La complejidad de tu Alma.

Kryon


Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Otra vez diré que el Espíritu, Dios, la Fuente Creadora, como deseen decirlo, no está en alguna clase de armario. Lo que quiero decir con eso es que eso que ustedes llaman Dios está en todas partes todo el tiempo, y sabe quiénes son ustedes, qué están haciendo, cómo se sienten. Un Dios amoroso, hermoso, que sabe. Algunos saben esto y lo enseñan, otros no, pero yo quería que sepan la verdad. Así es. Yo estoy del otro lado del velo, no he sido nunca humano, y les diré cuál es la perspectiva desde aquí. Es que todos los ojos, si quieren usar la palabra ojos, todas las percepciones están sobre la magnificencia de las almas en este bello planeta. Ahora bien, ¿qué significa eso para ustedes? ¿Significa que hay ayuda allí? Más que eso: hay revelación, hay descubrimiento. Los seres humanos empiezan a entrar en una nueva clase de energía. Y hemos dicho esto muchas veces.

Ahora bien, este programa particular, el que le indiqué a mi socio que hiciera, el que ustedes escuchan ahora mismo, tiene algo que ustedes hacen en el programa, en la meditación. Ese algo es pasar por encima de un puente que va de lo conocido a lo desconocido, hacia un lugar multidimensional. Y ese lugar, si quieren llamarlo así, es su alma. Vamos a hacer eso en apenas un momento. Pero esta es una oportunidad para que yo trabaje con instrucciones, enseñanzas. Algo de esto puede ser confuso, pero estoy usando estas canalizaciones como plataforma para ayudarlos a entender tal vez lo que esté pasando más tarde, en este programa, cuando realmente puedan cruzar hacia algo que la mayoría de ustedes ni siquiera saben que pueden.

Parte de la madurez del desarrollo humano, yo diría evolución, de adónde van en la consciencia, empieza ahora a incluir una perspectiva multidimensional. Esto es lo que está pasando en el planeta. Por eso muchas de estas cosas que les están sucediendo empiezan a limpiar la integridad. Están teniendo percepción conciente de una consciencia más elevada. Cuando la humanidad empiece a tener esto colectivamente, al pasar generaciones pueden mirar hacia atrás y ver las cosas que se hicieron, y con qué están trabajando ahora, y decir “En ese tiempo éramos como niños en la consciencia. Estamos mucho más maduros ahora.” Esto va suceder. Le ha sucedido a todos los que han pasado por esto.

Entonces quiero explicar, aunque sea un poquito, porque ustedes son tan lineales, tan lineales, las cosas son así o son asá, hay blanco y hay negro, encendido, apagado, hay muy poco entendimiento de cualquier otra cosa que no sea linealidad; así es como piensan. Cuando se miran los organigramas, eso es lineal; van de arriba hacia abajo, tienen una construcción, tienen jerarquía, tienen todas estas cosas. Nada de eso existe del otro lado del velo donde yo estoy. Muy interesante cómo piensan ustedes. Se les hace difícil pensar que algo pudiera estar en dos lugares al mismo tiempo. Esto nos resulta gracioso a nosotros, porque eso es todo lo que somos, del otro lado del velo, mi lado (se ríe) esa es la realidad.

Ustedes tienen cosas multidimensionales en la Física que pueden estar en dos lugares al mismo tiempo, pero nunca piensan que ustedes podrían hacerlo. Y sin embargo, hacia allí se dirige esto. Quiero hablar de algo que es muy notable, y tan hermoso, que casi ninguno de ustedes lo entiende, porque piensan de esta manera lineal. Hablemos de una sola cosa, pero que tal vez sea la más importante para estas reuniones.

¿Qué es tu alma? ¿Y cómo es? Algunos dirán que es el vehículo espiritual que lleva todo lo que tú eres. Esta alma tuya, te dijimos, no es un lugar; no puedes ir allí. Y sin embargo nosotros lo hacemos en estos programas, cruzamos un puente de linealidad en este programa, y vas a un “lugar” porque eso es todo lo que tienes, la única palabra que tienes, que dice que vas de una sección a la otra. Pero no vas realmente a un lugar cuando cruzas ese puente; vas a todas partes. Porque esa alma tuya está en todas partes; la multidimensionalidad es así. Te cuesta creer eso, “Eso es duro para mí, no podemos hacer eso”. Es interesante; no tienes problema en pensar que Dios pueda estar en todas partes, o escuchando mil millones de oraciones al mismo tiempo, interviniendo en múltiples sanaciones, y todo eso, pero cuando se trata de ti, no puedes creerlo. Aun cuando tú eres una creación de ese mismo Dios. Tu alma, querido, es parte de la Fuente Creadora.

Por lo tanto, cuando empiezas a trabajar con tu alma, tienes que entender que es muy grande, más grande que lo que ninguno de ustedes jamás pensó.

Quiero hablar sobre algunas de las cosas más confusas que jamás hayamos dicho sobre tu alma. Las llamas compartir el alma, e inmediatamente surgen objeciones. Tu concepto de tu alma es un precioso vehículo de tu energía; ¿cómo podrías compartirla con alguien? Porque ya no sería tu energía. Eso es un proceso de pensamiento lineal. No entiendes cómo puedes permanecer siendo tú y compartir con otra alma. No tienes esa percepción. Y eso ni siquiera es correcto. ¡Tu sacralidad siempre es tu sacralidad! No disminuye por ser compartida.

Muchas cosas en este planeta te harán rascar la cabeza, y hemos discutido una de ellas antes, el aspecto multidimensional del ADN de los gemelos. De un lado de la tierra, algo le sucede a uno de los gemelos y del otro lado de la tierra el otro gemelo lo percibe. Aquí tienen, la distancia no importa, un poco de entrelazamiento, si lo desean, en el ADN, que es un efecto cuántico, que te dice que tu ADN como ser humano realmente tiene multidimensionalidad. Pero es extraño, ¿no es así? Pero empieza a mostrarte que tu alma es probablemente capaz de mucho más que lo que piensas.

Pregunta: ¿Los gemelos comparten un alma? Respuesta: ¡No! Ellos son consciencias total y completamente individuales, pero comparten su ADN. Muy similar. De modo que así llegas a la proposición de que tal vez aquí hay más que lo que piensas, o lo que entiendes.

Compartir el alma. Hablemos de una metáfora en 3D, 4D, que tú entiendas. Digamos que tu alma está allí afuera, la puedes imaginar como desees, digamos que es una burbuja. Y digamos que esa burbuja contiene la majestad de ti, todo lo que es de ti, todas las vidas que hayas tenido en cualquier lugar, desde siempre. El alma, como te hemos descripto antes, es eterna en ambas direcciones, lo que significa que nunca fue creada y nunca terminará. ¿Reconoces esa declaración? Es una frase que tú aplicas a la Fuente Creadora, a Dios, al Espíritu, a Todo lo que Es. No tuvo comienzo ni tendrá final; eso también es tu alma. De modo que en esa alma podrías imaginar que está todo lo que alguna vez ha sido, pero la consciencia de ti es siempre tú. No importa cuál sea el rostro, no importa cuánto tiempo has estado aquí. ¡Eso eres tú, eso es la majestad, eso es lo precioso! ahí estás, en la burbuja.

Entonces, aquí viene otra alma, y esa alma dice, “Realmente me encantaría compartir este viaje contigo”, y tú dices, “Ven, entra”. Ahora hay una burbuja más grande. Entonces, no has tomado dos almas y las juntaste, para hacer un alma extraña con las dos, ¡son simplemente dos burbujas dentro de una más grande! ¿Ves eso de una manera lineal? Ahora empiezas a entender eso de compartir el alma. Esa burbuja más grande puede parecer que es una sola cosa, pero tiene a ambas viajando en ella, como en un coche. Y aquí vienen otras que dicen, “¿Sabes? Me gustaría compartir este viaje”, y tú dices, “Ven, entra”. Ahora tienes una burbuja con muchos asientos (se ríe) para muchas burbujas. Compartir el alma es así.

Ahora bien, ¿por qué digo estas cosas? Tienes que entender que cuando cruces hacia ese lugar entre la neblina, un poco más tarde, y yo te invito a entrar en tu templo, y de pronto encuentras a otros allí, algunos han preguntado, “¿Cómo pueden esos otros estar en mi alma?” Acabo de decírtelo. Compartir el alma es así porque en ese lugar – si quieres llamarlo así – del otro lado del velo, no hay singularidad. Todas las almas viajan en una burbuja; todas las almas son independientes y sin embargo comparten.

Y lo más profundo, ¿estás listo? Ya te lo dijimos antes: tienes un acuerdo para compartir alma con tu familia aquí en la Tierra. Cuando dejas este lugar llamado Tierra, crees que solo vuelas a algún otro lugar, tal vez algunos creen en la reencarnación y dicen “Me preparo para la vida siguiente y todo eso, algún día”. Bueno, sí, naces y aquí estás. Pero una parte de ti regresa, y otra parte permanece con tus seres queridos. Compartir el alma. Pero aquellos de ustedes que perdieron a su madre, a su padre, sus tíos, abuelos, abuelas, tías... ellos todavía están aquí. Porque tienen un acuerdo con tu linaje – estarán contigo hasta el final. Tú tienes un acuerdo con tus hijos; estarás con ellos hasta su final. Se llama compartir el alma, y casi ninguno de ustedes lo está usando. Es muy profundo, porque a través de esto tienes acceso a los antiguos. Tienes acceso a ellos a través de esto, tienes acceso al amor de aquellos que amaste y perdiste, de una manera diferente.

Déjenme preguntar a aquellos de ustedes que recientemente han perdido a seres queridos: ¿No los sienten? ¿No es eso parte del duelo? No solo que están faltando; es que en algún nivel ¡tú sabes que todavía están allí! ¿No desearías que pudieran hablarte? Pueden hacerlo. De una manera multidimensional, por medio del amor, la compasión, el recuerdo. No necesita ser una escritura en la pared, olvídate de esa parte. ¿Por qué no tener la madurez y la evolución para empezar a tener esa clase de sentimientos y conversaciones con aquellos que han compartido tu alma en amor? Están viajando en una gran burbuja contigo. Compartir el alma.

Es tan profundamente no entendido ni usado en este planeta, cuando entran en tristeza y duelo, incluso algunos, en sufrimiento. Porque piensan que han perdido el liderazgo o la sabiduría, y no, no lo han perdido. No realmente.

Hay mucho más, y seguiremos hablando de ello. Es demasiado importante para no hacerlo.

Yo soy Kryon, enamorado de todos ustedes.

Y así es.

Kryon


Canalización introductoria al Miércoles de Sanación – Kryon a través de Lee Carroll
11 de Noviembre de 2020
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

581 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo