HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* Video* Video
23 Maestros...23 Maestros...
AbrahamAbraham
AdamaAdama
Ag-AgriaAg-Agria
Allan KardecAllan Kardec
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
Arcángel RafaelArcángel Rafael
AshtarAshtar
AtmosAtmos
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
DianaDiana
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
ElaEla
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
Helios y VestaHelios y Vesta
Hermes TrismegistoHermes Trismegisto
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
Juan El BautistaJuan El Bautista
KaiKai
Ker-OnKer-On
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
LanelloLanello
Madre DivinaMadre Divina
MaitreyaMaitreya
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
MelchizedekMelchizedek
Monique MathieuMonique Mathieu
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
OshoOsho
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Sa-Lu-SaSa-Lu-Sa
Saint GermainSaint Germain
Sanat KumaraSanat Kumara
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
ShivaShiva
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
TrigueirinhoTrigueirinho
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros
Yo SoyYo Soy
ZadquielZadquiel

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    338 lectores

    Seth
    Gracia Natural, el Marco de Creatividad y la Salud...


    GRACIA NATURAL, EL MARCO DE CREATIVIDAD Y LA SALUD DEL CUERPO Y LA MENTE. EL NACIMIENTO DE LA CONCIENCIA

    Entre los animales hay diversos grados de división entre el ser que actúa y sus acciones. Con el nacimiento de la mente consciente en el hombre, sin embargo, el ser que actúa necesitaba una forma de juzgar sus acciones. De nuevo, llegamos a la importancia de ese período de reflexión en el que el ser, con el uso de la memoria, vislumbra su propia experiencia pasada en el presente y proyecta sus resultados hacia el futuro.


    SESIÓN 636, 29 DE ENERO DE 1973 21.23 LUNES

    El estado de gracia es una condición en la cual todo el crecimiento se produce sin esfuerzo, una conformidad transparente y feliz, requisito básico de toda existencia. Vuestro propio cuerpo crece natural y fácilmente desde el momento de su nacimiento, y no espera resistencia sino que da por sentada su milagrosa evolución, y emplea todos sus recursos con gran libertad y agresividad creativa.

    Así pues, nacéis en un estado de gracia, y os es imposible abandonarlo. Moriréis en un estado de gracia tanto si se pronuncian palabras especiales en vuestra memoria como si no, tanto si os vierten agua o aceite sobre la cabeza como si no. Compartís esta bendición con los animales y el resto de los seres vivos. No podéis «desprenderos» de la gracia, ni os la pueden arrebatar.

    Pero sí podéis desconocerla. Podéis tener creencias que os ciegan a su existencia. Seguiréis estando en gracia pero seréis incapaces de percibir vuestra propia unicidad e integridad, y tampoco veréis los otros atributos con que estáis dotados.

    El amor percibe la gracia en otros. Al igual que la culpa natural, el estado de gracia es inconsciente en los animales. Está protegido. Lo dan por supuesto, sin saber lo que es ni lo que ellos hacen, pero se expresa a través de todos sus movimientos y ellos viven según la ancestral sabiduría de sus costumbres. No poseen memoria consciente, repito, pero los sustenta la memoria instintiva de las células y los órganos. Todo esto se aplica en distinta medida según la especie, y cuando hablo de memoria consciente estoy empleando palabras que os resultan familiares (con ello quiero decir una memoria que en cualquier momento puede mirar hacia atrás por sí sola).

    En algunos animales, por ejemplo, se advierte el nacimiento de esta memoria consciente, aunque aún muy limitada y especializada. Un perro quizá recuerde dónde vio a su dueño por última vez, pero no es capaz de evocar un recuerdo, y funciona sin la "clase" de asociaciones mentales que vosotros utilizáis. Sus asociaciones son de una naturaleza más biológica y no le brindan el margen de libertad que os permiten vuestras condiciones mentales.

    El perro no recuerda una apreciación feliz de un estado de gracia del pasado, ni prevé su repetición en el futuro. El hombre, en cambio, con la gran libertad que le proporciona la mente consciente, puede alejarse de esa gran dicha interior de ser, olvidarla, no creer en ella, o utilizar su libre albedrío para negar su existencia.

    La maravillosa aceptación biológica de la vida no se podía imponer a la naciente conciencia del hombre, así que, para que la gracia fuera eficiente y aflorara en el nuevo foco de conciencia, tuvo que expandirse desde la vida de los tejidos a la de los sentimientos, pensamientos y procesos mentales. Así pues, la gracia se convirtió en colaboradora de la culpa natural.

    El hombre era consciente de su estado de gracia cuando vivía dentro de las dimensiones de su conciencia, a medida que ésta se volvía hacia su nuevo mundo de libertad. Cuando el hombre no cometía violación, era consciente de su propia gracia. Cuando violaba, la gracia retrocedía a la conciencia celular, como en los animales, pero él se sentía "conscientemente" aislado de ella y rechazado.

    La simplicidad de la culpa natural no conduce a lo que vosotros consideráis como conciencia, aunque ésta también depende de ese momento de reflexión que en gran medida os separa de los animales. La conciencia, "tal como la entendéis", está provocada por un dilema y una comprensión errónea de las condiciones impuestas en vuestra existencia física. La conciencia surgió con el nacimiento de la culpa artificial.

    A su modo la culpa artificial es muy creativa, un vástago hecho a la imagen del hombre a medida que su mente consciente pensaba en la culpa inocente natural que originalmente no implicaba castigo.

    La mente consciente siempre establece distinciones. Hace aflorar a la superficie de la conciencia patrones de material anteriormente inconsciente, que luego reúne y organiza en una forma en constante cambio. Con una concentración intencionada se puede clasificar inconscientemente una cantidad literalmente infinita de dicha información; entonces sólo surgen los elementos deseados. La mente consciente es infinitamente creativa, y esto se aplica a todas las áreas del pensamiento mental consciente. También se ocupa de organizar los datos físicos, así que la culpa natural se convirtió en la base de toda clase de variaciones que obedecían a las agrupaciones religiosas y sociales del hombre, que a su vez son el resultado de la capacidad de la mente consciente de disponer, mezclar, unir y reordenar las percepciones y la experiencia.

    El hombre es innatamente bueno. Su mente consciente debe ser libre, con su propia voluntad. Sin embargo, él puede considerarse a sí mismo malo. Es él quien establece estos haremos de su propia imagen.

    La mente está también capacitada para observar sus propias creencias, reflexionar sobre ellas y evaluar sus resultados; así pues, si el hombre utilizara esta herramienta tal como se concibió, "automáticamente" distinguiría tanto sus creencias como sus efectos. Parte de esta gran permisividad tiene que ver con el hecho de que el hombre debe darse cuenta de que él crea su propia realidad. El libre albedrío es una necesidad. Ese margen de libertad le permite materializar sus ideas, encontrárselas en la experiencia física, y evaluar por sí mismo su clase especial de validez.

    El animal no tiene esa necesidad. Se acomoda plácidamente dentro de los confines de sus instintos mientras explora otros aspectos de la conciencia con los cuales el hombre no está tan íntimamente familiarizado. Pero vosotros contáis con la gracia natural y la culpa natural, y éstas se desarrollarán de una forma más completa gracias a la conciencia. Si os sentáis con tranquilidad y observáis cómo las partes de vuestro cuerpo se reemplazan constantemente, si vuestra mente consciente se concentra en esa actividad, os daréis cuenta de vuestro estado de gracia. Si podéis percibir cómo vuestros pensamientos se sustituyen con regularidad, podréis sentir vuestro estado de gracia.

    En cambio, no podéis sentiros culpables y disfrutar de este reconocimiento; no a un nivel consciente. Si advertís que os recrimináis por algo que hicisteis ayer, o hace diez años, no estáis siendo virtuosos. Lo más probable es que ello se deba a una culpa artificial. Aun cuando haya habido una violación, la "culpa natural" no implica penitencia. Es simplemente una medida de precaución, un recordatorio "antes" de un suceso.

    «No lo hagas otra vez», es el único mensaje que deja. Expreso estos conceptos dentro de vuestro marco temporal porque, para vosotros, se originaron a partir del tiempo. Pero la verdad es que todo el «tiempo» es simultáneo.

    En un tiempo simultáneo, el castigo no tiene ningún sentido. El castigo como suceso y el suceso por el cual se os castiga existen a la vez; y, puesto que no existe el pasado, el presente ni el futuro, también se podría decir que el castigo ocurrió primero.

    Apenas hemos hablado de la reencarnación (véase la sesión 631, en el capítulo 7), pero quiero señalar aquí que la teoría es una interpretación lineal de la mente consciente. Por un lado, está muy distorsionada. Por otro, es una interpretación creativa, ya que la mente consciente juega con la realidad tal como la entiende. Pero, recurriendo a su terminología, no hay ningún karma que pagar como castigo, a menos que "creáis" que hay crímenes por los cuales debéis pagar (tal como se indica en la sesión 614, en el capítulo 2). En un sentido general, tampoco hay causa ni efecto, a pesar de que éstas son suposiciones básicas en vuestra realidad.

    Utilizo estos conceptos porque estáis familiarizados con ellos. En el mundo del tiempo parecen reales. Regresemos una vez más a ese momento de reflexión, porque es entonces cuando tanto las causas como los efectos aparecen por vez primera. Es posible rastrear su origen observando a los animales que ahora vagan por la tierra, pues cada uno a su manera -distinta de la vuestra- muestra esa reflexión. En algunos casos, y a todos los efectos, no existe en absoluto. Pero está ahí, latente.

    Cuanto más largo sea vuestro «período» de reflexión, mayor será el tiempo que parece transcurrir entre sucesos.

    Soléis creer que hay una extensión de tiempo entre las existencias reencarnadas, que una sigue a la otra al igual que un momento parece seguir a otro. Como percibís una realidad de causa y efecto, presuponéis una realidad en la cual una vida afecta a la siguiente. Vuestras teorías de culpa y castigo os llevan a creer que los obstáculos de esta existencia responden a las culpas acumuladas en la vida anterior, o peor aún, a lo largo de los siglos.

    Estas múltiples existencias, no obstante, son simultáneas y con un final abierto. Expresado con vuestras palabras, la mente consciente adquiere cada vez más comprensión del papel que tiene que desempeñar en esta realidad multidimensional. Es suficiente con que comprendáis vuestra parte en "esta" existencia. Cuando comprendáis que sois vosotros quienes conformáis lo que concebís como vuestra realidad actual, todo lo demás se colocará en su lugar.

    Vuestras creencias, pensamientos y sentimientos se materializan instantáneamente. Su realidad terrenal tiene lugar simultáneamente con su comienzo; pero, en el mundo del tiempo, parece que se suceden lapsos temporales entre ellos. Por eso digo que una causa sigue a la otra -para que lo comprendáis más fácilmente-, pero todo ocurre a la vez. De igual modo, vuestras múltiples vidas ocurren como la realización inmediata de vuestro ser en la extensión natural de sus capacidades polifacéticas.

    «A la vez» no implica un estado acabado de perfección ni una situación cósmica en la que todo se ha hecho, ya que todas las cosas siguen ocurriendo. "Vosotros" -vuestro y presente y futuro- estáis aún ocurriendo, y vuestro yo pasado todavía está experimentando lo que creéis que está acabado. Y no sólo eso, sino que está experimentando sucesos que no recordáis, que vuestra conciencia, sintonizada lineal-mente, no puede percibir.

    El cuerpo posee en su interior la milagrosa fortaleza y energía creativa con la cual -según vuestra concepción- nació. Es probable que interpretéis que esto implica la posibilidad de un estado de juventud sin fin. Si bien es cierto que la juventud puede «prolongarse» físicamente mucho más de su duración actual, no es a esto a lo que me refiero.

    Físicamente, el cuerpo debe obedecer a la naturaleza en la que nacéis, y en ese contexto el ciclo de la juventud y la vejez es de máxima importancia. En cierta manera, el ritmo del nacimiento y la muerte es como un soplo de aire que se inspira y se espira. Observad cómo entra y sale el aire en la respiración. No sois ese aire, pero aun así entra y sale de vosotros, y sin su flujo continuo no podríais existir físicamente. Así es como vuestras vidas entran y salen de vosotros, sin ser vosotros. Y una parte vuestra las recuerda cuando se marchan y conoce su trayecto.

    Imaginad adónde va vuestro aliento cuando abandona vuestro cuerpo, cómo se escapa quizá por una ventana abierta y se convierte en parte del espacio exterior, donde nunca lo distinguiríais. Y una vez que os ha dejado, ya no forma parte de lo que sois porque ya sois distintos.

    De modo que las vidas que habéis vivido no son vosotros, aunque son de vosotros.

    Cerrad los ojos y pensad en vuestro aliento como si fueran vidas, y en vosotros como la entidad a través de la que han pasado y están pasando. Sentiréis vuestro estado de gracia, y comprenderéis que las culpas artificiales carecen de sentido. Esto no niega la suprema y absoluta integridad de vuestra individualidad, ya que también sois la entidad individual por la que fluyen las vidas, y las vidas únicas que se expresan a través de vosotros.

    Ningún átomo de aire es como otro. Cada uno a su manera es consciente y capaz de formar parte de grandes transformaciones y organizaciones, y está colmado de un infinito potencial. Así como el aliento os abandona y se convierte en parte del mundo, libre, vuestras vidas os abandonan y continúan existiendo, según vuestro significado del término. No podéis confinar una personalidad que «fuisteis» a un siglo que concluyó y negarle otros logros, porque incluso ahora existe y posee una nueva experiencia. Así como vuestro momento de reflexión originó la conciencia tal como la concebís -ya que en realidad ambos coincidieron-, también pueden otro fenómeno y una especie de reflexión originar al menos una leve conciencia de las vastas dimensiones de vuestra propia realidad.

    Los animales se mueven, digamos, por un bosque. Vosotros os movéis de la misma manera por las zonas psíquicas, psicológicas y mentales. A través de sus sentidos el animal capta mensajes de áreas lejanas que no logra percibir directamente, y de las cuales es en gran medida inconsciente. Otro tanto ocurre con vosotros.


    SESIÓN 637, 31 DE ENERO DE I973 2I.O5 MIÉRCOLES

    El ser que sois nunca se aniquila. Vuestra conciencia no se apaga ni queda engullida en un nirvana,* dichosamente inconsciente de sí misma. Ni sois parte de un nirvana ni nunca lo seréis.

    Hasta cierto punto, hemos hablado del cuerpo y de su composición en células. Todas las células que ahora componen vuestra forma física evidentemente existen al mismo tiempo. Imaginad que tenéis muchas vidas y que todas coexisten de la misma manera, de modo que en vez de células tenéis «yoes». Os dije que cada célula posee su propia memoria. La memoria del ser es, naturalmente, de mayores dimensiones.

    Imaginad que vuestro ser superior -podéis llamarlo entidad- tiene una estructura psíquica tan real como vuestra estructura física, pero compuesta de muchos «yoes». Así como cada célula del cuerpo tiene su posición dentro del espacio y fronteras corporales, también cada yo o ser dentro de la entidad es consciente de su propio «tiempo» y dimensión de actividad. El cuerpo es una estructura temporal. No obstante, aunque las células son parte de este cuerpo, no son conscientes de toda la dimensión en la que mora vuestra conciencia. No perciben todos los elementos de los que disponen en la experiencia tridimensional, pero vuestra conciencia presente -aparentemente mucho más sofisticada- depende físicamente de la conciencia celular.

    * En el budismo, el nirvana es un estado de perfección celestial que se alcanza mediante la extinción de la vida individual y la absorción del alma en el espíritu supremo.

    En una sesión reciente de la clase de percepción extrasensorial, no obstante, Seth dijo: «No hay nada más terrible que el nirvana. Al menos vuestros conceptos cristianos os proporcionan la esperanza de un paraíso sofocante y aburrido, donde vuestra individualidad puede al menos expresarse. El nirvana no ofrece este consuelo sino la aniquilación de vuestra personalidad, en una dicha que destruye la integridad del ser. ¡Huid de semejante dicha!».

    De igual modo, la entidad o estructura psíquica «superior» de la cual formáis parte es consciente de dimensiones de actividad más amplias que las vuestras, pero su compleja conciencia depende de la vuestra, y una necesita a la otra.

    En la vida física hay un lapso temporal mientras los mensajes recorren las terminaciones nerviosas. En otro orden de cosas, esto equivale a ese «momento de reflexión» que tuvo lugar cuando la conciencia del hombre surgió de la de los animales (observad que no he dicho que el hombre

    Aún en otro orden distinto de cosas, este lapso de tiempo tiene lugar -este momento de reflexión se prolonga- cuando el ser abandona a la forma física (así como la célula abandona en cierto momento el cuerpo). surgiera de los animales).

    Siguiendo con nuestra analogía, imaginad la vida del ser como un mensaje que recorre las células nerviosas de una estructura multi-dimensional -como ya dijimos, tan real como el cuerpo-, y consideradla también como un gran «momento de reflexión» por parte de dicha personalidad polifacética.

    Hago estas analogías porque "son" pertinentes, pero soy consciente de que pueden haceros sentir humillados o haceros temer por vuestra identidad. Sois más que un mensaje que atraviesa los vastos confines de un superser. No estáis perdidos en el universo. En un libro debemos emplear palabras; pero, si dejáis que estas analogías trabajen en vuestra imaginación, podéis llegar a tener una cierta sensación de vuestra relación íntima con el resto de la creación. Hasta cierto punto, el sentimiento de gracia es el reconocimiento emocional, la apreciación innata, de la necesidad, propósito y libertad de vuestra apropiada posición en la existencia.

    Recordad también el gran abismo que os separa como ser de esas células que os componen físicamente. Vuestra identidad actual contiene el conocimiento y el «recuerdo» de todas esas existencias simultáneas, así como las células a su modo retienen la memoria de todas las estructuras físicas que han formado. Debido a vuestra concepción del tiempo, interpretáis esas vidas simultáneas como reencarnaciones, como una vida antes de la otra.

    Pues bien, vuestras ideas conscientes, expectativas y creencias dirigen la salud y la actividad de las células.

    Las células no poseen libre albedrío tal como vosotros lo entendéis. Poseen la capacidad innata de formar otras organizaciones, pero no mientras formen parte vuestra. Para abandonaros deben cambiar su forma. En cierta medida, vosotros determináis su «buena salud» dentro del marco de su naturaleza, y ellas os ayudan a su vez a mantener la vuestra. Por lo que se refiere a la conciencia, la diferencia entre lo que sabe la entidad o ser superior y lo que vosotros sabéis es semejante a la que existe entre lo que vosotros sabéis y lo que saben vuestras células.

    No obstante, vosotros tenéis libre albedrío pues, aunque la estructura psíquica de la entidad puede compararse al cuerpo, ésta forma parte de dimensiones mucho más amplias, en las que mora. Tal vez os parezca que todo esto tiene poco que ver con vuestra realidad personal. Pero vuestra experiencia diaria está tan relacionada con vuestro ser o entidad "como lo está con las células de vuestra forma física".

    Entre las células hay una relación íntima. Dentro de la milagrosa estructura corpórea del cuerpo hay un constante toma y daca y una unión de conciencia. Vuestra idea de la realidad y de su experiencia es muy distinta de la de una célula, pero ambas están interconectadas.

    Un grupo de células forma un órgano. Un grupo de seres forma un alma. No estoy diciendo que no tengáis un alma que podáis considerar propia. "Sois una parte de vuestra alma". Ella os pertenece, y vosotros a ella. Moráis en su realidad como la célula mora en la realidad de un órgano. El órgano es temporal, según vuestra noción del tiempo. El alma no lo es.

    La célula es material, tal como entendéis este concepto. El ser no lo es. Así pues, la entidad o ser superior está compuesta de almas. Como el cuerpo existe en el espacio y el tiempo, los órganos tienen propósitos específicos. Contribuyen a mantener vivo el cuerpo y deben permanecer «en su sitio». La entidad existe en dimensiones multitudinarias, y sus almas son libres para viajar dentro de unos límites que os "parecerían" infinitos. Así como la más pequeña célula del cuerpo participa en su medida en vuestra experiencia diaria, también lo hace el alma a un nivel inmensamente mayor en los sucesos de la entidad.

    Dentro de vosotros poseéis ese potencial en el que la conciencia participa creativamente. La célula no necesita ser plenamente "consciente" de vosotros para realizarse, aunque vuestras expectativas de salud influyen en gran medida en su existencia, pero vuestra conciencia del alma y de la entidad puede ayudaros a dirigir energías desde esas otras dimensiones hacia vuestra vida diaria.

    Vosotros, estimados lectores, estáis en el proceso de ampliar vuestra estructura psíquica, de participar conscientemente en el alma, de convertiros hasta cierto punto en lo que vuestra alma es. Al igual que las células se multiplican y crecen -dentro de su naturaleza y del marco físico— también los "seres" «evolucionan» en cuanto a la realización de su valor.

    Las almas son también estructuras psíquicas creativas y en constante cambio, pero siempre conservan su integridad individual, y todas dependen unas de las otras. Las almas componen la vida de la entidad "en esos términos". Pero la entidad es «más» de lo que es el alma.

    Cuando sois conscientes de la existencia de la entidad y del alma, podéis atraer conscientemente su enorme energía, comprensión y fortaleza.

    Todo ello está intrínsecamente disponible, pero vuestro intento consciente produce ciertos cambios en vosotros que automáticamente desencadenan dichos beneficios. Los resultados se percibirán hasta en las células más minúsculas del cuerpo, y afectarán incluso a los sucesos aparentemente más triviales de vuestra vida diaria.


    * Siempre he creído que la expresión «realización del valor» que Seth utiliza es especialmente sugestiva. Comenzó a emplearla poco después de que empezaron este tipo de sesiones. En la sesión 44 del 15 de abril de 1964, escuché que decía: «En vuestro universo de camuflaje [físico] el crecimiento implica abarcar más espacio. En realidad en nuestro universo interno [...] el crecimiento existe en función de la expansión de valor o calidad de la cual he hablado, y no implica ninguna clase de expansión espacial. Tampoco implica, tal como lo hace en vuestro universo de camuflaje, una cierta proyección en el tiempo.

    »Os transmito esto en los términos más sencillos posibles. Si el crecimiento es una de las leyes más necesarias de vuestro universo de camuflaje, la realización del valor es la ley correspondiente en el universo de la realidad interna».


    Estáis creciendo en conciencia; por lo tanto, al utilizarla se desarrollan sus aptitudes. No es un hecho, sino un atributo, y por eso vuestra comprensión y deseo son tan importantes. Los procesos iniciados superan vuestra conciencia normal, y ocurren automáticamente con vuestra intención si no los obstruís por medio del temor, la duda o creencias opuestas.

    Imaginad que sois parte de un universo invisible, en el que todas las estrellas y planetas son conscientes y están colmados de una energía indescriptible. Sois conscientes de ello. Imaginad que este universo tiene la forma de un cuerpo. Si así lo deseáis, imaginad su contorno resaltado en el cielo. Los soles y los planetas son vuestras células, cada una llena de energía y poder pero a la espera de tus órdenes.

    Luego observad cómo esta imagen se vuelve increíblemente brillante en vuestra conciencia. Advertid que es un fragmento de una estructura multidimensional mucho más amplia, que se extiende a lo largo de una dimensión aún más rica. Sentid cómo la entidad os envía energía así como vosotros enviáis energía a vuestras células. Dejad que esta energía colme vuestro ser, y luego dirigidla físicamente a cualquier lugar del cuerpo que elijáis.

    Pero, si deseáis vehemente un suceso físico, emplead esa energía para imaginar su realización tan vivamente como podáis. Si seguís estas instrucciones y comprendéis su significado, descubriréis que los resultados son asombrosamente eficaces. La energía puede dirigirse a cualquier parte del cuerpo, y, si no entorpecéis su acción por medio de la incredulidad, esa parte se curará. Recordad, pues: si albergáis la creencia de que sois enfermizos, eso será un impedimento. En ese caso, por tanto, vuestra prioridad es cambiar ese tipo particular de creencia.

    Uno de los propósitos de este libro es deciros que nadie "nace" para ser una persona enferma, y este conocimiento os puede ayudar.


    Si creéis que habéis elegido la enfermedad para compensar ciertas deficiencias de una vida pasada, os puede ayudar el conocimiento de que conformáis vuestra realidad "ahora" en el presente, y que por tanto podéis cambiarla.

    Más adelante comentaremos el tema de las enfermedades de nacimiento. Ahora nos referimos sólo a las condiciones que "pueden" corregirse físicamente (pero no al crecimiento de un brazo si nacisteis sin él, por ejemplo, o a la corrección de otras carencias del cuerpo en el momento de nacer).

    Vuestro cuerpo es el resultado básico de vuestra creatividad a nivel físico. De su integridad se derivan todas las creaciones realizadas a lo largo de la vida. Los mayores logros artísticos surgen del alma encarnada. Os creáis a vosotros mismos día a día, cambiando vuestra forma según la incalculable riqueza de vuestras múltiples capacidades. Así pues, surgís de la resplandeciente riqueza psíquica del alma con vuestro libre albedrío y deseo. Vosotros, a la vez, creáis otras criaturas vivas. También producís formas de arte -creaciones vivas y cambiantes que no comprendéis, referidas a sociedades y civilizaciones- y todas ellas se desenvuelven gracias a vuestra alianza con la carne y la sangre.

    Esta creatividad, la fuerza más intensa dentro de toda la realidad, tiene un alcance que aún no hemos comentado en este libro, hasta la más minúscula molécula y átomo. Vuestra salud es una extensión de vuestra creatividad. También lo es vuestra relación con vuestra pareja o vuestro jefe, y los distintos tipos de sucesos con los que estáis especialmente familiarizados



    SESIÓN 638, 7 DE FEBRERO DE 1973 2I.O9 MIÉRCOLES

    La sesión del lunes 5 de febrero era imperativa, ya que habíamos previsto desde hacía un tiempo que asistiera a ella un invitado de otro estado, pero cuando llegó el momento no teníamos muchas ganas de celebrarla. Esa mañana Jane y yo nos entristecimos mucho porque descubrimos que nuestro gato negro, Rooney, había muerto inesperadamente durante la noche anterior. Lo habíamos recogido de la calle cuando era un gatito, unos cuatro años atrás. Lo enterré en el jardín. Por lo que sabíamos, este vecindario había sido su territorio natal.

    Debido a su particular disposición, Rooney había supuesto una compañía ideal para nuestro otro gato, Willy, que es varios años mayor, y Jane y yo habíamos hablado a menudo acerca de su relación tan especial. Willy siempre había sido el jefe.

    La sesión del lunes por la noche abordó también el uso de drogas alucinógenas como el LSD confines terapéuticos; esta vez no hubo dictado. Jane empezó a hablar en calidad de Seth, y la sesión se desarrolló muy bien y duró hasta la medianoche. Nuestra visita nos enviará transcripciones de las grabaciones que registró. Al final del día, Jane y yo estábamos exhaustos.


    A pesar de ello, su uso de la energía en la clase de percepción extra-sensorial del martes por la noche fue, una vez más, extraordinario; a lo largo de la velada, Jane iba alternando la información de Seth con los cantos de Sumari.


    Sé que mi analogía al comparar el alma con un órgano dentro de una estructura psíquica multidimensional de la entidad os resulta confusa. Para aclararla, cambiemos la palabra «alma» por «superalma».

    Recurriendo a la misma analogía, cada ser posee su propia alma dentro de la superalma, y la superalma es a su vez parte de la estructura multidimensional de la entidad. Así pues, para cada ser su propia alma es esa parte de su realidad superior que pertenece a la unidad entera.

    ¿Te aclara el tema esta explicación?

    («Sí, creo que sí...»)

    Si es así, también lo aclarará al lector.

    A pesar de que contesté que sí, durante el primer descanso busqué en el diccionario la definición de «superalma», por si necesitaba pedirle más aclaraciones a Seth. El diccionario definía «superalma» como el espíritu que infunde vida en la materia viva, lo que da como resultado la realización perfecta de una naturaleza ideal. Este es un concepto de la filosofía del transcendentalismo de Ralph Waldo Emerson/' y otros, durante el siglo xix.


    * Esta información resultó inesperadamente interesante. Según Seth, Emerson es uno de Los que hablan, personalidades que, tanto en estado físico como fuera de él, hablan a los hombres a lo largo de los siglos, y les recuerdan el conocimiento interno para que nunca se pierda. Véase la introducción de Jane de este libro, las notas de la sesión 623 del capítulo 5 y la sesión 653 del capítulo 13. También el capítulo 9 de Habla Seth II.

    Comprendo que todo este material resulta complicado. También es complejo de explicar, pero es importante para muchas circunstancias de vuestra vida, y afecta vuestro ser y experiencia cotidiana. A propósito, proporcioné la información [de este capítulo] cuando lo hice, sabiendo que vuestro invitado del centro psiquiátrico estaría aquí.

    Quiero hablar del estado de gracia con más detalle y desde distintos ángulos a lo largo de este libro. El joven que vino aquí describió la forma en que utilizaban terapéuticamente el LSD con los pacientes. Los psicólogos confían en que les permita curar diversos trastornos emocionales mediante la inducción de un «estado de gracia».

    El material que os acabo de dictar es necesario para comprender cómo puede afectar una dosis masiva

    Se cree que el ser debe despojarse de su ego y morir simbólicamente con el fin de que el ser interior quede libre. de LSD. Se trata de un método artificial y forzado con el que se pretende inducir una iluminación física, psíquica y espiritual, en la suposición de que el individuo logrará así mejor salud, autoconocimiento y un estado interior de paz. Se espera que dicha terapia permita hallar la conciencia y conquistarla una vez por todas. Y me refiero a la conciencia ética, no a la cognitiva.

    Tal vez quienes no hayan tomado drogas consideren que no les atañe un debate acerca del LSD, la conciencia, la «muerte y nacimiento del ser», la salud mental y la iluminación espiritual. Pero todos vosotros anheláis la iluminación y más vitalidad y comprensión, y os preguntáis qué métodos os podrían ayudar a alcanzar estos fines. Dedicaremos gran parte de este libro a hablar de diversas técnicas que os "ayudarán" a cambiar vuestra realidad para mejor.



    Extracto de Habla Seth III
    A través de Jane Roberts



    Siguiente: Seth ~ El cuerpo como la própia e irrepetible escultura viva. I

    Anterior: Seth ~ Salud, Buenos y Malos pensamientos... II

  • Enviar a un amigo.

  • Seth ~ Gracia Natural, el Marco de Creatividad y la Salud...
    Tu Mail* 
    El Mail de tu amiga/o* 
    Por favor escriba su mail y mail destinatario!


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail*  
    Apellido y Nombre*  
    Tu País*  
    Tu Comentario*
      Escriba el código aquí



    Trabajadores de la Luz?
    En tu celular, tu movil
    Audio Streaming
    Audio Streaming On Line
    escuchar

    La Gran Invocación
    La Gran Invocacin
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    Lmina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la Lmina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energa del Da
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia