Ante la Hermandad Femenina Lemuriana 74

Kryon


En este mensaje Kryon anuncia el nuevo paso en la actividad de la Hermandad: la enseñanza de la Rueda Chamánica, que antes nunca había sido enseñada desde tiempos de Lemuria.
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-.-

Rueda de Enseñanza Chamánica

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Mi socio se aleja.

Esta Hermandad Femenina está cambiando. La razón por la que piensan que están aquí puede muy bien ser diferente de la verdadera razón de estar aquí. La historia espiritual de la que forman parte – y forman parte de ella – tiene muchos atributos y elementos que están empezando a recordar. Esta noche estoy hablando a un grupo que está aquí porque algunas de ustedes saben absolutamente que en el pasado estuvieron involucradas en algo único, y lo sienten. No estarían sentadas en esas sillas a menos que tuvieran curiosidad, por lo menos. Y esta cosa que sienten es parte de algo que llamarían un comienzo, pero más que solo un comienzo eran instrucciones sobre todas las cosas que iban a venir, todas.

Allá en esos tiempos y esos días tan simples, en comparación con los de hoy, imaginen tiempos en que no tenían escritura ni libros, cuando todo era nuevo, y todo el conocimiento que les daban nunca había sido dado. Y se les mostraban y enseñaban muchas cosas diferentes. Esto resuena en muchas de ustedes. Imaginen, en ese entonces, lo que estaban pensando. ¿Cómo usarían lo que les enseñaban? ¿Qué decían las Madres de las Estrellas sobre lo que les enseñaban? No tenían idea de que tal vez, solo tal vez, muchos miles de años más tarde, en un cuerpo femenino otra vez, a propósito, en estos días después de 2012, empezarían a hacerse preguntas. Y cuando oyeran sobre Lemuria, eso resonaría con ustedes de cierto modo, no muy seguras todavía de por qué, o dónde, o cómo, pero sabrían que había una alianza con ese nombre. En realidad, el nombre era ligeramente distinto en aquellos tiempos, pero sobrevivió la parte suficiente para que hoy, cuando oyen el nombre, algo en su interior dice: “Eso pertenece a algo dentro de mí; el nombre corresponde a algo dentro de mí.” Y aquí están, tal vez listas para descubrir qué más puede haber para mostrar y contar. Y hasta aquí vamos bien.

Hace muchos años que se estableció la Hermandad Femenina, y solo se trató de eso, de establecerla. Verán, hoy vamos a darles información. Damas, ustedes están aquí para oírla, pero no es para ustedes sino para Mele´ha. Ocasionalmente damos una canalización diferente.

La Hermandad Femenina es sumamente importante para este planeta. Es importante porque el nombre mismo, la energía, empieza a resonar con cientos, si no miles, de mujeres. Están pidiendo lo mismo que ustedes aquí sentadas. Tal vez nunca se encuentren con Mele´ha en persona como ustedes la ven ahora, pero igual tendrán una conexión con la tecnología de hoy en día. La única manera de saber es escuchar, la única manera de que les enseñen es escuchar. Y por medio de la tecnología, la idea es que se les mostrarán cosas que no esperaban. Hay un límite para cuántas cosas podrás hacer, Mele´ha, de aquí en adelante. Si te quedas como estás, y esto sigue como está, llegará un punto de saturación en que todas hayan oído todo. Quiero que hagas lo que sigue. De modo que déjame presentar lo que harás luego.

Me senté junto a Mele´ha y Kahuna Kalei hace unos años; mi socio estaba entre las dos mujeres en Hawái, Lemuria, y tuvo una descarga mientras canalizaba (se ríe); ahora bien, eso es un poco diferente. La canalización que él experimenta, como lo hace ahora, es una especie de fusión entre lo que yo soy – el Kryon – y lo que es su consciencia, que permite una entrega sin fisuras, pero no es una descarga. Ese nombre en particular es un nombre actual, ustedes están acostumbradas a él, proviene de su tecnología, es un volcado de información, y eso es lo que él recibió. Y eso fue porque estaba entre dos energías chamánicas, dos mujeres que habían pasado por la experiencia Lemuriana como chamanas. Y en esa canalización se derramó una verdad de la que nunca se había hablado antes, y llegó directamente desde la consciencia de las mujeres sentadas a su lado. Él presentó, por medio de ellas y de mí, la información de la Rueda de Enseñanza Lemuriana. Esta Rueda de Enseñanza todavía no se ha desarrollado como debiera, porque es diferente; es enseñanza; tiene que ser diferente. Tiene que tener una sacralidad que es distinta de todo lo que él hace en sus seminarios hasta ahora. Esta es su curva de aprendizaje, y él es parte de ello, y experimentando con ello.

Pero esto es lo que quiero contarles: tan profunda como fue la información en esa Rueda de Enseñanza, yo he ido dejando caer pistas a lo largo del camino de que había algo más. Esta Rueda de Enseñanza es verdaderamente un resumen de información; es una Rueda grabada con códigos y propósitos que las Madres de las Estrellas usaron para enseñar a niños, adultos; tenía una doble faz. Cada faz significaba algo distinto, una para los niños, otra para los adultos. Hemos identificado cada uno de los radios o rayos de la Rueda. Les dijimos qué significaban todos ellos, les contamos sobre la numerología de la Rueda, las proporciones de la Rueda. Toda esa información está saliendo ahora, y poco a poco el público en general comprenderá lo que esa Rueda de Enseñanza representa: información central para el planeta.

Pero en el camino dije algo más. Lo dije más de dos veces, y sin embargo no ha habido preguntas de Mele´ha sobre qué era. Sin embargo estaba allí mismo frente a ella. Ahora bien: el hombre en la silla y la mujer en la silla son muy tercos ambos, y no quieren admitirlo. Y muy a menudo en sus vidas necesitan que otros les digan cuál es el paso siguiente, aun cuando son ellos los que las viven. Y luego, hay algunas cosas fuera de su control, y las que están fuera de su control son las obras del Espíritu.

Damas, yo sé que algunas de ustedes han experimentado esto. Déjenme darles un axioma: a veces, cuando las cosas no funcionan exactamente, correctamente, el Espíritu las pondrá en una posición en que ciertas cosas se clausurarán frente a ustedes de una manera que, por un momento o dos, se preguntarán ¿qué hice mal? (se ríe). Solo para darse cuenta de que tienen que sacar de en medio las cosas que ustedes creían que funcionarían y de pronto no funcionan. Es una apertura para que digan ¿Qué viene ahora? O ¿Qué hay en que no haya pensado? Y ese es el lugar donde está hoy la Hermandad Femenina.

Ciertamente está completa y hermosa, pero la enseñanza real empieza ahora. He aludido a esto cierto número de veces. La razón para que las mujeres estén aquí sentadas, Mele´ha, es que se les enseñó aparte de los otros. La Rueda de Enseñanza era para hombres y mujeres, y niños y adultos, pero yo te dije que en cierto punto a las mujeres se les enseñaba por separado de los hombres, de los otros. Porque a las mujeres les enseñaban el chamanismo.

La pregunta que nadie hizo nunca: ¿dónde está la enseñanza chamánica que está separada de la Rueda de Enseñanza? Y hoy les contaré. Mele´ha: había otra Rueda., que es la Rueda de Enseñanza Chamánica (se ríe) ¡y tú la enseñabas! – y la volverás a enseñar.

Hace dos días mi socio estaba en su casa y no podía dormir. En ese tiempo mágico, que él a veces teme, que en el reloj de ustedes es a las 3.30 hs., se le abrieron los ojos y se dio cuenta de que había más en la habitación que él y su compañera. Y se le dio una descarga de todos los detalles de la Rueda Chamánica, para que pudieran entonces ser entregados, no esta noche, no al grupo, sino a Mele´ha en privado, porque esto es lo que ella va a estar haciendo en adelante. ¿No tiene sentido esto? Estás aquí para la enseñanza chamánica. La Hermandad Femenina en todo el planeta se está preparando para oír enseñanza chamánica, no simples canciones y ceremonias.

Hay otra Rueda, y esa Rueda es muy similar; tiene 5 radios o rayos, tiene un centro, tiene un borde, y todos los radios están nombrados y titulados para la enseñanza chamánica de las mujeres. Esto será dado a Mele´ha para que haga con ello lo que considere adecuado, pero este es el paso siguiente. Tenía que esperar hasta ahora. Y si le preguntan en privado les dirá que hay algunas cosas para las que encontró una manera que piensa que funcionará. Algunas cosas tal vez no están funcionando exactamente como ella pensaba en el esquema de enseñanza que ella tenía. Y ahora ella está sentada junto a mí y se da cuenta del por qué. Porque, para reemplazar cualquier cosa que ella pensaba, tal vez un paradigma o aun una presentación, viene algo nuevo. Esta Rueda de Enseñanza Chamánica es profunda; es para mujeres, y ella enseñará cada radio. Pero cada radio, en el caso de la información chamánica, tiene tanta información que ella puede enseñarla durante años y nunca repetir una cosa. Porque está conducida por la dinámica, por los sucesos actuales, por la personalidad, eso es enseñanza chamánica. No meros hechos y números, sino cómo se maneja esto, y eso, y aquello. Porque un chamán es aquel que se dispone a manejar un mundo cambiante de paradigmas y de la vida, así como la mujer tiene que manejarse con los niños. Cada día es diferente, ¿no es así? Y a medida que crecen, empiezan a madurar y a cambiar, y los problemas son diferentes, ¿verdad? De modo que no hay manual que diga “haz esto, haz aquello”, mamá. Y esa es la diferencia entre los géneros. Las mujeres están hechas con una intuición que puede cambiar rápidamente, reconocer situaciones y saber qué hacer, no solo como madre sino como maestra.

Hay sabiduría en la crianza de niños que ustedes aprenden; es la misma clase de paradigma y sabiduría que tendrían para enseñar a otros seres humanos sobre la vida misma, sobre cosas que tal vez necesiten saber a partir de alguien más sabio.

Aquí todas ustedes han experimentado algunas de estas cosas en alguna medida. Pero esta es la Rueda de Enseñanza Chamánica; diferente de la principal; privada, que no será revelada en público sino solo a ella. Y luego ella empezará a revelarla del modo que ella desee mientras va enseñando los radios y se dé cuenta de la profundidad que hay en cada uno, y cómo ir abriendo avenidas de entendimiento para las mujeres, y avenidas de enseñanza para las mujeres, y cosas que harán muy felices a sus corazones por estar aquí, al decir “Por esto he venido”.

Ese es el comienzo de la próxima fase en tu vida, Mele´ha, para este grupo y los muchos, muchos cientos de mujeres por venir que encontrarán que estas cosas calman su alma y empezarán a recordar la sabiduría que se les enseñó originalmente. Eso es suficiente.

Y así es.

Kryon


Canalización de Kryon por Lee Carroll
Ante la Hermandad Femenina Lemuriana (74)
Sacramento, 15 de febrero de 2020
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

1083 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo