HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* Video* Video
Allan KardecAllan Kardec
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
AshtarAshtar
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
Madre DivinaMadre Divina
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Saint GermainSaint Germain
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    834 lectores

    Jesús ~ Jeshua
    Vida de Jesús dictada por el mismo. II


    Señala el Maestro la manifestación de su libertad de conciencia, quedando rota su dependencia de los padres en tal sentido. Refiérese a sus estudios y a su admisión en la Cábala por presentación de José de Arimatea.

    DESLIGADO de mi sumisión habitual, por el testimonio que había dado de mi libertad de conciencia, me coloqué fuera de la ley del respeto filial y tomé la dirección de mis jóvenes hermanos y hermanas de manera de llevarlos a la fe absoluta de que yo me sentía penetrado. Les hablaba de las llamas divinas y mi celo no venía a menos a pesar de la poca atención que me prestaban y del silencio desdeñoso de mi padre.

    Así pasó un año. Cansado de mi poca inteligencia para todo lo referente al trabajo manual, mi padre consintió al fin en mandarme a Jerusalén. Se convino que estudiaría ahí durante algunos meses y que volviendo más razonable a Nazaret, mi padre tomaría de ello motivo para hacerme continuar mi educación en los años siguientes.

    Recibí esta noticia con entusiasmo. Mi madre lloró al abrazarme; ella se encontraba bajo la doble impresión de mi alegría y de nuestra primera separación.

    Me encaminé con ella y pronto me encontré colocado en la casa de un carpintero que debía enseñarme el oficio de mi padre y concederme salidas bajo el patrocinio de José de Arimatea. Empecé en la filosofía con ideas precisas sobre la inmortalidad del alma. Mis nociones de historia eran débiles y me costó mucho trabajo fijar mi Espíritu en el circuito de las ciencias exactas.

    La astronomía llamaba mi atención a causa de las espléndidas maravillas que desenvolvía bajo mis ojos, pero la contemplación de estas maravillas me alejaba de la curiosidad de las demostraciones, persuadido como estaba de la insuficiencia de la teoría.

    Los romanos y los hebreos tenían apenas nociones de astronomía de los egipcios; mas en los pueblos guerreros y en los conquistados hace poco progreso la ciencia.

    Practicaba la observancia de la ley mosaica con escrupulosa exactitud y las fantasías de mi imaginación se detenían en el dogma sagrado. Pero poco a poco fuertes tendencias hacia un espiritualismo más elevado me hicieron desear las grandes manifestaciones del alma con el alma en el vasto horizonte de las alianzas universales. Devorado por un inmenso deseo de descubrimientos que embarga todas mis facultades y de la penosa expectativa de lo desconocido, que atormentaba mis sueños y entristecía mis pensamientos de soledad, rogué, supliqué a José de Arimatea que me explicara los misterios de la Cábala, llamada también ciencia de los Espíritus.

    Yo había oído hablar de esta ciencia como de un escollo para la inteligencia, y se me había asegurado que todos los que abiertamente se ocupaban de ella se hacían objeto de piedad si no de desprecio.

    Pero sabía también que muchos hombres de buena posición social, demostraban desprecio por la ciencia de los Espíritus solamente por respeto humano hacia la opinión general, opinión que se basaba sobre escrúpulos religiosos mantenidos vivos por los sacerdotes.

    José recibió muy mal mi curiosidad. La Cábala, según él, servía tan sólo para producir la turbación, la inquietud, la semilla de la revuelta en los Espíritus débiles.

    ¿Y cómo podría yo, tan joven, distinguir el buen grano de la cizaña, si la mayoría de los hombres se dejaban desviar del recto camino por una falsa estima de esta ciencia y por funestos consejos dados con ligereza y con malos propósitos?

    Volví repetidas veces a la carga hasta que vencido por mi insistencia, o iluminado tal vez por una repentina visión, José consintió en iniciarme en la ciencia de los Espíritus.

    La Cábala, me dijo José, viene desde Moisés, (1) y después de Moisés que mantenía relaciones con los Espíritus, pero que daba aspecto teatral a estas relaciones, la Cábala sirvió siempre a los hombres de dotes eminentes para colocar en el seno de la humanidad las preciosas demostraciones recogidas en la afinidad de sus almas con las almas errantes en el Cielo de Dios.

    (1)De ello se encuentran pruebas en diversos pasajes de la Biblia. En cuanto a Jesús, la Cábala pudo bien servirle como motivo para despertar en él las aptitudes psíquicas, de que sin duda venía excepcionalmente dotado. Los primeros cristianos es indudable que practicaban las evocaciones en sus reuniones diarias, lo cual debió ser fruto de las enseñanzas de los Apóstoles.

    La Cábala viene desde Moisés, para nosotros que nada vemos más allá de Moisés, mas la Cábala debe ser antigua como el mundo. Ella es una expresión de la personalidad de Dios, que confiere sonoridades al espacio y acercamientos al infinito.

    Ella constituye una ley tan grande y honrosa para el Espíritu, que éste la define como una aberración, cuando sus aptitudes no lo llevan a estudiarla, o que él recibe toda clase de sacudidas y de aflicciones si la estudia sin comprender su utilidad y su fin.

    Los hombres que hablan a Dios sin tener conciencia de la majestad de Dios, no obtienen de la plegaria más que un fruto seco, que la imaginación les presenta como un fruto sabroso.

    Pero el amargor se hace pronto sentir y así se explica la sequedad del alma, el aislamiento del Espíritu, la pobreza de la devoción.

    En la ciencia de las comunicaciones espirituales, el Espíritu que se desvía del principio fundamental de esta ciencia, no obtiene nada de verdadero y de útil. Puede dirigirse a elevadas personalidades, pero le contestan inteligencias mediocres y camina como un ciego, retardándose cada vez más en las escabrosidades del camino.

    "El principio fundamental de la ciencia cabalística reside todo en la abnegación del Espíritu y en la libertad de su pensamiento con respecto de todas las nociones religiosas adquiridas anteriormente en su estado de dependencia humana".

    Prometí a José mucha prudencia y respeto en el estudio de esta religión, de la que mi alma y mi Espíritu estaban enamorados, con el fanatismo de las grandes aspiraciones.

    José me escuchaba con el presentimiento de mi predestinación a los honores de Dios (así me lo confesó después) tan grande fué el calor de mis palabras y tal fué la unción de mi gratitud. Dos días después de esta conversación, José me llevó a una reunión compuesta de hombres casi todos llegados a la edad madura. Eran cerca de unos treinta y no dieron muestras de sorpresa a nuestra llegada (2) Nos colocamos todos cerca del orador.

    (2)Me percibí que se nos esperaba.

    Las sesiones cabalistas se abrían con un discurso. En él se hacía, como exordio, la enumeración de los motivos que imponían la vigilancia para que no fueran admitidos en la asamblea más que neófitos de quienes pudieran responder los miembros más ancianos. Por lo tanto un miembro recién aceptado no tenía el derecho de presentar un novicio. Se necesitaban muchos años de afiliación para llegar al patrocinio, mas éste patrocinio no levantaba nunca oposiciones.

    Los jóvenes menores de veinticinco años quedaban excluidos, lo mismo que las mujeres; pero las excepciones, muchas veces repetidas, hacían ilusoria esta disposición reglamentaria.

    Yo venía a encontrarme en el número de estas excepciones.

    Muchos hombres llegaron aún después que nosotros. Se hizo en seguida el silencio y se cerraron las puertas.

    El orador dedujo los caracteres especiales de esas reuniones en medio de una población que debía temerse por su ignorancia y engañarla para trabajar por su libertad.

    Hizo en seguida resaltar los principios de conservación, como lo dije ya, y rindió homenaje a mi entrada en el santuario fraternal, dirigiéndome algunas palabras de cariñosas recomendaciones.

    Todo ello, menos lo que se refería a mí, se repetía en todas las sesiones y tomaba poco tiempo.

    Tuvimos en seguida una bella argumentación respecto de la luz espiritual y de los medios para transformarla en mensajera activa de los deseos del Ser Supremo.

    ! Ser Supremo! - Estas palabras hicieron inclinar todas las frentes y cuando dejó de oírse la voz elocuente, un estremecimiento magnético dió a conocer una adoración inefable.

    Algunas preguntas dieron lugar a contestaciones sabias y concienzudas. Se estudiaron páginas magníficas, se explicaron y desvanecieron contradicciones aparentes y dudas pasajeras. Algunas demostraciones profundas depositaron semillas preciosas en el Espíritu de los novicios, y la intensidad del amor fraternal de todos los corazones se manifestó con una larga invocación al Espíritu Divino.


    Esta sesión dejó mi alma mayormente deseosa de las alegrías de Dios y mi Espíritu en un profundo recogimiento para merecer estas alegrías.

    No pronunciamos una sola palabra hasta mi domicilio, Hasta mañana, me dijo José, separándose de mí.

    Al otro día José me dirigió en mis primeros ensayos (3) y se demostró satisfecho por sus resultados. Mi regreso a Nazaret dio una tregua a las tareas de mi Espíritu.

    En el intervalo que empieza con mis quince años de edad, hasta la muerte de mi padre, permanecí la mayor parte de mi tiempo en Jerusalén.

    Distinguido por su probidad y por haber mantenido a todos sus hijos en el recto camino del honor y de la sencillez, José murió rodeado de la estima general y del afecto de los suyos. Yo tenía, como dije al empezar este relato, veintitrés años cumplidos, y vuelvo a tomar el hilo de los detalles interrumpidos por la mirada dirigida sobre mis primeros años.

    José de Arimatea me tomó como hijo suyo cuando, lejos de mi familia, fuí a pedirle asilo y protección. Me ayudó para obtener el perdón de mi madre. Mi madre no solamente me perdonó sino que me dió permiso para seguir mis inclinaciones y una vida independiente.

    A medida que la luz de lo alto penetraba mayormente en mi Espíritu, él se veía invadido cada vez más por la adversión hacia las instituciones sociales dominantes.

    Reconocía seguramente la depravación humana, pero consideraba también la desgraciada condición de los hombres y dirigía mi pensamiento hacia el porvenir que soñaba confundiéndolos en la ternura del Padre de ellos y mío. Mi presencia en una asamblea de doctores fué acogida favorablemente y me coloqué desde entonces a la vista como orador sagrado. Garantido por mis antiguos compañeros de conspiración, pude dedicarme al estudio de los hombres que gobernaban y de los acontecimientos.

    En mi casa de Jerusalén pensé en mis trabajos futuros y busqué el prestigio de las clases pobres sublevándome en contra de los ricos, de los poderosos y de las leyes arbitrarias. Pero no era éste un trabajo partidista, una participación en los propósitos de rebelión de un pueblo, puesto que hacía a Dios el ofrecimiento de mi vida para salvar al género humano. El apasionamiento de mi corazón me hacía olvidar las dificultades y, a menudo, con la cara inundada de lágrimas, las manos tendidas hacían un objeto invisible, fuí sorprendido en una posición que parecía crítica para mi razón. Mis amigos me humillaban entonces con tales demostraciones y sarcasmos, que yo me retiraba a pedir perdón a Dios de mis transportes, acusándome de orgullosos deseos.

    (3)Se ve claramente que se trata aquí de ensayos medianímicos, porque, si bien estaría él en comunicación intuitiva con el plano extra corporal, es indudable que la materialidad del fenómeno, es decir la forma de las comunicaciones, la aprendió en la Cábala.

    Las poblaciones de la Judea representaban para mí el mundo, lo cual era motivo de diversión para los confidentes de mis delirios, y no los asombraba menos la reserva que yo me imponía ante sus burlas. La posteridad no se ha ocupado de la vida que llevé en Jerusalén; ella ignoró las fases de mi existencia y no se conmovió sino de mi predicación y de mi muerte.

    Pero dichas predicaciones hubiera debido comprenderse que habían sido meditadas, como también había sido prevista mi muerte como coronamiento de mis actos mucho antes de que se me hubiera tachado de revolucionario y acusándome vehementemente como vanidoso por los mismos que me rodeaban. ¿Cómo podía haber yo aceptado mi misión y mi sacrificio si no hubiera penetrado en el conocimiento de las intimidades de las cosas?

    Lo repito, pues, la luz de Dios penetraba en mí, me escondía las dificultades que se levantaban en el mundo humano y no me dejaba ver sino el fin, que era el de dirigir la Tierra por un camino de prosperidad y de amor. Elevando mi personalidad, pero atribuyéndola a Dios esta elevación, deseando la popularidad, pero resuelto a emplearla exclusivamente en el bien de los demás, midiendo con una mirada llena de luz que me daba el estudio de las leyes y de la época, el peligro de muerte que tenía que desafiar y los senderos espinosos que tendría que atravesar, yo había llegado al convencimiento profundo de la eficacia de mis medios.

    Democrático por inclinación más que por raciocinios políticos, defensor del pobre con la sola idea de encaminarlo hacía la transfigurada imagen del porvenir y desdeñando los bienes temporales porque me parecían la destrucción de las facultades espirituales, ponía en práctica aún con las personas de mi intimidad, la observancia rigurosa de los preceptos que tenía la intención de establecer como principios de una moral poderosa y absoluta.

    Minaba los cimientos de las murallas de la carne, jurando ante Dios respetar el Espíritu a expensas del cuerpo y de sacrificar las tendencias de la materia ante las delicadezas del alma y de permanecer dueño de mí mismo en medio de la violencia de las pasiones carnales y de elevarme hacia las altas regiones puro de todo amor humano sensual; de huir de la compañía de la gente feliz en el ocio y de aproximarme a las relajaciones e infelicidades para convertirlas en arrepentimientos y esperanzas; de apagar en mí todo sentimiento de amor propio y de iluminar a los hombres en el amor de Dios; de añadir a la moral predicada por Espíritus elegidos la moral fraterna predicada por un oscuro hijo de artesanos; de hermanar la práctica con la teoría, llevando una vida de pobreza y privaciones; de morir, en fin, libre de los lazos humanos y coronado por el amor divino...

    "Con tu poderosa mano, oh Dios mío, has dirigido mis actos y mi voluntad, puesto que tu Siervo no era más que un instrumento y la pureza honraba el Espíritu del Mesías antes de que este Espíritu se encontrara unido con la naturaleza humana en la personalidad de Jesús".

    Hermanos míos, el Mesías había vivido como hombre sobre la Tierra y el hombre Nuevo había cedido su lugar al hombre penetrado de las grandezas celestes, cuando el Espíritu se vió honrado por las miradas de Dios para ser mandado como enviado y mediador, El Mesías había ya vivido sobre la Tierra porque los Mesías jamás van como mediadores en un mundo que no han habitado anteriormente.

    La grandeza de la nueva luz, de la ley que he traído por inspiración divina, se encierra toda en nuestros sacrificios y en nuestro amor recíproco que nos elevan fraternalmente hacia la comunión universal y hacia la paz del Señor nuestro Padre. Mi sacrificio fué de amor en su más intensa expresión, amor hacia los hombres inspirado por Dios y el amor de Dios que sostiene el Espíritu en sus debilidades humanas.

    Hermanos míos: la tristeza de Jesús en el huerto de los olivos y la agonía de Jesús sobre la cruz se vieron mezcladas de fuerza y de debilidad. Mas el amor del Padre se inclinó sobre la tristeza de Jesús y él se levantó diciendo a sus Apóstoles: "MI HORA HA LLEGADO"

    EL sudor de sangre y las largas torturas habían disminuido el amor paterno; mas la ternura del Padre reanimó al moribundo corazón, y Jesús pronunció estas palabras:

    "PERDÓNALES, PADRE MÍO, ELLOS NO SABEN LO QUE HACEN. HÁGASE TU VOLUNTAD; EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ALMA,"

    Os lo repito, hermanos míos, la pureza del Espíritu se encontraba en la naturaleza del Mesías, antes que él se encontrara entre vosotros como Mesías. Os lo repito también, que las miras de Dios echan la semilla en un tiempo para que ella dé frutos, en otro tiempo y los Mesías no son más que instrumentos de la divina misericordia.

    La palabra de Dios es eterna, ella dice:

    “Todos los hombres llegarán a ser sabios y fuertes por el amor del Padre de ellos”.

    La palabra de Dios es eterna, ella dice:

    "Amaos los unos a los otros y amaos sobre todas las cosas".

    Ella dice:

    "El Espíritu adelantado se avergüenza, en la materia, al tomar parte en las diversiones infantiles".

    "Penetrado de la grandeza del porvenir, honra ese porvenir y devora los obstáculos que se oponen a su libertad".

    "Todas las humanidades son hermanas: todos los miembros de estas humanidades son hermanos y la Tierra no encierra más que cadáveres".

    "La verdadera patria del Espíritu se encuentra espléndidamente decorada por las bellezas divinas y por los claros horizontes del infinito".

    Hermanos míos: Dios es vuestro Padre como lo es el mío; pero en la ciudad florida en donde se encuentran y se toman los Mesías el título de Hijo de Dios nos pertenece de derecho, Llamadme, pues, siempre Hijo de Dios, y tenedme por un Mesías enviado a la Tierra para la felicidad de sus hermanos y gloria de su Padre. Iluminaos con la luz que hago brillar ante vuestros ojos. Consolaos los unos a los otros, perdonad a vuestros enemigos y orad con un corazón nuevo, libre de toda mancha, de toda vergüenza por este bautismo de la palabra de Dios, que comunico a vuestro Espíritu. El Mesías vuelve a seros mandado en vuestra ayuda, no lo desconozcáis y trabajad para participar de su gloria. Escuchad la palabra de Dios y ponedla en práctica. La divina misericordia os llama, descubrid la verdad con coraje y marchad a la conquista de la libertad mediante la ciencia.

    Desechad la peligrosa apatía del alma para aspirar las deliciosas armonías del pensamiento divino y tomad del libro que os dicto los principios de una vida nueva y pura.

    Haced el bien aún a vuestros enemigos y progresad con paso firme en el camino de la virtud y del verdadero honor. La virtud combate las malas inclinaciones y el honor verdadero sacrifica todas las prerrogativas del yo por la tranquilidad y felicidad del alma hermana.

    Hermanos míos, os bendigo al dar término a este segundo capítulo.


    Extracto de VIDA DE JESUS DICTADA POR ÉL MISMO
    A LA MEDIUM SRA. XX LA 1a PARTE
    LA 2 a PARTE AL MEDIUM XX



    Siguiente: Jesús ~ Jeshua ~ Vida de Jesús dictada por el mismo. III

    Anterior: Jesús ~ Jeshua ~ Vida de Jesús dictada por el mismo. I

  • Enviar a un amigo.

  • Jesús ~ Jeshua ~ Vida de Jesús dictada por el mismo. II
    Tu Mail* 
    El Mail de tu amiga/o* 
    Por favor escriba su mail y mail destinatario!


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail*  
    Apellido y Nombre*  
    Tu País*  
    Tu Comentario*
      Escriba el código aquí



    Trabajadores de la Luz?
    En tu celular, tu móvil
    Móvil Lite
    Audio Streaming
    Audio Streaming On Line
    escuchar

    La Gran Invocación
    La Gran Invocacin
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    Lmina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la Lmina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energa del Da
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia