¿Por qué estoy deprimido?. Conferencia.

Varios/Otros


Seminario de Jim Self - ¿Por qué estoy deprimido?

En este seminario de mayo, Jim Self explica sobre la sensación muy generalizada en las personas de estar deprimidas, ansiosas, y sentir que algo anda mal y no sabe qué es.
El seminario tiene una parte de conferencia, otra de meditación y luego las preguntas que hacen los asistentes, con las respuestas de Jim. Envío las tres partes, para que tengan todo junto.
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-

¿Por qué estoy deprimido? – Conferencia

Hola, bienvenidos. Qué lindo estar aquí. Espero que estén bien, y felices y entusiasmados. En esta clase veo muchos nombres nuevos que no he visto antes, de modo que bienvenidos. Hay muchas cosas muy interesantes que están en marcha en el mundo, y muchas cosas interesantes sucediendo dentro y alrededor de ti. Y en ese proceso, una cosa de la que tenemos mucha conversación, o no tanta conversación sino “¿Por qué estoy deprimido? ¿Por qué estoy teniendo ansiedad? ¿Por qué estoy como fuera de equilibrio?” Y la pregunta se extiende, es como que no hay nada malo en la vida, todo está más o menos bien, pero ¿qué es este sentimiento al que no puedo asignarle una causa? No hay nada malo con mi relación, mi trabajo está bien, pero estoy deprimido. O estoy inseguro. ¿Qué anda mal en mí?

¿Alguien conoce ese lugar? Y no es todo el tiempo, qué anda mal en mí. Es como ¿qué es este sentimiento, esta sensación de algo que me está pasando? Es una pregunta interesante, porque hay mucho que te está pasando, y hay muchas energéticas que te están afectando, que no tienen nada que ver contigo pero están en tu espacio. O son una emoción, o un sentimiento, que crea una sensación de desequilibrio o interrupción.

Quiero hablar de eso desde el punto de vista de qué está pasando, y lo haré de una manera simple, y hablaré de ello en relación con… Muchos de ustedes en Mastering Alchemy, en nivel 1 y 2, las herramientas. ¿Cómo me manejo, cómo observo y elijo una acción, en lugar de ser el efecto de la energía a mi alrededor?

Estamos en una transición gigantesca, en muchos niveles, todo sucede en ciclos, tienen economías positivas y vienen recesiones en las economías, y luego vuelven, y son todas ondas de acción que ocurren en muchas experiencias diferentes; todo viene como en oleadas. Y ahora mismo hay siete u ocho oleadas grandes que están moviéndose a través del mundo. Están en diferentes niveles. En las economías, están en las demografías – esto es grupos etarios – Están en ciclos. Hay un ciclo enorme de 80 años que parece ser muy consistente, avanzando por el tiempo; todo cambia en un nivel estructural cada ochenta años. Hay otro ciclo cada tres generaciones más o menos, unos 60 años, algo cambia.

Pero uno de estos cambios es un cambio enorme, y es una transformación con respecto a salir de un constructo del mundo que permite, o que está incorporado, de tal manera que vibraciones, o experiencias o emociones – dominación, codicia, imposición, abuso, yo soy mejor que tú – todo ese ciclo se continúa por largo tiempo, y se terminó. Está acabando. Acabarse no significa que simplemente se detiene, está moviéndose desde un aspecto de ese nivel de imposición, yo soy mejor que tú, bueno/malo, correcto /equivocado, debiera/no debiera, las dualidades, hacia algo que va a ser mucho más cómodo, algo que no tiene todas estas dualidades, esa competencia, ese aprovecharse, eso de que uno es mejor que el otro.

Estos cambios, a medida que ocurren, son muy disruptivos. Mi statu quo se está perturbando. Y eso es lo que están viendo en todo el mundo. Lo ven en términos de guerras, lo ven en términos de economías, lo ven en la gente que dice que quiere un cambio en lo que está sucediendo en su vida. Lo ven suceder en la distribución del alimento, lo ven en el cambio climático, lo ven a su alrededor, de muchas maneras. Pero predominantemente se trata de ti. Estás en un cambio tremendo, entonces esta vibración, estos sentimientos de depresión, ansiedad o desequilibrio, están sucediendo a todos en el mismo nivel. Mucha gente está atravesando mucho de esto. Incómodo, pero en gran medida la persona promedio – sea lo que sea eso – está en un estado de disrupción. Mucho de esa disrupción tiene que ver con el statu quo. Lo que solía ser, ya no es. La gente dice, “Bueno, vamos a volver a lo que era en 2019 y antes de eso.” La respuesta es no. No vamos a volver.

Eso es lo que me gustaba, eso es donde yo estaba cómodo. Eso es donde estabas en el statu quo, pero lo de cómodo puede no haber sido lo que la persona sentía. ¿Te gustaba trabajar en dos trabajos y no ver a tus hijos? ¿Encontrabas que la manera en que navegabas en tu mundo realmente era en tus términos? Versus lo que se suponía que hicieras o lo que tenías que hacer.

Entonces vino el coronavirus y fue una disrupción masiva de muchas, muchas maneras. Muchas personas perdieron la vida. Mucho de la disrupción y de cómo funcionaba el mundo… ya no funciona así. Y no va a volver a funcionar de esa manera. De modo que ¿cómo me afecta eso a mí? ¿Cómo afecta a lo que hago? ¿Cómo navego entre todas estas cosas diferentes?

Uno de los aspectos de esto es que estoy en desequilibrio. Cuando la gente hace la pregunta, dice “algo está mal”. Empezamos con eso de que algo está mal. No es que algo esté bien o mal; es solo un cambio, algo que está sucediendo de modo diferente. Entonces, pongamos este cambio en perspectiva. Y hacer la pregunta, “Bueno, y ¿qué hago con esto? ¿Cómo navego? ¿Cómo salgo de este sentimiento (llena el espacio en blanco: depresión, ansiedad, incertidumbre, desequilibrio)?” Realmente es como un desequilibrio, yendo a la ansiedad, algún punto intermedio. Le pasa a mucha gente.

¿Y qué es todo esto? Una cosa de que hemos estado hablando por algún tiempo, es esta transición que está sucediendo ahora, que lleva de lo que era a lo que será. Y en la realidad de la persona común, no tiene sentido, porque está muy enfocada en el ahora mismo, en cómo hacer lo que solía hacer, cómo hacer algo nuevo. Pero en el nivel más grande, esta transición es muy espiritual. Moviéndose desde un lugar de codicia, dominación e imposición hacia un estado de bienestar.

Pero mucha gente está discutiendo en favor de sus limitaciones y de su statu quo. Empieza a ser incómodo. Es como si el nivel del agua está subiendo pero yo no quiero que suba. ¡Está subiendo! Está sucediendo, va a crear alguna disrupción. Pero la disrupción no necesita ser incómoda. No necesita ser un problema. Esta disrupción que ha ocurrido, y vamos a usar el coronavirus desde el punto de vista de una disrupción, está interfiriendo con el statu quo. Y le ha costado a mucha gente – millones y más – básicamente tener que retroceder y adaptarse a algo nuevo.

En un nivel de energía, un nivel espiritual, este proceso de empezar a reconocer algo nuevo está disponible fuera de la depresión, o fuera de la ansiedad. Es muy difícil estar en ¿qué está mal? y reconocer nuevas oportunidades o qué hay de nuevo. Entonces, ¿qué es todo esto?, ¿de dónde viene?, ¿cómo te impacta?

Una cosa que está pasando es que la mente racional está tratando de encontrarle sentido. La mente que piensa, trata de encontrar sentido y responder a la pregunta ¿qué anda mal?, como sea que formule la pregunta. ¿Por qué estoy en desequilibrio? ¿Por qué esto no funciona? Y no tiene la comprensión para realmente hacerlo, tener la percepción conciente de cómo era en el statu quo. Por ejemplo, una de las cosas que están sucediendo, desafiante o desconocida, es que en la experiencia física en que nos movemos, la forma, casa, silla, conducir un auto, cuerpo físico, se está liberando, soltando, mucha energía que simplemente no es tuya. Entonces, al crecer el papá/mamá/maestra/sacerdote siempre dice “haz esto, no hagas aquello” y uno acepta bastante todo eso al crecer, y construye su vida alrededor de eso, aun cuando no le sea cómodo, o no sea lo que quería hacer. Uno empieza a hacer lo que aprendió o le dijeron que debía hacer y crece en ese espacio.

Pero ese espacio puede ser tu espacio o no serlo, no ser tu idea de dónde estás. Y muchas veces, si lo piensas, hay algún aspecto tuyo que dice ¿Qué pasa si hago esto? O bien ¿Podría hacer aquello? Y no existe permiso, o sentido de permiso, para hacer lo que realmente te gustaría hacer. Ahora bien, estoy hablando en general.

Una cosa en que consentimos en el espacio de crecer, son las opiniones de otros. Y una cosa que muy a menudo creemos es que “yo necesito el permiso de otro – para estar bien, para hacer este trabajo, para salir de la casa, para conducir el auto, (a los 16 o 17 años de edad). Necesito el permiso de alguien”.

Buena parte de esta transición que se despliega es nuevas percepciones concientes respecto a quién eres. Y una de esas percepciones concientes es que el permiso es tuyo. El permiso no es algo que te dan; el permiso es algo que tienes. Pero tenemos una tendencia de entregar eso al papá/mamá/maestra/sacerdote, abandonamos nuestro sentido de el permiso propio para crear nuestras vidas. “Somos pequeños, no sabemos,” entonces seguimos esa especie de evolución de crecer.

Pero el permiso, en este punto del juego, es algo que hemos de empezar a reconocer como nuestro. “Yo tengo permiso para hacer cambios. Tengo permiso para una transformación”. En ese espacio de empezar a reconocer que tengo permiso, la capacidad para ir en una dirección diferente empieza a ser mucho más clara. Voy a reconocer “Yo puedo elegir mi propia realidad, puedo tomar decisiones, tengo permiso”. La capacidad para empezar a cambiar a lo que fluye, estos cambios dan muchas oportunidades, están muy en flujo, hay enormes posibilidades. Sin embargo, cuando no tengo permiso, o cuando tengo que hacer lo que papá/mamá/maestra/sacerdote dijeron que debo hacer, encontrar ese lugar de fluidez y flexibilidad, y permiso a veces es un lugar desafiante.

Ahora tomen una respiración, porque vamos a empezar a crear el Cambio en este espacio en que hoy jugamos. Entonces, ¿cómo me las arreglo para empezar a reconocer más quién soy y qué me gustaría hacer? No que esté incómodo, pero qué es lo que tengo posibilidad de hacer. ¿Cómo empiezo a colocar esto en su lugar? Porque tengo esta sensación de desequilibrio.

Uno de los aspectos de quien eres, es la forma física y luego está la mente racional, esa capacidad de pensar, procesar información. Y en esa mente racional, en ese proceso de pensamiento, creas formas de pensamiento. Una forma de pensamiento es un pensamiento y una emoción combinados, juntos. En este espacio de formas de pensamiento, tú creas muchas opiniones, juicios, creencias. Esas creencias suelen reforzarse y se vuelven hábitos, y luego los hábitos se vuelven inconscientes. Simplemente se vuelven rutina. Y entonces tengo muchos hábitos rutinarios, así es como vivo, así es como me alimento, así hago esto, así hago aquello. Hábitos.

Lo que pasa es que hay un tremendo cambio en movimiento, y nosotros estamos encerrados en los hábitos, y cuando sube el nivel del agua, o cuando empieza a haber un cambio en cómo he hecho algo que no es como tengo la oportunidad de volver a hacerlo, o cómo debo hacerlo. Porque las cosas están cambiando. Es un lugar interesante, porque muchas veces en un nivel de pensamiento tenemos juicios, tenemos enojos, resistencia. La gente en la 3ª dimensión, la gente caminando por ahí, tiene muchas opiniones, creencias, hábitos, juicios, respuestas, y muy a menudo son de un estado reaccionario, reactivo. “¿Por qué dijo eso? Ella hizo una cosa estúpida.” Empezamos a tener opiniones, y estas opiniones empiezan a formar personalidades. Y las opiniones colectivas empiezan a acumularse en capas en la personalidad, y eso es quien uno es.

Pero en realidad no es quien eres en absoluto. Y hemos recogido muchas configuraciones distintas de energía de pensamiento que nos permiten navegar el mundo. Pero aquí hay una cosa que no es muy conocida sobre lo que está pasando, y por qué estás deprimido o en desequilibrio, o con algún nivel de ansiedad. En el nivel grande de estos ciclos hay un constructo, lo llamaremos cuarta dimensión. La 3ª dimensión es el espacio en que caminamos todos los días. La 4ª dimensión es un espacio no físico. Es una dimensión. No es física. Es un reino de pensamiento. Todos los pensamientos que se han pensado alguna vez, están contenidos en esta 4ª dimensión. Tú te preguntas ¿Adónde fue ese pensamiento que acabo de pensar? No hace ¡puf! en el aire y desaparece; a algún lugar va. Es una forma de pensamiento, tiene una emoción, tiene un sentimiento, tiene un pensamiento, tiene un campo electromagnético, y la mayoría de las veces lo llevas en tu propio espacio, inconscientemente. Igual que muchas de las creencias, se vuelven hábitos, así es como hago mi vida, – inconsciente.

En este espacio de 4ª dimensión, este reino de pensamiento, están almacenados todos los pensamientos que alguna vez fueron pensados en el planeta. Y ese reino de pensamiento, también es, o podría considerarse, el cuerpo emocional de la Tierra. La Tierra también está cambiando, está en un cambio enorme. Nosotros lo llamamos cambio climático, pero hay muchos otros cambios. La Tierra está en un cambio, y uno de los aspectos primordiales del cambio es limpiar el cuerpo emocional de la tierra.

Ahora bien, también es interesante, porque ese cuerpo emocional de la tierra es un lugar donde, al irnos a dormir por la noche, - lo llamamos sueños – pasamos por ese reino cuatridimensional de pensamiento. Y es interesante, que si te vas a dormir en un estado de enojo, frustración, malhumor, a menudo tienes un sueño incómodo. O podrías tener pesadillas. La mecánica de este espacio de 4ª dimensión, en cuanto a tu espacio de sueño, es que cada noche tú, como ser espiritual, te vas al hogar. ¡Te vas a casa! Vuelves a Dios, o como quieras llamarlo, el Ser Creador, que creó todas las cosas. Al ir a casa, vuelves a ser el alma, tratas con el Yo Superior, dejas el cuerpo, pasas por ese plano astral y te vas. Pero en ese plano astral, todos los pensamientos alguna vez pensados están cambiando. La Tierra lo está cambiando, el Sol lo está cambiando, y eso te está cambiando a ti. Tú estás siendo cambiado.

Entonces, en ese reino de pensamiento, todos esos pensamientos alguna vez pensados crean cuerdas, Entonces si tienes un conjunto de juicios, opiniones, sobre alguien y luego te apartas, esos pensamientos se conectan con otros pensamientos de otros que han tenido los mismos tipos de juicios. Y eso crea una enorme red, una telaraña, por así decir. En este Cambio en que estamos jugando ahora mismo, mucho de esa telaraña también está atada a tus emociones, tus pensamientos, cómo tú has pensado y creado la personalidad que eres.

Y así, a menudo decimos, en la mochila, en ese lugar detrás de mí, donde no me gustan las experiencias que he tenido, me gritaron, me castigaron, me culparon, culpé a otros, no me gustan esos sentimientos, y entonces voy a un espacio donde los niego. Ya no puedo manejar esto. Quiero liberarme de esto, de modo que lo llamamos ponerlo en la mochila detrás de ti, y tratar de olvidarlo. Hacer un trato con esta energía. Digo: mira, si no sales y me muerdes el traste otra vez, yo haré todo lo posible para no ir allí donde se creó esa vergüenza, esa culpa, esa acusación. Empezaré a evitar las circunstancias que son incómodas. Y entonces lo tomas y lo pones en la mochila, y lo olvidas. O al menos no vas a ningún lugar donde se pueda activar otra vez. Y en ese proceso, eso no se fue, todavía lo cargas contigo, todavía está muy activo en tu espacio, pero empiezo a estructurar mi personalidad de manera que evito, me escondo, evito, resisto… evito.

Ahora bien, piensa un minuto en eso: ¿hay cosas que evitas?, ¿hay gente que evitas? O tal vez haces un juicio sobre alguien: “No me gusta esa persona, no voy a hablarle nunca más.” De modo que empezamos a crear estas líneas en nuestra personalidad, en nuestro cuerpo emocional, que básicamente dicen “Yo estoy creando una estructura (statu quo) y así es como voy a vivir mi vida.” Conscientemente no dices “voy a vivir mi vida así” pero empieza a ser el resultado de todas las cosas que evitas. Todas las emociones, todos los juicios potenciales, todas las energéticas que no me gustaron cuando crecía.

La parte interesante es que todas esas energéticas son pensamientos, y tienen un campo electromagnético, una emoción atada a ellos. Entonces ahora una cosa que pasa es que el cuerpo emocional de la Tierra está en proceso de disiparse, en proceso de ser disuelto, en proceso de ser… limpiado. Porque la historia del planeta es la historia de las guerras, de opiniones y juicios, y “poder sobre” y bueno/malo, correcto/equivocado, debiera/no debiera, las dualidades, contienen esos pensamientos almacenados dentro y alrededor de la Tierra en el cuerpo emocional. Tal como tu cuerpo emocional, tal como la mochila donde tienes un montón de cosas, no me gustan, de modo que no voy a prestarles atención – pero no se fueron. Y la Tierra está muy atada a todos los pensamientos pensados, y están en su cuerpo emocional. Interesante.

Entonces, ¿cómo me libero de eso? ¿O cómo me vuelvo más conciente de eso? Porque ahora mismo, mucho del sentimiento de “estoy deprimido, tengo ansiedad” tiene muy poco que ver contigo; pero está en tu realidad. Y gran parte de eso, primero, es la energía de otra gente. Porque a medida que el statu quo empieza a ser perturbado, todos empiezan a estar perturbados. Y empieza a haber una especie de acuerdo común “algo está pasando que no está bien en este momento.” Si miras Fox News, ellos estarán felices de contarte que algo anda mal. Pero hay un sentimiento de que algo no anda bien. Ahora bien, toma otra respiración, porque adonde vamos ahora es: ¿te gustaría sacar algo de todo eso fuera de tu espacio? Realmente es bastante fácil, pero empieza por tener una percepción conciente de qué es.

Entonces, ahora mismo, a medida que este statu quo, este cambio se produce y realmente es más grande en el nivel espiritual, no puedes llevar tu equipaje contigo en este viaje. No puedes llevar la culpa la acusación, la vergüenza, a las que nos aferramos. Realmente nos aferramos. En realidad hasta discutimos en su favor, porque “no quiero que nadie vea nunca que no estoy bien”. De hecho, yo mismo no quiero ver que no estoy bien, de modo que entierro esto en mi inconsciente

Ahora bien, tal vez tú no, pero conoces a alguien que hizo esto. Otra respiración.

Entonces, ¿cómo me libero de eso? ¿Cómo cambio eso? ¿Cómo empiezo a reconocer? En la sesión del mes pasado hablamos del Tiempo. Una cosa que dijimos es que el Tiempo pasa a través de ti; tú no pasas a través del tiempo. En este espacio, mucho cambio está ocurriendo y no puedes llevar equipaje contigo. De modo que para hacer el viaje sin equipaje, realmente tienes mucha ayuda. Viene de la izquierda del campo, como dicen. No lo entiendo, no estoy seguro de que me guste que eso suceda; estoy deprimido. Estoy incómodo, tengo ansiedad.

Lo que realmente está sucediendo es que se está yendo. (No puedes llevar tu equipaje en este viaje). De modo que a medida que ocurre este cambio espiritual, y hemos hablado de esto en el año pasado, las enormes oleadas de luz que están llegando que son muy disruptivas y dan muchas oportunidades. Y la parte de disrupción – no de destrucción – disrupción, es que te sacude, está aflojando cosas. Por así decir, está sacándolas de la mochila. Las traen a la superficie. No por maldad o castigo, ni para crear problemas, sino que es una oportunidad. La disrupción simplemente dice “Déjame sacudir esto un poco por ti, para que tengas permiso para limpiar y sacar lo que no es tuyo.”

Ahora bien, limpiar es algo que se hace en Nivel 1 y Nivel 2. Pero ¿cómo me libero de esta sensación de que algo no está bien? O de esta percepción conciente de que algo está fuera de equilibrio. Y no me gusta estar desequilibrado, me gusta entender más lo que está pasando, me gustaría poder adaptarme a eso, limpiar lo que no es mío, porque la mayor parte no es mía en absoluto. ¿Y cómo hago esto? ¿Y de dónde viene esta disrupción?

Entonces es muy interesante, si lo notaron, o si lo oyeron en los últimos dos o tres meses, realmente, hemos entrado en lo que llaman el nuevo ciclo solar. El ciclo 25, sucede cada 11 años, hay una oleada, y ocurren manchas solares, eyecciones electromagnéticas de masa, de modo que suceden toda clase de cosas. Y básicamente, al final de ese ciclo de 11 años, puede hacerse más lento o acelerarse. Acaba de empezar a acelerar. Estamos teniendo una cantidad significativa de eyecciones de masa, llamaradas solares, disrupciones solares, vientos solares, desproporcionadas con respecto a los otros ciclos solares de 11 años registrados. Como oleadas muy grandes que está emitiendo el sol de calibre extra.

Lo que pasa es que el sol, en relación a la Tierra, está simplemente aflojando las limitaciones, las restricciones, del reino cuatridimensional realmente tenso. Está aflojando, básicamente limpiando, empezando a soltarlo. Pero a medida que la suelta de este reino de pensamiento, campo emocional de la Tierra, también lo está haciendo en tu espacio. Entonces hay mucha energía que empieza a dejar tu espacio. La buena noticia es que de la mayor parte de esto ni te das cuenta. La mayor parte de las limitaciones que sostienes, de los pensamientos que tuviste en el tercer grado, de las discusiones, que realmente nunca tuvieron que ver contigo de todos modos, pero te aferraste a ellos. Y se están yendo.

Pero hay otras cosas en favor de las cuales tú discutes. De hecho, probablemente llevas en esa mochila un número de cosas que realmente esperas que nunca nadie se entere sobre ti. Incluso hasta tú las has olvidado, porque las enterraste tan hondo en tu espacio. Oh, veo que algunos de ustedes no las han olvidado en absoluto.

De modo que todo eso está saliendo, se está yendo. Ahora bien, puedes mirarlo desde el punto de vista: “Oh, no, ¿qué va a pasar conmigo cuando eso…? Una cosa, dos, cinco, cien cosas de mi mochila empiecen a salir afuera. Eso va a ser realmente incómodo. Bueno, eso es una elección.

Pero si empiezas a reconocer que la mayor parte de esa energía, de esas emociones, de esas experiencias de las que te sujetas como rehén, ni siquiera son tuyas. No son tuyas. No importa cuánto discutas en pro de la limitación, te puedo garantizar que si tú y yo caminamos alrededor de esa cosa que tú dijiste “Oh, no, realmente fui malo”, cuando le damos vuelta alrededor verás que no sucedió como tú piensas que fue.

Pero más interesante es el asunto del Tiempo. Si lo recuerdas, el mes pasado hablamos del tiempo que en 3ª dimensión es lineal – pasado, presente, futuro, te mueres. Pero es interesante que en la 4ª dimensión, en la 5ª dimensión, el Tiempo está solo en tiempo presente. Ahora mismo. Y es interesante sobre el Tiempo que mucho de lo que sostenemos en el pasado, está compuesto de dos cosas. Déjame darte un ejemplo: la persona dice “Mi esposo/esposa/ murió hace veinte años y estoy realmente triste.” La cuestión es así: hay realmente un evento: “mi esposo/esposa murió”; y hay una emoción: “estoy triste”.

Cuando empiezas a reconocer (esto es Nivel 1y 2, para los que no han jugado allí) que las emociones solo ocurren en tiempo presente, lo triste sucedió en un tiempo presente del pasado (mi esposo/esposa murió). Pero ahora mismo, cuando estás en tiempo presente, cuando empiezas a identificar tu campo de energía, cuando empiezas a funcionar en tiempo presente, la capacidad de mirar a un evento tiene un evento y solo un evento, y luego en tiempo presente eliges que quieres estar en la emoción del evento pasado. ¿O te gustaría estar en tiempo presente? El esposo/esposa murió hace veinte años, eso no significa que tengo que estar triste o emocional. Puedo elegir reconocer que eso simplemente fue un suceso. En el proceso de reconocer ese suceso, puedes hacer otra pregunta en tiempo presente: ¿esto tiene algún valor para mí, para que siga llevándolo conmigo? Es algo triste.

Y cuando la respuesta empieza a ser: No, perdí a mi perro cuando yo tenía doce años y estoy triste – otro ejemplo mejor – cuando te pones en tiempo presente y reconoces que no necesitas sostener aquella emoción, ¿es importante que sostengas tu atención en esa energía de estar triste por un suceso que tuvo lugar en el pasado? Generalmente, la respuesta es: esto no me sirve.

Entonces ahora, si reconoces esa información, como una oportunidad de limpiar la mochila, ¿esto me sirve? y luego elegir soltarla y que se vaya, tienes mucha ayuda, porque estas oleadas electromagnéticas desde el sol están aflojando el reino de pensamiento de la 4ª dimensión. Están básicamente aflojando todo eso rígido de “los odio, nunca van a funcionar, esa gente es mala”. Hay mucho de eso en el cuerpo emocional de la Tierra. Muy rígido, muy estructurado; tanto que no otorga mucho permiso para soltarlo y moverse al tiempo presente. El tiempo presente: un estado de bienestar. Tomen otra respiración.

¿Te gustaría soltar simplemente algunas de esas emociones, imágenes, recuerdos, que no te gustaron? Están amontonadas en la mochila, no puedes ni llamarlas. Pero apuesto que si yo digo: hubo una cosa que hiciste que fue realmente mala, terrible, no fuiste buena persona, probablemente mientras hago la pregunta dos o tres cosas vinieron a tu atención. ¿Sería eso así?

Verás, la buena noticia es que simplemente estando en estado neutral en tiempo presente, y reconocer que no necesito engancharme en la emoción de lo que metí en mi mochila, puedo dejar ir lo que está dentro de la mochila. Se requiere un poco de armado, pero no mucho. Un poco más de información, pero no mucha. Puedo dejarlo ir. Si yo dejo ir mi culpa, mis acusaciones, mis juicios, o mi resentimiento, mi odio, etc. ¿no sería más cómoda la vida navegando en tiempo presente? Déjame ayudarte: sí; la respuesta es sí.

Entonces estas emisiones magnéticas del sol tienen todo que ver con cooperar con la tierra, cooperar contigo, y aflojar esa mochila, aflojar ese reino de pensamiento de 4ª dimensión. A medida que se afloja, muchas emociones se liberan. La mayoría de esa emoción no tiene nada que ver contigo en absoluto. Virtualmente 99% de la emoción que tienes pasando por tu espacio no tiene nada que ver contigo.

Una de las emociones que está saliendo de la Tierra ahora mismo, es la guerra. Ahora bien; no estoy hablando de Ucrania; estoy hablando de la historia de las guerras. Está incrustada en la Tierra física, y data de eones y eones y eones de tiempo, mucho más allá de lo que ustedes definen como historia. La guerra. Está incrustada en la Tierra y está incrustada en el constructo emocional – campo emocional – de la Tierra. Y ahora mismo estas oleadas solares electromagnéticas que están viniendo tienen que ver con soltar ese anexo, esa energética de dolor, sufrimiento, depresión, tristeza, resentimiento, etc.

Y entonces, ¿por qué estoy deprimido? ¿Por qué tengo ansiedad? Si no hay nada de malo en mi realidad. Estás en lo correcto; no hay nada malo en tu realidad. Pero es como mirar el rocío de la mañana que se levanta del pasto como vapor; la Tierra está liberando tremendas cantidades de energía ahora, con objeto de pasar a un estado de consciencia diferente. Y entonces si tienes un nivel de ansiedad, depresión, frustración, podrías decir “Este no es un buen día para mí”, una gran parte de eso no tiene nada que ver contigo. Está simplemente pasando y saliendo de tu campo. Se está liberando.

Si puedes encontrar el espacio… Y muchos de ustedes jugando en Mastering Alchemy, saben que esto es exactamente el trabajo de Nivel 1 y 2; ser capaces de definir un espacio de equilibrio para sí mismos.

Entonces juguemos aquí un minuto, en términos de sacar la atención de “tengo depresión, ansiedad, no me siento bien, no estoy bien.” Lo que pasa es que en ese reino de pensamiento, esa mente racional, ser capaz de llevar tu atención a un sentimiento diferente; es una decisión intencional, se hace en tiempo presente, es una elección. “Voy a elegir llevar mi atención desde el sentimiento X hacia el sentimiento de algún nivel de bienestar. Entonces juguemos aquí por unos minutos, y luego quiero darles para muchas preguntas, porque esto ha sido una sesión de trabajo.


Seminario Online de Jim Self – Mastering Alchemy -12 de mayo de 2022
https://masteringalchemy.com/content/why-am-i-depressed-free-webinar
Transcripción y traducción: M. C. Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

67 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo