Sana tu cuerpo. Louis Hay.

Varios/Otros


Las causas mentales de la enfermedad física y la forma metafísica de superarlas.



Observaciones adicionales

He aprendido que los niños, y también los animales, por ser tan abiertos y receptivos, pueden verse enormemente influidos por la conciencia de los adultos que los rodean. Por lo tanto, cuando se hace algún tipo de trabajo relacionado con niños o animales domésticos, es preciso usar las afirmaciones para ellos y también para esclarecer la conciencia del padre, madre, profesor, pariente, etc., que podría estar influyéndolos.

Recuerda que la palabra «metafísica» significa ir más allá de lo físico para ver la causa mental que se oculta detrás. Por ejemplo, si tú acudieras a mí como cliente con un problema de estreñimiento, yo sabría que tienes algún tipo de creencia en la limitación y la carencia y, por consiguiente, tienes miedo de soltar algo por temor a no poder reemplazarlo. También podría significar que estás aferrado a un recuerdo doloroso del pasado y no quieres liberarlo. Podrías temer tal vez dejar una relación que ya no te sustenta, o un trabajo insatisfactorio, o alguna pertenencia que ya no te sirve. Incluso podría ser que fueras algo tacaño con el dinero. Tu malestar me daría muchas pistas sobre tu actitud mental.

Yo intentaría hacerte comprender que un puño cerrado y una actitud rígida no aceptan nada nuevo. Te ayudaría a desarrollar más confianza en el Universo (ese poder que te da el aliento) que te sustenta para que así pudieras fluir con los ritmos de la vida. Te ayudaría a liberar tus pautas de temor y te enseñaría a crear un nuevo ciclo de buenas experiencias mediante un uso diferente de tu mente. Podría pedirte que fueras a casa y limpiaras tus armarios, que sacaras todas las cosas inútiles para dejar espacio para las nuevas. Y que mientras hicieras esto dijeras: «Estoy liberándome de lo viejo y haciendo espacio para lo nuevo». Método sencillo pero eficaz. Y así, cuando comenzaras a comprender el principio de liberar y dejar marchar, el estreñimiento se resolvería solo, pues es una forma de aferramiento y sujeción. El cuerpo se liberaría con mucha facilidad y de forma normal de aquello que ya no le sirve.

Tal vez has notado con cuánta frecuencia he utilizado los conceptos amor, paz, alegría y autoaprobación. Cuando consigamos vivir verdaderamente desde el espacio de amor del corazón, aprobándonos y confiando en el Divino Poder que nos sustenta, entonces la alegría y la paz llenarán nuestra vida, y se acabarán la enfermedad y las experiencias desagradables. Nuestro objetivo es vivir felices y sanos, disfrutando de nuestra propia compañía. El amor disuelve la rabia, el amor libera el rencor y resentimiento, el amor disipa el temor, el amor crea seguridad.

Cuando se logra proceder desde un espacio de amor total a uno mismo, entonces todo en la vida fluye con facilidad, armonía, salud, prosperidad y gozo.

He aquí una buena manera de utilizar este libro cuando se tiene algún problema físico:

1. Busca la causa mental. Ve si esto podría ser cierto en tu caso. Si no, siéntate sosegadamente y pregúntate: « ¿Cuáles rían ser los pensamientos que me han creado esto?».

2. Repítete, en voz alta si es posible: «Estoy dispuesto a liberar la pauta que hay en mi conciencia que me ha creado este problema».

3. Repite varias veces la nueva pauta de pensamiento.

4. Piensa y acepta que ya estás en el proceso de curación.
Siempre que pienses en el problema, repite los pasos.

Te será útil leer diariamente la meditación final que te propongo, porque crea una conciencia sana y, por consiguiente, un cuerpo sano.




Tratamiento de amor

En lo profundo del centro de mi ser hay una fuente infinita de amor. Ahora permito que este amor aflore a la superficie. Este amor llena mi corazón, mi mente, mi conciencia, mi ser, e irradia en todas direcciones, y retorna a mí multiplicado. Cuanto más amor utilizo y doy, más tengo para dar, la provisión es infinita. El empleo del amor me hace sentir bien, es una expresión de mi alegría interior. Me amo, por lo tanto, cuido mi cuerpo amorosamente. Con amor lo sustento con alimentos y bebidas que me nutren; con amor lo arreglo y lo visto, y mi cuerpo me responde con amor, con salud y energía vibrantes. Me amo, por lo tanto me procuro un hogar acogedor, un hogar placentero y que llena todas mis necesidades. Lleno las habitaciones con las vibraciones del amor, para que todo el que entre, yo incluida, se inunde de amor y se nutra con él.

Me amo, por lo tanto realizo un trabajo que disfruto haciendo, un trabajo que utiliza todos mis dones y capacidades; trabajo con y para personas a quienes amo y que me aman, y tengo buenos ingresos. Me amo, por lo tanto pienso con amor y me comporto con amor con todas las personas, porque sé que lo que doy vuelve a mí multiplicado. Sólo atraigo a personas amables a mi mundo, porque ellas son un reflejo de lo que soy. Me amo, por lo tanto perdono y libero el pasado y todas las experiencias pasadas, y soy libre. Me amo, por lo tanto vivo totalmente en el presente, experimento cada momento como algo bueno, y sé que mi futuro es brillante, dichoso y seguro, porque soy una criatura amada del Universo, y el Universo cuida de mí con amor, ahora y siempre. Y así es.

Te amo.




http://www.scribd.com/doc/2094384/SANA-TU-CUERPO-Hay-Louise

10243 lecturas

2 Comentarios de lectores

24/06/2011

muy interesante

telsaga desde Colombia

11/05/2011

Estoy muy agradecida con el grupo Trabajadores de la Luz por los hermosos e interesantes artículos como el presente que nos permiten despertar la consciencia unirnos con amor al Universo viviendo en el presente que es inevitable y aprendiendo a aceptarlo.

Lilia desde Colombia