¿Estáis realmente preparados para seguir?

Oriol Bonilla


Jesús el Cristo.


Queridos vengo a través de las palabras que os transmito, en la bondad y el amor hacia cada uno de vosotros, para entregaros la verdad en todas sus manifestaciones y mostraros en la sencillez que sois luz, a pesar de vivir periodos de extensa oscuridad. Los ciclos de desarrollo que os representan a cada uno marcan de manera definida las tendencias a través de las cuales vuestras propias energías se representan, bajo la influencia de vuestras propias decisiones las cuales almacenan cantidades karmicas de energía, con las cuales daros cuenta de liberar y agradecer a través de ser conscientes por sí mismos, de la magnitud de vuestras propias actitudes como humanos. Los antiguos fueron los que esculpieron grandes cantidades de karma en formas geométricas y en templos, para que esta fuera resguardada y no interfiriera en vuestras experiencias de evolución.

En la actualidad estas formas de almacenaje de energías han dejado de actuar como tal y esto ejerce una carga adicional de karma personal que tiene que ser liberado y que de alguna forma, caracteriza vuestras existencias sea por herencias o linajes, que mas que afectar vuestras existencias restablecen energías originales que actuaran directamente, beneficiando quienes sois y en camino a seguir de ahora en adelante.

A través de los tiempos se os ha ido esculpiendo, para que por sí mismos tuvierais la capacidad de actuar bajo el propio foco de la integridad, una integridad que os hace responsables de ser conscientes de que tal son vuestras actitudes, tales serán las experiencias que llegaran a vosotros. Es ahora cuando se os muestra esta información, con una intención la de fortalecer vuestras existencias y auto empoderar las tareas a seguir, en un tiempo de transición como el que vivís. ¿Estáis realmente preparados para seguir? La respuesta es sí, y tan solo tenéis que sentirlo en vuestras consciencias, para actualizar todas esas funciones de energías anteriores que forjaran en el presente, restablecer vuestro ADN y modificar de manera natural todo lo que quedo obsoleto en vosotros, para volverlo a contemplar a través de la luz del espíritu.

Siempre ha sido así, aunque eran necesarias algunas acomodaciones para que el plan fuera más sencillo y llevadero en vuestra realidad. Aun así, para muchos que sostenéis la luz y sois partidarios de vuestros actos de bondad, la citada oscuridad extiende sus alas y os veis de alguna forma afectados por ella.

En este transito os muestro la bondad a través de la presencia, de mis atributos divinos para haceros conscientes de que todos, absolutamente todos sois bendecidos por la luz que me representa a medida que leéis estas palabras. Cada uno de vosotros que centráis vuestra atención en este texto, sois participes de adoptar en vuestras existencias esta información, ya que os hacéis conscientes de activar esos atributos que os caracterizan y que como no, os muestran la verdad a través de las vivencias que atravesáis en la realidad que os es entregada. Muchos de vosotros, no sois participes de ver dichos atributos y esto queridos es debido a que, en una existencia anterior, los contemplasteis y no llegasteis a culminar su manifestación en vuestras experiencias lo que actualmente, os genera confusión o inseguridad a la hora de adoptarlas.

Permitiros acceder a esa información ya que esta os pertenece, y ser conscientes de poder transformarla a través de activar la energía del espíritu y aceptar, que lo que sucedió en el pasado de vuestro tiempo no tiene porque suceder en el presente, el cual restablece la clave de luz divina para sellar en vuestras consciencias, esta energía de la que os hablo. Todo transcurre con una sola intención y esta es la de reforzar quienes realmente sois.

Es aquí donde intervienen las palabras, y os entrego la verdad en las tendencias a la hora de mostraros con seguridad, que todo sigue en su debido lugar y tan solo es importante acceder a dicha información para ser conscientes de poder experimentarla. Nadie nace con la capacidad de actualizar las energías de la verdad, estas tienen que ser activadas en la presencia de los senderos que utilizasteis con dificultar, y que en vuestra actualidad están sellados en la presencia de la integridad para ser activados en el presente. Toda experiencia humana constituye un proceso de evolución característico, en el cual se reflejan de forma sistemática las energías con las cuales asentir a vuestros dones, y presenciar que por sí mismos que sois capaces de desarrollarlos.

Una aproximación a lo que os expongo es la que se aparece en vuestras existencias, y que os muestra de manera sencilla como las partes que os representan se activan en vosotros sin ser partícipes de ello. Consolidad por sí mismos, el despertar de esas actitudes que son tan sencillas en vuestra vida cotidiana, que se representan como tendencias de vuestro despertar. Ahí reside la divinidad y tan solo es importante materializarla.

Sentiros participes de la verdad y hacerla vuestra, en tan solo inhalar con firmeza la energía de la divinidad que os representa. A medida que os vais adentrando en la sencillez de quienes sois, os permitís sentir en vuestro interior la presencia de la iluminación la cual se caracteriza en su mayor expresión, a través de la contemplación de la eternidad fuera de todo rasgo que tan solo quiere o intenta alejaros de seguir reforzando vuestra luz, en esta existencia. No temáis a mostrar la verdad, esta os hará libres y esta libertar de la que os hablo enamorará a todo ser humano. La dualidad es una función importante, con la que presenciar toda la grandeza de vuestro interior y a través de esta es cuando podéis ejercer de faros de luz, para construir la poderosa intención de mostraros tal y como sois, en presencia del espíritu.

Mientras parte de esta dualidad aun ejerce un claro control en vuestras psiques, muchos de vosotros sois los que despertáis a sentir la presencia de la luz, y atravesáis en vuestras existencias esas barreras que os fueron entregadas para poder superarlas, y asentir a la verdad en su totalidad. Me enorgullece anunciaros que sois los portadores de la verdad y que esta, se extiende por toda la galaxia exponiendo las múltiples vibraciones de la integridad que son reflejos de vuestra intencionalidad.

Por esta razón, las tareas que llevareis a cabo se representaran como atributos que constituyen un punto de inflexión en vuestras existencias. Estas se irán ampliando a medida que vosotros os sintáis bien con ellas, lo que corresponderá a simplificar lo que podría generaros una clara duda, en una verdadera sensación de unicidad con todas esas otras almas, que al igual que vosotros están en vuestro camino de despertar. Abrir los ojos del corazón, y asentir que todo lo que se realice desde la bondad tiene un resultado realmente favorable.

Esto os muestra que todas esas personas que no actúen así experimentarán situaciones conflictivas o desordenadas que no serán capaces de poder corregir. Ser conscientes de ello, y asentir a la información que se os entrega por vuestras acciones. Son muchas y extensas para múltiples de vosotros los que habéis vivido muchas encarnaciones en la tierra, y esto no tan solo os refuerza, sino que os muestra la verdadera dirección a seguir en momentos, en los que la dureza de quienes sois se convirtió en la presencia de vuestra identidad espiritual que se adapta a estos tiempos, y los hace reales con firmeza y claridad.

La contemplación es una herramienta que otorga la abundancia en vuestras existencias, ahora bien, permitiros asentir a presenciar como todo se reajusta sin vuestra intervención, y justo ahí donde los atributos del espíritu se manifiestan a través vuestro. La serenidad de vuestras mentes, y la claridad de vuestras acciones se mantendrá firme en esta etapa de transición. Por esta razón queridos os hago participes, de sostener cada uno de forma individual y con un resultado realmente colectivo y pronto mundial la estrella de la verdad. Esta es la semilla que tenéis que plantar, y una vez es cuidada y amada como tal se expande en vuestras consciencias y os muestra la dignidad de presenciar como todo se os da, sin necesidad ni preocupación lo que os hace realmente dignos de actuar, bajo la presencia del espíritu y a través de esta de mis palabras en vuestras existencias.

Me despido por el momento, y os hago constatar que todo lo que esta por venir ya reside en vuestras existencias, ya que tan solo se os tiene que recordar para que vosotros desde la integridad que os caracteriza como almas del planeta, resintonicéis y establezcáis en vuestras existencias como algo natural y sagrado en el presente.

Yo Soy Jesús el Cristo, en amor y bondad por cada uno de vosotros.


Transmitida a través de Oriol.

86 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo