El momento es perfecto.

Kryon


Kryon ante la Hermandad Femenina Lemuriana

El equinoccio y la luna llena ocurrieron muy cercanos, y Kryon dio su mensaje a las hermanas lemurianas.
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-

Canalización de Kryon por Lee Carroll
Ante la Hermandad Femenina Lemuriana
Equinoccio de marzo 2022
El Momento es Perfecto


Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon

Mi socio se aleja. En esta canalización particular nos gustaría contarles algo que puede no ser obvio para ustedes. Para algunas puede serlo, pero el tiempo es raro; en su mente, en su percepción, ustedes tienden a olvidar los períodos largos que han pasado. Algunas de ustedes están tan completamente en el ahora que, cuando hablan del pasado, parece que fuera muy cercano. Y sin embargo no lo fue. Todo eso está en la percepción del ser humano.

Pero en eso suele haber un sistema, y el sistema es de lo oportuno. Y quiero hablarles sobre eso. En este momento me gustaría decir que el Espíritu tiene un plan, pero ese plan suele ser alterado por la humanidad. La humanidad tiene libre albedrío, y ese libre albedrío luego controla, o al menos tiene atributos de realzar o disminuir su energía. Lo que acabo de decir es esto: los humanos controlan la energía en el planeta. Entonces, aun cuando el Espíritu puede tener un plan grandioso para lo que pueda ocurrir, el Espíritu espera hasta que los humanos estén listos. ¿Entendieron esta parte?

Hemos dado muchas canalizaciones en el pasado, contándoles cómo ustedes pueden tener una descarga de información de algún tipo, y puede que el Espíritu les haya dicho que ustedes están aquí para esto, o tal vez qué debieran hacer en adelante, y todas ustedes se levantan en privado y tratan de hacerlo enseguida, y probablemente fracasan.

Y solo digo esto porque así es como los humanos tienen la percepción del tiempo, cuando se les dice que hagan algo, o al menos se les presenta el futuro, ustedes empiezan inmediatamente. Queridas, lo que les dijimos sobre la cronología de eso es clásico y es esto: eso era simplemente información para que esperen hasta que el momento sea el correcto.

Y habrá quienes digan, “Bueno, yo no sé cuándo será ese momento, por lo tanto lo empiezo tempranamente”. Esa no es la razón por la que lo hacen. La razón por la que hacen eso es que todas las autoridades en su vida, cuando les ordenan hacer algo, normalmente quieren que lo hagan ya. El Espíritu, Dios, no es una autoridad, pero es algo que ustedes escuchan como si lo fuera. En cambio, el Espíritu es un compañero amoroso, diciéndote esto: que algún día puede que hagas esto o aquello, que estás preparada para eso, estás equipada.

Pero luego, la segunda parte de esto es que, cuando el momento es correcto, empezarán a ocurrir algunas sincronicidades. Y esas sincronicidades serán perfectas entonces para lo que se te dijo que podías hacer, o que podrías hacer. O que harás.

Es duro para cualquier humano esperar. Mi socio había estado canalizando durante muchos años cuando empezó a canalizar sobre Lemuria por primera vez. Y a medida que enseñaba más y más, y le dábamos más información sobre este lugar, a mucha gente le parecía tan elusivo y tan extraño, incluso si habría existido en absoluto, y muchos de los atributos de la enseñanza empezaron a suceder. Y fueron revelados, uno por uno. ¿Era real? ¿No lo era? ¿Qué pasó allí? Pero no fue hasta fines de 2017 que fuimos capaces de darles algo que había estado esperando muy largo tiempo. Eso es los atributos de la enseñanza central de la Rueda de Enseñanza lemuriana. De modo que al final de 2017 le di a mi socio esos elementos centrales. Y tal como les describí a ustedes antes, él lo tomó inmediatamente y trató de enseñarlo.

Él no entendía más que lo que ustedes, algunas, entienden, sobre lo que yo le había descripto. Yo le había dado información sobre la que él, luego, tenía que trabajar, y prepararse. Prepararse para algo más. Pero él se precipitó, e intentó varios seminarios para enseñarlo. ¿Y qué consiguió, cuando lo enseñó? Era solo la información que había recibido en 2017. Nunca recibió nada nuevo. Nunca, jamás, vino un momento en que él viera el cuadro más grande. No fue hasta 2021 que la energía estuvo lista y correcta y las condiciones de la vida de mi socio fueron apropiadas, para que pudiera enseñarlo como siempre se había designado para ser enseñado. No era para seminarios; tenía un plan de estudios; era una modalidad de enseñanza. Y él estaba esperando que eso ocurriera. Y habría ocurrido de un modo u otro, pero lo que ustedes llaman Covid lo empujó hacia adelante, de modo que él encontró una manera para hacer exactamente lo que queríamos que hiciera.

Les estoy dando este ejemplo sobre la cosa misma de que les estamos hablando, hermanas. Cuando el momento es el correcto, la puerta se abre. Y eso es lo que pasó con mi socio. Y pronto había muchas lecciones sobre lo que verdaderamente ocurrió en Lemuria para los niños, para los adultos, paso a paso, cada uno de los atributos y conceptos de la Rueda que le estamos dando ahora.

Otra cosa está por suceder. Existe otra Rueda. Y algunas de ustedes saben esto, porque dentro de las enseñanzas de aquellos en Lemuria, específicamente en lo que se refiere a Mele´ha, había otra Rueda. Y las enseñanzas eran estas: que cuando las mujeres y los hombres que antes habían sido los niños, todos hubieran atravesado su curso, y se hubieran graduado de los cursos de la Rueda de Enseñanza todos ellos, las mujeres tenían una opción. Ellas podían continuar. Y cuando algunas de ellas decidieron continuar – otras no – la mayoría de ellas entendieron que lo que venía iba a ser enseñanza chamánica.

Y hemos descripto esto, y lo hicimos durante muchos años, que en Lemuria las mujeres eran las sacerdotisas. Las mujeres eran las maestras, las mujeres eran los chamanes, las chamanas. Y muchas veces hemos discutido en este espacio, esta misma canalización para ustedes, el por qué esto debía ser así. Y que este planeta eventualmente muy bien puede volver a honrar los atributos de la mujer, por ser la que puede enseñar compasión, y divinidad, y espiritualidad, mucho mejor que el hombre. Porque ellas son las que están equipadas para tener esos atributos para dar a luz, para criar a sus hijos. Ellas llegan con eso, ya es suyo, y estos son los atributos del Espíritu; belleza, enseñanza, todas las cosas, los atributos compasivos que deben tener para sus hijos.

Y lo hemos dicho antes muchas veces, que cuando esos hombres endurecidos necesitan ayuda, o están en el campo de batalla, con miedo a morir, llaman a su madre. Y este es el punto. Entonces, en Lemuria se entendía que las mujeres debían tener otro conjunto de enseñanzas, cuando el momento fuera correcto. Y esa enseñanza, ese entrenamiento, era con otra Rueda; se llamaba la Rueda de Enseñanza Chamánica.

Las mujeres sabían que era el momento; tenían la opción; algunas elegían no ser chamanas, por supuesto. Pero la mayoría lo elegía. Y de las que tomaban ese curso, que duraba varios años más, de esa Rueda de Enseñanza Chamánica no todas se graduaban o elegían hacerlo. Porque a medida que avanzaban y veían los atributos de lo que se esperaba que hicieran, o que aprendieran, o que despertaran en sí mismas, decían “No es para mí.”

Y entonces las pocas que sí lo completaban, ellas eran incluso entonces, enseñadas por Mele´ha. De modo que ahora se completa el círculo, queridas, y ustedes descubren que estos atributos de la Rueda de Enseñanza Chamánica, sus elementos, conceptos, modos, se reabren para ella. Toda la razón para eso es que ella pueda enseñárselo a ustedes.

Y habrá quienes adherirán a esto, reconocerán esto y sentirán escalofríos al oírlo, y habrá otras que no. Para aquellas que lo desean, vayan al nivel siguiente, las mujeres; esa información particular ahora empieza a estar disponible. Espérenla. Mele´ha les contará al respecto. La Rueda de Enseñanza Chamánica ha llegado. Tal como en 2017 la Rueda de Enseñanza pudo ser revelada, y en 2021 empezar a enseñarse, ahora es tiempo para que la información chamánica para la Rueda de Enseñanza Chamánica dé comienzo.

Yo Soy Kryon, enamorado de la humanidad.

Y así es.


Kryon
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

222 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo