¿Alguna vez el Espíritu interfiere con el libre albedrío?

Kryon


Saludos, queridos, Yo soy Kryon, del Servicio Magnético.

Día Internacional de la Paz. Queridos, probablemente hay más en este momento en el planeta, en este mes, en este año, haciendo oraciones por la paz, que en todos los años pasados en que yo estuve canalizando, tal vez. Está en las mentes de muchas personas.

Hay algunos que se ponen de rodillas y dicen: “Querido Espíritu: por favor ayúdanos a hacer algo por este planeta para que no haya más guerras”. Yo les diré que están más cerca de esa meta que lo que piensan. Y va a haber algunos que oigan esto y pongan los ojos en blanco, y van a decir “Ah, sí, seguro. No ha habido una guerra como la que tenemos hoy por muchos años, y ahora tenemos una. ¿Cómo nos acerca eso a alguna cosa, Kryon?” Tal vez, queridos, ustedes no están viendo el panorama más grande. Este planeta ha estado bastante tranquilo en el departamento bélico. Oh, siempre hay algo en curso. Siempre hay algún tipo de guerra más pequeña. Pero cuando llegó el tiempo de esta guerra, que está actualmente en el planeta, justo ahora, hizo que el planeta tuviera que tomar partido. ¿Lo notaron? Y como nunca antes, esas decisiones fueron diferentes. Fue casi como que la mayoría de los países se pusieron de pie y dijeron: “No importan las razones, no importa lo correcto o equivocado, no importan los porqués; esto no es aceptable. Esta no es la manera de resolver las cosas.”

Algunos sintieron que era volver a los cuarenta, era evidente, tan negativo era, tan horrendo era. Y ustedes lograron ver algo, tal vez muy pocos realmente se dieron cuenta. Era casi como tener que pararse y votar. Y la mayor parte del planeta lo hizo. “Esto no es lo que queremos”, dijeron ustedes.

Esta es una canalización para referirse a algo que muchos de ustedes han preguntado. “¿Es posible la intervención del Espíritu en estos tiempos?” ¡Vaya!

Hablemos de la paz. Hablemos de lo que vendrá. Quizás toda la razón por la que sucedió esto fue algo que yo les di hace mucho tiempo. Algo que les dije al comienzo del Cambio, incluso antes del 2012, cuando les conté que, cuando la luz aparece, y empieza a brillar sobre este planeta, afecta a la consciencia de los humanos en todas partes. No solo a las almas antiguas. Entonces toda la humanidad empezaría a reflejar el cambio en la rejilla, porque la consciencia está ahora más libre para elevarse. ¿Lo quieren en palabras más fáciles? ¿Lo quieren más sencillo? La consciencia empieza a elevarse. Es por eso que yo vine. No lo he creado yo, queridos; ustedes lo hicieron. Pero yo lo he permitido por medio de la física de la rejilla, empezando a cambiar una alineación que permite que la consciencia se eleve.

Anteriormente en este programa mi socio les contó algunas de las razones, y algo de la ciencia; está ocurriendo. Pero yo también les di este consejo: que cuando la luz empiece a aparecer, a la oscuridad no le gustará. Y ustedes podría decir, “Eso es super simplificarlo.” Hago eso a propósito. Hay energía más oscura, y ustedes lo saben. Y también hay energía de más luz, ustedes lo saben. Hay consciencia más elevada y consciencia más baja; ustedes lo saben. Cuando una civilización empieza a elevarse, y a tomar esta clase de decisiones de paz, hay algunos que están comprometidos con la guerra, y quieren traerla de vuelta. Por muchas razones, es su zona de comodidad, queridos. No importan las muertes, ni nada; eso es lo que ellos quieren, traerla de vuelta. Tal vez tendrían un mundo que reconocerían un poco mejor. Eso es lo que está ocurriendo.

¿Es posible que haya intervención del Espíritu? En alguno de estos lugares, en alguna de estas épocas. Quiero tratar sobre esa pregunta, porque hay muchos, ahora mismo, de rodillas, suplicando por eso. “Querido Dios”, dicen, “por favor permite que esto se detenga. Por favor, detenlo.” Y yo les voy a dar un axioma que les hemos dado muchas, muchas veces. Ustedes tienen libre albedrío. Ustedes tienen libre albedrío. Pero parte de la libertad de su elección, es cambiar aquello que ven en su propio futuro.

Ahora bien, volvamos a eso. ¿Cuántas veces me he sentado aquí, tal vez, o en otros lugares, con o sin otros canalizadores, quizás, y les he dicho esto: ustedes crean su propia realidad por lo que ustedes ponen delante como su consciencia en el futuro?

Si están de rodillas pidiendo la paz, déjenme preguntar: ¿tienes miedo de lo que vendrá? ¿Entonces te imaginas algo terrible para el planeta? Y eso te pone de rodillas. Y es así, te diré: acabas de poner eso en tu futuro. Es casi como si lo hubieras pedido con tu imaginación o tus miedos.

Pero tal vez estás de rodillas y estás agradeciendo al Espíritu por el futuro que está viniendo. Y no sabes cómo estará eso allí, pero puedes visualizar un futuro donde no haya guerras. Todavía habrá desacuerdos, quizás, y habrá aún ideas en conflicto, y siempre las habrá, pero no es solucionable matando. Y esa es la definición de las guerras, ¿no es así? Ustedes matan a los de otras tierras, de otro lugar, para que se inclinen ante sus deseos, porque tal vez ustedes son más fuertes. Eso es un paradigma muy, muy viejo, y ustedes lo han tenido durante miles de años. Este es el Cambio. Eso se termina ahora. Está en el comienzo de un final.

¿Hay intervención? Les diré esto: Ustedes son el interventor. Y el Espíritu tomará luego lo que está en el Campo, y lo primero que van a ver, que nunca vieron antes, y sabrán que está llegando, cuando vean los nuevos inventos que vienen, que estarán aquí porque será menos probable que ustedes les den uso bélico. Ya están aquí. Están aquí ahora. Están disponibles ahora. Es como que están en el estante, quizás. Hay semillas esperando ser plantadas, tal vez. ¿Eso es intervención? ¿O no lo es? Algunos dirán, “Bueno, hay una línea difusa.” Dios no baja con una cantidad masiva de ángeles a detener una guerra. Pero lo que sí sucede, queridos, es la implantación de la esperanza y un tipo diferente de oración, tal vez, donde uno o dos, o unos pocos se reúnen y ven un futuro benévolo y hermoso. Y se arrodillan y dicen: “Querido Espíritu: que esto sea lo que va a venir.” No con miedo, sino con alegría por el sentimiento del cambio. Y luego dicen “Tráelo más pronto que tarde, querido Espíritu.” Y yo les diré qué sucede: allí es cuando ocurre la verdadera intervención, porque eso allana el camino para la luz, de almas antiguas y otros, para empezar a aparecer en el planeta con la forma de nuevas ideas y nuevos inventos. Tal vez un cambio de mentalidad en los líderes, o en la manera en que se hacen las cosas. Ustedes ya empiezan a ver eso.

¿Eso es intervención? Algunos dirán que lo es. Y yo les digo: tienen razón. El Espíritu les da las cosas que ustedes ponen delante de sí, como si tuvieran un menú de paz, y lo abren, y dice “Paz en la Tierra”. Y ustedes dicen: “Bueno, no está aquí ahora, pero puedo tener la visión de este menú como el que voy a tener en mi vida, y para la vida de mis hijos. Y este es el menú que quiero en mi mesa.” Ahora mismo, delante de mí, ustedes ponen la mano en el menú y dicen: “que este sea el camino.”

Es muy diferente de caer de rodillas y llorar con miedo y horror y todas las cosas a que están tan acostumbrados. En cambio, es justo lo opuesto. Ustedes se ponen de rodillas con esperanza y alegría y dicen: “Este va a ser el camino, el modo. Paz para el futuro. Hoy.” Y si no es hoy, entonces mañana, y si no es mañana, al día siguiente, pero lo verán venir. Hay luz al final de este túnel llamado civilización, en este planeta.

Les hemos dicho esto durante años y años y años. Ahora ustedes empiezan a ver lo que yo llamo las maquinaciones, los procesos del motor que lo va a crear. Van a ver cosas que no quieren. Van a ver cosas que suceden por aquellos que las perpetran para estar en esa zona de comodidad que tanto quieren, empujando hacia atrás, hacia un tiempo más anterior. Nadie quiere eso. Nadie lo quiere. Ninguno de los países involucrados lo quiere. No lo quieren para sus hijos. Ellos quieren lo que ustedes quieren para sus hijos. Un planeta en paz, donde no haya pobreza. Un planeta pacífico donde pueden hablar con sus vecinos con alegría, y todos quieren lo mismo. Así son los humanos, queridos; así es el humano real. Cuando todos hablan con todos, y preguntan: “¿Qué es lo que quieres?” Eso es lo que se desea. Paz en este planeta. Ausencia de pobreza. Salud, donde no había salud. Donde empieza a salir el sol, sobre inventos que ustedes solo soñaron, que pueden resolver algunos problemas que ustedes siempre tuvieron. Pero siempre se podían resolver. Está llegando.

¿Cómo quieres orar? ¿Cómo quieres crear paz? Acabo de decírselo. Luego esperen la intervención.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad. Yo sé adónde va esto; lo he visto antes.

Y así es.

Kryon


Canalización de Kryon por Lee Carroll
Miércoles de Sanación – 21 de septiembre de 2022
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

121 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo