La Junta Karmica.

Varios/Otros


Está formada por un grupo de Seres Divinos que por Misericordia y Compasión hacia cada persona que vivimos en la Tierra nos ofrecen su servicio.

Es esta Junta Kármica la que determina quién va a encarnar cada año, para beneficio de la raza o para que ese individuo corrija errores de vidas anteriores.

En el momento de desencarnar es frente a estos seres que debemos presentarnos a fin de rendir cuentas del uso dado a la Vida y a la energía de Dios durante la encarnación transcurrida.

La Junta Kármica se reúne dos veces en el año, en los meses de Junio y Diciembre, para oír las peticiones que deseemos hacer.
Una parte de los pedidos debe tener carácter impersonal y constituir un servicio para la humanidad, el resto pueden ser peticiones personales que consideramos de mucha importancia en nuestras vidas y/ o de los seres que amamos.

La forma de hacer estas peticiones es simple, se trata de escribir una carta, en forma cortés, amable, no es necesario realizar grandes discursos, dirigiéndola a la Amada Junta Kármica y a continuación se van detallando los pedidos, la demanda que realizamos constituye una afirmación consciente del libre albedrío que poseemos y compele a la respuesta, provocando en estos Seres de Amor y Misericordia una gran alegría por ser conocidos en sus funciones.

La carta luego de escrita, la firmamos y la guardamos, es privada no debe comentarse, cada tanto podemos releerla, y agradecer lo que vayamos recibiendo.

El tiempo para escribirla es durante el mes de diciembre desde el 10 hasta el día 31 (es durante el día 31 de Diciembre que se pasan por la llama física las cartas que se escribieron antes del 30 de Junio), a partir de esta fecha los Nueve Seres que forman la Sagrada Junta Kármica van a cotejar las peticiones y ofrecimientos, haciendo un balance con ellas para decidir las bendiciones que con seguridad van a enviarnos, siempre recibimos mas de lo que merecemos por Misericordia Divina.



Integrantes de la Junta Kármica :

-Amada Kwan Yin: Diosa de la Misericordia , Perdón y Compasión.

-Amada Señora Portia: Diosa de la Justicia Divina.

-Amada Señora Alexa: Diosa de la Libertad.

-Amada Palas Atenea: Diosa de la Verdad.

-Amada Señora Nada: Diosa de la Transfiguración.

-Amada Madre María: Madre de Jesús, Madre Cósmica. Patrona de Curación..

-Amado Elohim Vista: "El Ojo Todo Avizor" de Dios.

-Amado Shri Magra: cumplió funciones de Señor del Mundo

-Amado Señor Saithrhu: Manú de la Séptima Raza Raíz.


Liliana Belart
Maestra de Reiki
Maestra de Registros Akáshicos
Organizaci'on de Viajes y Eventos
Tel.: 011 4601 1903

9798 lecturas

1 Comentario de lectores

05/09/2010

Hola ..... muy bueno el sitio!

Me interesó mucho todos los temas que comentan.
Respecto del Karma, la Junta Kármica, los Registros Akáshicos, etc. y la Carta semestral dirigida a los Señores (y Señoras) del Karma, esto es lo que te puedo decir y la carta que les hice:

.....................................
Carta a los Señores del Karma Les escribo esta cartita a los Señores y Señoras del Karma para hacerles saber cómo ha sido mi vida, aunque seguramente ya estarán al tanto de todo.

Yo era un niño común y normal que crecía y se desarrollaba feliz, soñando con un gran futuro cuando fuera grande, había cumplido 13 años. Pero poco después, Uds. recordarán, me atacó una enfermedad sencilla y sin importancia, como a muchos otros chicos, sólo que a mí se me complicó, pero aún así en el 99% de los casos cura sola, pasa y asunto terminado y todos felices. Claro que a mí, por obra y gracia de los Señores del Karma (más adelante lo explico) y de mi Ángel de la Guarda la enfermedad me atacó arteramente destruyéndome, a esa temprana edad y en plena pubertad, unas glándulas esencialísimas para el desarrollo y para la vida.

El resultado fue una severa regresión hacia un infantilismo, falta de desarrollo e infinitas secuelas; no había tratamiento médico en ese entonces, y los médicos tampoco sabían mucho de mi afección.
Pasé mi juventud y adultez como pude, tratando de disimular mis limitaciones, lo que lograba en un 50%, con mucho esfuerzo, pero igual casi todos se daban cuenta de mis problemas.

Preguntando a Dios el famoso “por qué a mí”; y una noche tuve un sueño, fue un sueño muy vívido, y a pesar de que fue hace ya un tiempo es como si hubiera sido anoche; estaba yo parado ante un tribunal y ellos estaban vestidos con ropas antiguas (túnicas), y el que parecía presidirlo me dijo que era el Tribunal Kármico (yo casi ni conocía de esto) y que lo que a mi me pasó en mi vida era por una deuda de mi karma de una vida anterior, pero que mi castigo era en ese momento levantado. Mentiras! Pura farsa. No noté ninguna diferencia en mi vida.

Mi conclusión es que Uds. señores del Karma NO SON seres de la Luz, ni de Dios, sino unos malditos Demonios del Averno, y es en ese reino de la oscuridad donde deberían estar.

¿Dónde está el libre albedrío? Yo no he podido hacer nada para paliar mi castigo; además es MENTIRA que yo haya hecho algo para ensuciar mi Karma, no lo recuerdo, ni lo reconozco, ni me consta! Si fuera cierto, porqué no me lo demuestran?
Un juez justo de este mundo antes de sentenciar a un acusado le demuestra fehacientemente sus delitos.

Mi reclamo enérgico e inclaudicable es que estos malditos me devuelvan lo que injustamente me han quitado. Malditos Demonios del Karma, Uds. han arruinado sin remedio mi vida; junto con mi “Ángel de la Guarda” de mis 13 años, al que le hubiera bastado mover un dedo y la sencilla enfermedad hubiera pasado desapercibida, o simplemente no la hubiera tenido, ese no fue un Ángel, sino un DEMONIO, porque me hizo muchísimas cosas verdaderamente demoníacas, menos protegerme.
Le pedí a Dios que me lo cambiara, por un verdadero Ángel, que me quisiera y me cuide, y parece que mi pedido ha sido oído, porque he notado cambios importantes! Malditos Demonios del Karma, algún día estaremos frente a frente y aunque seguramente tienen más poder que yo tendrán que cuidarse de que de un empellón no los empuje yo al mismísimo infierno, que es donde deben estar, junto con mi ex-ángel de la guarda de mis 13 años, para él le pedí a Dios el castigo del averno perpetuo.

NO tengo rencores, odios ni revanchismo, sí sed de que se me haga Justicia.
.....................................

Al Administrador: Si no te gusta este escrito BÓRRALO de inmediato, pero antes de descalificarme ponte en mi lugar, ponte en mi cuerpo, y piensa cómo te sentirías, cómo sería tu vida si hubiera sido a ti que te sucediera lo que me a mí me pasó!

Te envío un gran saludo y todas mis Bendiciones.

Alhexandro McKenzie desde Argentina.

-.-.-

Hola Alhexandro!

Preguntandote a Dios el famoso “por qué a mí” seguramente llegarás a una respuesta con otra pregunta. "Para qué?" y ese 'Para Que' algún día lo veras tan claramente que aunque parezca loco, incoherente y hasta si no lo aceptas, insultante; "Agradecerás" de algún modo el haber pasado por todo ello... Sí. Creo escuchar tu pensamiento. Por eso te dije "hasta insultante"... Pero llegará el día en que hasta recuerdes este pequeño feedback.

Si tuviste ese sueño... Núnca te pusiste a pensar que hubiera sido de vos en esta misma vida y/o en las siguientes?. No te preguntaste ¿Cuál ha sido esa deuda kármica?.

Imagina por un solo instante. Juguemos un poco con la imaginación...
Cuanto tenemos de historia para tomar de ejemplo... Podría servir un muchacho de vigotes cortos; pelo corto; ... un Hitler. Ups!!!... Libre albedrío?. Sí. El también lo tuvo... Como te gustaría que viviera sus próximas vidas...
También es verdad que a los ojos de Dios todos somos perfectos y cumplimos un plan...

Aveces empujamos a quien no nos da lo que queremos ver, escuchar, sentir, VIVIR... Pero la vida siempre nos da oportunidades para pedir disculpas...


Alex. Nada de lo que pueda decirte ahora va a cambiar lo escrito, posiblemente hasta te haya irritado más. Seguramente la ley de la justa medida irá mostrándote las respuestas a al saber Porqué y los Para qué.

Cuando pidas nuevamente ver las causas, recuerda pedir también "que sea en Amor". Para que lo que veas no sea otro problema, sino una solución; un remedio; "Una sanación a tu dolor".

Abrazo de Oso de Luz.

PD: No me disgustó. Al contrario. Estoy agradecido de haberte podido leer.

Mi Ser Divino saluda y reconoce tu Ser Diino.