Aspectos claves de la transformación

Varios/Otros


En este breve artículo vamos a examinar algunos de los aspectos más fundamentales del beingness (N.del T.: estado del ser; existencia) y cómo casi nadie entiende cómo estos aspectos son las claves de la felicidad. Este breve artículo podría ser un libro o podría ser un artículo corto como este. Para empezar voy a hacer algunas propuestas bastante escandalosas que no intentaré probar aquí. Todo lo que diré es que personas mucho más sabias que yo han hecho estas propuestas a lo largo de la historia sabiendo que fracasaron casi por completo en su misión de educar a la raza humana en estos asuntos. Desafortunadamente, una de las razones de su fracaso ha sido la traducción totalmente inadecuada de sus enseñanzas a otros idiomas. En muchos casos, estos maestros fueron tan mal entendidos que las traducciones de sus enseñanzas decían lo contrario de lo que realmente querían decir. Esto no fue un accidente. Fue nuestra propia resistencia a la verdad. Comencemos con algunas de estas propuestas.

1. Los seres humanos son concentraciones de conciencia en un universo altamente consciente. Esto nos hace brillantes y a la vez extraordinariamente estúpidos en el sentido de que no vemos eso.

2. Los seres humanos no son estos cuerpos físicos carnosos que vemos en el espejo o paseando por el paisaje. Estas son sólo interpretaciones muy pobres de las vibraciones de luz que realmente somos.

3. Los seres humanos se auto-iluminan como el sol y las estrellas, no como los planetas y las lunas que no producen su propia luz sino que reflejan otras fuentes de luz.

4. Los seres humanos están diseñados para auto-limpiarse de muchas maneras. La limpieza siempre es desordenada y eso está bien.

Esta lista simple es o podría ser un punto de inflexión para nosotros los humanos si entendiéramos esto y actuáramos en consecuencia. Ahora hablaremos de las consecuencias de no entender.

Hablemos de la naturaleza de la limpieza. Con el tiempo, todo necesita un poco de desempolvado, pulido, desmalezado o una limpieza profunda. Esto se aplica a jardines, muebles, pisos, áticos, sótanos y miles de cosas más. También va para nosotros. La mayoría de las cosas no se limpian solas, así que tenemos que arremangarnos y ponernos a trabajar. Sin embargo, algunas cosas se limpian solas y los humanos somos una de ellas. El proceso de limpieza es el mismo tanto si el objeto necesita limpieza como si es autolimpiante. Cuando tu ropa se ensucia, la lavas y, en el proceso, el agua se vuelve marrón con suciedad y jabón. Cuando quitas el polvo de la casa, los trapos y paños se ensucian con la suciedad acumulada. Cuando limpias el garaje, toda la escena parece un desastre durante unas horas o incluso días mientras sacas todo, tiras algunas cosas, organizas y reemplazas objetos de mejores maneras.

Para hacer una limpieza exitosa, debes tolerar algo de caos, desorden y polvo mientras barres, rastrillas o limpias las superficies. Si no puedes tolerar esto, entonces no podrás limpiar con éxito.

Hace años, cuando mi hija Anna tenía diecisiete o dieciocho años, una araña viuda negra la picó sin que se diera cuenta. Se puso muy enferma y pensó que iba a morir. Eventualmente se recuperó y un médico amigo le informó que tenía todos los síntomas de una mordedura de viuda negra. Seis meses después le salió un sarpullido horrible y acné en la cara y el pecho. En ese momento, se había olvidado de la picadura de araña. Ella pensó que algo andaba terriblemente mal, pero este mismo médico descubrió que se trataba de un proceso natural del cuerpo curándose a sí mismo. En el momento de la mordedura, los ganglios linfáticos absorbieron la mayor cantidad posible de neurotoxinas para preservar su vida. Seis meses más tarde, cuando la costa estaba despejada, los ganglios linfáticos soltaron las toxinas y estalló en la erupción y el acné. Todo esto era parte de la limpieza del propio cuerpo.

Cuando juzgamos mal o cometemos un error en la vida, a menudo sufrimos las consecuencias al sentirnos mal, enfermarnos o sufrir de alguna manera. A menudo nos sentimos mal por nuestros pensamientos de preocupación. Esta es la forma en que nuestra psique nos permite saber que hicimos algo poco sabio o poco saludable y así es como, en parte, la psique intenta auto-limpiarse. Nos estamos limpiando a nosotros mismos, por lo cual hay repercusiones que nos enseñan a no volver a hacer esto. Sin embargo, estamos tan decididos a evitar sentirnos mal, que nos distraemos de múltiples maneras inmediatamente después de la sensación desagradable. Algunas de las formas en que nos distraemos son: comer, beber, trabajar en exceso, revisar el ayer, planificar el mañana, leer nuestros mensajes de texto y correos electrónicos, consultar el clima, mirar las noticias, mirar videos de YouTube, y así sucesivamente.

No querer sentirse mal es como no querer mirar el desorden cuando limpiamos el garaje o el sótano. Nunca se logra hacerlo de esa manera. Así detenemos nuestro proceso de autolimpieza y, sin limpiar, nuestra autoiluminación se oscurece. Todo esto es el resultado de tratar de no estar presente. La presencia es nuestro camino real para sentirnos felices, por lo que constantemente estamos asegurándonos de no ser felices.

Un dolor de cabeza o de garganta es una advertencia de que algo necesita limpieza o sanación. Si tomamos una pastilla de inmediato para evitarlo, no tenemos forma de saber qué es lo que está mal. Esto es como apagar rápidamente la alarma contra incendios o el detector de humo y nunca examinar por qué se activó. El resultado podría ser un incendio desastroso. No nos damos cuenta de que no sentirse bien es parte de nuestro sistema de autolimpieza. Requiere de nuestra atención. Esto no quiere decir que debamos pasar más tiempo sufriendo; sin embargo, es una buena idea pasar más tiempo mirando objetivamente lo que inició el proceso de sufrimiento y ver claramente cuál fue una acción o un proceso de pensamiento poco saludable. En otras palabras, este es el proceso de ser consciente.

Me acuerdo de una vieja película de John Wayne que vi cuando era niño. No recuerdo el nombre exacto de la película, pero en la película el personaje de John está aconsejando a un joven impetuoso e impaciente que es bastante engreído. Él le dice al hombre más joven algo en el sentido de que, “Mira chico. La vida es dura. Es mucho más dura si eres estúpido”. Tengo que admitir que aprendí algo de este intercambio. La vida es mucho más difícil si nos comportamos de manera estúpida y no nos damos cuenta de que, al evitar estar presentes y evitar los síntomas de nuestros pensamientos negativos, nos hacemos aún más miserables.

Toda nuestra cultura conspira para perpetuar esta idiotez y las antiguas enseñanzas caen en saco roto. Nuestra naturaleza es estar presentes, auto-conscientes, altamente conscientes y auto-iluminados. Esto sucede más fácilmente cuando estamos vacíos de pensamientos, y en cambio estamos en nuestro conocimiento. Esto nos permite estar de acuerdo con la inteligencia suprema del universo. El exceso de pensamiento nos saca del presente y nos hace invertir en el miedo. La consecuencia de ser consciente de sí mismo es sentirse mejor de lo que nunca nos hemos sentido antes. Esto está disponible en todo momento, en todas partes, para todos. La consecuencia de estar miopemente en el miedo es ser miserable, lo que nos hace distraernos de lo temerosos que nos hemos vuelto, lo que nos hace más temerosos aún, porque no vemos que nosotros mismos somos la causa de nuestros propios miedos.

La vida es dura. La vida es mucho más dura si somos estúpidos. En este momento, toda la raza humana está teniendo la oportunidad de ver claramente esta estupidez. Las cosas empeorarán cada vez más hasta que ya no funcionen las distracciones. Entonces miraremos y veremos que la felicidad está en nuestra propia conciencia y que la miseria es nuestra creación a través de la proyección, la negación y la distracción. Cuando esto ocurra, las cosas dejarán de empeorar y empeorar y, en cambio, se volverán mejores y mejores. Imagina eso.




Por José L. Stevens
www.thepowerpath.com
15 de julio de 2022
Traducción: Marcela Borean
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
TELEGRAM: https://t.me/joinchat/UBJK3YvzA2iGn37s
Marcela Borean
Oneness University Trainer
Terapeuta, Investigadora y Docente de Terapias Florales Nave Terra
Consultora en Bioexistencia Consciente (Decodificación Bioemocional y REORIxINS del Instituto Humano Puente)
Consultas ONLINE en castellano e inglés
Capilla del Monte, Córdoba, Argentina

88 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo