El único sendero viable por delante. Liberar y Reinventar.

Varios/Otros


Estos son tiempos de cambio desafiantes, como se evidencia totalmente con un breve vistazo a las noticias y con simplemente percibir lo que la cultura, la sociedad y el mundo están atravesando en este momento. El viejo orden se está desmoronando y el nuevo paradigma sigue siendo parte de lo desconocido: el misterio de un futuro que inquieta incluso a las almas más robustas. En este momento, por una buena razón, el tema de la época es "liberar y reinventar". Liberar viejas formas de pensar, resentimiento, ira, impaciencia y una serie de creencias, expectativas, percepciones, comportamientos y cosas por el estilo. Tomar esta energía e inventar un mundo nuevo con ella. El bagaje que llevamos se ha acumulado a lo largo de la larga era durante la cual los valores del alma joven han sido dominantes y han dejado su impronta en cada mujer, hombre y niño en el planeta, independientemente de la edad de sus almas.

Cada era, que comprende 6.625 años, se caracteriza por uno de los siete roles y la era del alma joven ha sido un tiempo marcado por los guerreros. Esto de ninguna manera significa que todos los guerreros sean almas jóvenes. Ahora hay muchas almas guerreras antiguas que ya no están de acuerdo con estas estrategias. La era del alma madura en la que estamos entrando ahora estará marcada por el rol del erudito. Como este será un tiempo para mirar hacia adentro, será necesario el atributo académico de la observación. El valor ya no será el apresurarse a la acción para resolver todos los problemas externamente o donde los representemos. Todos seremos más propensos a observar, percibir y asimilar. El budismo habla de esto como “atención plena” y sí, tendremos la oportunidad de ser más conscientes. De manera similar, el hecho de que estemos entrando en una era de asimilación no significa que todos los eruditos sean un alma madura. Muchos son todavía muy jóvenes.

Esta transición de las edades del alma de joven a madura y de una perspectiva guerrera a una perspectiva erudita puede resultarnos difícil de lidiar y podemos sentirnos confundidos, ansiosos y con dudas sobre nuestro futuro. Todavía tenemos mucho más para liberar en las próximas semanas, meses y años. Mucho sucederá en los próximos cincuenta años, pero, de manera realista, todo el proceso llevará mucho más tiempo, quizás más de doscientos años. No deberíamos desanimarnos por esto porque, en términos históricos, esto es un abrir y cerrar de ojos. Sí, puedes decir: pero yo no voy a vivir tanto. Eso es muy cierto. Sería justo decir que ninguna persona viva hoy estará en el mismo cuerpo dentro de doscientos años. Si crees que esta es tu única vida, entonces quizás tengas algo por lo cual sentirte desanimado. Sin embargo, si comprendes que disfrutas de muchos cuerpos durante largos períodos históricos, esto debería ser muy alentador.

Definitivamente estarás presente para ver cómo funciona todo esto a largo plazo y estarás mejor equipado para ello en cada encarnación. Para hacer frente a estos cambios, debes considerar el panorama mayor. Si por alguna razón no puedes ver el panorama mayor, entonces puedes sufrir innecesariamente, pero eso también será temporal.

Los viejos patrones contienen una enorme carga de energía y, a medida que los liberamos, esta energía almacenada se vuelve disponible para lo nuevo. Hay demasiados patrones para romper como para mencionarlos aquí, pero tomemos solo dos patrones muy desafortunados que nos han llevado al estado actual de crisis. Ambos son patrones que representan valores que pertenecen a la era del alma joven. Solo las almas más jóvenes podrían pensar en estas cosas porque están fijadas por naturaleza en la etapa infantil, en algún lugar entre los ocho y los once años. Estos son los años en los que los niños se divierten mucho flexionando sus músculos y descubriendo los límites de su nuevo poder, experimentando con la manipulación, mintiendo e intentando controlar a sus compañeros superándolos, incluso a veces hostigándolos.

Por supuesto, esto no hace que los niños sean malos. Entendemos su inmadurez y los ayudamos guiándolos a atravesarla. Es un curso obligatorio, por así decirlo, y deben hacerlo para llegar a la edad adulta con éxito. Esto también es cierto para nuestra especie en su conjunto. Tiempo de crecer.

Los dos patrones de los que voy a hablar aquí son estrategias de jóvenes guerreros para dominar y controlar. Se pueden resumir en dos palabras: monetizar y convertir en armas. Para un alma joven guerrera (y todos estamos condicionados por los valores del joven guerrero), estas nociones parecen ser estrategias brillantes para experimentar en cada área de la vida. Monetizar puede conducir a muchas ventajas: dominación, la capacidad de subir de estatus, acumular una gran riqueza y manipular el juego de la vida para ganar todo tipo de ventajas sobre los demás. En pocas palabras, monetizar es la actividad de encontrar todas las formas posibles de cobrar dinero por cada cosa posible imaginable. Tomemos, por ejemplo, el agua potable o incluso el agua utilizada para otros fines, como la agricultura. La mayoría de los pueblos indígenas siempre han pensado en el agua potable como un regalo del espíritu disponible para cada ser humano para sus necesidades.

Desde su perspectiva, todos deberían tener acceso a ella. En algún momento del camino, alguien tuvo la idea creativa de que el agua podía ser de propiedad privada y, de ser así, podía venderse a otros con fines de lucro. Si no pudieran pagarla, se la retendría y se la venderían a otro. Por primera vez, la gente podía morir de sed a pesar de que había agua disponible en su zona. Qué idea tan extraña. Pero hoy, esta se ha convertido en una forma de vida que pocos cuestionarían. Del mismo modo, a la medicina, la comida, el espacio, la tierra, a casi todo lo que se pueda imaginar, se le ha puesto un precio para ser vendido al mejor postor. Las gentes de los pueblos originarios quedaron estupefactas ante esta idea cuando los europeos desembarcaron por primera vez en las costas de América del Norte y del Sur. Simplemente no entendieron el concepto y sufrieron gravemente por ello.

Hace un tiempo, hablé con un economista de renombre mundial sobre esto y me dijo que los estadounidenses habían emergido como los maestros de esta estrategia y habían ajustado este sistema monetario para exprimir hasta la última gota de ventaja para lograr la dominación mundial por medio de unos pocos. Para permanecer en la cima de este juego, tuvieron que atacar cualquier noción de que esto no estaba bien, por lo que pintaron la palabra “socialista” con una luz muy negativa y atacaron brutalmente a cualquiera que cuestionara el juego de monetización. Cualquiera que no estuviera de acuerdo era enemigo del capitalismo, aunque hay varios tipos de capitalismo y hay algunos que no llegan a esos extremos. Pensé que esto era muy interesante.

Veamos el otro patrón llamado armamentismo. Con esta estrategia, absolutamente cualquier cosa puede convertirse en un arma para atacar a los enemigos percibidos. Las ideas (piratería cognitiva), las noticias falsas, la desinformación y la propaganda son todas formas de armamentismo. Una vez más, este es el juego del dominio: uno sobre el otro. Incluye enormes ventajas, porque cuando conviertes algo en un arma estás manipulando el miedo en los corazones de los demás. Básicamente, estás amenazando a otros con algo que antes no tenía la capacidad de infundir terror en alguien. Esta estrategia también se ha refinado hasta extremos absolutamente absurdos, como se ejemplifica al convertir en un arma al color de la piel de las personas, convertir en un arma a ciertas ideas que representan lealtad o una lealtad insuficiente, creencias que representan ser miembro o no serlo, creencias religiosas que son aceptables y otras que no lo son, etc.

Puedes convertir las ideas en armas exigiendo que todos se adhieran a un conjunto de creencias o sean expulsados o exiliados. No profundizaremos en esto aquí porque estoy seguro de que entiendes la idea.

Monetizar y convertir en armas son completamente insostenibles a largo plazo, como es evidente. Estas son ideas que definitivamente tienen que irse, pero ¿cómo? Están tan arraigadas en nuestra forma de vida moderna que casi todo el mundo se encoge de hombros y acepta estas cosas tal como son. Pero se irán y más temprano que tarde, porque estas ideas no encajan con el lugar al que vamos como planeta. Dividen a las personas y crean separación a través del miedo, y esto ya no es hacia donde nos dirigimos. “Ya estuve allí, ya hice eso”. Estos caminos se pudrirán en el árbol, porque su tiempo llegó y pasó y ya no están recibiendo la savia que necesitan para prevalecer. Entonces, afortunadamente, no tienes que asumir la responsabilidad de atacar y erradicar estas estrategias porque se erradicarán a sí mismas. El misterio del futuro se encargará de eso. Lo que puedes hacer es no aferrarte a estos patrones, no exigir que te ayuden a ganar el juego local de estatus y poder.

Al contrario, nuestra tarea es liberarlos en nuestra mente, no alimentarlos ni darles ninguna energía estando molestos o enojados o incluso resentidos. La mejor estrategia es matar de hambre a los patrones, negándose a sentirse temeroso, separado, dividido, etc. El proceso de liberación no se realiza mediante el análisis o el pensamiento. Más bien se hace con una intención clara y simplemente sabiendo lo que es correcto y actuando desde ese lugar. En realidad, esto no requiere mucho esfuerzo y ciertamente no es una lucha.

Ahora, estamos hablando de reinventarnos a nosotros mismos y a nuestro mundo. Reinventar es una elección de no colocar a nadie ni a nada fuera del Espíritu. Esto puede reducirse a algunas actividades muy simples, como dar de beber a alguien que tiene sed y no puede pagar agua limpia en violación del status quo. A medida que el agua limpia se vuelva cada vez más escasa en este planeta, se nos ofrecerán muchas oportunidades para hacer esas cosas, ya sea solos o en grupos o en masa. Por supuesto, solo estoy usando el agua aquí como metáfora de muchas cosas que podemos necesitar hacer por nuestros vecinos.

Lo que la gente no entiende en su mayor parte es que estas cosas, como la monetización y el armamentismo, han surgido porque en algún momento a lo largo de la línea, todos acordamos permitir que esto suceda. Esto no significa que nos haya gustado o que incluso lo aceptamos. Simplemente significa que dejamos que suceda como un experimento en el planeta, un experimento que simplemente no funcionó porque va en contra de las leyes de la naturaleza. Ahora es el momento de no estar de acuerdo o de estar en desacuerdo. Esto tiene que suceder persona por persona simplemente al nivel de un solo momento de percepción y comprensión completas. La buena noticia es que con cada persona que llega a la simple conclusión de que este no es el camino, hay cientos, si no miles, de personas más que se ven afectadas por esta poderosa realización interna. Sí, la realización es extraordinariamente poderosa y viaja silenciosamente y a la velocidad de la luz de una persona a otra. Es simple y sorprendentemente efectivo.

El único desafío es que no puedes ver esta actividad con tus ojos ni escucharla con tus oídos mientras está sucediendo. Aquí es donde necesitas otra cosa simple y es la fe en que está funcionando. Lo que parece es que estás sentado ahí y te dices a ti mismo: “Este patrón ya no funciona. No lo acepto y me importa una mierda si alguien está de acuerdo conmigo. A partir de ahora, estos patrones no existen en mi universo ”. Eso es todo. Hecho. Por supuesto, hay algo que se llama seguimiento. Tu comportamiento tiene que ser coherente con tu realización. Esto sucederá lentamente, tal vez incluso de manera imperceptible, pero moverá montañas a la larga. Lo que millones de personas descubrirán en el futuro cercano es que la telepatía es real y cuando la telepatía está vinculada a la verdad se convierte en un reguero de pólvora. Nada puede contenerlo. Aquellos que quieran dominar, manipular y controlar, tengan cuidado. El mundo está a punto de cambiar drásticamente alejándose de estas estrategias.


por José L. Stevens - www.thepowerpath.com - 18 de Octubre, 2021
Traducción: Marcela Borean
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

13 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo