Una licuadora para batir los odios y resentimientos.

Varios/Otros


Conny Méndez

Este articulito se llama la licuadora. Bueno. Ustedes ya me han escuchado, o ya me han leído, hablándole de los cambios que se avecinan.

¿Todos saben lo que son los cambios que se avecinan? Tengo que hacer esto, de preguntar, porque como me dijeron allá que no saben, que no me han leído, que no me conocen, pues tengo que preguntar.

¿Ustedes saben los cambios que se avecinan? Los cambios que se avecinan son, que estamos en lo que llaman el Fin de los Tiempos. No es que se va a terminar el mundo. El mundo no se acaba nunca. Pero sí se van a acabar una cantidad de cosas que nos están molestando a todos. Entonces, ese Fin de los Tiempos es a lo que me refiero cuando digo, ustedes ya me han leído, ya me han escuchado. Ya no es que estén próximos, sino que los tenemos con nosotros.

¡Ya!. Cada vez que te sientas desagradado de disgusto, o con quebranto en tu salud, con una sensación de mareo o confusión, yo te ruego que digas de inmediato “Yo Soy Antorcha de Fuego Violeta y todo lo negativo que se aproxime al instante es transmutado”. Ven los que les digo. Que ellos no saben todavía lo que es el Fuego Violeta.

Ustedes sí, porque ya ustedes están en el Libro de Oro. Bueno. Que esto lo afirmes cuantas veces puedas recordarlo diariamente y siempre que despiertes de noche. Es importantísimo para ti y para todo el Planeta. Voy a explicarte. Los cambios para la Nueva Era los trae la Luz que se está derramando en todo el Planeta. Ustedes lo saben todos.

Esta Luz, tú lo sabes, gira dentro de nosotros en forma circular y en espiral. Gira con tal rapidez que causa confusión. Ella es como una licuadora que tiene el propósito de desbaratar las cristalizaciones que tenemos acumuladas desde muchas vidas, tal como se pulverizan y licuan las cosas que tú metes en una licuadora. Por supuesto que es maravilloso que la Luz te obligue a salir de todas las “pelotas”, entre comillas, de odio, amargura y demás acumulaciones de energía mal usada que hay en el subconsciente, en el cuerpo etérico, mental y en el aura ¿lo entienden los Rosacruces? Pero esto tiene un grave peligro. Y es que la aceleración puede hacer perder el contacto con el Yo Superior, con el Cristo, ya que cuando el ser se siente mal, se olvida de su Conciencia Espiritual y sólo le provoca obedecer a lo que dicta su cuerpo que se está sintiendo mal. ¿No es así? Bueno. El peligro estriba en que aquellos que han practicado espiritismo y brujería, están propensos a que les
penetren entidades del plano Psíquico aprovechando el bajón en el que se siente la persona.

Por eso te alerto a que no pierdas un minuto. Al sentir cualquier onda negativa, cualquier malhumor, ganas de criticar, cualquier atención a chismes, cualquier falta de caridad, todo eso abre una rendija o un portón a un Plano que es imperativo mantener trancado para siempre. ¿Me entienden todos, me explico? No arriesguen el perder esta encarnación cuando ya por el sólo hecho de conocer tu Presencia, eres ya candidato, aunque no sea sino intelectualmente, eres ya candidato o candidata a la Ascensión, ¡por Dios!

Si tú dejas pasar esta oportunidad que se está presentando en este minuto, de que te sientes mal, o que te sientes rabioso o te cuentan un chisme y te molesta, y tú no te borras eso con Llama Violeta, te pones en peligro de que se metan, si es que tú has hecho espiritismo, yo sé que aquí muchos han hecho espiritismo, con médium. Entonces, hay entidades luciferinas que quieren entrar, y se meten. Y perdiste tu encarnación. Eso es lo que yo vengo a suplicar que no pierdan. Estamos en los momentos de esos cambios. En que la Luz está girando así. Y yo conozco personas que de repente se cogieron un odio tan grande...

¿Y Tú no sabes que fulana te odia? Yo sí, como no voy a saber, es la Licuadora. “No, si ella dice que te detesta”. Eso es la licuadora. ¿Qué le haría yo en una vida pasada? qué ella ahora lo está recordando porque la licuadora la está.........y a las dos semanas aquella persona ha venido con un ramo de flores a decir: “Te amo, te adoro, yo no tendré nunca una amiga cómo tú”. La licuadora acabó con eso. ¿Me explico? Está Claro. Está muy claro. “Yo Soy Antorcha de Llama Violeta”. Todo el mundo sabe la fuerza que tiene el “Yo Soy”. Al, decir Yo Soy, lanza uno todo el Poder de Dios. “Yo Soy Antorcha de Llama Violeta.” La llama Violeta es lo que ha traído el Maestro Saint Germain a este Planeta como un regalo, como un Don maravilloso, para ayudar en esta época terrible en que estamos entrando. Para precisamente transmutar, disolver, quemar, desaparecer, todo, todo, todo karma que tenemos.

Los Rosacruces saben muy bien lo que es karma. Todo karma se desaparece con eso, haciendo un acto de voluntad “Yo Soy Antorcha de Llama Violeta”. Y lo que se me acerque, se me transmuta al instante. Figúrate tú, si tú, lo más que puedas, todo el día, a todo lo que suceda: “No, no, no, no, no a mí no me toca nada de eso. “Yo Soy Antorcha de Llama Violeta”.

“Yo Soy Antorcha de Llama Violeta, y lo que se acerque negativo a mí, instantáneamente queda transmutado”. Y ahí te plantas y no aceptan más nada.

Conny Méndez

7157 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo