Ante la Hermandad Femenina Lemuriana 73

Kryon


En Sarasota también hubo una reunión de la hermandad femenina, esta es la canalización dada en esa ocasión, la número 73
Afectuosos saludos de Cris.

-.-.-

Despertar a una Verdad Más Grande

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Mi socio se aleja. Hasta empezar la Hermandad Femenina Lemuriana mi socio nunca se había apartado. Por difícil que esto fuera para él, entendió el por qué. Esta es una reunión de mujeres, y el hombre que es, aun canalizando a Kryon, no podía estar aquí realmente.

Las mujeres presentes aquí celebran algo que tienen en común. Número 1: el deseo de saber más sobre el potencial de tener energía chamánica y que hayan estado ciertamente en Lemuria. ¡Lemuria! el nombre mismo debiera darles escalofríos.

A medida que pasa el tiempo, las que asisten a estas reuniones empiezan a despertar a una verdad más grande. Las que asistían a las reuniones dos años atrás, hoy saben que al re-encender la experiencia de estar aquí o escucharme hay un impulso más fuerte, si quieren llamarlo así, a decir que sí. Es muy común hacer eco de las enseñanzas y el seminario del día cuando se refiere al ahora. Sin embargo, no todas las mujeres están siempre en esas sesiones especiales y ahora cada vez más sucede que muchas solo están viniendo a la Hermandad Femenina. De modo que no espero que todas recuerden, pero se trata de lo que es el nacimiento de un alma.

Hace unos momentos di una canalización, un mensaje para todos los que estaban en el salón, y ahora estoy con las mujeres solamente, cuyo propósito es tener una retrospectiva para decir "¿Estuve yo allí?" Es todo lo que necesitas preguntar, porque si estuviste, sabrás qué estabas haciendo. Y esa es la belleza de estar allí, en aquel ahora, de estar allí porque estabas en entrenamiento chamánico. Eso era Lemuria. Sí, habría hombres allí, pero si quieres saber el propósito de Lemuria, era entrenar a las mujeres para ser las chamanas del planeta. Y el entrenamiento se debía solo a una razón: que donde sea que la consciencia los llevara, si llegaban a despertar como civilización, no importa cuánto tardaran, si despertaban, las necesitaríamos.

Nosotros las necesitamos; el "nosotros" es la galaxia. Las necesitamos para que recuerden lo que se les enseñó. Tal vez no cosa por cosa, pero viene por la intuición, y no hay en el planeta nada mejor que una mujer para la intuición. Renombradas por eso, nombradas por eso, intuición femenina. Y esa intuición es retrospectiva.

¿Estuviste allí? Quiero llevarte a antes de estar allí; quiero que vuelvas a visitar ese momento cuando entraste a este planeta; el viento del nacimiento. Era diferente de lo que yo describí hoy, oh, muy diferente. La descripción de hoy fue el regreso del alma antigua. Estaban de pie ante el viento del nacimiento, ese lugar esotérico que ni siquiera pueden imaginar, antes de meterse en un cuerpo físico, antes de bajar aquí y que todo les quede oculto. Y tener que aprender desde cero. ¿Se imaginan, como alma, sin género, prepararse para entrar, sabiendo lo profundo de lo que están por hacer, las primeras en el planeta Tierra a ser enseñadas por una Madre de las Estrellas? Uh! (se ríe) Eso ya no existe más, no realmente. No por una Madre de las Estrellas en forma corpórea. ¿Pueden imaginar eso, damas? Eso las marca, las define, espiritualmente, esotéricamente; son muy diferentes. Para eso han venido.

Los hombres que venían con ustedes, de pie con ustedes ante ese viento del nacimiento, entrando para ser lemurianos, ya fuera al comienzo o hacia el final de Lemuria, o durante los miles de años de Lemuria, todos ellos sabían que ellos las estaban apoyando; para eso venían ellos; que los niños que ustedes tendrían con ellos serían especiales, y ya fueran hombres o mujeres, todos estaban en apoyo de aquello de que se trataba Lemuria. Todo el propósito de su existencia era enseñarles las verdades centrales de Dios, del Espíritu, cómo funciona, su magnificencia. Línea tras línea se les dio información chamánica. Y luego se les enseñó cómo, por medio de la intuición, desarrollarla y realzarla, cómo transmitirla correctamente, a las niñas que nacieran de sus entrañas. Y a los varones, cómo mostrarles y contarles lo maravilloso que era estar allí y apoyarlo. Ya hemos hablado antes de cuán diferente fue esta sociedad; muy diferente: principalmente basada en la ceremonia porque la ceremonia era lo que las Madres de las Estrellas les enseñaron. Les enseñaron esto: que las ceremonias nunca podían olvidarse; las palabras tal vez; los hechos tal vez; pero en su estructura celular nunca se olvidaría la ceremonia en que se juntaban como mujeres y se ayudaban unas a otras. Se juntaban cuando nacía un bebé, en su lugar, en las cálidas aguas del Pacífico, nacimientos en el agua. Y el niño las oía cantar cuando salía del agua. Primera intuición: el canto.

Y al momento de morir, muchas veces, cuando se podía y era apropiado, cuando era hora de irse para una Hermana, ustedes le sostenían las manos al irse, cantando. ¡Estas son cosas que ustedes nunca olvidarán! Están en su akash, están en su ADN, eso es lo que despertará en ustedes. Ese viento del nacimiento, entrar; no recordarán eso pero recordarán el canto.

No hemos hablado mucho de los hombres, de cómo funcionaba con ellos, cómo era para ellos partir o entrar, eso no es importante, aún no lo es, no para su akash. Lo importante es que conozcan su espiritualidad. Y esa espiritualidad que tienen en cualquier momento proviene de aquellas con quienes la hacen: viene de sus madres, viene de sus hijas. ¡Y ellos lo sabían! Sabían lo apropiado del chamanismo femenino. Lo he dicho antes muchas veces: un hombre de hoy al borde de su muerte, o en problemas, o en necesidad de ayuda espiritual, querrá hablar con su madre; con ella querría hablar. No con papá. Eso debiera decirles mucho acerca de quiénes son ustedes.

Reflexión es hoy lo que quiero que tengan, reflexión. De entrar como especiales, las únicas en oír alguna vez esa doble cuerda vocal de una Madre de las Estrellas cantándoles. Nunca olvidarán eso; es un sonido que está en su akash. Algunas de ustedes han soñado con eso, sin saber que soñaban con eso. Un sonido sagrado, bello, de otro mundo, que tal vez no comprenden realmente, ¡está todo allí! Y el objeto de esta canalización es despertarlo. Está despertando ahora de una manera muy nueva. En las últimas dos canalizaciones le dijimos a Mele´ha: estás reiniciando esto. Te estás reiniciando a ti misma. Este es el año 2020, aquí es donde empieza realmente. Este es un trabajo mundial, hazlo así. Estas son las cosas que les estamos diciendo ahora porque el despertar es más fuerte y es mejor, y es más fino, y más preciso, y se van de este lugar con una idea tal vez diferente de por qué están aquí. Con una celebración, no de ser femeninas, sino de ser sagradas y chamánicas en un cuerpo femenino. Hechas para eso, queridas damas, hechas para eso.

Llegará un momento en este planeta en que ustedes se hayan ido todas. Y en este cuerpo regresarán, quizás una vez, quizás dos. Cundo echen una mirada a la manera en que funciona la espiritualidad en el planeta, incluso dentro de las iglesias que hoy tienen, encontrarán que las mujeres estarán a cargo. Otra vez les digo que eso marcará una diferencia. Marcará una diferencia por la compasión y el consejo y la sabiduría espiritual de las mujeres en todo el mundo, empezando a tomar ese manto; va a hacer una diferencia para toda la humanidad, porque por primera vez el liderazgo regresará a quienes estaban diseñadas para eso. Chamanas, ¡tomen su poder!

Que comience la reunión.

Y así es.

Kryon



Canalización de Kryon por Lee Carroll
Hermandad Femenina Lemuriana (73)
Sarasota, Florida, 18 de Enero de 2020
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

1023 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo