al error. Pero, pese a todo, proseguimos nuestras investigaciones incorporando cada vez más luz en nuestra mente y más aguda sensibilidad en el corazón.

    Si somos realmente críticos en el pensar, y hay que intentar serlo a toda costa, seremos conscientes de que actualmente nos hallamos en el centro de una tremenda tensión mundial y ante profundas dudas e indecisiones en lo que respecta a valores sociales y humanos. Ni la Religión, ni la Ciencia, ni la Política, ni forma alguna de planeamiento social suministrada por los sociólogos y economistas, nos han permitido ver claramente nuestro destino como seres humanos ni ofrecemos solución alguna genuinamente práctica para poder afrontar la vida enriqueciendo a la par nuestra conciencia. A mi entender, le hemos asignado un valor exagerado al contexto ambiental, tomando las apariencias como realidades y percibiendo la inmensa panorámica de la vida desde el ángulo deformado de nuestras limitaciones, problemas y dificultades de adaptación social. El resultado de ello ha sido la indecisión, la desesperanza y el temor...

    Hay que insistir, sin embargo, en la verdad esotérica de que el mundo ha de ser transformado en términos de realización y que el ser humano es el centro de esta necesaria transformación. Así, el intento de descubrir las razones universales, tal como lo hemos venido haciendo hasta aquí, no tenía como objetivo enriquecer nuestro intelecto de conocimientos esotéricos, sino que lo más importante era iniciar prácticamente, una nueva forma de vivir basada en la seguridad de lo eterno y en una comprensión cada vez más clara y concreta de nuestra proyección espiritual en el orden social, tal como lo exigen los nuevos tiempos.

    Desde hace mucho tiempo los investigadores de la vida oculta y los eternos especialistas en el arte de la predicción vienen informándonos acerca de la Nueva Era, de una Nueva Edad de Oro que está aproximándose a nosotros en virtud del movimiento de retrogradación de nuestro planeta alrededor del sol y en orden a las Constelaciones del Zodíaco. Me pregunto, sin embargo, qué puede significar esta declaración para la humanidad corriente y aun para muchos aspirantes. espirituales de nuestros días, embargados por una insaciable sed de conocimientos esotéricos, pero fatalmente uncidos todavía al gran engranaje kármico que mueve la existencia planetaria.

    Me pregunto también cuál va a ser la actitud de los discípulos mundiales frente a la trepidante situación creada en el ambiente social de nuestro mundo por esta potente liberación de energías que precede a todo traspaso de Eras, las que proceden de un orden cíclico planetario anterior y las que surgen por efecto de la entrada de nuestro planeta en una zona zodiacal en donde se proyectan y liberan las dinámicas energías emanantes de la Constelación de Acuario, destinadas a producir grandes transformaciones en la Tierra y muy especialmente en el orden social humano. Creo que lo que se le exige a la individualidad consciente de nuestros días, frente al inevitable reto de los acontecimientos que empiezan a proyectarse ya sobre el planeta es una extraordinaria atención hacia el proceso cósmico que está desarrollándose, tomando como punto de partida el propio e inmanente karma y tratar de trascenderlo en extensión y profundidad.

    La extensión y la profundidad son cualidades sinónimas de fuerza mental y movimiento espiritual y deben ser nuestras armas en el proceso de adaptación a las nuevas energías entrantes. Esto no quiere significar que vayamos a despojarnos inmediata y radicalmente de los “estigmas” del karma planetario engendrado en la Era anterior, la cual tuvo momentos cumbres de inenarrable belleza y trascendencia, tales como el Mensaje de Cristo, la gloria del Renacimiento y el principio de mecanización industrial, etc., sino que vamos a recoger los frutos de aquellos grandes acontecimientos, que no eran sino profundísimas experiencias universales, enfrentando el nuevo orden con un equipo psicológico enteramente nuevo, libre de tensiones, de angustias y de miedo.

    Hay que ir liberándose progresivamente de la falsa idea de que cuanto constituyó la vida de la pasada Era zodiacal de Piscis debe ser forzosamente eliminado por no estar de acuerdo con las nuevas presentaciones e ideales de la Nueva Era. La escasa formación esotérica de muchos de los aspirantes espirituales de nuestros días y el limitado desarrollo de nuestros mecanismos sutiles de adaptación a la vida tal como ella va surgiendo del gran Océano creador de la Divinidad, nos ha vuelto indiferentes, yo diría hasta despiadados, con respecto a cuanto tenga relación con el llamado “pasado pisceano”, sin damos cuenta de que las corrientes acuarianas de la Vida han de venir forzosamente matizadas por aquellas que actuaron y fueron necesarias en la Era anterior.

    La frase que escuchamos muy frecuentemente de labios de algunos aspirantes espirituales de nuestros días “. . . hay que destruir el pasado”, sólo demuestra una visión muy superficial de la vida; es la posición de aquellos que quieren edificar una estructura sin contar con la base o los cimientos que han de sostenerla. La base de Acuario, no hay que olvidarlo, es Piscis, y es sobre los gloriosos materiales utilizados en su estructuración y sobre las profundas experiencias legadas por esta Constelación y por sus excelsos y trascendentes Logos regentes que debemos afrontar y edificar el Plan de la Nueva Era.

    Las Eras del pasado, con sus desaparecidas civilizaciones, cultura y karma particular no han muerto ni morirán nunca, por cuanto constituyen el contexto histórico o “memoria viviente” dentro de la Mente universal del Creador. Nosotros no podemos matar lo que eternamente Es y Vive dentro de la gran Conciencia planetaria; lo único que debemos hacer, y esto puede constituir nuestro verdadero Dharma como discípulos en entrenamiento espiritual, es vivir flexiblemente adaptados a los ritmos que preceden a los nuevos tiempos, abrirse enteramente a la gran experiencia que aquellos supremos ritmos están motivando en el seno de la humanidad. Tales ritmos están inexorablemente unidos al karma de nuestro mundo, vienen a representar los balbuceos de un recién nacido, pero que tiene tras de sí un glorioso pasado y una bien ganada experiencia.

    Liberarse del karma es sinónimo de “acogerse a los nuevos ritmos”, es proyectarse hacia el futuro impelidos por la potente fuerza espiritual engendrada en el pasado y devotamente reconocidos en el presente. Es abrirse -simbólicamente hablando- por los cuatro costados y en todas direcciones, buscando simplemente un equilibrio estable de nuestra personalidad frente al tremendo impacto de los hechos y de las situaciones nuevas creadas por la presión de los impulsos acuarianos sobre nuestra humana conciencia. Para la mayoría de aspirantes espirituales de nuestros días, esta actitud puede ser reveladora si es acogida con la suprema atención que merece. Hay que tener presente en todo momento la enseñanza contenida en aquel profundo axioma esotérico que dice: “Matar el pasado dentro del corazón no produce liberación, sino que ata la voluntad del alma a este pasado e impide la gloria de la Iniciación”.

    Este axioma, profundamente revelador, nos habla precisamente de equilibrio y de armonía, es decir, de flexible adaptación y no de ruptura psicológica en el nivel de los hechos.

    Bien, creo que ustedes se darán cuenta que como humanidad y como individuos estamos enfrentando una serie de situaciones totalmente nuevas en relación con el pasado, que deberemos tratar de vivir tan intensamente como nos sea posible, pero sin olvidar nunca que la voluntad de acción que utilizamos en el devenir de tal experimento creador fue gestada en el pasado, ya que el presente es la condensación de todos los esfuerzos realizados en pretéritos estadios de vida y que una época, por nueva que aparezca ante nuestra asombrada visión, no es sino la continuidad de una serie de infatigables esfuerzos realizados en el pasado.



    ¿QUE HAY QUE ENTENDER POR LIBERACION?

    Cuando esotéricamente hablamos de Liberación..., ¿a qué nos referimos exactamente?, ¿a la muerte o extinción del pasado histórico en nuestro corazón o a la cesación del inexorable proceso del karma? Liberación es LUZ. Es la luz que proviene del equilibrio entre fuerzas en aparente contradicción. Es hollar el Noble Sendero del Medio al que aludió el Señor BUDA, es marchar confiados y seguros sobre “el filo de la navaja”. Estas son -quizás ustedes lo piensen- frases hechas. Bien, quizás lo sean, pero su significado es enteramente válido para todas las épocas y singularmente para nuestros días en que las oportunidades son mayores que en pasadas épocas, ya que la técnica hecha a base de precisión mental nos ayuda a descubrir constantemente los mil secretos escondidos de la Naturaleza. Pero, en definitiva y yendo al fondo oculto de la cuestión, los discípulos espirituales de todos los tiempos han tenido como norte y faro de sus vidas hallar en su corazón la suave frescura de lo eterno.

    La mayoría de las personas que asisten regularmente a estas conversaciones esotéricas, lo hacen seguramente en virtud de su fecundo y glorioso pasado espiritual. Algunos de ustedes practican quizás algún determinado tipo de Yoga o se sujetarán a ciertas definidas reglas de meditación o de entrenamiento espiritual. Pero, todos sus ejercicios, entrenamientos y disciplinas de nada les servirán si olvidan las reglas de armonía que rigen el proceso total de la evolución. Las disciplinas del Yoga son interesantes para reorientar las energías y para crear nuevos cauces de aprovechamiento espiritual en beneficio de la personalidad, así como también lo son las reglas precisas de la meditación oculta. Me pregunto, sin embargo, si para algunos tales prácticas o disciplinas no implican de una u otra manera “insistir” sobre algo ya establecido o realizado en el pasado y están únicamente “recordando” pasadas experiencias.

    El hecho de que se encuentren ustedes aquí y de que contribuyan con su personal dedicación al desarrollo de estas mensuales conversaciones, puede significar quizás que existe realmente una gran experiencia espiritual acumulada en su corazón a través de los siglos y de que “ahora” están simplemente “rememorando” conocimientos previamente adquiridos y conquistados y no tratando sólo de acumular conocimientos esotéricos, tal como ocurre en el caso de los noveles aspirantes y de las personas inexpertas que hacen sus primeras “armas”, por decirlo de alguna manera, dentro de la vida espiritual. La atención con que siguen ustedes estas conversaciones, el apoyo espontáneo que le prestan al orador, pueden ser indicios reveladores de aquella gran experiencia espiritual acumulada que constituye el bagaje del verdadero discípulo, sujeto inevitablemente al reto de la acción y liberado en una gran medida del afán de adquirir conocimientos.

    Ello puede significar también que vivirán orientados internamente hacia las oportunidades ofrecidas por esta Nueva Era, cuyo tecnicismo no merma en manera alguna, sino que dinamiza a extremos increíbles la fe en la vida espiritual. El karma debe aparecer ante su inteligente visión y adaptación como el resultado de pasadas acciones que “han de ser redimidas” en el presente, adquiriendo entonces este presente una importancia trascendente y vital. Podríamos considerar que la Liberación del karma, y tal es el verdadero sentido de la Liberación, se inicia cuando en el presente ya no luchamos con las consecuencias del pasado, sino que las consideramos un efecto vital en el orden psicológico que precisa de reorientación, de armonía o de reajuste. Las oportunidades ofrecidas entonces por las condiciones técnicas hacen variar solamente la programación y el sentido de las investigaciones, pero la finalidad continúa siendo la misma: adaptación.

    En la adaptación al sereno ritmo de los hechos que se van produciendo a nuestro alrededor, se halla la clave de la Liberación. Sin embargo, en tal proceso de necesaria adaptación no deberían ser utilizados los penosos esfuerzos a los cuales estamos tan habituados, sino una serena expectación y observación profunda de los hechos que constantemente se van produciendo, es decir, que la única disciplina exigida, si es que debemos hablar de disciplina, es la de una profunda y sostenida atención mental a todo cuanto va ocurriendo dentro y fuera de nosotros. Esta atención es adaptación, ya que en la profundidad de la misma se elimina la condición intelectual que frecuentemente opone barreras al libre fluir de los acontecimientos. Cuando la mente ha desaparecido como frontera de separación de los hechos y no es el elemento separativo que enturbia más bien que aclara las situaciones psicológicas, se produce en la mente una gran proyección de luz causal.

    Tal es el principio de la Liberación, pues tal como decía Madame Blavatsky con referencia a la mente concreta y personalizada: “La mente es la matadora de lo Real”.

    La adaptación serena al curso sereno e inmutable de los hechos kármicos que se van realizado es un eterno devenir, “un dejarse moldear” por el Alfarero divino de nuestra vida, quien sólo puede actuar si nuestro barro es blando, maleable, flexible... Una mente serena y tranquila y una sensibilidad emocional abierta totalmente a las grandes corrientes astrológicas de manifestación cíclica es la base de la Realización individual. Un vacío de indecisión en el estado de “expectación serena y de atención profunda”, puede conducir a la estéril lucha con los frutos inconsumados del pasado, es decir, con las incidencias kármicas gravitando sobre nuestra vida...

    A mi entender, y como un resultado de la comprensión total y plena de estas ideas acerca de la Liberación, deberíamos abordar el gran problema social y psicológico de nuestro mundo sin pretender alcanzar algún objetivo definido, sabiendo de antemano que es la propia Vida, manifestada a través de las grandes corrientes de expansión cíclica en el planeta, la que debe señalar tales objetivos, los más lejanos y de proyección cósmica y los más cercanos de dimensión individual y social. Esta es una afirmación que escandalizará quizás a muchos aspirantes espirituales que han proyectado ya seguramente su futuro kármico en orden a sus razonamientos mentales y que vivirán volcados indefectiblemente a los grandes sueños e inmensas perspectivas del futuro, sin haber consumado previamente su pasado kármico en el presente, lo cual puede significar que el futuro continúa siendo “un sueño” y que por tanto tal futuro no puede proyectarse en el presente porque el pasado no ha sido todavía consumado o liberado.

    Sin embargo, tal es el Dharma del verdadero discípulo: consumar el pasado en el presente a fin de que el futuro pueda proyectarse sobre este presente, viviendo por anticipado aquel momento cumbre del tiempo, aquel “eterno ahora”, que abre el Sendero inmaculado de la Liberación. No sé hasta qué punto he logrado expresar mi pensamiento, ni en qué medida me ha sido posible clarificarlo para ustedes. Tal como he dicho en muchas otras ocasiones, estas conversaciones van especialmente dirigidas a discípulos en entrenamiento espiritual y a todos aquellos aspirantes que anhelan ardientemente hollar el Sendero del Discipulado. Para todos ellos, los términos Karma, Sendero e Iniciación deberían adoptar un nuevo y más completo significado a medida que el planeta Tierra “vaya sumergiéndose” en las zonas del espacio bañadas por Acuario, el Aguador Celeste, a fin de que el proceso mental no dificulte el fraguado de la acción, ni comporte deseos egoístas de crecimiento espiritual en el orden individual.

    El camino a seguir en el desarrollo de la acción correcta será más corto o más largo, de acuerdo a la horizontalidad del tiempo utilizado en el proceso de la búsqueda, pero la ascensión o verticalidad en la línea del Espíritu, será cada vez más eficaz, más adecuado, más seguro...



    Vicente Beltrán Anglada



    Siguiente: V.B. Anglada ~ La mágica inseguridad.

    Anterior: V.B. Anglada ~ Nuestro rayo; nuestro modelo.

  • Enviar a un amigo.

  • V.B. Anglada ~ La gloria del pasado y las perspectivas del futuro.
    Tu Mail* 
    El Mail de tu amiga/o* 
    Por favor escriba su mail y mail destinatario!


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail*  
    Apellido y Nombre*  
    Tu País*  
    Tu Comentario*
      Escriba el código aquí



    Trabajadores de la Luz?
    En tu celular, tu movil
    Audio Streaming
    Audio Streaming On Line
    escuchar

    La Gran Invocación
    La Gran Invocacin
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    Lmina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la Lmina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energa del Da
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia