Ante la Hermandad Femenina Lemuriana 63

Kryon


Atravesar el Muro de la Creencia

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Al grupo ante mí puedo ciertamente llamarlas hermanas de las estrellas, por la razón principal por la que su intuición les hace venir aquí y pensar que pueden participar exactamente, razonablemente, sucintamente por un día, porque recuerdan algo o quieren recordar algo que las conectaría con un pasado profundo. De modo que le hablo a quienes no están aquí de manera casual.

Si algo de esto les da escalofríos, ahora es el momento, porque están ciertamente en el lugar correcto en el momento apropiado. Este día es importante para ustedes. Casi todas tienen una situación en que les encantaría recordar el pasado. Les gustaría entonces conectar con algo muy asombrosamente profundo, que tal vez ustedes fueron parte de la civilización que fue el comienzo, el inicio de la siembra del planeta que permitiría el libre albedrío espiritual, y no solo fueron parte de eso, sino que ayudaron a enseñarlo. Yace en el akash de una manera sutil, pero verdaderamente las intriga un poquito, ¿no?, y es por eso que están en estas sillas. Les intriga decir ¿Habré sido yo? ¿Habré estado allí realmente? ¿Podrá ser? Y lo diré otra vez: no es por accidente que les intriga; no es una pregunta, ¡es un hecho! Ese pequeño pinchazo que dice ¿Estuve allí? es una declaración, no un pinchazo; dice "Estuve allí".

Ahora descubramos un poco más. No se equivoquen con la Hermandad Femenina Lemuriana; no es un regreso al pasado; no es una ocasión en que se reúnen a celebrar lo que solían ser (se ríe); es un momento de introspección para que aparezca lo que ustedes son, y tomar el pasado, manipular la información para sea sucinta, exacta y verdadera y les llegue lentamente diciendo: "Ya es hora; tú eres un miembro".

Puede que recuerden, en los últimos dos días les hablé sobre el muro de la creencia. Y para la humanidad, ese muro de la creencia es algo a lo que toda la gente espiritual, los meditadores, los que oran, quieren llegar y atravesar, es un descubrimiento, y para hacer eso les dijimos que hay meditación, y ejercicio, y ceremonia, que los conducen al muro y que gran parte de la humanidad se queda allí, sin saber qué hacer; después de una profunda meditación empiezan a sentir algo, sienten la conexión, pero luego el muro les impide literalmente atravesarlo. El muro es el muro de la creencia, porque van más allá de lo que es su zona de comodidad, o su realidad, o su propio paradigma. Pero ahora les diré algo que no he dicho antes: miren alrededor de este planeta; miren el número de personas meditando y orando, y la mayoría son hombres. Y eso va a cambiar. Y la razón es que va a haber una comprensión y un entendimiento de que las mujeres lo hacen mejor.

Llegan mejor hasta el muro, meditan mejor, y atraviesan ese muro de creencia mucho más fácilmente que un hombre. La razón para esto es que las mujeres están equipadas como cuidadoras, llegan a este mundo - ya sea que tengan hijos o no, en este grupo o escuchando - están equipadas para eso, pero no me refiero a equipadas biológicamente; me refiero al cerebro. Todo lo que está con ustedes, la consciencia de la mujer, está allí lista para los hijos. Y cuando ustedes miran a los niños y a lo que real y verdaderamente necesitan, es amor y compasión, comprensión, y una conexión que va más allá de lo que cualquier hombre pueda hacer.

Las que son madres lo saben; están acostadas en su cama y sienten algo; tienen una chispa intuitiva que dice "Mejor me levanto y veo al niño" y van a verlo, y tenían razón. Porque el niño las necesita en ese momento por la razón que sea, y lo levantan, lo abrazan, y después lo recuerdan y dicen "¿No es increíble? Estaba profundamente dormida, me desperté y... el niño me necesitaba." ¿Cómo llaman a eso? Eso es conexión; conexión con una consciencia, sucede que es tal vez la consciencia de su propio ADN. ¡Pero es la consciencia de una cuidadora! Y el próximo paso es que saben qué han de hacer, saben cómo consolar, como amar, y tienen la compasión necesaria para saber el próximo paso, y el paso siguiente, y luego tienen la paciencia. Este es el equipamiento del que hablamos.

Ahora bien, quiero que por un momento conecten esto con lo espiritual de manera lógica, porque todo eso también se necesita, específicamente para ser líder espiritual en este planeta; la compasión, la paciencia, saber qué decir. ¿Qué le dicen al niño cuando las necesita, cuando está frustrado? Todo a lo largo de su crecimiento, mamá sabe qué decirle. Están equipadas para eso, no lo adquieren; ya viene incorporado.

Les diré algo sobre sus cerebros, queridas mujeres: que la consciencia femenina de una mujer está cableada de forma diferente; ya lo dijimos antes, la sinapsis de su cerebro no es responsable de la intuición, no lo es; la lógica no es intuición. Existe una fuerte conexión que está equilibrada entre ambos hemisferios y la pineal. Entonces, incluso en esa parte de arriba de su cabeza suceden muchas cosas diferentes, que ustedes ya traen.

Y en eso, les diré: cuando se aproximan a ese muro tienen algo que, como mujeres, está realzado; intuición para poder pasarlo, porque ustedes ven lo que hay del otro lado, que es algo que ustedes entienden. Entienden el amor y la compasión; entienden lo que es ser abrazado con amor, porque lo han hecho; están hechas para eso. Y entonces ustedes atraviesan ese muro de creencia y ese velo mucho más rápido que un hombre. Él tiene que aprender; tiene que practicar y eso está bien. Pero ustedes lo hacen primero y automáticamente.

¿Ahora entienden por qué están equipadas para enseñar? Están equipadas para mostrar a otros cómo se hace; están equipadas para tener paciencia con aquellos que están a sus pies diciendo "Estoy frustrado, mentalmente frustrado, espiritualmente frustrado, todas estas cosas." Y ustedes tienen respuestas para ellos, igual que las tendrían para un niño.

La Hermandad Femenina tiene que ver con recordar y volver a despertar la intuición que les permite enseñar. La información que hoy están enseñando, aunque puede ser información central que tenían en Lemuria, todavía es intuitiva, no necesitan estudiarla y recordarla. Cuando yo revelo de manera más completa las piezas que funcionan en la Rueda de Enseñanza Lemuriana, ustedes lo mirarán y lo recordarán, ¡no necesitarán estudiarlo! Lo recordarán; todavía está allí. Y la razón por la que es una verdad central es que está siempre con ustedes; es por eso que están sentadas aquí ahora mismo.

Este es un buen día; es buen momento para celebrar el hecho de que estén recordando quiénes son. Algunas podrán decir "No me siento tremendamente equipada para hacer todas estas cosas". Queridas, queridas damas, está allí, y como cualquier otra cosa que estudien y practiquen cómo son, se sentirán cómodas. Pero quiero que piensen en la maternidad, incluso si no han tenido hijos; está allí; están preparadas. Y la maternidad es la respuesta, porque es el mismo aparato, es la misma sinapsis, la misma intuición que las lleva al chamanismo y sabe qué decir y sabe qué hacer.

Este es el mensaje de Kryon para las Hermanas y las mujeres, todas ustedes, de la Tierra: están equipadas para esto. Y las cosas empezarán a cambiar de una manera que hasta los hombres lo verán, y le darán la bienvenida como lo hicieron en el pasado, y dirán "Ya era hora".

Que este día comience con las palabras de las Madres de las Estrellas.

Y así es.

Kryon



Canalización de Kryon por Lee Carroll ante la
Hermandad Femenina Lemuriana (63)
Columbus, Ohio, 6 de Mayo de 2019
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

1232 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo