Los Guías.

Kryon


Les hablaré de ellos. Al hacerlo, les llevaré en un viaje.
Estos son los tranquilos. Encontrarán muy pocos canales de comunicación con este grupo, pues se hallan literalmente muy ocupados. Hablo ahora de los guías. Son aquellos que les fueron asignados a ustedes al principio de la vida, que se encuentran cerca de ustedes y los sostienen de las manos y les aman. Son aquellos a los que ocasionalmente perciben, pero que siempre parecen estar fuera de su alcance. Son aquellos que se aparecen en sus sueños. Eso es el humor cósmico del Espíritu en sus sueños, pues pueden experimentar a otras entidades y otros mensajes en sus sueños. Pueden hablar incluso directamente con el Espíritu en sus sueños, todo ello de una forma muy real, exacta y apropiada. No obstante, al despertar, y al contar sus sueños a otros humanos, sólo serán eso, sueños, considerados como fantasías comunes a todos. (Los sueños constituyen a menudo el vehículo de la comunicación con los guías.)

Un viaje. Angenon y Veréhoo fueron guías. Angenon era diferente, pues había sido antes un humano. Así, llevaba consigo la banda del humano. Veréhoo nunca había sido humano, y siempre había pertenecido al grupo de los guías. Los dos habían estado con humanos durante un período de vida tras otro. Tanto Angenon como Veréhoo se sentían excitados, pues se encontraban camino de otra sesión de planificación que indicaba el principio de otra vida humana.

Iban a conocer dentro de poco a la entidad que les había sido asignada, una de aquellas que era el guardián del amor, una de aquellas que sería enviada al plano de la Tierra como humano, una de aquellas programadas para que se convirtiera en guerrero de la luz. Estos dos guías, Angenon y Veréhoo, uno al lado del otro, acudiendo a la sesión de planificación, iban a conocer a la entidad que llamamos Quién. Ya hemos oído hablar antes de Quién, en una parábola anterior canalizada hace un año, en esta misma sala, cuando recorrimos un período de vida de Quién, que entonces era un hombre, y experimentamos un viaje con él cuando caminó a través de su §casa de lección¦. Quién se encuentra ahora en la cámara de planificación, cerca del portal que conduce a la cueva de la creación. Quién está preparado para reasumir su esencia y regresar con su karma intacto al planeta Tierra. Angenon y Veréhoo forman parte de la planificación. Aquí es donde Quién y todos los demás planifican el karma que ha de ser generado por las lecciones por las que van a tener que pasar, y la planificación es clara, y no hay que confundirla con la predestinación. Pues, una vez más. Quién llegará al plano de la Tierra, donde se verá expuesto al karma apropiado, y tendrá su oportunidad de caminar a través de él {tal como ha hecho en el pasado). Esto se hace para darle a Quién la oportunidad de elevar la vibración del planeta a través de sus esfuerzos, de ser reconocido por la galaxia, y por los Sagitarios, los Artúricos, los Ashtar, hasta la Fuerza Creativa Fundamental, pues todos conocen a Quién.

Así pues. Quién se prepara en la sesión de planificación para reasumir su trabajo allí donde lo dejó (con la sabiduría del karma) y regresar a la Tierra. Aquí, Quién planifica con otras entidades que todavía tienen que acudir al período de aprendizaje, y también, queridos míos, hay planificación con las almas superiores de quienes ya están en la Tierra, pasando por su período de aprendizaje. El karma (tal como se ha descrito en una canalización anterior) puede ser un plan muy complejo. Así fue como Quién decidió regresar con Angenon y Veréhoo, esta vez como una mujer, de modo que Quién es ahora §ella¦. Los guías inician de muy buen grado su viaje para regresar a la Tierra con ella. Así fue también como ella eligió el atributo de nacer el primer día del mes de septiembre. Va a tener que pasar por un período difícil con el control.

Durante el primer año de su vida. Quién es maltratada por su padre. Quién es maltratada por su padrastro. Quién es maltratada incluso por el hermano de su padrastro. Cuando tiene once años lleva consigo un pesado karma de un ciclo de tiempo prolongado, por designio (y durante este tiempo, Angenon y Veréhoo están junto a ella, y observan cómo se desarrolla el karma elegido). Queridos míos, la predestinación no existe. Sus lecciones se deciden y se organizan con antelación, pero las soluciones las tienen que encontrar ustedes mismos, mientras se encuentran en la Tierra. Esto es así: si tuvieran que enviar a la Tierra entidades como martillos, y las visitaran algunos años más tarde, no se sorprenderían al encontrarlas en compañía de los clavos. Esto es lógica, no predestinación. Así pues, los atributos de los nacidos el uno de septiembre son conocidos, y no les sorprenderían los problemas con los que se encontraran, o las lecciones por las que tuvieran que pasar.

Quién tiene un tiempo difícil con los hombres. No tiene problemas con la abundancia, pues no es ese el karma que lleva consigo. El dinero parece acudir fácilmente a ella, y en el ámbito de los negocios terrenales ella disfruta en su búsqueda por elevarse hasta lo más alto. Se hace rencorosa debido a la cólera y a la energía de su lección kármica, y devora el espíritu de los hombres que la rodean, disfrutando con el juego de los negocios y con ganar a sus compañeros masculinos. En tres ocasiones intentó asociarse con un hombre, pero ninguno de ellos fue capaz de sobrevivir, debido a la cólera de ella. A medida que Quién se hizo mayor, su salud empezó a empeorar y su desequilibrio permitió la aparición de un ácido excesivamente abundante y de otras enfermedades relacionadas con el estrés.

Angenon y Veréhoo observaban con amor, sabiendo apropiadamente que todo estaba siendo apropiadamente conjuntado para la siguiente fase, pues Quién y los otros habían decidido que ésta podía ser una encarnación muy importante, una encarnación que se recordara, debido a los nuevos atributos de la Tierra. Cuando Quién cumplió 47 años se vio §accidentalmente¦ expuesta a una mujer iluminada, durante unas de esas reuniones intensivas de negocios en las que los humanos se ven obligados a trabajar juntos durante una semana, incapaces de escapar, todo ello en nombre de la eficiencia. Tanto Angenon como Veréhoo reconocieron a la mujer, pues se trataba de una entidad de la misma sesión de planificación a la que habían asistido 47 años antes. Ésta era la misma cuya aparición estaba programada para este año, y si Quién se hallaba preparada a su vez, debía de informar al Espíritu.

Como si el destino lo hubiera querido así, Quién se interesó por esta mujer. Quién deseaba saber qué había de diferente en ella y, como si así lo quisiera el destino {humor cósmico). Quién se aproximó a la mujer una noche y le preguntó: §¿Cómo es que tiene usted paz? ¿Cómo es que se muestra tan tolerante con los demás? ¿Cuál es su secreto?¦.

¡Angenon y Veréhoo se pusieron de puntillas! Allí, en el equilibrio de un solo momento se encontraba todo aquello que habían esperado. Ambos percibieron la potencialidad de lo que estaba sucediendo, y supieron que esta era la ventana fundamental de oportunidad que habían esperado. En la historia de sus asignaciones como guías nunca había ocurrido nada como esto. Cuando la mujer habló, Quién se mantuvo estoica, pero siguió hablando con ella. Más tarde, aquella misma noche, ocurrió: a solas en su habitación, lloró abiertamente, levantó las manos en un gesto aparente de desesperación, y le pidió verbalmente al Espíritu que le concediera una audiencia. Entonces, como si la luz se hubiera encendido de repente, Angenon y Veréhoo entraron en acción. ¡Ella había expresado intencionalidad! ¡Sí! El Universo la escuchaba. ¡Sí! Aquí había algo mucho más grande que el intelecto humano, y ¡sí!, ella podría tener paz durante su encarnación. Angenon y Veréhoo lo celebraron e hicieron que Quién pasara una noche de insomnio con tanta actividad como se produjo alrededor de su cama.

Las cosas empezaron a cambiar rápidamente para Quién. Se encontró con aquella mujer muchas más veces y se hizo rápidamente amiga de ella. Conoció a otros que la ayudaron a pasar por procesos y que le dieron la información que necesitaba. Durante todo ese tiempo, Angenon y Veréhoo se regocijaron con la nueva comunicación que ahora se les permitía tener con Quién, y con su sí misma superior y divina. A Angenon y Veréhoo se les unió un tercer guía procedente del grupo de guías maestros, y así fue como Quién pudo caminar directamente hacia su karma, y perdonar a todos aquellos que le habían causado tanto daño, y así fue como ganó en sabiduría y se dio cuenta de su propia responsabilidad por todo lo ocurrido. Y con la sabiduría llegó el amor. Y con el amor llegó la acción. Llegó un momento en el que Quién no sólo pudo tolerar a los hombres en su vida, sino que realmente llegó a juntarse con uno de ellos, y lo hizo con éxito y con amor, de un modo notable.

Al cumplir Quién 53 años, a Angenon y Veréhoo se les pidió que se marcharan. Quién había alcanzado ya tal vibración que se necesitaba de un conjunto totalmente nuevo de guías para que la sirvieran mejor. Cuando su conjunto de guías se apartó de ella, Quién se quedó durante un período de 90 días sin apoyo y, a pesar de hallarse estresada. Quién comprendió lo que estaba sucediendo, y se ocupó tranquilamente con otras cosas humanas, y pasó por este período sin mayores dificultades. Angenon y Veréhoo lo celebraron de nuevo. Quizá piensen que ellos debieron de sentirse desgraciados, sumidos en el lamento y la pena por tener que separarse de una amiga tan querida, y precisamente en el momento que tanto habían esperado y planeado. Pero Angenon y Veréhoo sabían que las partes estaban en equilibrio, y que la graduación de aquella exaltaba a la totalidad, y partieron con buena predisposición, sin rebelión alguna, ni con ningún otro pensamiento que no fuera amor por el proceso.

Dejamos a Quién aquí, porque su futuro no se ha realizado todavía, como el de ustedes mismos.

Queridos míos, así es como los procedentes del centro hacia el exterior celebran la iluminación de Quién, pues me un acontecimiento universal, y conocido por todos. Fue significativo, pues ayudó a la totalidad. Y así es como aquellos que están en el centro de su galaxia lo supieron, y así es como lo supieron también los Artúricos, y los de Ashtar y los Pleyadanos, y todos los ángeles del Grupo Solar, y también los Maestros Ascendidos. Y así es como algunos de ellos juntos pudieron hacer lo que la una había hecho por sí misma, ofrecer la intencionalidad de tomar su poder mientras se encontraba en período de aprendizaje.

Y así es.
KRYON

Extraído del libro "Kryon II - No pienses como humano"

10460 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo