Parábolas de Kryon. Jessica, la enojada.

Kryon


Continuamos con las parábolas de Kryon. Esta es la última de la segunda serie de parábolas. Cómo Jessica, viviendo con ira y miedo, pudo superarlo.
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-

La transmutación del enojo y el miedo a la paz y la alegría son los temas favoritos de las historias de Kryon. Esta es una historia con que se relacionarán muchas mujeres, porque es una situación real de la vida, que muchas han experimentado y todavía les pasa. Hombres, tomen nota, porque podría ayudarlos a relacionarse mejor con su compañera de vida.


Jessica era una mujer muy dulce, pero también estaba sumamente enojada. En lo profundo bajo su dulce exterior, había un enojo hirviendo que se perpetuaba en cada oportunidad. Era loco, vengativo y destructivo. También era contraproducente., y gritaba en la mente de Jessica que ella era indigna de estar viva. Muy pocos llegaban a ver la ira de Jessica bajo su dulce exterior. Por fuera ella parecía ser de una manera, pero por dentro era de otra. Y la ira parecía surgir en los peores lugares y en los peores momentos. Estos estallidos solo parecían enojarla más, como si se enojara por estar enojada.

La última cosa que Jessica quería en el mundo era que su actitud fuera de ira. Entonces la ocultaba cuando podía, sabiendo que no era favorecedor en una amable mujer en su cultura. Las relaciones eran un desastre para Jessica. Cada vez que terminaba una ella misma, con una ira explosiva, el hombre no regresaba.

Ella no podía evitarlo, tal vez era enojo por algo, o por nada. Jessica no estaba segura, pero enojada sí estaba. Después de eso, se volvía dulce otra vez, hasta la siguiente situación en que eran presionados los botones y la ira surgía. Era vívida, y era fea, y ella estaba fuera de control, y lo sabía.

Jessica buscó ayuda, y no pasó mucho tiempo hasta que se dio cuenta de que su ira se debía a lo que sucedió cuando era una niña, porque Jessica había sido abusada. La manera en que su padre la había tratado emocionalmente era inexcusable. Las cosas hechas en nombre de la lujuria biológica también son inexcusables. Cada vez que ella pensaba en esos tiempos, tenía más ira. Ella lo odiaba. Jessica había escapado de su vida de hogar tan pronto como pudo, y nunca más vio a su padre, para gran angustia de su madre, ahora fallecida. Ella nunca pudo hablarle de por qué ella se fue de una manera tan iracunda.

La mamá no había sido parte del problema, ella pensó, sin embargo las había separado a ellas también. Jessica también estaba enojada por eso. Su madre nunca llegó a ser la amiga que algunas mujeres experimentan más adelante en su vida. Jessica buscó autoayuda que se volvió iluminación genuina. Conoció a una amiga mujer que expresaba la alegría, el amor y la paz que Jessica tanto había ansiado. La mujer le presentó algunos conceptos sorprendentes de autoestima y responsabilidad que realmente tenían sentido. Pero todavía eso era difícil de captar para ella.

Sin embargo, Jessica se dio cuenta de que en la vida había más que solo caminar con su ira. Y ella tuvo gran esperanza en que esta mujer con su nuevo sistema de creencia la ayudaría a anular esta ancla de ira y le permitiría liberarse de ella de una vez por todas.

Y entonces, en su nuevo camino iluminado, ella preguntó a sus ángeles y guías, una noche, ¿qué puedo hacer para cancelar esta ira? ¿Qué puedo hacer?

Y su ángel se paró ante ella y dijo: Encuentra a tu padre y enfréntalo.

¡Ahhh! ¡Esas fueron las peores palabras que Jessica podía escuchar! Y entonces la negrura del miedo cayó sobre ella. Encontrar a su padre y ver su rostro otra vez era la última cosa que ella quisiera hacer. Ella incluso se enojó con sus ángeles por sugerir semejante cosa. Ella había pasado una noche tras otra viendo el escenario en su mente de cómo liberarse del recuerdo de él. Ahora los ángeles le decían que lo buscara. ¡No!

Entonces ella preguntó de nuevo: Ángeles y guías: ¿qué puedo hacer para encontrar paz?

Encuentra a tu padre y enfréntalo, respondieron otra vez.

Y otra vez sintió la cubierta del miedo cayendo sobre ella, como si fuera niña otra vez. Podía ver los negros ojos lascivos y terribles de su padre en su mente. Podía oler el alcohol; estaba sumamente asustada.

Sin embargo, Jessica eventualmente hizo lo que le dijeron. Se dijo a sí misma: Entraré en este, mi lugar más sombrío de mi existencia. La acción de mi padre que arruinó mi vida. No sé qué hará esto por mí, pero voy a intentar honestamente hacerlo.

Buscó a su padre y descubrió, para su desilusión, que él todavía estaba en la ciudad. Hubiera sido más fácil para ella si no hubiera podido encontrarlo, pero no era ese el caso. De modo que sus miedos ciertamente se realizaban.

Jessica pensó para sí: esperaré una ocasión en que yo sienta que él estará en casa, cuando todavía no esté borracho. Puedo verme ante su puerta, Golpearé sin miedo, y cuando él responda, le diré lo que pienso; le diré cuán horrible fue lo que me hizo. Le haré saber que es responsable de arruinar la vida de mamá, arruinar mi infancia, arruinar mi vida con otros hombres. Le voy a decir de un lado y del otro, y entonces estaré libre.

Pero a Jessica le sucedió una cosa rara la noche anterior al evento. Como suele hacer Dios, hubo una intervención en la “hora undécima”. Como el ángel que detuvo la mano de Abraham cuando él estaba por enfrentar su mayor miedo. Así fue que Jessica tuvo una visión notable. Ella fue llevada en una visión a descubrir quién era realmente su padre. Ella vio una visión general. Vio dos amigos haciendo un contrato antes de venir a la Tierra. Pudo ver el rol de la entidad de su padre en sus propias vidas anteriores. Como un pasado amoroso, como una maravillosa hermana que la cuidaba en una vida anterior, y como un buen amigo antes de esa. Ella vio que ambos habían cumplido sus contratos en el planeta. Porque él había entrado y cometido actos despreciables, y había sido obligado a vivir con ellos. Ella había entrado y había sido abusada y había tenido que vivir con eso.

Como buenos amigos con la mente de Dios, ellos habían enlazado sus vidas en un contrato apropiado, aún antes de venir aquí. Y ahora estaban viviendo el Juego de la Tierra, según ambos lo habían diseñado.

La realidad de la visión afectó profundamente a Jessica. ¿Podía ser así? ¿O era una prueba sólida entre amigos angélicos disfrazados? Como si le contestaran, ella sintió un tremendo baño de amor de sus ángeles y supo que así era.

Jessica supo que estaba libre. Supo que su ira ya no estaba más, porque pudo ver la visión general del amor rodeando el propósito de su experiencia de vida. El padre había facilitado la ira de su prueba, tal como se había planeado. Ahora ella podía ver el fantasma de su miedo, y cómo ya no podía perdurar bajo la exposición de la Verdad. La ira se había desconectado, y ella se sintió totalmente separada del miedo rodeando a su papá. Bastó solo su intención de enfrentar al miedo. Tal como la intención pura de Abraham para hacer lo que se le dijo fue suficiente. Ahora Jessica, en este punto del tiempo, tenía la opción de decidir no continuar con la confrontación real con su padre. Ella supo que su tarea estaba completa, y ella había entrado directamente a su miedo. Había puesto intención perfecta en hacer la tarea de encontrarse con él, y se la había honrado con la visión. Ella tuvo la visión general y la sabiduría de Dios. Ella había desarmado una lección de vida, y ahora sentía una paz increíble.

Pero Jessica se sintió obligada en amor a tomar la ruta final con su fortaleza recién descubierta, y su falta de enojo y deseo de venganza. Fue a la puerta de su padre y tocó el timbre. Cuando él vino a la puerta, ella vio a un hombre vencido, que parecía mucho más viejo que lo que era. Había perdido todo el pelo, y en sus ojos había conmoción cuando la reconoció.

Mientras ella estaba frente a él, hubo una inundación de emoción en los ojos de él. Antes que él pudiera hablar, ella le dijo seriamente: Padre, te amo. Gracias por hacer lo que viniste a hacer. Estás perdonado de todas las maneras. Soy tu hija, que ahora tiene paz en su vida. Sin más palabras, ella lo dejó allí solo, para reflexionar cómo podía ser algo así.

Jessica no podía saber si su padre era un hombre deprimido y desanimado. Hacía mucho tiempo había abandonado sus costumbres abusivas, solo para seguir vivo. Pero su vida era triste, y se sentía indigno de vivir. Verán, en su vida, él tenía sus propios problemas de autoestima. Había actuado su rol y estaba revolcándose en todo ese horror. Sabía que lo que había hecho era imperdonable, y sin embargo soñaba en la noche con una hija dulce que llegara a él para poder suplicar su perdón. Él no tenía fuerzas para buscarla y temía mucho a su rechazo si hacía eso.

Él había soñado con su hija llegando a su puerta y diciendo: Padre, te perdono. ¡Y ahora había sucedido! Él ya no fue el mismo, y en breve pudo reír otra vez Sus oraciones habían sido respondidas. Había sido perdonado por la única entidad humana que en el plan de Dios podía hacerlo. Y empezó a sentirse digno otra vez.

Esa noche se salvaron dos vidas. Salvadas de la oscura negatividad y el miedo que los había encerrado a ambos por tanto tiempo. Todo debido a las sabias acciones de una hija iluminada.

Muchos años después, dos buenos amigos ángeles disfrutaban en las estrellas, contando su cuento de cuando fueron padre e hija, y cómo habían vencido en la prueba y reconocido quiénes eran mientras estaban en forma humana. Dijeron cómo la verdad nunca se puede esconder cuando pides que se revele, y cómo el amor de Dios siempre prevalece sobre la oscuridad.


¿Podemos realmente eliminar miedos de toda una vida, o años de ira, por medio de la auto realización? Pregunten a Jessica, porque la historia es real. Y su victoria es real.

Una carta que recibí después de la sesión en vivo con Kryon confirmó que la historia era sobre alguien que realmente estaba presente. Muchos hombres y mujeres han llegado a entender que no hay victimización involucrada en ser abusado. El armado está hecho, y la prueba es lo que la persona hará con los atributos a menudo incapacitantes de la ira y el miedo.

¿Dejas que estas emociones te consuman, controlen tus acciones? ¿O le pides a Dios que te ayude a descubrir cuál es la prueba?

El descubrimiento del yo incluye descubrir por qué estás aquí. Y por qué ha sucedido todo. ¿Alguna vez te has preguntado: ¿Por qué a mí? La verdadera respuesta te sorprendería. ¿Qué tal si la respuesta fuera: Porque tú lo planeaste?

Kryon dice que en medio del miedo y la ira, también está la mayor liberación de amor posible. Las pruebas son duras, pero las recompensas de pasar por ellas están llenas de esplendor y esperanza. ¿Eres capaz de algo así? Absolutamente. Kryon nos dice que solo los más dignos están aquí para pasar las pruebas de este planeta.


LAS PARABOLAS DE KRYON – Serie 2 – Parábola 4 – Jessica, la Enojada
https://kryonmasters.com/the-parables-of-kryon-four-part-series/?utm_source=ActiveCampaign&utm_medium=email&utm_content=A+tra


Transcripción y Traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionsparaelcamino.blogspot.com.ar

287 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo