La expresión contundente del Cristo que los define.

Varios/Otros


Los pensamientos realzan la figura de quien los emana según se experimenten bajo criterios propios o ajenos.

El grado de independencia en el que vivan, levanta directamente el enorme centro de percepción de la mente dual, generando por consiguiente la experiencia individual sobre la que se asienta la capacidad de discernir.

Así se rebela finalmente el ecuánime sello que los marca deferentemente como seres concientes de si mismos.

La mente ejerce el pensamiento creando relevantes vínculos entre lo visible y lo potencial, estableciendo firmes personalidades sabiamente manifestadas desde la unidad de la conciencia.

A medida entonces, que se escuchan en profundidad y obran de acuerdo a las fuertes señales que envía el Espíritu a su corazón, surge inevitable la razón apoyando poderosamente la expresión contundente del Cristo que los define, respondiendo a los nuevos parámetros que establece el curso de la evolución humana.

Sería lo mismo decir que tras su experiencia, la raza está en condiciones de cambiar la percepción que cargó penosamente sobre si misma durante milenios.


Canalización del 10/10/13 recibida por Raquel.

5775 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo