A los hijos del mundo.

Varios/Otros


- Yo, hijos míos, les trataré de dar la fórmula para dirigir sus energías, para que me complazcan con su amor, porque la ayuda llegará sin dudas, siendo constantes y pacientes como buenos hijos, respetuosos de una madre que los ama.

El Padre sabe y enviará a sus otros hijos desde sus entrañas, que ya han superado lo que han estado pasando ustedes "desde su inmadurez", así, con ellos como guía, harán cosas mayores, pero tan solo, si son como se muestra la naturaleza del Divino amor, sin esperar nada a cambio y creando las condiciones, para que la vida sea más llevadera con sus Padres.

Miren, ustedes son como una semilla buena que da frutos buenos, pero si la semilla buena está en un lugar malo, jamás podrá dar buenos frutos, y como tal, será arrancada junto con lo inservible, y no podrá crecer como buen árbol, erigiéndose por sobre todas estas cosas. Por ello deben tener mucho cuidado de no caer en los peligros que asechan en el ambiente que los rodea, ni quieran estar cerca de aquellos que puedan contaminarlos por falta de preparación. Aunque si son buenos hijos, tienen que demostrar con actos puros, para poder llevar esperanza y confianza a los suyos, amor a los que no tienen, cosechar desde la humildad, el cariño a la vida, por todo lo que toquen a lo largo de sus vidas y como principio de un nuevo cambio, y ese cambio también tiene que ser un principio, para muchos que como ustedes darán en el ejemplo.

Cada estado, es una nueva alternativa, dentro de otra con mayor responsabilidad y mayor concreción para el plan del Todo. El producto de ser buenos los hace merecedor de una diferente forma de conciencia, en donde estos, no son nada más ni nada menos que la síntesis de sus propias superaciones, conscientes a cada forma, que abre cada uno de ustedes a una nueva posibilidad de vida, y a una nueva aceptación de respeto sobre lo no conocido, lo ya superado y aceptado, pues la fe es eso que se vive, desde la verdad que se halla oculta, pero se siente cuando abrimos el corazón, que no es nada más ni nada menos, el sincronizador de cada ser, que emite la información desde el espíritu y se trasluce en forma de materia.


MENSAJE

Nada de lo que se les ha dado
está fuera del alcance
de cada comprensión,
pero deben saber
que no todo es ideal,
que hay en cada esquina
un logro por aceptar
y una tarea por hacer.


Trabajen para lograr el fin que cada uno ha recibido en su oportunidad, no desfalleciendo ante las pruebas que nos da el Padre, y asegurando la fortaleza hacia una nueva apertura de conciencia.


Pues solo será en la medida
que necesitemos comprender
lo que por merecimiento obra
en cada uno de nosotros,
como exaltación, hacia la manifestación
que los hombres deben fijar
como portadores de la verdad.


-¿Y hacia dónde vamos? ¿Cómo termina todo?

- Todo, uno lo aprende de sus propias limitaciones, así como la experiencia nos educa, trastoca las limitaciones que produce un choque y una alteración de lo que se debe y lo que no. Toda relación tiene que ver con el principio de lo que significa la creación, y causa un predominio sobre todo estado, cambiándolo hacia un orden. Cuando crezcas, podrás ver ese orden y disfrutar el cambio, desde la objetividad con que lo mires.

Nuestro universo interior saldrá, por el equilibrio que uno le de a su vida para poder recibir esto, deberemos ir hacia ese equilibrio, con bases sólidas y en un perfecto orden, podremos abrir nuestro universo interior, para que se expanda en la abundancia del Padre, solo así comprenderán. Más ésta, es tan solo una primera etapa para ir a otras, por grados de aceptación y compromiso, que es la conciencia en donde uno está parado, pues cuanto más sea la apertura, más será lo que debes dar de ti mismo. El ascenso se da en la superación constante de:


El equilibrio --> prueba y superación

El universo --> interior expansión

La familia --> es el cosmos


- Así, en un estado de dolor se aprende a perder y a ubicar lo ya comprendido sobre esta pérdida, en una conciencia de lo pasado y en otra, lo aceptado desde la experiencia, es allí en el discernimiento, que nos da lo alto de lo bajo y lo ancho de lo angosto. Desde allí llegamos a un nivel más extenso sobre las cosas que contiene el Padre, es como si viéramos la tierra debajo de su base, y luego vista de lo alto, luego desde los ángulos y así sucesivamente, vamos obteniendo distintas imágenes y con una mayor comprensión de lo que vemos.

Por ello, si a un estado animal le cuentas un cuento ¿ se ríe?... bien, en ese estado lo mejor será que te mire con desconcierto, tratando de interpretar lo que le quieres decir, o bien ni siquiera pasa por ello. Es entonces que tienes que pertenecer a ese estado para poder condecir con él. Allí vas a empezar a comprender cual es la capacidad de sentir y como cada uno en su parte mora en la creación de esta Gran Conciencia a la que llamamos Dios, El Todo.

- Pero mamá, y... ¿ Si no aprendemos?

- Seguiremos aprendiendo tantas veces, hasta que se entienda lo que se ha explicado desde lo llano, así funciona. Si estás en un cursado, donde no has entendido la materia que se te ha dado, ¿qué es lo que pasa? la vuelves a dar..., escapas..., o la sigues cursando. Si escapas, seguro estarás en el mismo grado, hasta que tomes la iniciativa de hacer las cosas con más responsabilidad, si la sigues cursando, tendrás otra oportunidad hasta que puedas salir de tu primer nivel.

- Pero mamá...que hace a todo este sistema y hasta donde uno llega con toda esta cuestión de cambios.

- Primero hijo, debemos saber que todo existe y todo parte de una misma creación. Cuando sientes que debes cambiar, es como sentir que estás sucio y pronto a tener tu baño, así se toma conciencia en el momento justo, de pasar de un estado a otro, no antes, o... !acaso no pediste ser escuchado de un principio cuando querías ayudar!. La vida que tu promueves en un principio, como ser humano es una medida de creación que establece la primera parte del proceso definido como aceptación inteligente y como individuo, o individualidad (identidad dual), que colaciona con la parte masculina del ser y la femenina por aceptar. En esta fase se desarrolla como en un grado primario o primera etapa del proceso de adaptación para ascender a niveles superiores en la comprensión a tu Padre.

Por ello, en condiciones primarias como aprendizaje, tiene que ver con la carne como parte de una evolución de un mismo sistema. Así hay micro culturas dentro del ser humano que van en avanzada llevando a otros sistemas de la mano, para que los mecanismos estén dispuestos y aptos para su comprensión en el ascenso hacia otra posibilidad en un sentido dinámico y perpetuo. Ello claro, no hace a que en un principio todo pueda llegar a estar bien, sino que cada uno en su intuición realizará lo que crea conveniente, dentro de su capacidad, así entre equivocaciones y aciertos, poco a poco se tendrá en cuenta como es todo este Padre maravilloso, que nos guía desde su mente en una continua expansión.

- Y donde se llega más allá de esto...

- Bien, fíjate que si son más los desaciertos que los aciertos, uno puede quedar descalificado por un tiempo, hasta que se dé cuenta de cómo es el mecanismo, y así también entrar al sistema visto desde una experiencia más personal, que también sirve para que los demás puedan obtener de tus propias experiencias, para que todo vaya como una especie de ejemplo, y esto también requiere de una capacidad de madurez, para poder asumir y para que otros comprendan desde ti, que sin dudas ampliará la capacidad para quien lo pueda comprender y para el que no lo tenga que replantear. Los criterios bajos también pueden contaminar lo que tenemos que hacer, dado que podemos creer que esto es así para bien y no estar viendo con objetividad la verdad. Pasando por los diferentes estados de conciencia y más allá de nuestra condición, será únicamente por merecimiento propio el alcanzar la vibración apropiada. Así también, como maestros hay en esta vida material, hay en la vida espiritual que les espera, viendo vuestras notas de comportamiento, darán a otro tipo de tareas, que funcionan si logran estados mayores, pero solo con el esfuerzo propio, pues, que merecimiento tiene que asistas a clases y no hayas comprendido nada, o el que otro haga la tarea por ti.

- Y hasta cuando seguiremos...

- Si apenas empiezas a interpretar, como crees que se puede tomar una nueva responsabilidad, si no te has persuadido de lo que tienes, como crees comprender entonces todo lo demás. Cada estado está en un continuo crecimiento, tal es el estado, tal es tu comprensión y son parte de ti en el sistema del que vives y crees estar. Tu casa, es tu cuerpo, es lo que allí ingresas, es lo que le darás como verdad a tu actual estado, y desde lo que tú conscientemente le transmites a la mente superior y a la mente inferior, que son los paralelos que coexisten y que en frecuencias más, o en frecuencias menos, se establecen en el orden que le has transmitido tus códigos.

Es como tirar un tarro a la calle, de la misma forma tirarás los pensamientos o tus virtuales despojos, pues recuerda que tu casa es tu tierra, como tu eres la tierra en ti, si a ella ingresas solo desperdicios, lo que obtendrás es un gran basural, que tapará lo que debes abrir, para que ello funcione limpio. Si una cañería que transporta agua, está llena de sarro el canal será dificultoso y en la medida que no se lo purifique, no podrá acceder a la información debidamente.

Lo comprendido en este tu primer paso, es vivir la materia para controlar ese estado y tiene que ver con lo que eres en la vida que has elegido para ti y hacia los que a ti se acercaron para darles desde tu comprensión. Pues es el ejemplo con que simplificarás tu aceptación sobre lo adquirido. Lo sabido es lo ya aceptado por tu ser, en donde aceptar, es pertenecer al sentido que le has dado sentir y discernir cada logro, en el caudal de comprensión que tomes y que vivas. Cada cosa en esta vida tiene un lugar, todo lo que pasa a tu alrededor no pasa desapercibido, existe dentro y también fuera de ti, y promulgado como parte de un mecanismo evolutivo, del cual la persona es consciente a cada paso, que lo acerca a la verdad que lo asiste, ya que somos continuamente guiados, por quienes nos dejamos llevar, porque confiamos desde nuestra madurez de saber quien es el que nos engañará, algunos descuidados simplemente se atan a la rigidez, y se estructuran en querer ser mas buenos transitando por el mal, cayendo en hipocresías que los mantienen dormidos, y creyendo estar despiertos.


MENSAJE

¡Recuerda! cuando llegues a cada estado
y puedas comprender lo escuchado
y lo transformes como aprendido,
estarás logrando definir lo que el ambiente te esté indicando.
Ayuda a aquellos con el ejemplo,
siendo tu el mismo ejemplo,
y guiarás masas,
aquellas que con tu despertar
encuentras en el ya son,
dentro de su propia verdad. Entonces;
solo recuéstate en el manso del océano
y espera a que el oleaje llegue
para ir hacia la orilla.
Que el agotamiento no te hunda
por querer llegar
en desesperado esfuerzo.


- Y una vez superada esta etapa, como se continúa en este ascenso...

- Mira, las etapas del proceso de vida, tienen mucho que ver con la expansión de la conciencia, es como meter la cabeza en la tierra, si tu vives allí largos años y no respiras el oxígeno, jamás podrás comprender lo que pasa en el exterior, muriendo asfixiado irremediablemente, ahora, cuando te atreves y eres "bienaventurado" bien arriesgado y audaz, lograrás allí con valor, salir de esta cavidad oscura que tu mismo has creado y utilizando la imaginación, irás más y más allá de tus propios ojos físicos. Esta es la parte del gran juego Divino, en el que se reparte a todos por igual y que cada uno en la medida de su comprensión, podrá elegir vivir en cada principio, solo escuchando lo que su corazón le indique. A partir de esa primer puerta que tu abres, todo empezará a ser más claro, y sabrás que allí no termina todo, que existen otros mecanismos para llegar a tu Padre, y que hoy, bajo este concepto, podrás saber que tu Padre es inmenso e infinito, que Él está en todo y es en Él todas las cosas, apenas somos como una pequeña bacteria que subimos por los niveles de la aceptación a Dios, porque si no es Él que nos mantiene vivos, para ver a cada paso lo que nos prepara en este continuo despertar, nadie más que el Padre podrá guiarnos, como buen padre de sus hijos expandidos en Él. Este Padre que tiene lo mejor para ustedes, solo hace que cada uno tenga y reciba lo que a cada uno le ha de tocar por merecimiento, pues Él está siempre presente, y su presencia existe infinitamente, como la presencia que cada hijo mantiene de la unión de una gran familia. Ahora veamos un poco, como se van desarrollando los procesos, cada uno de ustedes, insertos dentro de este mecanismo universal, tiene parte en la energía que lo asiste.

Es como si dentro de un cubo con agua, pones hielo, el hielo pertenece al agua, aunque su parte sólida no se pueda percibir. Ahora veámonos dentro de este sistema, como si el sistema fuera un cubo con agua, y nosotros la parte sólida del hielo, funcionamos dentro siendo parte de una misma energía como naturaleza hay, siendo con el Todo un concepto único, plasmado dentro de un mecanismo que nos rodea y nos nutre, visto desde lo mucho o lo poco que podemos percibir, y hasta donde llega nuestra conciencia en su existir, esta es nuestra realidad con respecto al Padre, de lo que podamos imaginar, dentro de la aceptación que cada uno va tomando en el camino recorrido desde la experiencia personal.

De la misma forma que una computadora, el cerebro es el disco rígido, nosotros los pequeños chips que funcionamos como parte de un sistema inteligente, mandando información y ejecutando los programas que funcionan como un estado y en el cual se rige desde la preparación de la que deba funcionar y que a cada uno llega como un programa mucho mas complejo, pero tan simple que no se puede percibir a simple vista.

Esto sucede dentro de ustedes, en los distintos mecanismos que se toman desde la información que tenemos, que corresponde a un estado consciente que lo llaman vida, y que a cada uno le llega como información.

En el cuerpo humano existen desde el cerebro, lo que se llaman receptores o comunicadores, el sistema nervioso y los sistemas glandulares u hormonales, son sistemas de correspondencia con el gran cerebro que se establece desde uno y otro punto del cuerpo. De la misma forma que existen otros sistemas, como el inmunológico desde células transmisoras y receptoras, de la misma forma es el Padre, desde todo el sistema le llega información, porque es Él como una gran mente que mueve a sus hijos, como un gran equilibrador universal inserto en todas las cosas.

- Madre, y porqué algunas veces he tratado de hacer las cosas bien y se me ha pagado mal..

- Hijo, recuerda que cada uno da de sí lo mejor que tiene para los demás, el que te valoren por lo que has hecho, no tiene que ver con que tu Padre no lo haya aceptado.


¿Es que necesitas mostrar al mundo
lo bueno que eres?

¿acaso la condición hace al monje?,
si en verdad eres lo que dices ser,
no hace falta que te aplaudan para que realices pruebas en el circo de la vida.
Por eso, hijo,
cada día ve realizada en tu búsqueda
parte de lo que se te pide con amor,
y parte, en una expresión
que suena
en un canto a la libertad.


No dudes, poco falta para que se desnuden aquellos, de los ojos de los otros.

Fíjate en un aula de escuela, donde hay muchos niños aprendiendo la misma materia,
aquel que es más aplicado, por lo general se lo desmerece, y hasta todos se promulgan en su contra. Cuando un artista aparece, todos se confabulan para hundirlo, y no ven que son ellos mismos que niegan la propia capacidad de la esencia que tratan de matar de éste. Un líder puede caminar ante las pruebas, cambiando por sobre los estados y generando a su alrededor lo que cree conveniente para su evolución dentro de la verdad del Padre.

Por eso, que mejor...

Si alguien hace el invento más grande,
otros... querrán inventar algo más chico,
que sea mejor que lo más abultado,
dejando atrás lo complejo para ir hacia lo más sencillo.
Por eso, si alguien fue el primero,
que mejor ser..., para que otros puedan utilizar para bien lo que con amor has dejado
solo sé como el árbol bueno que crece pese a las tempestades,
y da frutos que son solo de ese árbol,
buenos para unos y aceptable para los otros.


Por eso, aquellos mis hijos, aunque puedo reconocerlos, no son todos iguales, aunque siempre espero que algún día puedan cambiar para bien y se acerquen a mí pidiéndome humildemente un consejo.

Por ello no debes temer, y guarda en tu corazón lo que tu corazón sabe que está bien, no lo andes mostrando por allí, pues los pervertidos lo pervierten.

Solo debes cuidar que ello no envanezca tu sentido por la vida y trates de cambiar lo que cada uno tiene que hacer por uno mismo.

Por eso, cada uno se prepara y se dispone a pasar al lugar que le tocó en comprensión dentro del gran sistema del Padre, este organismo vivo que existe, vive y muere, para volver a renacer, hace que solo muriendo volvamos, así es con lo que tu realizas para el bien, mueres en él, para surgir una y otra vez, pero sin rendir cuentas a quien sabes que derrochará la poca agua que te quede en el desierto de la vida, para ser tomada en tu sed. ¡Consérvala!, para cuando tengas nuevamente que volver a empezar y seguir caminando en el desierto de la verdad, que pocos son los humildes que lo transitan.

No todos, por más que estén en la misma sala de estudios, quiere decir que han comprendido, pues solo en apariencias se ven las cosas y se muestran desde un punto de apreciación por lo que cada uno siente dar de sí.

Cada uno al ver desde su lugar, tendrá una dimensión de lo que cada uno aprecia, pero la verdad se muestra más allá de este mecanismo. Como si cada uno tuviera una lente de aumento, algunos apenas podrán ver una hormiga, otros en un aumento mayor, podrán ver cosas mayores.

Pero siempre recuerda hijo, cuanto más has de saber, mayor tendrá que ser la humildad con la que te muestres, y en la que te debes mover, sin permitirte que la humildad en la que te debas, no caiga en la estupidez, sino todo lo contrario, cuanto más sabio se es, es cuando más humilde te debes realizar, pues muéstrate tal una paloma con su sencillez, y tal una serpiente por su sagacidad e inteligencia.

Por eso para aquél que quiera ser humilde, no basta con serlo, sino con adquirirlo en una expresión que solo se siente desde la propia experiencia que llama la vida. Aceptando y poniendo firmeza en lo ya conocido, por el mismo saber, que se amalgama y se consolida en una nueva función y una dinámica diferente.

Esta es una integración que no solo debe ser aceptada, sino ganada desde la fuente que cada uno abre para sí. Pero recuerda siempre, que debes conservar el equilibrio, pues es la única forma para llegar sin tantos tropiezos, que una caída no es una batalla perdida, pero puede que un buen golpe te haga perder el sentido de las cosas, y pierdas lo que te ha costado tanto ganar.



Extracto de "Má Tierra"
UN GRITO DE ESPERANZA QUE LLAMA AL DESPERTAR DE SUS HIJOS
Mario Cannas

5686 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo