Unión de dos Continentes. Unión de los Extremos Dentro de Ti

Kryon


UNIÓN DE DOS CONTINENTES, Unión de los Extremos Dentro de Ti

Mensaje para un grupo reunido en Madrid los días 7 y 8 de octubre de 2006
Canalizado a través de Alberto Saiz.
http://www.mistizaje.com/union_de_dos_continentes.htm
mistizaje@gmail.com

Queridos amigos, Yo Estoy aquí en tu centro, yo estoy aquí y sin embargo no soy el final de tu viaje; Yo Soy quien abre las puertas y te lleva de la mano, quien alcanza en cada momento la comprensión de qué lugar, en este y en otros universos, puebla tu corazón, porque no siempre está en este planeta tu centro. Eso querrías comprender, dónde está tu centro; querrías que todo fuera más fácil y unitario, disponer de todo el poder que la divinidad merece tener y sin embargo, yo te digo que tú has decidido que así fuera esto para tender una red de olvido y que a la sombra de esta red, de esta ignorancia, germinaran las semillas que te hagan comprender y llegar a otros sucesos que realmente no son ajenos a este universo. Estos sucesos de los que yo hablo son los que tú creas a través de la ignorancia. Hay muchas cosas que no existirían en el mundo si tú no olvidaras. Hay muchas cosas que consideras errores que son absolutamente necesarias para que cada ser en este y en todos los universos comprenda cuál es su cometido.

Cuando yo digo que todo es luz me refiero a una luz que incluye también las oscuridades. Me refiero a una luz que comprende las sombras, que también las utiliza. En este y en otros universos hay seres que viven en la sombra. Hay seres que, como ustedes, se confunden, se pierden, se despistan y se unen. Hay seres que no comprenden cuál es el verdadero motor del universo, y ustedes que están aquí haciendo consciente cuál es la ley fundamental del universo, ustedes, ustedes son parte del proceso para que cada ser comprenda, porque como seres iluminados que eran, como ángeles que vivían en la plena conciencia, decidieron renunciar a ésta para demostrar que fuera cual fuera la calidad de la sombra en la que vivirían, por ley de naturaleza, volverían siempre a la luz, volverían a comprender la luz, volverían siempre a ésta. Ustedes están para demostrar que fuera de la ley del amor nada sobrevive y quienes de ustedes consigan vivir en esta luz y actuar de acuerdo a ella son los héroes del universo y quienes no lo consigan también son alabados por ello, porque en su labor destructiva, en su labor de olvido, en sus carencias, ahí está la materia prima para que el amor se pueda manifestar en nuevas formas. Así es, amiga, tanto si aciertan como si yerran forman parte del camino de la luz y la armonía. Por eso yo digo aquí y ahora, ¡sois amados incondicionalmente!

Comprendemos que vuestro camino es doloroso por momentos, y por momentos placentero, y comprendemos que mientras vivan de acuerdo a eso se pierden la comprensión de quiénes realmente son. Por eso yo te emplazo aquí y ahora a ir más allá de ello, más allá de esa sombra del camino y de esa luz, son limitadas. Lo que tú llamas el bien y lo que llamas el mal es solo una pequeñísima parte del camino, no te quedes ahí atascada, no juzgues a tu vecino cuando esté haciendo lo que es peor para tu camino. En el fondo, es un gran regalo el que te hace. Compromete su propia evolución para crear nuevas sombras que se puedan iluminar y así hacer mayor la fiesta del espíritu. Así, bendice a tus enemigos, porque ellos están haciendo el camino para ti, ellos son el motivo de que estés aquí y más aún estoy diciendo: bendice a tu propio enemigo, a ese que está dentro de ti y al que no puedes mirar a la cara porque te pone nervioso, a esa parte de ti, te digo, que es tan doloroso admitir que existe. A esa parte que no quisieras mostrar en este día, yo la estoy saludando ahora, yo la estoy tocando, porque ¡aquí entra la familia, aquí entran todos y cada uno de los ángeles que son parte de tu familia!, aquí te tocan los hombros… aquí aman tu vida… aquí están tocando justo esa parte más fea, la que no te gusta; la parte de la envidia, la vanidad y la codicia, todo eso que está en las dimensiones inferiores. Sin esa parte bendecida yo te digo que tu espiritualidad no es REAL. Sin esa parte bendecida, vete a una cueva, porque aquí no vas a soportar a tu vecino. Por eso aquí y ahora yo te quiero amar, hasta lo más doloroso y lo más insano de tu camino, ya que si tú quieres alumbrar, necesitarás que esa parte de ti esté realmente acogida en el seno del espíritu.

Este amor está viniendo desde el centro de la tierra ahora.

Sois tan bellos… sois tan amados por mi, tan amados por el centro de mi ser, por la luna y las estrellas. Todo cuanto hay aquí es una montaña de amor, es una montaña de color dorado. En ella viven los ángeles más elevados, en ella vive tu ser en su aspecto más elevado. Lo más sutil y puro de ti está activo en este centro y yo quiero que ahora lleves esta pureza y esta profunda presencia de la familia, yo quiero que lo lleves al encuentro con lo que es más bajo en ti. Toda montaña tiene su base, y todo árbol su raíz; deja que tu ser más puro, que aquello que en ti está más brillante, lo que te gustaría ofrecer a tus hijos, a tu familia, a tus amigos, aquellos que más quieres, deja que esa parte de ti se encuentre con aquella otra parte que ofrecerías a quienes te han dañado, a los que has envidiado, a quienes no has comprendido y fusiona esta tribu dentro de ti porque finalmente, aquellos a los que has odiado y has amado son lo mismo, son tu familia más cercana. No hay grandes diferencias entre ellos. Realmente estas dos razas son quienes han sido importantes para ti, quienes han sido parte del camino del placer y el dolor para ti, unos en un lado y otros en el otro, una y otra cara de la moneda, y quiero que los veas abrazarse en tu interior, porque cuando reconcilias estas dos razas en tu interior das paso a otro tipo de seres, trasciendes.

Considera que ha sido correcto encontrarte con gente buena y mala para ti y piensa que a partir de hoy puedes encontrar simplemente a la gente adecuada. Activo en ti el potencial del perdón y el agradecimiento. Puedes seguir tu camino en libertad, sin prisa, sin pararte, sin escuchar a la pereza….

Yo ahora estoy en el centro de este círculo y lo que veo es un baño de color, de luz que bendice todo aquello que ha sido, todo aquello que será y te aseguro que puedes estar tranquilo, hay tantos amigos en el universo…, hay tantos hermanos en el universo que te aman ya… no dudes esto ni por un momento, ni por un momento que te amarán. El ser diferente te salvará. Solo disfruta de nuestras caricias por unos momentos. Besamos tus pies, tocamos tus hombros, te amamos en profundidad. Cuando trasciendas esta relación del bien y del mal verás qué simple es la compañía que eres y que necesitas, busca esa señal. Esa señal te dará la garantía de que vives en la realidad.

Yo te amo tanto, amo tanto esta tierra que pisas. Deja que ahora se haga el milagro de que esta tierra te acoja en su seno. Yo Soy Kryon del servicio magnético, y digo que esta tierra está bendita porque tú estás en ella. Esta tierra que desprende una luz tan intensa, tan intensa que magnetiza gran parte del planeta. En vuestra tierra están las montañas que trascienden el océano y unen este continente con el continente americano en su centro. Yo quiero hacer en estos días con vosotras una alianza de luz que permita unir dos razas, dos pueblos, porque desde este lugar del universo la visión de otros lugares es bella y es posible. Y es posible que el pueblo de Cuba recoja la semilla que vosotras plantáis sobre este sitio. Es posible que la entrada de la luz recorra todo un océano para crear una red de alianza entre dos pueblos que son uno, entre el pueblo de Iberia y el pueblo de Centroamérica.

Así yo quiero en estos días generar desde aquí el respeto y el amor mutuos que puedan despertar la simpatía, la cooperación entre dos razas que portan genes que se complementan mutuamente. Pero ahora es momento del descanso. Ahora es momento de que esta energía en tus dimensiones inferiores trascienda un extremo y el opuesto, se instale, se estabilice para que la montaña de vuestra luz realmente ilumine y no se ciegue, no se deslumbre. Os dejo este descanso. Somos Uno.



Ahora yo estoy en el centro de esta sala desde la cual me habéis llamado. Desde este centro establezco una puerta para que aquí estén presentes aquellos que has conocido por siempre, aquellos que son tu familia y has amado, y que ya no están físicamente. Aquí está la puerta para que te encuentres de nuevo con este linaje, con esta línea espiritual en la cual has encontrado y encuentras tu razón de ser sobre la tierra, porque no eres más que una pequeña parte, un pequeño apéndice dentro de un gran cuerpo espiritual que es tu gran familia fuera de la tierra. Cada uno de vosotros, cada una de vosotras, ha encarnado aquí como parte de un pequeño gran plan en el cual ha habido un desembarco desde múltiples estrellas, desde múltiples planetas, para generar una nueva realidad universal, para generar una mezcla, una nueva raza, en la cual el atributo espiritual se pueda fusionar con el atributo bioquímico correspondiente a cada una de las estrellas. Yo os digo ahora que es vuestro lugar el laboratorio más completo de este universo y de otros universos más allá, porque si bien en cada uno de los lugares de los cuales procedéis hay una gran maestría espiritual sobre una parte de la materia, sin embargo, aquí podéis encontrar toda una gran diversidad, toda una presencia en pequeñas dosis de lo que podéis encontrar en grandes dosis en cada lugar. Así es que cada una de vosotras tiene una facilidad particular, así es cada uno tiene un don y una manera de expresar la canción espiritual del universo. Porque en cada una hay una maestría que ha traído desde esa estrella, desde esa estrella con cuya fuerza se acercó al sol y a través de él penetró, a través de esa puerta interdimensional que es el sol penetró hacia esta nueva pequeña estrella que es la tierra, estrella porque vosotros la hacéis iluminar, la hacéis brillar y vibrar, y se os ve desde el universo como un brillo sin igual por su diversidad. Así el linaje de cada una de vosotras está aquí presente y es recibido en su código genético y es introducido a nivel interdimensional en las dimensiones de conciencia que están en tu realidad.

La sanación hoy es que te encuentres con tu familia, es que encuentres tu identidad. Aquí yo soy la puerta. Aquí yo soy la puerta de tu yo superior, permítelo vibrar en tu interior.

Y permite aún más allá que tu vibración se fusione con la vibración de todos aquellos que te rodean aquí ahora. Y entonces experimenta por qué has venido a encarnar a esta tierra, por qué te has enamorado de este lugar, por qué has venido acá. Ha sido por este vibrar en comunidad, por este experimentar cómo vibra el amor en una biología más completa. En ningún otro sitio encontrarás esta riqueza. Realmente yo te digo que más allá del dolor, cuando tú pasas al otro lado del velo, quieres volver inmediatamente a este lugar tan bello. Quieres volver a establecer aquí tu centro, tu nutrición, tu realización, porque es más completa que en ningún otro lugar del universo. Ahora llevemos esta vibración a un nivel más amplio de conciencia, dejemos que se expanda esta vibración más allá de esta sala, abarcando esta pequeña parte del planeta, abarcando esta ciudad, abarcando el interior de esta tierra y el cielo que la cubre, abarcando más allá las montañas que la rodean, las llanuras y las costas. Deja que esta vibración ahora se expanda por esta península, por esta tierra. Por esta tierra que es de fuego y es de agua en su pureza, por esta tierra que está hermanada con otra tierra, porque al activar esta energía de identidad comunitaria hay una línea energética que se lanza desde este lugar hacia el norte para adentrarse en el océano y llegar a Centroamérica y a otra tierra de fuego, hacia la tierra de México, del sur de Estados Unidos, de Guatemala pasando por el enlace de las Antillas, pasando por la isla de Cuba. Ahora yo quiero una señal de respeto, quiero un pensamiento de respeto y amor hacia las tierras vascas, hacia la cordillera cantábrica, porque esas montañas son el punto de salida para la energía del centro de la península hacia el continente americano. Quiero una misma intención de respeto desde vuestro ser hacia la isla de Cuba y el resto de las Antillas, que son las receptoras de esa energía, el enlace con el continente de América. Son dos tierras de enlace, dos tierras puras y aisladas, cada una en una manera, una por sus montañas y otra por el océano que la rodea, son dos tierras únicas y distintas, dos remanentes en su energía de culturas muy antiguas.

Vosotras estáis siendo faros para que esta reunificación funcione.

Hay mucha sabiduría que compartir entre estas tierras. Antes de que los ibéricos llegaran allá, antes de que las “conquistaran”, hubo allí grandes problemas con el agua, un cambio climático esquilmó las culturas que existían, hizo caer el esplendor de unos seres sabios y de alta cultura que en su altura perdieron el contacto con la tierra y sus necesidades, dejaron de cuidarla y no fueron capaces de reaccionar ante la ausencia de lluvias y la conversión de lo que eran junglas en territorios desérticos. Así es que fueron abandonadas numerosas ciudades y centros de poder y lo que eran culturas organizadas y establecidas, volvieron al ámbito de lo tribal, a la supervivencia. Así es que ahora vosotras, en vuestra evolución, vivís una época de gran avance tecnológico y de comodidad en vuestra vida pero al mismo tiempo de olvido respecto a lo que son las necesidades de la tierra y los cuidados que ella necesita y así es que paralelamente vivís una ausencia del regalo de la tierra, de su agua. Y casi inconscientemente os acercáis a un momento en que vuestro orgullo os puede enfrentar entre vosotros mismos por el control de este precioso bien que permite la vida. Pero no en vano estáis rodeados de agua, y esta agua que os rodea puede hacer de vuestra necesidad una evolución si aprendéis del agua, si aprendéis a utilizarla. Podéis extraer energía de vuestros océanos, podéis potabilizar el agua de vuestros océanos y utilizarla de múltiples maneras; tenéis de hecho la tecnología, pero necesitáis la voluntad de hacer esta tecnología al cuidado de la tierra y dejar de utilizar sin sentido el agua que corre por su superficie. Así el utilizar esta agua de los océanos supone la humildad que en otros momentos ha faltado en la humanidad. Está en vuestras manos el hacerlo. Tú quizás puedas decir que eso no tiene nada que ver contigo, qué puedes hacer tú por ello. Yo te digo que eres faro de luz, una vela que contagia su luz a otras velas y que si ahora pones esto en tu mente y pones esto en tu conocimiento, en tu sabiduría, esto se contagia inmediatamente a aquellos que te rodean y así sucesivamente. Un solo ser iluminado hace mayor su voz que una cadena de televisión. Debes confiar en el poder de tu mente, confiar en el poder de tu mente.

Así estos seres que vienen al continente europeo desde América suponen la dosis de humildad que esta península necesita para acercarse de nuevo a la tierra, para respetarla, porque ellos traen un mensaje de supervivencia y necesidad y esto más que hacer crecer vuestro orgullo os debe hacer recapacitar sobre quiénes sois, porque sois lo mismo que ellos ya han sido, ellos están de vuelta de lo que vosotros sois ahora. Entonces no consideréis que vuestra posición es de superioridad, porque la humildad es el mayor poder sobre la tierra, porque te hace caminar al mismo ritmo que camina ella, y estos seres que vienen en alegría de vivir pese a los problemas y en su ritmo de vida os muestran cómo funciona la tierra, os traen un mensaje de cómo funciona la tierra.

Podéis hacer de este lugar un jardín en el que caben todos y podéis ayudar desde este jardín a crear jardines al otro lado del océano, inspirar jardines. El ejercer vuestro poder orgullosamente solo os lleva al desastre. Se habla mucho del potencial de que suban las aguas de mares y océanos y hay realmente un miedo latente en la mente inconsciente de la masa planetaria. Yo os digo que ese peligro existe, que está en vuestro potencial que así sea y también está el que no sea así. Si vosotros no sabéis hablar con el mar y con la tierra, si no sabéis sacar la fuerza del océano, si no sabéis sacar de él la materia que necesitáis, este vendrá a vosotros y entrará en la tierra. Si no sabéis ser humildes, la humildad vendrá a vosotros, amigos. Especialmente vuestra costa en el mediterráneo es vulnerable a esto; yo no quiero infundir miedo en esto, quiero que sintáis vuestros pies sobre la tierra y que sintáis que tenéis la oportunidad de que la cosa sea de otra manera, de que entonéis en vuestras vidas una canción que os acerque a vuestra armonía con el agua. Especialmente en esta península yo espero que así sea, porque lo que aquí se hace tiene repercusión en muchos otros lugares. La energía de esta tierra es de comunicación y sabéis mostrar lo que hacéis. Sabéis expresar hacia el mundo. Por eso es doblemente valioso el proceso que aquí se viva y por eso es que esta tierra está doblemente castigada por los cambios en el clima. Es así porque vuestra reacción es particularmente interesante.

Mi vibración hasta ahora está sutil y suave. Mi vibración hasta ahora es como una brisa suave y yo quiero en estos momentos que esta vibración suba para que el potencial de estas palabras quede firmemente grabado en la memoria de la tierra y en la memoria de los humanos. Aquí y ahora sois faros que impregnan con su luz la información genética de esta península y de mucho más allá, del otro lado del océano. Así que dejo ahora un espacio de silencio para que tú puedas realmente vibrar, para que tú te impregnes y de este modo generes una nueva realidad para este pueblo.

La luz, como el sonido, se contagia y hace eco. Espero que confiéis en este mensaje en vuestros corazones y así resuene en los corazones que os rodean. Que así todo sea luz, que así todo sea vida y luz. Yo ahora os dejo pero sigo en vuestras presencias. Yo ahora os dejo pero este latido y esta vibración no se terminan nunca; están aquí por y para la vida eterna. Así sea, así es, así ha sido siempre.

En la ciudad de México DF está teniendo lugar ahora una conexión con los antiguos seres que poblaron la Atlántida, que estaba cerca de las costas de este país. El corazón del planeta, ese corazón de cristal que lleva la energía unitaria y unificadora de vuestra estructura espiritual, está siendo despertado desde allá a través de la conexión con Aztlán, un antiguo señor de la Atlántida que dejó sus reminiscencias en los pueblos aztecas. Su símbolo ahora es una pluma de colores y una culebra que se eleva gracias a esas plumas; es el símbolo del corazón cristalino de la tierra; es el símbolo del animal más bajo, más en contacto con la tierra, que viaja hacia la luz gracias al plumaje multicolor que el humano acerca a ella. El símbolo de la humildad que ilumina y hace viajar a los más bajos aspectos de la humanidad. Siente, imagina, esta serpiente emplumada viaja a través del océano, penetra la tierra ibérica y se hace un ovillo sobre esta ciudad. Cuando la serpiente despierta asoma su cabeza sobre las montañas, se desenrosca y observa desde las montañas y al mirar desde ahí esta ciudad se inunda en una luz naranja que marca su despertar espiritual. Observa todos los seres aquí en este lugar impregnados en este color, viajando en la fuerza de la tierra.

Ahora observa que en esta vieja tierra europea, que dentro de ella, en el centro de esta península de Iberia se alza la figura de una cruz dorada. Una cruz cuyo brillo inunda las cúspides de las montañas y que especialmente es traída desde las tierras del norte de esta península. Esta cruz, que ha sido guardada en la pureza gracias al aislamiento de esas tierras y que es establecida ahora en el centro de las mismas montañas desde donde la serpiente mira. Deja que la serpiente se enrosque en esta cruz victoriosa de la luz, la hunda en la tierra, penetrando en ella, iluminándola hasta su centro y reflejando después, desde ese centro, la figura dorada sobre la ciudad de México.

Aquí la madre y el padre se han adorado mutuamente, y de esta unión queda un camino energético para que vosotros los hijos caminéis, iluminéis con vuestros pasos, bendigáis con vuestros pasos a todos aquellos seres que son y han sido, que son y han sido parte de una misma raza dividida por el olvido, porque sois hijos de un mismo influjo.

Tú eres amado, tú eres bendecido. Ahora yo estoy en el centro y te admiro, ahora yo estoy en el centro y te miro. Veo quien tú eres realmente. Veo con tus ojos divinos, un rayo de luz que conecta tu corazón con el corazón de las estrellas. Eres distinto por el hecho de haber estado aquí, puedes salir de aquí y ser aún más distinto, porque cuando tú llenes de luz la oscuridad que te rodea, tú vas a crecer como ser más que nunca. Igual que estar aquí es importante, estar fuera de aquí es imprescindible; no te quedes en esto. Ha sido un lugar y un momento muy bellos. Quedan por la eternidad escritos, pero imagina que el libro de la creación es infinito, ¡cuánto más queda por ser escrito, cuánto más por ser definido! Hijo de la luz, sal al mundo y comparte tu alegría, comparte tu alegría.

Mensaje para un grupo reunido en Madrid los días 7 y 8 de octubre de 2006
Canalizado a través de Alberto Saiz.
http://www.mistizaje.com/union_de_dos_continentes.htm
mistizaje@gmail.com

9877 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo