En todas las experiencias que vivís...

Oriol Bonilla


María Magdalena.


Yo Soy María Magdalena y vengo en las alas de luz que os envuelven en la dulzura y la serenidad, dando un sentido real a vuestras existencias y manteniendo los propósitos originales, que de alguna manera habéis venido a cumplir, y que no percibís a través de la neblina que experimentan vuestros ojos, al alejaros realmente de la intencionalidad de quienes sois una vez os permitís sentir con firmeza, que la verdad se ante pone a la duda o a cualquier temor, de lo que pueda suceder a vuestro alrededor. Permitiros preguntaros así mismos, ¿Qué antepone en vuestras vidas, experimentar quienes sois realmente? Son muchas las circunstancias que de alguna manera os alejan de ese poder que os pertenece, y que es importante comprender, para poder avanzar y sentir que todo está en su debido lugar cuando sois conscientes de ello, y dejáis de implicaros en la necesidad de que así sea. El fluido del amor es un estado del ser y este mismo estado es una expresión de colectivo o agrupación, no actúa bajo la individualidad y la separación.

Y la respuesta es: cuando experimentáis la alineación con esas partes de vosotros que no queréis comprender, bajo la influencia o manifestación de actitudes o comportamientos que os alejan de la expresión del alma que os representa. Dicho de forma más sencilla en vuestras existencias, cuando le entregáis el poder a vuestra personalidad basada en la consciencia del ego y esta se antepone a controlar y llevar a cabo las situaciones o experiencias que a esta misma le hagan sentirse bien. Esta energía se manifiesta a través vuestro, como una expresión de sí mismos que avanza con una dirección firme y directa a través de cualquier emoción o sentimiento, que limíte vuestras experiencias como humanos, haciéndoos así realmente participes de que cualquier emoción no es más que una expresión energética mal ajustada, que una vez se aprecia en su real intensidad en cada uno de vosotros, sois conscientes de corregir su vibración y orquestarla en vuestras consciencias como una virtud en vosotros.

Un ejemplo de ello en vuestra realidad, lo tenéis a través de la energía del elemento fuego, ya que en su intensidad o expresión si os acercáis a este os quemaréis. Aun así, cuando solo quedan brasas las cuales representan un estado del elemento fuego más avanzado de este mismo, podéis experimentar que estas no ejercen su misma intensidad energética y podéis de alguna forma beneficiaros de estas, cuando en realidad es otro estado material del fuego distinto del anterior. Expuesto a través vuestro, podría deciros que cuando experimentáis una emoción hacia cualquier ser humano, y esta os genera rechazo o confusión esto es debido a esa falta de consciencia en esa misma emoción, que os desequilibra la cual podría quemar como lo hace el fuego en su intensidad real. ¿Qué hacéis para no quemaros? Os alejáis del fuego, y así de las personas y las situaciones.

De esta forma, cuando esa energía a nivel emocional deja de vibrar de forma tan intensa, se refleja en vosotros a través de una expresión distinta su aproximación o contacto no es tan fuerte y os da acceso, a comprenderla y poder moldearla de forma totalmente distinta.

De todas formas, es importante que comprendáis la funcionalidad del fuego en vosotros, ya que este tiene varias expresiones de las cuales aprender a construir vuestra identidad o veros afectados por la intención, que los demás ejercen en vosotros. Una de las formas más sencillas de comprender dicha situación, es siendo conscientes de la intensidad a través de la cual experimentáis vosotros las emociones. Si las entregáis a los demás y no queréis reconocerlas en vuestro interior, os quemaréis debido al calor del fuego y sus llamas. Aun así, si os permitís experimentarlas a nivel interno siendo vosotros los que analizáis dichas energías en vuestras existencias, las brasas os facilitarán el trabajo a realizar. Con esta información vengo aceros participes de que existe un tiempo en vuestra realidad de adaptación, bajo la funcionalidad de vuestras actitudes a través de esta. En todas las experiencias que vivís permitiros adaptaros, y que esa adaptación dure el trascurso de tiempo que sea necesario.

La expresión de vuestra personalidad, fuera de la extensión del alma que os representa a cada uno de vosotros, es totalmente distinta en su intención a través del espacio temporal que os representa. Mientras el ego es participe de que las situaciones sucedan contra antes mejor, (expresando una necesidad de que todo trascurra rápido en vuestras vidas) el alma por el contrario refleja una clara tendencia a que las vivencias se adapten a través del estar preparados para poder vivirlas. Cuando os hablo de preparación me refiero a haber cultivado vuestras emociones y vivencias para que dicha experiencia sea integrada en una perfecta armonía e integración en vuestras vidas. Durante muchas décadas de vuestro tiempo, las energías de la paciencia y el cultivo del espíritu ha sido una tónica constante con la que mostraros ese potencial con el cual comprender realmente, que toda energía en vuestras existencias se refleja en un aprendizaje el cual adopta una extensión de vuestro tiempo, que no es posible controlar y menos aún medir a vuestro antojo.

Las experiencias que vivís hoy en vuestro tiempo, no tendrán un resultado mañana como podéis esperar en vuestra dimensión de realidad. Es más, estas se manifestaran en vosotros cuando las energías que las representen estén en alineación para ello. En este preciso instante para vosotros de profunda integridad me avanzo a mostraros la presencia del amor, y a través de esta me propongo en vuestras existencias adentraros en la comprensión mas real de que toda acción, viene representada por una clara intención que favorece a que realmente toméis plena consciencia de ella. Así mismo, experimentar la expansión de vuestras existencias os hace disfrutar de no vivir sometidos a una espera que no llega, o a una intención que no actúa de acuerdo a lo que realmente esperabais. Sino que se ciñe a extraer de quienes sois esa luz, que durante vidas habéis esperado y que ahora podéis disfrutar debido a que habéis aprendido a contemplar, lejos de la necesidad, del control y de la inseguridad.

Yo Soy María Magdalena, en las alas del Amor.

Bendiciones para todos.


A través de Oriol Bonilla
Todos los derechos están reservados al autor/escritor de la página web: https://escuelaeraacuario.com
Puede copiarse y traducirse dicha canalización siempre que se pongan en contacto con el propietario, Oriol Bonilla (oriolbonilla@yahoo.es)

234 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo