Dioses falsos.

Varios/Otros


Cuando era niño, recuerdo haber estado alternadamente impresionado y aterrorizado por el mandamiento bíblico: "Yo soy el Señor tu Dios, no tendrás dioses falsos por delante mío". Este fue el mandato de un Dios dominante emitiendo una directiva que implicaba un castigo terrible si se le desobedecía. Evocaba imágenes de hordas frenéticas bailando e inclinándose ante becerros de oro y enormes estatuas de imágenes demoníacas. Recordé los nombres Baal y X y todo el asunto me dio escalofríos. Imaginaba relámpagos enviados por un Dios enojado y el resultado era un infierno de fuego y azufre por siempre jamás. Estas imágenes se desvanecieron gradualmente, pero a lo largo de mi vida el comando amenazante salía a la superficie de vez en cuando, y yo contemplaba su significado. Muy lentamente, la comprensión amaneció y comencé a comprender mejor el verdadero significado de la frase. Mientras esto sucedía, no pude evitar preguntarme cómo algo tan útil y compasivo había adquirido ese tono amenazante y opresivo de mi infancia.

Con estudio y contemplación, comencé a comprender que Dios o Todo Lo Que Es se expresa a través de mi consciencia de estar consciente y vivo. De hecho, esto también estuvo presente en mi infancia. En algunos de mis libros he hecho referencia a una época en la que tenía unos cuatro años cuando experimenté momentos extáticos de estar vivo y consciente y sentirme inimaginablemente agradecido de encontrarme consciente, despierto y vivo. Consideré cuáles eran las probabilidades de que me hubieran dado esta asombrosa buena fortuna entre todas las posibilidades de no haber nacido jamás, tal vez estando en la oscuridad por siempre y nunca ser considerado. La contemplación de mi buena fortuna solía deleitarme durante muchas horas. Esto, por supuesto, fue antes de mi domesticación en la escuela y el terrible mandato: "Yo soy el Señor tu Dios, no tendrás dioses extraños por delante de mí".

Mucho más tarde en mi vida, cuando comencé a cultivar el estar consciente de mi consciencia, comencé a ver el costo que se cobró mi mente de mono salvaje, el desfile interminable de pensamientos, sentimientos y distracciones que me robaron la atención de la serena y hermosa expansión de simplemente estar consciente y sabiendo que estoy consciente. Era como si un ladrón de repente me robara la atención sin que yo me diera cuenta en lo más mínimo y durante lapsos de tiempo me perdería persiguiendo una serie de pensamientos y sentimientos por una madriguera de conejo sólo para darme cuenta de repente de que mi mente había sido secuestrada sin que yo fuera consciente de ello. ¿Cómo podría ser que en un momento podría estar feliz, en un estado tranquilo y pacífico y, sin darme cuenta, de repente podría estar en un estado de preocupación y agitación, tan lejos de donde comencé? Guau. Lentamente comencé a ver que estos eran los dioses falsos a los que se hace referencia en ese mandato bíblico mortal. La preocupación, la obsesión y la hipervigilancia eran sin duda tres dioses falsos con los que bailaba y ante los cuales me inclinaba sin darme cuenta de que me habían cautivado. Sin embargo, estos no eran becerros de oro o grandes estatuas imponentes externas a mí. Estaban dentro de mí, una parte de mi propia mente. Y, sin embargo, no eran yo, más bien eran más como parásitos que se apoderaban de mí, y lo habían estado haciendo la mayor parte de mi vida sin que yo me diera cuenta de que habían convertido a mi maravillosa Fuente amorosa en algo feo, productor de agitación y miserias. Desde una perspectiva budista, encarnaban la esencia del sufrimiento. Y en lugar de una gran voz dominante en auge, sólo había una voz de compasión y amor que me decía que me estaba desviando de mi propio pensamiento.

Había un saber profundo dentro de mí, cuidándome y recordándome gentilmente sin ningún juicio que recordara quién y qué soy. Este conocimiento siempre está presente y nunca deja de recordarme que regrese a mi hogar base. Diez mil veces me lo recuerda y más si es necesario: nunca se cansa, nunca se rinde, nunca se impacienta conmigo. ¡Increíble! ¿Quién o qué es esta voz del saber? No es otro que yo mismo, mi verdadero ser, una expresión de mi fuente que siempre ha estado aquí y siempre estará aquí pase lo que pase. Este saber no es algún otro. Es más yo de lo que cualquier otra cosa podría ser. Tampoco es mío exclusivamente porque lo comparto con todos los demás seres. Todos estamos en el mismo barco juntos luchando por liberar el sufrimiento y recordar la conciencia pura y esta voz o sabiduría nos habla a todos porque es nuestra fuente.

Dado que somos libres de elegir, podemos optar por ignorar esta sabiduría y muchos de nosotros lo hacemos vida tras vida. Sin culpa y sin juicio. No escucharla nos permite tener muchas aventuras, muchas lecciones, mucho drama, mucho sufrimiento. Muchos llamarían a esto “vida” o simplemente “ser humano” y, en cierto modo, tendrían razón. De hecho, hemos sido programados para creer que ser humanos es sólo esto y no mucho más. Cuando los cristianos se refieren al reino de Dios, se refieren a algo más que sufrimiento, como hacen los budistas cuando se refieren a la vacuidad. Ambos términos se refieren al mismo fenómeno. Hay una manera de vivir en un estado de octava superior sin preocupaciones, sin hipervigilancia y sin pensamientos obsesivos. Hay una manera de vivir sin la emoción intensa que acompaña a la ansiedad, la depresión, el fanatismo, el narcisismo, la adicción, la impaciencia, el juicio, la resistencia, el conflicto, el apego, la paranoia y la identificación que pasan de por vida. ¿Qué es esta forma de vivir? Cuando se le preguntó al ilustrado Tulku Urguen Rinpoche, la mano derecha del Dalai Lama, cómo podía manejar tantos asuntos mundanos sin pensar sobre ellos intensamente, el simplemente respondió: "Es la cosa más fácil del mundo". Insinuó que estar en un estado de vacío no significa que uno sea idiota, estúpido o aburrido. De hecho, más que ignorancia, es un estado de consciencia brillante, de consciencia elevada, estando totalmente despierto. Sin todo ese pensamiento, procesamiento y preocupación, uno puede operar con total eficiencia y disfrutarlo inmensamente porque tenemos acceso total al conocimiento. El saber no lleva tiempo y no se comenten errores por adivinar. También hay otro ingrediente clave. No hay miedo. No hay miedo externo y no hay miedo secreto.

Esta es una gran consideración. El miedo ocupa el 95% de nuestras vidas o al menos una proporción importante de la experiencia humana. Gran parte de este miedo no es reconocido y es camuflado en proyecciones, acusando, juzgando, odiando, prejuzgando y cosas por el estilo. Cada pensamiento de miedo, ya sea reconocido o no, causa una contracción de la consciencia, un encogimiento de la consciencia, hasta que nuestro mundo parece realmente muy pequeño. La consciencia se contrae en una visión miope de la realidad, como la que se tiene cuando todo parece conspirativo. Esto no es brillantez sino un apagado de la curiosidad y de las puertas de la percepción. En otras palabras, nos volvemos tremendamente ineficaces cuando tenemos miedo.

Hay dos cosas más a considerar con respecto a la percepción consciente sin pensar. La primera es que, dado que el pensar nos hace contraernos, la percepción consciente sin pensar conduce a una expansión masiva y rápida. Por lo general, esto nos asusta de nuevo y nos regresa al pensar, en dónde podemos experimentar el gran alivio de volvernos pequeños nuevamente. La segunda consideración es la siguiente: la expansión masiva no se puede experimentar sin la experiencia concomitante de compasión y amor incondicional. Simplemente van juntos, como un pájaro y su canto. Sin pájaro, no hay canto; sin expansividad, no hay amor incondicional y viceversa. No podemos experimentar el amor incondicional desde un lugar contraído de temor y obsesión o hipervigilancia (los dioses falsos). La única forma es dejar ir el miedo y dejar que nuestra percepción consciente se expanda. Mmm. No parece tan difícil. ¿Por qué estamos tan asustados todo el tiempo? Podrías decir: "Pero yo no tengo miedo". Está bien, pero ¿estás experimentando amor incondicional? Si no, estás asustado. No hay dos formas de hacerlo. No puedes tener ambas cosas en esto. Si quieres aferrarte a tu miedo, entonces no puedes sentir amor incondicional. Es posible que aún puedas sentir amor condicional, eso es cierto. Pero tendrá apegos y condiciones. “Te amo pero sólo si te mantienes joven y hermosa (me temo que te harás vieja y fea)” “Te amo pero por supuesto tendrás que hacer lo que te diga o ser como me gustaría que fueras ( temo que no puedo controlarte)”. Esa es la eleccion. Manterse en control (dioses falsos), dejar que tus miedos te conduzcan y estar atascado en el amor condicional o soltar el control, dejar que el miedo desaparezca y amar a todos y a todo (no más dioses falsos). Hmmmm… ¿Es así?



por José L. Stevens
www.thepowerpath.com
21 de Julio, 2021
Traducción: Marcela Borean
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

174 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo