Los Siete Regalos. Parte 2

Kryon


Aquí van los cuatro regalos que completan la canalización anterior. El desafío de Kryon a hacernos estos regalos a nosotros mismos...
Felices Fiestas!
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-

Siete Regalos - Parte 2

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Esta canalización es la segunda parte de la que llamamos "los siete regalos de las Fiestas". Empezamos con el 1, el 2 y el 3 y, queridos, esos eran aparentemente prácticos, y requerían que ustedes se tomaran días libres. Les dijimos que estos cuatro siguientes serían más esotéricos.

Déjenme repasar por un momento. Es un hermoso tiempo para dar y para recibir, y ustedes no son la única cultura que lo hace. Entonces hemos decidido que ustedes debieran hacerse un regalo a sí mismos. No uno, sino siete. Ahora bien, hay una razón para que sea ese número. Queridos, el siete siempre ha sido un número de cambio y divinidad. Ahora bien, el siete no necesariamente se ha conocido como un número de cambio. También ha sido casi siempre un número divino. El resultado para que el siete sea divino suele venir del cambio, y así lo ven en muchos lugares, en la historia espiritual, y también en la Creación. Recuerden a las Siete Hermanas (N.T. las Pléyades). Los Siete Dones (N.T.¿ supuestamente de Isaías, los siete dones del Espíritu Santo?). Y nosotros los hemos desafiado; les dijimos que los desafiamos a hacer realmente estas siete cosas, dijimos que puede que ya no seas el mismo después de hacerlas. ¿Cuándo fue la última vez que te hiciste un regalo a ti mismo?

De estos cuatro, tres son esotéricos y uno es práctico, pero no son fáciles. Hemos hablado de los tres primeros, les dijimos que tendrían que tomarse días libres, lo que es difícil para algunos. Ahora para estos cuatro, no necesitan tomar días libres, pero de pronto estos son más difíciles. Son más difíciles, y ahora van a descubrir por qué. Literalmente, el desafío es hacerlos. Recuerden que estos son regalos de ustedes para sí mismos. Nada de lo que hablamos es para ningún otro. Cada uno de estos es para ti.

Regalo número 4. Día de la Maestría. Respecto a este día les diré que tendrán que estudiar un poco para este. Queridos, ya les hemos dicho que ustedes llevan la maestría dentro de sí, pero hay cosas que se interponen. Los hábitos. Lo que es tu cultura. En otras palabras, aquello a que estás acostumbrado. Lo que te han dicho. Y la naturaleza humana. Todos estos juntos conspiran para sacarte de la maestría, pero naciste con ella, naciste magnífico, y con tu libre albedrío puedes ir en la dirección que desees. ¿Cómo sería un Maestro, a lo largo del día? No un Maestro del pasado, sino un maestro de hoy en día. En cuanto comencé esta discusión, algunos dijeron "Esto no es para mí, esto es para otros." Observa qué sucederá contigo cuando cambies tu actitud aunque solo sea por un día. Despiertas en la mañana: "Soy magnífico. Todo lo que me suceda hoy lo veré con los ojos de mi Yo Superior. Me comportaré como lo haría un Maestro.

Buscaré la compasión, y a Dios, y el amor, en todo lo que vea. Y cada vez que lo haga, me volveré un poco más joven, porque eso es lo que hacen el amor y la compasión. Empiezan a apaciguar el proceso de envejecimiento, el proceso celular. Ustedes han oído a los médicos hablar de esto: las personas estresadas no viven mucho tiempo. Quienes tienen amor y compasión viven mucho más.

Tal vez empiezas más temprano; no te tomes el día libre; haz lo que haces todos los días. Vas en camino a la tienda, o a tu trabajo, y algo sucede en el tránsito, y alguien te grita, te toca bocina, te hace gestos. ¿Cómo reacciona el ser humano? Quiero que olvides eso. Quiero que pienses en esa persona, quiero que tengas compasión por esa persona. Tiene un mal día, así como tú los has tenido. Míralo a la luz de eso; sin reacciones de tocar la bocina en respuesta, sin reacciones de sentirse mal o de insultar; todo lo que sientes es al maestro interior y no sabes su nombre, de pronto es una luz dorada que tú has creado y empiezas a ver la imagen.

¿Quién te irrita más en tu casa? (se ríe). De pronto empiezas a sentir eso de modo diferente en este día. Te niegas a irritarte. "Esto no me va a irritar, porque yo tengo maestría. Yo soy magnífico en amor" Y de pronto te das cuenta de que todos los que en tu casa te irritan, son iguales a ti. Están haciendo lo mejor que pueden con lo que tienen. En realidad, puede que tú los irrites a ellos, de modo que das un paso atrás, y colocas una luz dorada alrededor de ellos y de ti mismo. No te sorprendas si lo sienten instantáneamente. ¡Oh, qué regalo es este para ti! Si pudieras cambiar esa irritabilidad, empezarán a mirarte de modo diferente, porque ya no reaccionas ante ellos. Miras todo de forma compasiva y silenciosa y ellos lo pueden ver en tus ojos.

Tal vez tu cultura dice que ese es el momento en que hay que gritar (se ríe). Y tú dices: Yo soy magnífico por encima de mi cultura. Tengo la maestría dentro de mí. Tal vez vas a tu lugar de trabajo, y allí está esa persona que no puedes soportar, ¡es tan irritante! Y haces lo mismo; ahora ya tienes práctica. Entonces ves que esa persona es como tú: va por la vida haciendo lo que puede con lo que sabe. Tal vez tú la irritas y no lo sabes. Empieza a poner esa luz dorada alrededor de ambos. Esto es Maestría.

¿Qué tal algo práctico? Vas a almorzar con amigos, y empiezas a oirlos, uno por uno, hablando como siempre lo hacen, quejándose de cómo son las cosas. Y empezarán a dar incidentes de cómo debieran ser las cosas, pero no son. Y todo el tiempo del almuerzo lo único que oyes es negatividad, y te quedas en silencio. Y no acostumbras a estar en silencio, de modo que ya sabes lo que va a suceder: eventualmente se volverán y te mirarán: "¿Cómo te sientes tú sobre este asunto? No has dicho nada". Presta atención, porque lo que voy a decirte es maestría práctica. Les dices la verdad, y les cuentas "Algo me ha pasado; he descubierto algo para mí; me ha llevado un tiempo, pero ahora ya lo sé. Queridos amigos: me di cuenta de que, cuando hacía esto de quejarme, me sentía mal. Las cosas negativas empezaron a alterarme, no disfruté de mi comida. Queridos amigos, todo lo que hoy dijeron es exacto y verdadero, y estas cosas deberían corregirse.

Pero yo he cambiado algo para mí: cada vez que oigo estas cosas, las visualizo ya corregidas. Visualizo la solución para todo lo que ustedes mencionaron. Ninguno de ustedes estaba equivocado hoy, pero para mí, yo he descubierto que puedo digerir mejor mi comida (se ríe) si empiezo a visualizar estas cosas ya resueltas. Eso es lo que he aprendido acerca de mí."

¿Y cómo pueden ellos discutir eso? Tú no les dijiste que estuvieran equivocados en lo que hicieron; solamente hablaste de ti mismo. Y lo que aprendiste para ti, eso es maestría. No haces que se sientan mal los que te rodean, ni los criticas porque tú eres mejor que ellos. En cambio los invitas a lo que has descubierto para ti. Te garantizo que al finalizar el almuerzo, por lo menos uno de ellos se te acercará y dirá: "Cuéntame más, porque yo quiero lo mismo que tú tienes." Entonces puedes explicarle un poco más sobre esto que tienes, la maestría que has descubierto.

Día de la Maestría. Te desafío a hacer esto. Piensa situaciones, y cómo podrías reaccionar. Medita antes de salir por la puerta y haz una afirmación: "Querido Espíritu, en este día yo soy un maestro. Querido Espíritu, tráeme las cosas que son los dones con que puedo caminar como maestro". Eso fue el número 4.

¿Ya empiezas a ver? Estos no son fáciles.

Número 5. Día de Sanación. Estas son noticias viejas. Tus células están concientes de lo que dices. Esto ha sido probado por la ciencia de la epigenética. Las células reciben la influencia de lo que producen la consciencia y el medio ambiente. ¿Qué dices? ¿Quién eres tú realmente?

Queridos, si miran a su sociedad, su salud y su edad es todo producto de lo que les dicen. ¿Has observado últimamente los medios? Ellos te dicen cosas. Si tienes cierta edad, esto es lo que se supone que anda mal contigo. Y esta es la química que necesitas para eso. Y tú te sientas allí y simplemente lo miras. Querido, están definiéndote: qué se supone que está mal en ti, a cierta edad. ¿Qué tal si tomas el control de eso? El Día de Sanación es tomar control de todo eso. Te despiertas por la mañana: "Yo soy magnífico. Nací magnífico. Células: voy a hablarles hoy, ¡quiero que me escuchen!" Y entonces empiezas tu lista. Arma la lista con anticipación. Quiero que recorras esa lista a cada hora. "Células: escuchen bien. ¡Aquí va la lista otra vez!" Diles que vas a parar de envejecer; diles que ellas están sanas.

Algunos dirán: "Demasiado tarde, Kryon. Ya tengo una enfermedad." Te pregunto algo: ¿esa enfermedad es parte de tus células? ¡No! Es una invasora, ¿no es así? Entonces dile a tus células que se liberen de ella, porque el cuerpo sabe cómo. ¡El cuerpo sabe cómo! Puede que la ciencia no sepa. El cuerpo sabe. Ha habido muchas remisiones de enfermedades por medio de la consciencia. Por medio de afirmaciones cuando las dicen en serio. ¡No se sorprendan cuando lo sientan inmediatamente! Los dolores de cabeza desaparecen; el dolor empieza a irse; empiezan a sentirse sanos. ¡Qué regalo! ¡Es para ti! De ti para ti. Ese es el poder de la consciencia. Entonces, en la biología ustedes están en control de sus células, les hemos dicho esto durante años. Y les diré esto: si no lo creen, nada sucederá, porque esa parte de tu cuerpo, el Innato, sabe si estás simulando o no. No se trata de hacer una lista y decirla o leerla. El Día de la Sanación es cuando finalmente te haces el regalo de la salud. ¡Ese es un regalo! Eso fue el
número 5. Si sigues un poco la numerología tibetana te darás cuenta de que el 5 es el cambio. ¿Ves cómo esto puede cambiarte?

Número 6. Quiero que pienses qué quieres hacer ese día. Puede ser algo sencillo; es lo que tú quieres hacer, es un regalo de ti mismo que tú deseas. Puede ser fácil: "Hoy quiero comer en un restaurant que a mí me gusta, en lugar de otro que le gusta a los demás. Y entonces voy a disfrutar de mis cosas favoritas. Hoy voy a escuchar la música que a mí me gusta, no la que les gusta a otros." Este es tu regalo práctico para ti, lo que te hace sentir bien, que no has podido hacer por otras cosas. "Voy a dedicar tiempo a las cosas que yo quiero durante todo este día". Y nuevamente habrá algunos que te digan "¿Qué anda mal contigo?" Y puedes contestar "¡Nada! Me estoy haciendo un regalo: estoy haciendo lo que yo quiero, durante todo el día. Porque lo merezco." ¿Piensas que es algo muy simple? ¿Cuánto hace que no hacías esto? Los trabajadores de luz compasivos están diseñados - están diseñados - para pensar en los demás.

Entonces ustedes constantemente hacen lugar para las ideas y sugerencias de los demás - ¿cuánto hace desde que comiste donde tú querías, sin importar lo que otros digan, aunque lo tengas que hacer solo? ¡Vas a disfrutar de esa comida, porque es un regalo para ti!

Número 7 - Este es diferente y no va a tomar mucho tiempo. Puede ser difícil de explicar. Lo llamaré el Día del Ángel. Es mejor que estés solo cuando lo hagas. No quiero que nadie te esté mirando; esto es cosa tuya. He esperado esto, el número 7, esta divinidad.

Te desafío: cuando estés solo y nadie esté cerca, quiero que vayas al centro de la habitación. Haz que el lugar esté tan silencioso como sea posible. Será mejor de noche, cuando hay menos actividad afuera. Luego, en esa quietud, quiero que eleves tus brazos a lo alto y quiero que digas en voz alta: "Ángeles en esta habitación, yo los amo. Gracias por amarme. Gracias por estar conmigo toda mi vida. Gracias por reír conmigo y llorar conmigo" Y quiero que sientas el cosquilleo en tus brazos cuando ellos respondan "Gracias. Te amo". Puedes sentirlo; sabrás lo que es, cuando lo sientas. ¡Qué regalo para ti! Comunicaciones buenas, sólidas con el reino que no puedes ver, que sabe quién eres, que siempre está contigo. ¿Puedes hacer eso? ¡Qué desafío! Van a sentir esto, queridos, y saldrán de ello diferentes.

Estos son los siete regalos. ¿Qué les he dicho en el pasado respecto a quiénes son ustedes? Tienen las cosas al revés, queridos, cuando caen de rodillas por la presencia de un ángel. Esos ángeles están aquí para ustedes, porque lo merecen.

El ser humano es magnífico en este planeta, ¡y está cambiándolo! Y tu grupo de apoyo espiritual lo sabe; está listo para tomar tu mano y ayudarte a través de la vida. ¡Qué hermoso es esto! ¿Puedes creer que esto sea verdad? Si te haces estos 7 regalos a ti mismo, te garantizo que saldrás diferente. Tal vez consideres hacerlo todos los años. En este día te digo la verdad: el amor aumenta cuando haces estas cosas; la compasión se siente más fácilmente cuando haces estas cosas. La maestría es más fácil de obtener. Y sabrás qué quiero decir.

Esta es la Festividad; es el Festival de la Luz; que ella brille en ti.

Y así es.

Kryon


Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
Canalización de Kryon por Lee Carroll
Miami, Florida, 15 y 16 de Diciembre de 2018
http://audio.kryon.com/en/The%20Seven%20Gifts%20part%20two-%20Miami-18.mp3

2069 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo