Reedición. Parábola del Patio Trasero.

Kryon


Esta parábola nos la dio Kryon en enero, y ahora viene la versión corregida, aumentada y mejorada.


Canalización en vivo de Kryon, por Lee Carroll, en Boulder, Colorado, el 11 de enero de 2019

Para ayudar al lector, esta canalización ha sido revisada (por Lee y Kryon) para ofrecer una comprensión aún más clara. A veces se agrega o condensa la información. A menudo lo que sucede en vivo tiene implicada una energía que conlleva un tipo de comunicación que no ofrece la página impresa. De modo que disfruten de este mensaje realzado dado en Boulder, Colorado.


LA PARÁBOLA DEL PATIO TRASERO

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Prometí una parábola hoy temprano de modo que otra vez mi parábola presentará al personaje llamado Wo. Si no han oído de él antes, Wo representa a cada uno de los humanos. Wo realmente no tiene un solo género, sino que Wo es un wo-man (N.T. man=hombre; woman=mujer). Wo tiene ambos géneros. Sin embargo, en este caso lo llamaremos "él" porque tiene sentido en el lenguaje de ustedes hacerlo así.

De algún modo esta es una historia que algunos reconocerán, sin embargo de algún modo es totalmente metafórica. Ahora bien, queridos, las parábolas siempre tienen un mensaje; las parábolas siempre son metáforas diseñadas para representar otras cosas. A veces explicamos qué significan estas metáforas, otras veces no. Sin embargo a medida que avanzamos en este viaje específico, deseamos explicar algunos pocos significados a medida que seguimos.

Le daré un título a esta parábola: Wo y su patio trasero.

Inmediatamente ustedes pueden sentir que este "patio trasero" no es realmente un patio trasero físico, y tendrían parcialmente razón. En un momento les contaremos más sobre los significados. Sin embargo, en la cultura de mi socio, un patio trasero físico es el espacio detrás de una típica casa en Estados Unidos y muchos de los que escuchan este mensaje tienen uno. Algunos todavía tienen el patio con que crecieron.

Comencemos la historia: Wo tenía un patio trasero y fue muy importante para él toda su vida. Como muchos de ustedes que también han tenido un patio trasero, tal vez lo recuerdan claramente desde su infancia, si han vivido bastante tiempo en un lugar. Muchas cosas que sucedían en el patio trasero son muy importantes en los recuerdos de su juventud,

Tal vez recuerden su propio patio trasero porque cuando eran pequeños era allí donde jugaban. Puede que recuerden las cosas que se fueron agregando con los años, y las cosas que siguieron igual. Algunas de estas cosas fueron su estabilidad, y tal vez ustedes contaron con ellas para seguir siendo iguales. El patio trasero en esta parábola en particular, representa la realidad de Wo. Para ustedes, este patio trasero también representa su realidad, cómo piensan, y cómo manejan las cosas en su vida.

Por supuesto su realidad se forma tempranamente cuando son niños, y en el caso de Wo, él lo recuerda muy claramente. Recuerda muy claramente el día en que su padre trajo un árbol. Este árbol ya era bastante grande para Wo, y su papá trajo un equipo que ahora Wo sabe que era una retroexcavadora. El padre cavó un agujero con esa máquina y plantó el árbol. Wo recuerda que la razón para plantar el árbol ¡es que era para Wo! ¡Le encantó eso! Cuando Wo casi tuvo cinco años, recuerda que su papá dijo: "Wo, esta va a ser tu casita personal en el árbol, y cuando seas un poco más grande, construiremos juntos esa casa." Y ciertamente, eso es lo que sucedió.

Pasaron unos años y Wo vio crecer ese árbol. Las ramas se hicieron más grandes y eventualmente podían soportar que se treparan, de modo que con el tiempo el papá y Wo empezaron lentamente a construir la casa en el árbol. Cuando terminaron, ¡era fuerte y espléndida!

Queridos, la casa en el árbol representa la infancia en esta parábola. En el caso de Wo, fue una buena infancia llena de buenos recuerdos y él la recuerda muy, muy vívidamente. Recuerda detalles, como muchos de ustedes lo hacen. Recuerda algo que lo hace reír aún hasta hoy. Cuando su padre hizo la casa en el árbol, muy lentamente, y ceremoniosamente, su padre encontró dos barriles de petróleo (más parecidos a botes de basura, realmente) que estaban abiertos del lado de arriba. Su padre los dio vuelta hacia abajo con el lado abierto en el suelo y los colocó al lado del árbol con objeto de apoyar una parte de la casita en el árbol - la entrada.

Ahora bien, lo significativo de los barriles fue que, en los años siguientes quedaron en el mismo lugar. Eran convenientes, y quedaron colocados aun después de que la casita ya no estuviera. Aun cuando Wo era adulto, los barriles seguían en el mismo lugar. Esto era porque en definitiva eran funcionales. Servían como mesa de picnic, como mesa ocasional, y con una tabla de madera encima sostenían la comida para sus fiestas cerca del árbol donde la gente quería sentarse a la sombra. Si Wo tenía un proyecto grande para el patio trasero o quería armar algo, los barriles sostenían todo el proyecto. Esos barriles nunca se movían.

Interesante; algunos vecinos lo notaron, y bromearon "¿Alguna vez vas a mover los barriles, Wo?" Y él dijo, "No creo, son permanentes." Eventualmente la broma del vecindario era "Algún día en el futuro pasará una de dos cosas, o vendrá la rotura o Wo mudará los barriles." Los barriles no se movieron.

Queridos, en su patio trasero ustedes también tienen barriles. Nunca los mueven. Ustedes no los pueden mover fácilmente, y ni siquiera pensarían realmente en moverlos, porque representan las verdades centrales de su realidad. Pregunta: en esta historia, ¿Los barriles los puso Wo? ¿O los puso su papá? Esa es la metáfora de Wo. Su pare representa una persona significativa, importante en su vida. Ustedes tienen lo mismo en su vida. Hubo alguien que les enseñó cosas que finalmente se convirtieron en su verdad, su realidad estacionaria, y una creencia de la que no se apartan. ¿La razón? Usan estos barriles estacionarios, inmóviles, esta verdad, todo el tiempo porque funciona para ustedes y siempre lo ha hecho. El árbol es su estabilidad constante y los barriles (verdades) nunca están lejos de él. Permanecerán iguales toda su vida y son su seguridad central.

Ahora bien, déjenme alterar un poco la historia y contarles sobre la casa de juego. Aquí nos ponemos un poco específicos en cuanto a género y más realistas en cuanto a las mujeres que oyen esta historia. Wo recibió una casa en el árbol porque eso es lo que los niños quieren, pero Wo también recibió una hermosa casa de juegos independiente porque eso es lo que las niñas quieren. Su padre y sus amigos le construyeron a él/ella una casita de juego. ¿Recuerdan que les dijimos que Wo es una Wo-man? En esta parábola Wo representa a ambos géneros. De modo que hemos de considerar que él/ella también es una niñita. Wo también quería una casita de juego. Ahora también estamos honrando la idea de los detalles de género en esta historia, y lo que suelen desear los niños de distinto género. El patio trasero está completo con la casa en el árbol y la casa de juego.

El patio trasero también representa al niño interior de Wo y de todos ustedes. Es el lugar donde se hacían las fiestas de cumpleaños a medida que crecían, marcando el avance de su vida. La casa en el árbol y la casa de juego fueron el lugar donde jugaban a la casita o donde simulaban cocinar comidas. Era un fuerte, una casa, un lugar de trabajo. Era muchas cosas. Entonces el patio trasero se convierte en su infancia, su vida y su sistema de creencia. ¿El árbol? Sigue creciendo y puede sostener cualquier cosa. A él se aferran, porque hay ciertas cosas en la vida que ustedes necesitan saber que son sólidas y no cambian.

El árbol de Wo seguía allí aun mucho después de que la casita no estuviera más. Él se aferraba a ese árbol en su vida, y este crecía y crecía, y pronto ese árbol se hizo enorme. De hecho, ¡era casi tan grande como el mismo patio trasero! Era como un toldo, como en un bosque, dando sombra a todo el patio.

Cuando adulto, Wo iba al patio trasero con su trago y un sorbete, se sentaba en su silla allí. Suspiraba: "¡...esto es vida!" Su mente se pacificaba y él pensaba "Esto es bueno, y todo a mi alrededor es bueno." Se sentaba y recordaba en su mente, "amo a este árbol, y a los barriles Gracias, recuerdos, por estar allí. La casa en el árbol ya no está, pero la casita de juguete sigue allí. Gracias también por eso. He participado en todo eso y es mi vida."

Ahora bien, Wo era realista, y también sucedían cosas negativas en su patio trasero, pero él era una persona buena y equilibrada y no le importaban mucho esas cosas. Él se acuerda de las ratas. No le gusta pensar en "Tenemos ratas", y por supuesto, sabe que no son de su patio. Vienen por encima o por debajo de la cerca, desde el patio del vecino. Ahora bien, Wo no le va a decir eso al vecino porque su vecino le gusta y él lo aprecia. Wo piensa, "Hay ciertas cosas que uno no les dice a su vecino y sus amigos. No se les dice de las ratas, no se les dice cómo criar sus hijos, o que no coordinan los colores o que no tienen buen gusto. Uno simplemente los ama." De modo que Wo sentía que podía encargarse de las ratas a su manera. Iban y venían, y aunque él no sabía cómo pasaban por debajo o por encima de la cerca, él siempre se encargaba de ellas.

Las ratas, por supuesto, representan los desafíos desagradables de la vida. Son cosas que uno mira y no quiere enfrentar, pero lo hace de todos modos. A veces, en algunos patios traseros, simplemente hay demasiadas ratas. Allí es cuando una persona entra en estrés y disfunción. Allí es cuando los humanos tienen mala salud. Sin embargo, Wo tenía un concepto de la vida bueno y equilibrado. Era un/una buen/a Wo-man y se encargó de las ratas lo mejor que pudo - mayormente no pensando en ellas.

Y luego estaban las serpientes. Ahora bien, Wo no tenía ninguna idea de cómo las serpientes se metían en su patio, pero entendía que las serpientes pasaban debajo de las cercas, de modo que así sería como lo hacían - serpientes astutas. Por suerte no eran muchas, pero cuando aparecía alguna, él tenía miedo. Odiaba a las serpientes y no quería saber nada de ellas. Entraba en la casa y se escondía y llamaba a alguien que cazara a las serpientes. Luego, cuando eso estaba terminado, recién salía.

En esta historia, la serpiente representa el miedo a algo que no puedes reparar. Era el miedo a la muerte, a una enfermedad incurable o miedo a lo que sea que esté más allá de las ratas. Wo decía: "Sé que tengo que encargarme de estas cosas. Simplemente me libro de ellas, no pienso en ellas, y luego eventualmente regreso al lugar donde puedo sentarme en la silla con mi copa y beber con mi sorbete y decir "Estoy bien. Estoy bien."


El Gran Cambio

Todo estuvo bien y estable hasta una cierta fecha, y entonces vino el terremoto. Wo puede recordar, estar sentado allí bebiendo su trago y sabiendo que todo estaba bien cuando golpeó el terremoto. Oh, la tierra retumbó y se sacudió y él sintió que el gran árbol a su lado se rajaba como de un cañonazo. Una o dos ramas se cayeron sobre la casita de juego, haciéndola inclinar ligeramente. Todo estaba perturbado a su alrededor y por un momento fue atemorizante. Wo estaba contento de no haberse lastimado, y descubrió que sus vecinos tampoco habían sido dañados. Miró alrededor, y aunque todos parecían estar seguros, había algunos cambios importantes y daños aparentes.

Wo miró alrededor para evaluar la condición de todas las cosas. El árbol parecía un poco distinto; la casita de juego estaba inclinada en un ángulo un poco distinto, aunque parecía estar bien. Pero él necesitaba ayuda para saber a ciencia cierta.

Pronto llegaron los inspectores. Estos están a cargo de la seguridad para los patios traseros. Ellos hacen las reglas. Los inspectores en esta historia representan la autoridad.

Pero esto es una parábola, de modo que cualquier cosa es posible. A veces la autoridad lo empuja a uno a hacer cosas que luego se vuelven un despertar. A veces la autoridad no es realmente como parece. Estos eran la clase de autoridad que puede causar un cambio. Ahora bien, prepárense para esto: ¡Algunos de los vecinos de Wo NO tuvieron terremoto! Con razón estaban lo más bien. Eso les dice algo de las cosas no expresadas en una parábola, ¿verdad?

Verán, a semejanza de aquellos que podrían estar escuchando o leyendo esto, Wo era un alma antigua. Wo era un/a buen/a hombre/mujer. Este terremoto sacudió su patio trasero pero ni siquiera lo sintieron algunos de sus vecinos. ¿Tal vez algunos de ustedes lo entienden?

Los inspectores vinieron y dijeron a Wo: "Hablemos del árbol." Wo reaccionó inmediatamente, "Si van a decirme que hay que sacar el árbol, entonces váyanse ustedes. El árbol se queda, ¡no importa qué digan!" Los inspectores eran bondadosos y trataron de calmar a Wo. Dijeron, "No, Wo, el árbol se puede quedar. Es un buen árbol. Sin embargo, es demasiado pesado para ser seguro." Luego le dieron a Wo una lección sobre cómo Gaia cuida de sus árboles. Le recordaron a Wo que en los bosques de Gaia los árboles son podados naturalmente por medio del fuego, de los insectos, de lo que sea natural para permitirles sobrevivir. Sin embargo, si un humano planta un árbol fuera de su ambiente boscoso, esa persona es responsable de hacer lo que Gaia haría normalmente. El árbol necesita ser podado regularmente por su salud y su longevidad. "Wo, tú debieras haberlo podado a lo largo del tiempo; ahora es inestable y necesita ser reformado."

Queridos, si están entendiendo esta parábola hasta aquí, ven que Wo ha pasado por un cambio, y que "podar el árbol" significa que su realidad debe ser adaptada a la energía en que está viviendo, no a la energía de su pasado. Según quién esté aquí y quién esté escuchando, podar el árbol significa que pueden tener que reevaluar su realidad regularmente. Wo no ha hecho eso y la mayoría no lo hace nunca. "El árbol" siempre ha sido "el árbol"; sin embargo de pronto se ha vuelto algo que necesita ser mirado.

Wo dijo "Lo entiendo, pero no quiero mirar. ¿Me aseguran que el árbol seguirá vivo cuando hayan terminado?" Ellos contestaron bondadosamente "Sí, Wo - no solo estará vivo, sino en una condición nueva para vivir durante décadas más, incluso más que tú. Wo, el árbol es el árbol. Es un hermoso árbol, y no lo dañaríamos nunca. Solo vamos a podarlo para que crezca mejor."

Cuando terminó la poda, Wo volvió y no sabía qué iba a encontrar cuando caminara en el patio trasero. Abrió la puerta trasera y cayó de rodillas, llorando. No lo habían podado, ¡lo habían matado! Por supuesto, no era así, pero Wo nunca había visto un árbol grande después de ser podado, de modo que no sabía qué esperar. Ya no había toldo, y aparentemente no había más ramas. Parecía que todo había desaparecido.

Por supuesto, con el tiempo el árbol siguió creciendo, y el nuevo crecimiento reemplazó las partes podadas con aspecto raro. También se dio cuenta Wo que ya no caían insectos en su bebida (¡algo que siempre había pasado con el toldo)! Wo también notó algo más: La sombra del lindo toldo ya no estaba, y ahora tenía que comprarse anteojos de sol - ¡demasiada luz! Que esta metáfora no se les pase por alto ahora. Cuando podan la realidad a la que se han aferrado desde el pasado, habrá más luz en su vida y mucha menos irritación o estrés por el viejo toldo de ramas aparentemente protectoras. El toldo no daba sombra; era un nido para una actitud inamovible, y albergaba el crecimiento de su propia negatividad. Lo protegía de la luz y de la verdad nueva y maravillosa. Era un árbol sin podar.

Los inspectores, que cada vez parecían más sabios que autoritarios, dijeron, "Oh, Wo, espero que no te importe, pero en el proceso de podar el árbol, tuvimos que mover los barriles." Wo se puso verde.

"Ay, mi Dios, ¿movieron los barriles?" gritó Wo. Y ellos dijeron: "Sí". Wo miró alrededor buscando la ruptura, y tal vez no había notado (la broma del barrio). ¡Habían movido los barriles!

Los inspectores continuaron: "Wo, al mover los barriles notamos algo. ¿Sabías que tenías un nido de serpientes allí adentro?

Wo no podía creerlo. "¿Qué? ¿Las serpientes estaban debajo de los barriles?"

"Sí, Wo" contestaron los inspectores. "Estuvieron bajo los barriles todo el tiempo. ¿Alguna vez miraste debajo de esas cosas? ¿Cuántos años han estado allí, Wo? Allí había muchas cosas que solo viven en la oscuridad, que tuvimos que eliminar. Parecía como si esos barriles no se hubieran movido durante décadas." Entonces Wo se dio cuenta de que nunca en toda su vida había mirado debajo de los barriles. De allí venían las serpientes todo ese tiempo.

Observen la metáfora, queridos. Las verdades y las ideas que ustedes nunca tocarían - los absolutos en su vida - son las cosas que "su padre" puso allí para ustedes. Si las hubieran movido, hubiera sido casi una burla a su memoria. Ustedes simplemente no mueven cosas que son tan importantes para ustedes. Tal vez no fue su padre, sino su pastor o su sacerdote, o el profesor que respetaban mucho. ¿Lo ven? Esos barriles no se mueven porque es un tributo a su memoria. Sí, debajo del barril estaban las serpientes, porque los barriles nunca se movieron.

En una energía vieja las cosas pueden ponerse rancias, descomponerse, incluso volverse falsas con los nuevos descubrimientos y el nuevo pensamiento. Si se aferran al pasado, incluso a las ideas que se originaron de quienes ustedes aman y respetan, ustedes se encierran en un armario de pensamiento viejo. Cuanto más tiempo no mueven los barriles, más fácil es seguir en un viejo paradigma de pensamiento. He aquí una verdad: Dios es el mismo hoy, mañana y por siempre. Pero nuestro descubrimiento de nuestra relación con Dios cambia a medida que la luz brilla más.

Los inspectores no habían terminado. "Wo, siento decirte esto, pero esa casita de juego es algo que tienes que desechar. Podríamos repararla, pero va a costar demasiado. Sería mejor simplemente eliminarla. Tendría que ser reconstruida completamente. No tiene realmente un cimiento, ya que fue hecha para ti como un juguete infantil. Puede caerse encima de ti." Wo estaba atontado ante esta idea. Sin embargo, entendió que era lógico y les dijo que lo hicieran. Así que la sacaron y limpiaron después de hacerlo.

Cuando Wo volvió al día siguiente, ya no estaba. Encontró a los inspectores, que cada vez le caían mejor, y ellos le contaron cómo había sido el trabajo.

"Wo, has de saber que fue más difícil de lo que pensábamos eso de quitar la casa de juego."

¿Por qué fue eso?" contestó Wo.

"Bueno, es que allí adentro tenías un nido de ratas. ¿Cuánto hacía desde que realmente entraste allí? ¿Por qué la conservaste si no la usabas?"

Wo guardó silencio. Las ratas no venían del patio vecino en absoluto. Salían de la casita de juegos de su infancia.

Quiero que observen esta metáfora, queridos, porque algunos de ustedes todavía tienen el recuerdo de "la casita de juegos" y no van allí. En algún momento alguien les dijo: "Si vas a ser un adulto, debes actuar como un adulto. Apártate de las cosas infantiles. Deja de reír como un chico o excitarte como un chico. No te pongas en cuatro patas como un chico. Ahora eres un adulto responsable y debes dejar de lado las cosas de tu infancia y no volver a ellas."

Queridos, ¡escuchen! Si visitan a su niño interior regularmente y lo hacen parte de su paradigma adulto, ¡eso salvará sus vidas! Su niño interior es quiénes son ustedes. Esa es la belleza de ser un niño. La inocencia de un niño es preciosa y pura. Ir al lugar de ese niño interior y jugar regularmente los hace más jóvenes, y ahuyenta las ratas de la depresión y la ansiedad. Es la cosa más equilibrante que puede hacer un humano - reír y disfrutar, como si fuera niño otra vez.

Wo se dio cuenta de que nunca había entrado en la casita una vez que fue adulto. Wo era un alma antigua y era equilibrado, pero había ignorado esas cosas y simplemente había dejado que se volvieran rancias, pensando que eran demasiado infantiles. Se había aferrado al recuerdo, pero nunca lo había vuelto a visitar en su realidad. No se había reído mucho tampoco; ahora se daba cuenta. La metáfora de las ratas y las serpientes es obvia, porque al no cuidar de estas cosas Wo permitió que quedaran en la oscuridad y que la ignorancia creciera allí, que para existir necesita la oscuridad.

Los inspectores se fueron, y Wo realmente los echó de menos. Era como si ellos fueran guías, y no inspectores. Habían ayudado a Wo a descubrirse a sí mismo después del terremoto. Por supuesto, los inspectores no eran la autoridad en absoluto, sino el Dios interior y la introspección y percepción conciente de una consciencia que despierta. Fue el comienzo de la "unidad" donde todas las cosas se vuelven visibles como lo que son.

Eventualmente, con el tiempo, Wo se encontró en el patio trasero, sentado en su silla de jardín, con su bebida, y su sorbete y sus anteojos de sol. El sol estaba muy brillante, pero esto le permitía ver algo más inmediatamente: ¡color! Estaban apareciendo flores; flores que no había visto en toda su vida. La nueva luz en el patio le dio mucho consuelo y calidez.

Wo se dio cuenta de que todo estaba bien. ¿El árbol? Todavía podía abrazarlo y aferrarse, y todavía lo sostenía igual que siempre. Las nuevas ramas eran maravillosas y coloridas y daban una sombra de tipo diferente. Eran ramas que crecían dentro de la vida actual de Wo. Eran las ramas de Wo, y no las de su pasado. Su árbol de seguridad provenía de sus propias ideas y sus propios descubrimientos intuitivos sobre la realidad. Y ya no tenía miedo de podarlo regularmente. Este ya no era el árbol de su papá.

En la mente de Wo, la casita de juguete y la casa en el árbol aún estaban allí. Podía recordarlas y reírse y chillar con deleite al recordar cuántas horas jugó en ellas. Incluso las rediseñó en su nueva imaginación para que resultaran más estelares que lo que habían sido.

¿Los barriles? Los inspectores no los habían llevado, solo los habían movido. De modo que Wo los hizo sacar. Eh, ¿quién quiere barriles viejos en el patio trasero, de todos modos?


-----------------


Esa es la parábola, queridos.

¿Cómo está tu patio trasero? ¿Cuántos de ustedes sintieron el terremoto? Ahora les cuento otro secreto: el terremoto es diferente para cada uno de ustedes. Fue ayer, o fue en 2012 para algunos, o tal vez es mañana para otros. La metáfora del terremoto es algo que sacude los cimientos de su creencia, pero no necesita ser negativo. Pueden irse de aquí y comprender todo esto antes de irse a la cama esta noche. También pueden iniciar un viaje de descubrimiento en que estas cosas se revelen lentamente. Cada persona es única.

Podrían tener una epifanía profunda, aquí sentados. "Reconozco mi patio trasero y no está bonito. No quiero que me sacuda un terremoto. Quiero un árbol podado con qué trabajar." Esto es lo que dice un alma antigua sabia que entiende esto: "No necesito volver a cero para captarlo. Estoy listo ahora para la revelación, ya que tengo una percepción conciente mayor de quién soy y quién he sido. Espíritu, muéstrame la nueva luz en mi vida."

Siempre habrá algunos que tendrán problemas en sus vidas que los llevarán a un punto en que tengan que enfrentar las cosas que no quisieron enfrentar. Algunos clamarán a Dios "¿Qué hice de malo? ¿Por qué me está pasando esto?"

Estoy hablando a alguien en la audiencia.

"Soy una buena persona. Soy un alma antigua buena, y creo en las cosas que aquí se enseñan. ¿Por qué me está pasando esto?"

Y aquí está la respuesta: es porque eres demasiado obstinado y lo sabes. Es porque necesitas que te sacudan para despertar, y vas a salir al otro lado de esto en luz. Es porque tu árbol necesita una poda, no que lo maten. Sabes de qué hablo, querido. Pero es principalmente porque Dios te ama tanto que te da la oportunidad de vivir más tiempo con alegría, buena salud, y para hacer una diferencia en este planeta. Dios conoce tu nombre. Eso es así para cada humano. Ustedes son absolutamente, elegantemente diferentes de todas las maneras, pero todos tienen un patio trasero y la opción para cambiarlo.

Consideren estas cosas a la luz de los cambios en el planeta y los cambios que pueden ocurrir en su consciencia. Vuelvo al mensaje que les di esta mañana: Cuando empiezan a analizar quiénes podrían ser ustedes en el planeta y para qué estarían aquí, las respuestas son hermosas y profundas. Hay majestad en las respuestas y hay magnificencia dentro de todas las realizaciones cuando ustedes empiezan a contestar las preguntas una a una.

Este es el mensaje de Kryon y lo ha sido durante 30 años. Solo que lo contamos un poquito diferente cada vez (se ríe)

Y así es.

KRYON

Esta información es gratuita y está disponible para imprimir, copiar y distribuir como desees. El derecho de autor, sin embargo, prohibe su venta bajo cualquier formato, excepto por su editor.

Traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

2384 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo