Reuniéndonos con aquellos que amamos

Varios/Otros


Resulta apropiado cerrar este capítulo sobre la muerte con un caso que ilustra cómo es la reunión de compañeros espirituales en el otro lado. El caso involucra a una viuda que encuentra a su esposo en el umbral, después de una larga separación.

- Caso 13

Dr. N.: ¿A quién encuentra justo después de morir? P: ¡Es él! Eric... oh... al fin... al fin... mi amor...
Dr. N.: (después de calmar a mi paciente) ¿Es este hombre su esposo? P: Si, nos unimos justo después de que cruzo el umbral, antes de ver a nuestro guía.

Dr. N.: Cuénteme cómo se desarrollan las cosas, incluyendo la forma en que los sentimientos de afecto se transmiten entre usted y Eric. P: Comenzamos con los ojos... desde una corta distancia... mirándonos con profundidad... la certeza de que todo está fluyendo entre nuestras mentes... de todo lo que hemos significado el uno para el otro... nuestra energía es absorbida por una combinación magnética de indescriptible gozo que nos mezcla a los dos.
Dr. N.: ¿En este momento han asumido la forma física que poseían en la última vida? P: (riendo) Si, muy rápidamente comenzamos con la vez en que nos conocimos (como lucíamos) y nos movemos a través de las diferentes fases de cambios corporales que tuvieron lugar durante nuestro matrimonio. No es definitivo porque no nos quedamos en un año de nuestra vida juntos. Es más... los patrones de energía varían. Incluso también tomamos apariencias de cuerpos que hemos utilizado en vidas anteriores.

Dr. N.: ¿Fue usualmente de género femenino en aquellas vidas? P: La mayoría de las veces, si. Más tarde mezclaremos nuestros patrones de genero, porque hubo buenos momentos de nuestras vidas pasadas en las que él fue hembra y yo varón (pausa). Pero por el momento es divertido ser quienes fuimos en nuestra última vida.

Nota: Mi paciente me pide el favor de no hacer más preguntas por unos minutos. Ella y Eric se abrazan y cuando vuelve a dirigirme la palabra es para describir cómo su energía fluyó junta.

P: Es el éxtasis de la unión.
Dr. N.: Esta pasión espiritual me suena casi erótica. P: Por supuesto, pero es mucho más. En realidad no puedo describirla, pero el arrebato que sentimos mutuamente viene de todo nuestro contacto juntos en cientos de vidas combinadas con los recuerdos del estado de dicha que gozamos juntos entre vidas.
Dr. N.: ¿Y cómo se siente después de mezclar su energía con la de su esposo? P: (rompe en risas) En verdad, como un sexo maravilloso, sólo que mejor, (luego más seriamente) Usted debe entender que morí a los ochenta y tres años de edad, enferma. Estaba cansada. Fue una larga espera y yo estaba como una estufa fría que necesitaba ser calentada.

Dr. N.: ¿Estufa fría? P: Si, necesitaba rejuvenecimiento de mi energía. Siempre hay una transferencia de energía positiva cuando somos recibidos por nuestros guías o alguien que amamos. Eric le da una chispa a mi cansada energía. Él enciende un fuego en mi interior que me renueva.
Dr. N.: Cuando esta reunión termina, ¿qué hacen ustedes dos? P: Nuestro maestro viene a darme la bienvenida y me escolta a través de la niebla hacia nuestro centro.

Cuando un paciente me cuenta que el reingreso al mundo del espíritu tiene el efecto de restaurar, esto requiere de habilidades. Recibimos una infusión de nueva energía de nuestros compañeros espirituales y guías que también pueden transferir parte de la energía que hemos dejado atrás. Sin embargo, como ya lo dije cuando discutía el anhelo espiritual, una renovación completa no se dará lugar hasta que nuestro trabajo haya sido realizado. A pesar de esto, ser restaurados a como éramos antes de vivir es como sentirse nuevo una vez más. Un paciente lo dijo de esta manera: "Morir es como despertar de un largo sueño del cual sólo se tiene una confusa conciencia. El desahogo que se vive es similar al que se siente después de llorar, sólo que aquí no hay llanto". He intentado mostrar la muerte desde la perspectiva del alma que busca aliviar la pena de aquellos que deja. Como Platón dijo, "Una vez liberada del cuerpo, el alma es capaz de ver la verdad claramente porque es más pura que antes y recuerda las ideas puras que conocía antes".

Quienes sobreviven deben aprender a funcionar de nuevo sin la presencia física de la persona que amaban, confiando que el alma que parte seguirá con ellos. Aceptar la pérdida se logra un día a la vez, la curación contempla una serie de etapas mentales que comienza con la fe en que realmente no estamos solos. Con el fin de completar el contrato de vida establecido con quien ha fallecido, se requiere recuperar la participación activa con el resto de la humanidad. Usted podrá ver a su amor de nuevo lo suficientemente pronto. Tengo la esperanza de que mis años de investigación sobre la vida que llevamos como almas ayudará a quienes sufren la pérdida de un ser amado a reconocer que la muerte sólo cambia una realidad por otra en la larga continuidad de la existencia.


Extracto de "DESTINO DE LAS ALMAS"
Un eterno crecimiento espiritual
MICHAEL NEWTON Ph.D

7647 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo