Comunicaciones relativas al espíritu. II

Varios/Otros


Ahora queremos transcribir diferentes pasajes de algunas sesiones que tocan distintos temas relacionados con el plano espiritual y dan respuesta a múltiples interrogantes.

Andrés: ¿De dónde salieron todos los espíritus que habitan la Tierra? En el principio de la Creación la población era menor. Entonces, ¿dónde estaban esos espíritus que ahora están encarnándose?

Elizabeth: Antes que la Tierra fuera formada, los espíritus existían ya. El Padre los ha tenido a su lado por tiempos diferentes y Él determina en qué momento y qué misión les quiere encargar. Los designios de Dios son diferentes según las circunstancias. Hay seres especiales que son enviados en determinados momentos para cumplir alguna misión específica; no dudes tanto, acepta ciertas cosas como son.

Andrés: Pero hay tantas teorías y uno no sabe cuál es la correcta. Por ejemplo, está la teoría científica de la evolución del hombre y la teoría del Big-Bang también. Lo que nos enseña la Iglesia Católica sobre Adán y Eva. Son cosas que a uno a veces le preguntan y yo no sé qué responder. Por eso que les pido una orientación para poder entender esos procesos. ¿Qué pasó con esas teorías de la evolución del ser humano?

Elizabeth: Proceso evolutivo en la especie ha existido. Adán y Eva solo simbolismos son. Los han usado para enseñar las teorías del bien y del mal, de la obediencia y desobediencia. Pero el hombre, en forma progresiva, ha llegado al estado actual. Muy primitivos hemos sido todos en un principio de los siglos, pero mucho tiempo ha pasado desde la creación de esta tierra hasta la evolución del hombre como tal.

Andrés: ¿Cómo se inició el ser humano?

Elizabeth: Sabes, veo una pura luz amarilla como mezcla con oscuridad, como destello de luz amarilla con oscuro, no sé lo que es (dice Elizabeth).

Andrés: ¿Por qué le están mostrando eso a Elizabeth, qué significa?

Elizabeth: Explosión de distintos elementos se produjo en el inicio de la creación de la Tierra y otros planetas. Todas estas fuerzas energéticas fueron actuando hasta lograr la formación de los planetas que ustedes conocen. Hubo una explosión de distintas energías de luz, aire y otros materiales en ignición que llevaron poco a poco a la constitución de los distintos planetas y sistemas solares.

Andrés: Si esto lo lleváramos a tiempo terrenal, estamos hablando de...

Elizabeth: Hay muchos años luz involucrados en la formación planetaria. Son tiempos que ni tu mente ni la humana se pueden imaginar. No te podemos decir que son siglos o años, es otra medida del tiempo existente en el plano del Padre, son otros tiempos y otras medidas del tiempo transcurrido.

Andrés: Avalon, gracias por preocuparte de aquietar mis inquietudes. Ya es hora de terminar la sesión. ¿Quieres decirnos algo antes de marcharte?

Elizabeth: Tranquiliza tu mente y tus inquietudes, las teorías de la vida, de la muerte y de la evolución en manos de Dios están. ¿De qué te sirve saber todos estos orígenes de las cosas? Vive tu tiempo tranquilo y ocupado en lo que te dijimos, no te tortures con preguntas de cosas muy complejas.

Andrés: ¿Quedarse arriba es mucho más bonito que volver a la Tierra?

Mae: A Mae siempre le ha gustado estar mucho más arriba que abajo, pero porque le hace el quite al sufrimiento de la Tierra.

Es importante que reconozcan que la vida espiritual y el camino a lo espiritual tiene algunos sacrificios, hay que dejar algo de lado, hay que dejar algunos tiempos disponibles para pensar, para meditar, para leer; requiere sacrificios.

Andrés: Y a ti, Horacio, ¿cuál es tu experiencia?

Mae: Después de pasar el séptimo nivel, yo he vuelto a la Tierra en dos o tres oportunidades a hacer una misión espiritual corta, a dar tranquilidad. Una vez volví a dar tranquilidad y enseñanza a una pareja, viví diez años con ellos, a los diez años me morí de un cáncer, porque ese era el tiempo que necesitaban ellos para crecer espiritualmente.

Andrés: ¿Eso es lo que llaman espíritu misionero?

Mae: Sí.

Andrés: ¿Y tú puedes retroceder si no cumples tu misión, a pesar de ser un espíritu superior?

Mae: Puedo, estamos todos cumpliendo misión, estamos todos sometidos como espíritu al libre albedrío; puedo. Por ejemplo, nosotros tenemos una vida espiritual muy estricta, de meditación, de sanación, de muchas etapas arriba, de muchas formas y cosas que tú no entenderías en este minuto. Pero, por ejemplo, si yo tengo una misión de estar meditando y ustedes tienen una sesión y dicen yo quiero hablar con Horacio, porque Horacio es entretenido o cualquier otra razón...

Andrés: Pero eso no los perjudica, a menos que estén en una...

Mae: En estos momentos yo estoy destinado a esto y por eso que las cosas se dieron para que Mae esté aquí; para que tú, a pesar de tu resfrío, estés aquí, porque mi tiempo era para ustedes, y si ustedes no vienen, mi tiempo va a ser para ustedes en su subconsciente o para otro grupo que esté trabajando con maestros, porque estoy para esto. Pero si hoy día yo no tuviera que estar... ¿Por qué no está Viera Mar con ustedes; por qué no está Dionisio con ustedes; por qué no está Julio con ustedes? Porque están cumpliendo otra misión. Si alguno de ellos viene, a lo mejor lo hace retroceder.

Andrés: Entonces, eso es una enseñanza para mí. No pedir la presencia de alguien.

Más bien, esperar que llegue algún maestro y trabajar con él.

Mae: Sí.

Andrés: De hecho, generalmente lo hacemos así; pero a veces uno puede querer conversar con alguien. ¿Pero yo hago un mal si quiero conversar con él y pido su presencia; le hago un mal a pesar de que él no venga?

Mae: Va a ser su libre albedrío si él quiere venir o no.

Andrés: Entonces, podría incitarlo a venir y perjudicarlo.

Mae: Claro, puede que él se entusiasme. Va a ser su libre albedrío. ¿Algo más?

Andrés: No, gracias, ha sido bastante. Gracias por ayudarnos nuevamente y espero que cumplas tu palabra de trabajar en esas cosas interesantes que a mí me gusta saber.

Mae: Sí, yo siempre cumplo.

Andrés: Gracias, Horacio.

Mae: Gracias a ti.

Andrés: Yo pensaba que las muertes trágicas se debían a que esas personas ya habían cumplido su misión en esta vida. Pero parece que no es así.

Mae: Puede ocurrir por distintos motivos y no querer morir, y eso no les hace aceptar su vida espiritual y empiezan a vagar. Solo el que asume que murió en el momento que lo hizo disfruta de la vida espiritual.

Andrés: Pero es que debe ser difícil dejar a sus seres queridos, no debe ser fácil para el espíritu aceptarlo.

Mae: Eso tienes que entenderlo en la vida terrenal. Trabajar en no tener temor, en saber que siempre vas a estar con los tuyos, siempre les vas a poder ver si quieres, que es otra vida mejor si la trabajas en tu vida terrenal; entonces, no te cuesta aceptar este paso. Pero quienes tienen temor, quienes no quieren morirse, quienes están aferrados a lo material, les cuesta mucho asumirlo.

Andrés: Por ejemplo, si yo estoy enfermo, si tengo un cáncer y sé que me voy a morir, ¿luchar contra la enfermedad es malo?

Mae: Eso es crecer, no te decimos que te dejes morir, te decimos que luches por la vida, pero que entiendas que si mueres tienes que aceptarlo.

Andrés: ¿Pero si muero es porque me tocó morir, porque lo elegí, porque lo escribí así?

Mae: Tú elegiste cómo vas a morir.

Andrés: Pero entonces, ¿el que muere en un accidente también lo eligió así, cuando programó su vida?

Mae: Sí, pero lo olvidó.

Andrés: ¿Puede una persona vivir en la Tierra cronológicamente en forma paralela; es decir, un mismo espíritu puede vivir en una misma época como una persona diferente?

Elizabeth: El espíritu uno solo es, y vivir puede en distintos tiempos, pero no simultáneamente. Período muy corto después de la muerte puedes tener en espera de retornar. Pueden ser segundos, años o siglos, pero vida paralela de un mismo espíritu no es posible.

Andrés: ¿Ni siquiera en diferentes planos o planetas? ¿Es en uno o el otro?

Elizabeth: Cuando en un cuerpo te introduces como espíritu, a ese cuerpo tienes que acompañar hasta su período final; si lo abandonas, el cuerpo muere.

Andrés: El padre de un amigo falleció hace algunos años, y me preguntaba: “¿Mi papá me está mirando?”. Yo le pregunto a ustedes: ¿Qué pasa cuando un espíritu decide irse y ascender, sigue ayudando y viendo a sus parientes terrenales?

Elizabeth: Siempre los espíritus están cercanos u observando las acciones de gente y familiares que ellos amaron o que con ellos convivieron. No necesariamente están adheridos por lazos que no les permiten separarse, si ellos han decidido evolucionar. No por eso los han abandonado espiritualmente, siempre están prestando su ayuda si los invocan o piden que ellos sean conectores o transmisores de sus oraciones hacia el maestro; siempre ellos los van a ayudar. El hecho de invocarlos o pedirles ayuda no los va a dañar, siempre que tú o ellos pidan la ayuda para ser obtenida desde los planos superiores, del Altísimo, es decir de Dios, u otros espíritus elevados. Nosotros somos conexiones con Dios; al invocarlos hay que pedir en forma directa la ayuda que uno necesita, no necesitas rezarle tainas ni versos, solamente pídele ayuda directa específica de tu problema. Si tienes un familiar ya ascendido, afortunado eres, porque él te conectará con los espacios superiores.

Andrés: Cuando tú me hablas de los seres que no son de luz, ¿de qué son ellos?

Elizabeth: Son entes negativos procedentes del lado oscuro de las almas o espíritus, que tienden a obstaculizar la elevación espiritual de las personas. Siempre ha existido el bien y el mal. Tú sabes que hay ángeles de bondad y ángeles de maldad. Dios ha permitido esto para probar la voluntad y fuerza de las personas y capacidad de ascender en la parte espiritual, enfrentándose a la negatividad transmitida por estos entes o seres que no son de luz y desvían a las personas del camino. El libre albedrío de la gente les permite decidir entre el bien y el mal. Estas son leyes universales de la naturaleza que siempre van a existir. No preguntes por qué, pero Dios ha puesto lo bueno y lo malo a fin de que la gente elija y supere sus necesidades espirituales, y así pueda transitar hacia la eternidad libre de la negatividad. Solo siguiendo el camino de la benevolencia, tanto consigo mismo como con sus congéneres humanos, lo conseguirán.

Andrés: Cuando uno ve a una persona mala de acuerdo a nuestro criterio terrenal, ¿esa persona tiene un espíritu del lado oscuro de las almas, o no necesariamente?

Elizabeth: Pudo haber sido originalmente limpio y transparente como Dios lo creó, pero influencias externas, ya sea de seres humanos que conviven a su alrededor o de entes desencarnados que están en el ambiente para tentación y desviación de la gente, pueden haber actuado sobre esta persona y haber transformado su origen. Todos son limpios, puros y luminosos al encarnar en su época de venida a esta tierra.

Andrés: ¿En su primera venida?

Elizabeth: Puede ser en la primera o en reencarnaciones sucesivas. Siempre en el momento del nacimiento el alma es pura y luminosa. A través de las influencias, ya sean terrenales o de espíritus no convenientes, esta persona se puede ir transformando en el transcurso de su crecimiento terrenal. Has visto cómo los niños son inocentes, esta inocencia se puede ir perdiendo en el transcurso del crecimiento por distintas influencias.

Por eso, la labor a nivel de los niños, a nivel de los colegios o lugares de enseñanza, es tan importante para el desarrollo futuro. Nosotros queremos seres luminosos y de bondad hacia adelante.

Andrés: Me dices que llegó Viera Mar. ¿Nos quiere decir algo?

Mae: Sí, dice: “Mae, no te preocupes, vas a estar solo un momento más, discúlpame.

Pero hay algo que Horacio no les dijo y yo quiero contarles. Quiero que también sepan que así como estamos nosotros ayudándolos a crecer espiritualmente, desgraciadamente hay otro grupo de espíritus que no han evolucionado, pero que se mantienen en el plano espiritual y que tratan de entorpecer nuestra labor. Y son los que ponen los obstáculos, los atrasos, los que hacen que de repente te quedes dormido o que se te olvide algo. El objetivo de ellos es dificultar nuestra misión. Son espíritus poco evolucionados que viven en el limbo y que como no pueden estar como hombres, ni como espíritus evolucionados, entorpecen nuestra labor. No se olviden nunca en sus bendiciones pedir que esté con ustedes lo mejor y a nosotros darnos fuerza. Pidan así: Señor, dales fuerza a Viera Mar, Heraldo, a Daniel, a Horacio, a todos los espíritus que son nuestros guías, para que puedan traspasar barreras y les quites de su camino todos aquellos espíritus que quieran entorpecer nuestra labor”.

Andrés: ¿Pero estos espíritus solo entorpecen la labor o también nos pueden hacer daño?

Mae: Lo más probable es que entorpezcan, alejen, dificulten, alarguen, retarden; ellos no saben hacer otras cosas. Todos estamos luchando con el bien y con el mal, todos.

Andrés: ¿Y ellos por qué están ahí?

Mae: Porque no han querido evolucionar.

Andrés: ¿Pero por qué?

Mae: Porque nunca su libre albedrío se ha inclinado a evolucionar, porque es muy difícil, tiene muchos sacrificios evolucionar. Tú has vivido como espíritu junto a Mae y lo han pasado súper bien mirando desde arriba lo que pasa, incluso ella en una oportunidad no quería reencarnar, porque para qué sufrir, y al final ella tomó la decisión de reencarnar, y ha ido a sufrir, y a pasarlo bien, y a pasarlo mal. Éstos no toman la decisión y son espíritus que han sido drogadictos, asesinos, tiranos y que todavía no tienen conciencia de que están como espíritus. Muchos creen que están como humanos todavía. Es muy complejo el ámbito espiritual, pero yo vine porque ni Horacio, ni Heraldo, ni Daniel se los dijo, y cuando ustedes pidan por nosotros, también pidan por ustedes, porque muchos de los atrasos, muchas de las cosas que les pasan a Mae o que te pueden pasar a ti, tu gripe, tu resfrío, te lo ponen, son zancadillas que te ponen para poder entorpecer nuestra labor.

Andrés: Me confunden un poco, porque ayer nos decían que esas eran cosas terrenales y que tenemos que aprender.

Mae: Son terrenales porque son espíritus que están bajos, están a nivel terrenal, pero ustedes tienen que pedir que se dispersen, que se vayan, que no se queden; son terrenales, no me puedes entender.

Andrés: Sí, te entiendo, ahora te entiendo.

Mae: Son terrenales, ustedes tienen que vivir con cosas terrenales, pero sepan que así como sabes que hay vida en otros mundos, que hay espíritus superiores y muy superiores a nosotros, también quiero que sepan que hay espíritus inferiores y que muchas veces éstos son los que ponen las trabas para poder crecer. Por eso, es importante que cuando ustedes recen, pidan que estemos nosotros y que, por favor, el ser superior —Dios—, o como quieran llamarlo, ayude a dispersar de nuestro camino todo aquel espíritu que quiera entorpecerlos.

Andrés: Cuando yo haga mis sesiones con otras personas también, ¿verdad?

Mae: También tienes que hacerlo. Muchas veces es fácil frenar a una persona para que no tenga una regresión. Es un espíritu travieso que está metido, hay espíritus traviesos, hay espíritus poco evolucionados, hay todo un mundo en este lugar.

Andrés: Bueno, más adelante podremos ir sabiendo más de ese mundo.

Mae: Eso quería decirte, gracias a Mae y gracias por escucharme y por haberme permitido transmitirles esto. Próximamente estaremos juntos en un mensaje.

Elizabeth: Elizabeth autorizada está para comunicarse con espíritus maestros más superiores, o que ya han sido elevados al plano de espíritus asistentes o ayudantes de los maestros.

Andrés: Entiendo. Es decir, Elizabeth tiene la capacidad de comunicarse con el plano superior de espíritus, y por eso también no debemos temer al conectarnos con ustedes, porque ella nunca va a poder transmitir cosas de espíritus de planos más inferiores, sean buenos o malos, ¿verdad?

Elizabeth: Sí.

Andrés: ¿Pero sí hay médium que se conectan con espíritus no ascendidos?

Elizabeth: Hay distintos tipos de comunicaciones con los espíritus. Hay gente más cercana a los espíritus de planos más inferiores, y a través de ella pueden invocar a sus familiares. Hay otros seres humanos que solo están destinados a canalizar directamente con maestros que están en contacto más directo con Dios. Son mensajes diferentes que tienen estos distintos personajes que transmitir.

Andrés: ¿Pero el trabajo de transmisión desde este plano más terrenal que hacen ellos es malo, o sí les puede servir?

Elizabeth: Más bien, les sirve a los humanos que preocupados o dolidos por su desaparición están. Es, más bien, para tranquilizar a los que se quedan en el plano terrenal, transmitirles en qué circunstancias se encuentran sus familiares fallecidos. Es para darles tranquilidad y enseñarles que fuera de esta vida hay vida para el espíritu en distintos niveles, hasta acercarse a Dios. Y que si bien el alma terrenal de sus familiares está sufriente por estas personas fallecidas, ellas, sin embargo, se encuentran bien. La comunicación es para tranquilizar a los familiares.

Andrés: ¿Pero eso es malo o no?

Elizabeth: No.

Andrés: Porque hay personas terrenales que necesitan de esa tranquilidad para seguir adelante, y de esa forma poder desprender o dejar elevar a los espíritus de los fallecidos.

Elizabeth: Hay gente que los mantiene aferrados por un exceso de amor y falta de capacidad de desprenderse de los contactos terrenales, hay que enseñarles a dejarlos ir.



Extracto de MAESTROS ESPIRITUALES I
Mensajes y sanación
Salim Hodali - María Eugenia Muñoz - Erna Lueg

417 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo