¿Cuál es la diferencia entre sentimientos y emociones?. Ejercicio de energía

Varios/Otros


Ejercicio de Energía

Ahora: otra respiración. Y quédate en quietud por un momento, sin pensar, solo relájate. Relájate. Siente tus pies sobre el piso y relaja. Las piernas, relájalas. Otra respiración. Y siente el peso de tu cuerpo sobre la silla. Y en quietud, sin pensar realmente, reconoce: “estoy sentado en una silla”

Ahora haz un ligero cambio, cuando reconoces que estás sentado en una silla, y disfruta – hazlo simple – “voy a disfrutar del hecho de estar sentado en una silla”, encuentra esa sensación. “Esto es cómodo, estoy disfrutando sentado en una silla”. Luego otra respiración

Puede que te encuentres bostezando – energía que se va – mueve los dedos de los pies, disfruta de estar sentado en la silla. No está pasando nada, solo estás sentado en una silla.

Luego nota ese sentimiento de disfrutar. Eso tal vez es cómodo, podrías definirlo así. Pero hazlo más disfrutable, sonríe, “estoy sentado en una silla. Nada que hacer, solo sentarme en la silla. Estoy dándome para mí mismo, sentado en la silla. Esto está bueno, solo sentarme en la silla.”

Ahora bien, aquí la mente salta, entonces pídele que se calle, que estás solo sentado en una silla. Y mientras estás sentado en la silla, simplemente gusta de ti mismo. Puede ser un desafío, pero pruébalo: me gusto. A veces una sonrisa acompaña a ese “me gusto” Otra respiración. Y relájate un poquito más. No hay que ir a ningún lugar, no hay nada roto, nada que reparar. Solo estoy sentado en una silla. Tres respiraciones suaves.

Encuentra esa palabra, “cómodo” y siente en el cuerpo “cómodo” Elige reconocer el sentimiento de “cómodo”. Estamos yendo a algún lado, aquí; cómodo. Y luego nota otra vez ese “me gusto”, porque sí, sin motivo. “Esto es bueno, me gusto, sentado en la silla, cómodo relajado.” Otra respiración. Y date permiso para no tener nada que hacer. Eso es algo grande. “Estoy sentado aquí, no tengo nada que hacer. Ahora mismo: no tengo nada que hacer, me voy a relajar, estar cómodo” Otra respiración.

Luego encuentra una sonrisa. ¿Cómo se siente sonreír? Estoy disfrutando, estoy relajado, estoy sonriendo. Me gusto. Y luego un pequeño cambio: date permiso para sonreír. Puede sonar raro, pero… permiso. Realmente un asunto grande. El permiso es una de esas cosas que realmente abandonamos y también nos fue quitado cuando niños. Pero ya es tiempo de tener permiso; te pertenece: “yo tengo permiso”.; cuando reconoces “yo tengo permiso” entonces hay lugar para empezar a hacer las cosas de modo diferente. Nada extravagante; pero tengo permiso para simplemente empezar a gustar de mí. No lo hago para nadie más; es solo me gusto.

Ahora, si lo notas, hay palabras que tienen sentimientos. El “me gusto” tiene un sentimiento. El “cómodo” tiene un sentimiento, “relajado” tiene un sentimiento. Nótalo, en comparación con “enojo”, “resentimiento” Ves, esto es diferente, esto es el corazón, básicamente presentándote a ti contigo. Este es quien yo soy

Encuentra “capaz”. Soy capaz. Capaz sobre nada, capaz para todas las cosas, solo siente ese sentimiento de ser capaz, es un sentimiento. Nota que puede haber una exhalación, nota que el cuerpo está un poco más relajado. Tal vez, mueve los dedos de los pies otra vez. “Estoy cómodo” Sin pensamientos.

La parte realmente asombrosa de esto es que, cuando te das permiso para simplemente estar cómodo, presente, en quietud, todo lo que no se le parezca en el campo emocional, en lo electromagnético “estoy apurado, estoy enojado, “, verás todo lo demás en el campo emocional empieza a disiparse. Empieza a hacer corto circuito. Empieza a no tener más el magnetismo de una vibración desequilibrada: enojo, juicio, resentimiento.

Verás la falta de equilibrio es la irritabilidad de las emociones que se fijan en el campo magnético. Pero aquí mismo, sin irritación, en “cómodo, me gusto” empieza a haber un flujo muy suave, una sonrisa, empieza a ser un estado de ser.

La parte interesante es que todas esas emociones, y los pensamientos que las mantienen, empiezan a desaparecer. Si pudieras quedarte en estas palabras del corazón, sentimientos, y darte para ti mismo. Lo interesante es que muchos problemas que andamos cargando, de algún modo se solucionan, pero realmente no tuvimos que preocuparnos, trabajar duro, empujar en contra. Otra respiración.

Siente los músculos, en los brazos, los hombros, relájate. Ahora bien, algunos de ustedes se están quedado dormidos (se ríe). Felicitaciones. Es como volverse inconsciente, quedarse dormidos. Esto es quedarse dormido, para algunos de ustedes aquí. Pero lo que eso está diciendo es “Estoy exhausto”. Es como tomar la mano, cerrarla en un puño, y sostenerla así por dos días, tan tensa como puedas. Y luego le das permiso para abrirse, soltar. ¡Y no puede! La tensión es tan fuerte, que no puede volver a “¡Está bien! Todo está bien”. Otra respiración. Exhausto. Estás exhausto. Jugar este juego de 3ª D y particularmente ahora, empezando a salir de ella, permitiendo que otros la defiendan, pero “estoy en el mundo pero no soy de ese mundo”, empezando a estar consciente de estar consciente, soltando lo inconsciente por estar consciente, ni siquiera es trabajo duro; “estoy feliz, cómodo” Otra respiración

Ahora bien, cuando empiezas a reconocer que hay más opciones, oportunidades adicionales, las herramientas empiezan a aplicarse. Cosas que has hecho, has sostenido patrones “así es como es esto; los odio; nunca voy a…; ellos siempre van a ser…”, Vaya, todo eso es bastante rígido. Siempre y nunca. ¿Enojo en ese nivel? Verás esa es la sustancia que forma la enfermedad (dis-ease) en el cuerpo físico. (N.T: dis- ease, incomodidad; disease, enfermedad). Ese nivel de pensamiento, combinado con una emoción, electromagnéticamente hilado en un campo vibratorio tan rígido, hace que se rompa el cuerpo. Se rompe Esto va hacia la enfermedad.

Aquí mismo; cómodo. Otra vez, encuéntralo. Nota que en esa pequeña conversación, te saliste de la comodidad. El cuerpo se tensó, entonces, otra respiración, y disfruta; cómodo. Vuelve directamente a esa vibración.

Ves, es muy interesante, eso contra lo que empujaste recién, no está allí en el mismo nivel en que estaba. Yo estaba inconsciente de estar inconsciente. Ahora estoy consciente de estar en esa inconsciencia.

Y luego la respiración, la comodidad. Eso ahora se está rompiendo; puede haber estado ahí por muchos años. Es bastante simple. No lo dudes, ve tranquilo, eso sucede. Ni siquiera necesitas saber qué es. Puedes encontrar ese espacio “cómodo, quieto, relajado”

Esto es excitante, mucho está sucediendo aquí. Verás, en parte hay mucho sucediendo porque, debajo de todo esto, tú tienes una intención. “Quiero ser feliz. Quiero estar conectado. Quiero ir al hogar. Sé que hay más, que se puede disfrutar más, cómodo, donde puedo reír, “ Ves, tú tienes esa intención, y aquí mismo, sentado en una silla, quieto, la intención empieza a amplificarse. Puede que no tenga palabras en ella, pero empieza a ser suave, cómoda, tal vez hay una alegría, una sonrisa. Jugando allí hay una palabra que predomina: belleza. Aquí mismo, belleza.

Y a veces nos toma un rato llegar a permitir la belleza. Aquí mismo. Cómodo, me gusto. Nada que hacer, más que gustar de mí. Todo lo que no se le parezca, empieza a desprenderse. Esta también es una de esas herramientas de Nivel 2, Nivel 1, realmente valiosas, mi lado de la Rosa, conectado a tierra, centro de mi cabeza. Piezas fundamentales. Empiezo a reconocer cómo unir sentimientos combinados, feliz, seguro, capaz, misericordioso. Empiezo a confiar en mí mismo en ellos. Empiezo a presentarme al mundo: estoy bien, me gusto. Hoy tengo una sensación de certidumbre, y la sostengo de mi lado de la Rosa. Se pone realmente interesante. En lugar de “Voy a jugar a volverme espiritual en mi tiempo libre mientras vivo mi vida 3D jugando al juego”, empiezas a hacer un gran cambio: “Estoy en mi espacio espiritual, participando, navegando mi mundo 3D” Es empezar a reconocer “empiezo a entender las reglas del juego”. Eso te permite empezar a jugar el juego mucho más llanamente, sin esfuerzo en muchos casos. Te asombras:
¿cómo pasó eso? Me estuve preocupando durante semanas. ¿Lo resolviste? Oh, sí, no hay problema. Las cosas empiezan a venir a ti, en lugar de que tengas que hacer, ir al mundo. Otra respiración.

Ahora bien, se pone realmente interesante aquí también, porque hay otros temas al entender las reglas del juego, las estructuras. Cosas llamadas simpatía, empatía, compasión; todas con muy diferentes resultados vibratorios, cuando se practican. Sí que es interesante, cuando la gente entra en simpatía, “siento tu dolor”. Correcto; eso es la simpatía. Estoy tan alineado contigo que yo siento exactamente lo que estás atravesando. Te golpeas un dedo con el martillo, mi dedo sangra. Eso es simpatía, es esa alineación en la emoción, mayormente.

Y luego tienes la empatía. La empatía es realmente interesante, es una tremenda habilidad. Pero muchos no la usaron como habilidad. Se usa como un mecanismo para entender dónde está otra persona, para poder yo evitar esa experiencia. Verás, muchas veces al crecer tenemos este segundo chakra, el que tiene la máquina del sonar, que básicamente siempre está encendido. Envía un pulso que dice ¿qué es ese sentimiento? Quiere saber. Mi proximidad con el resto del mundo; para eso está. Y bastante a menudo, esa pregunta, qué es ese sentimiento, especialmente cuando fue incómodo, eso es enojo, eso es resentimiento, furia, tristeza, están furiosos conmigo, me están gritando, y esto no me gusta.

Entonces, lo que hacemos es cambiar la pregunta: ¿qué es ese sentimiento con respecto a mí? Se volvió un mecanismo de protección. Simplemente tendré cuidado con lo que esté allí afuera. Lo que pasa es que tropiezas con alguien en la calle e inmediatamente “Oh, está enojado conmigo. No le gusto. Está alterado conmigo”. Lo que hemos aprendido a hacer en esa circunstancia es retirarnos. Evitar, dar un paso atrás, escondernos. ¿Alguno es un escondedor? Sí; la respuesta es sí.

Yo tengo esta cosa en mi mochila, campo electromagnético; tomé una decisión: no les gusto, necesito cuidarme. Aquí viene esta Rosa, al borde de tu aura. Empiezas a crear un borde que define: este soy yo, y eso es el teatro de Shakespeare, eso es el mundo, y yo no soy de ese mundo. Pero de pronto empiezas a reconocer: “este sentimiento que tengo, esta defensa, este miedo, no es mío. Es asombroso: no es mío”. Y con la definición y el reconocimiento “esto no es mío”, se disipa. Se va, básicamente lo sacas de tu espacio.

Y luego, la compasión. Compasión es una palabra graciosa, porque no es una palabra tridimensional. En el juego que jugamos, ese juego cotidiano que jugamos en la 3ª dimensión, la compasión, el amor incondicional, no son palabras tridimensionales. No están en este espacio donde estoy enojado, resentido. Es realmente difícil ser compasivo cuando estás abrumado con las cosas del mundo.

Pero cuando empiezas a comprender cómo funciona el juego, observas algo, y es realmente ruidoso y disruptivo, pero no es mío. Y puedo ver que aquí hay una oportunidad de ayudar a otros, y disfrutarlo al mismo tiempo. Puedo ser compasivo; eso es un estrato un poco más alto de consciencia. Otra respiración.

Nota tus hombros, tal vez están un poco más relajados. Todo se está yendo. Solo estoy señalando.

Luego se vuelve realmente interesante. Las emociones empiezan a: “ya lo entiendo, estoy limpiándolas, y estoy soltando esos pensamientos del campo electromagnético. Empiezo a reconocer que estoy en el mundo pero no soy del mundo, eso tiene sentido para mí. Y reconozco que yo tengo una percepción conciente que no había notado antes por estar demasiado preocupado con ese juego tridimensional del mundo.” Y las cosas empiezan a volverse diferentes.

Sentimientos. Hay sentimientos de alegría que son un poco más elevados, feliz, un poco más alto, más expansivo. Luego facilidad; hay una liviandad, como si flotaras, es liviano. No está lleno de esfuerzos.

Y luego empiezas a encontrar las sensaciones. Oh, es una palabra muy mal entendida. Sensaciones; realmente sutil. Empiezas a descubrir que en las sensaciones, la capacidad de dirigirlas, participar en ellas, manejarlas con las puntas de tus dedos, no son sentimientos como táctiles, aunque juegas con los dedos, es un estado de ser en el que esperarías que jueguen las hadas. Es un estado de ser, de bienestar, es un estado de ser, de alegría sencilla, sin posibilidades de miedo. No vibra en las sensaciones. Verás, eso empieza a volverse disponible. Son tan sutiles. No puedo llevarme mi equipaje en este viaje para encontrar las sensaciones. No puedo aferrarme a esas emociones, ellos y nosotros, bueno/malo, correcto/equivocado, es una energía demasiado cruda. Eso tiene aristas.

Sentimientos. Empiezas a entrar en el corazón. Justo donde estás, ahora; cómodo, quieto, sonríes. Este es quien yo soy. Y ese mundo de sensación, ese mundo de belleza, ese mundo de facilidad, imposible de captar desde “estoy muy enojado”. Imposible.

Pero en una respiración, cómodo en la silla, tiempo presente, estando conciente, permitiendo, teniendo permiso, la imaginación vuelve a encenderse. Es una herramienta; no una fantasía. Simulamos que es una herramienta de creación. Las sensaciones también empiezan a ser herramientas de creación.Como la manzana por aparecer en mi mano – y lo hace.

Entonces, emociones y sentimientos. Los pensamientos son eléctricos; las emociones son magnéticas. Y se hace más y más grande. Y está disponible aquí mismo, sentado en la silla, cómodo. Simplemente reconociendo y alineándome con el sentimiento, y luego tal vez otro sentimiento, y dándome permiso. No pensando sobre eso, dudando, resolviendo qué es lo que no va a funcionar, y luego – toma otra respiración y abre los ojos - y dices “Eso estuvo lindo,” pero no es algo que tienes que dejar en la silla Me voy a levantar, voy a salir por la puerta, bajaré las escaleras, simplemente iré a la cocina a prepararme algo para comer, pero no dejaré la silla. Me levanto, pero el sentimiento no necesita irse. Otra respiración.

Y nota esa sonrisa Noten, un par de ustedes, que se despiertan. Pero se sienten relajados. Muevan los dedos de los pies, la nariz, - eso es importante, es cosa muy espiritual – abran y cierren las manos, no estamos saliendo de este espacio; simplemente deciden, con un par de respiraciones, y luego respiran abriendo los ojos, y estén cómodos en su silla. Tomen un minuto, y luego haremos algunas preguntas y respuestas. Tengo el sentimiento de que nos tomaremos un minuto para eso.

Podrán hacer un par de preguntas. Déjenme detenerme aquí mismo, y ver si Roxane existe, y puede armar esto.


Seminario Online de Jim Self – Mastering Alchemy
8 de septiembre de 2022
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
Para escuchar el audio: https://masteringalchemy.com/content/what%E2%80%99s-difference-between-feelings-and-emotions-free-live-webinar

326 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo