Extracto - La Profecía Celestina. - 1,2,3º Percepción.

Varios/Otros


El señor James Redfield, norteamerícano, escribió en 1993, un libro llamado la Profecía Celestina. En el libro, él relata sus experiencias y aventuras en la búsqueda de un Manuscrito hallado en las ruinas de los Templos Celestinos, en Perú. Estas ruinas contienen restos de civilización Maya en sus bases e Inca en capas posteriores. Se desconoce el autor del Manuscrito, pero se sabe que estaba escrito en Arameo y data de aproximadamente 600 años antes de Cristo. Dicho Manuscrito fue recientemente destruido al igual que las copias del mismo y lo que se sabe es el es gracias a la información suministrada por el señor Redfield en su libro.

El Manuscrito predice una transformación masiva en la sociedad humana, durante las últimas décadas del siglo XX, un tipo de renacimiento en la consciencia que ocurrirá lentamente. No es de naturaleza religiosa pero si espiritual. Es un descubrimiento nuevo sobre la vida humana en este planeta, acerca del significado de nuestra existencia que alterará dramáticamente la cultura humana.

Este Manuscrito esta dividido en segmentos o capítulos, cada uno dirigido al desarrollo de una percepción en la vida. Predice que en este período de tiempo en el que estamos, los seres humanos comenzaremos a descubrir o despertar a estas percepciones en secuencia: Primero una percepción, después otra, a la medida en que nos movamos de donde estamos en este momento hacia una cultura completamente espiritual en la Tierra.

A continuación encontraran en la nota del Autor traducida. La considero de gran importancia.

“En el último medio siglo, una nueva consciencia ha estado entrando en el mundo humano, un despertar que solo puede ser llamado transcendente, espiritual. Si usted se encuentra leyendo este libro, entonces es posible que ya este sintiendo lo que pasa a su alrededor, lo halla sentido dentro de usted.

Comienza con una percepción elevada de cómo muestras vidas se mueven hacia delante. Nos damos cuenta de esas casualidades que nos ocurren en el momento preciso, que nos pone de frente a ciertas personas que de alguna manera nos encaminan hacia una nueva e importante dirección. Quizás más que nadie en cualquier otro momento de la historia, intuimos un significado elevado en estos sucesos misteriosos.

Sabemos que la vida es realmente acerca de un desenvolvimiento espiritual, personal y encantador, un desenvolvimiento que ni la ciencia, la filosofía o la religión han clarificado completamente. Sabemos que una vez que entendamos lo que esta pasando, el como lograr alcanzar este proceso elusivo y maximizar su ocurrencia en nuestras vidas, la sociedad tomará un salto cuántico en una forma de vida, una que realce lo mejor de nuestra tradición y forme una cultura, que en realidad, ha sido la meta en nuestra historia.

La siguiente historia se les ofrece se dirige hacía esta nueva comprensión. Si te toca, si cristaliza algo que tu percibes en la vida, entonces pásala a otros, ya que pienso que este despertar espiritual se esta expandiendo de esta manera, de persona a persona, a través de un contagio psicológico constructivo entre seres humanos.

Todo lo que tenemos que hacer es dejar de lado nuestras dudas y distracciones y…….. Milagrosamente, esta realidad puede ser nuestra”


PRIMERA PERCEPCIÓN

La transformación comienza con la primera percepción, ella sale a la superficie sin darnos cuenta, en la forma de un profundo sentido de inquietud e intranquilidad. Como si estuviéramos buscando algo y no supiéramos qué. Percibimos que hay un tipo de experiencia alternativa, que por momentos podemos experimentar y sentir, y estos momentos son mas intensos e inspiradores Sin embargo, no sabemos qué es en realidad y cómo lograr que perdure, pero sabemos y sentimos que cuando esta experiencia finaliza nos deja insatisfechos e inquietos con una veda que vuelve a ser cotidiana.

Todos buscamos una mayor realización en nuestras vidas y no aceptamos aquello que no os satisface. Esta búsqueda inconforme es la base de la actitud que a caracterizado las últimas décadas, el YO PRIMERO, y esta afectando a todo el mundo, sin importar la clase socioeconómica a la cual pertenezcamos.

Sin embargo, el Manuscrito dice que aunque los problemas y enfermedades recientes se originan en esta inconformidad, inquietud y búsqueda, es un problema temporáneo que terminará. Estamos entrando en consciencia de lo que estamos buscando, de lo que es esta experiencia más completa y satisfactoria. Cuando tengamos el conocimiento pleno de la misma, habremos alcanzado la primera percepción.

La primera percepción se manifiesta cuando estamos conscientes de las coincidencias que ocurren en nuestras vidas. Muchas veces tenemos una intuición de qué queremos o tenemos que hacer algo y no sabemos qué. De pronto vemos un programa, encontramos o nos regalan un libro, o aparece alguna persona en nuestra vida que nos conduce al conocimiento o a la realización de aquello que habíamos intuido o sentido. Estas coincidencias están pasando más y más frecuentemente, lo que nos hace pensar que va mas allá de la suerte; comienzan a sentirse como parte de nuestro destino, como si nuestras vidas fueran guiadas por una fuerza inexplicable y esto nos hace sentir más vivos. Cada vez más personas están convencidas de que este movimiento misterioso es real y que tiene un significado especial, que hay algo más allá de nuestras vidas físicas. Este despertar es la primera percepción. Es una reconsideración del misterio inherente que rodea a nuestra vida individual en este planeta.

Estamos experimentando estas misteriosas coincidencias y aunque no las entendamos, sabemos que son reales. Sentimos como cuando éramos niños, que hay otro lado a esta vida que todavía tenemos que descubrir, algo que ocurre detrás del escenario. Aunque estas coincidencias se han dado siempre, a través de la historia y han tratado de ser explicadas por la Filosofía y la Religión, la diferencia con nuestro tiempo es la masa crítica de personas experimentándolas. El Manuscrito menciona que la cantidad de personas conscientes de estas coincidencias comenzara a crecer dramáticamente en la sexta década del siglo XX, que continuará creciendo hasta comienzos del siglo XXI cuando alcanzará una masa crítica. En el momento que esto suceda, la cultura completa tomará estas experiencias coincidenciales seriamente. El tratar de conseguir la respuesta al por qué de estos sucesos por esta masa crítica, permitirá que las otras percepciones se den y conseguiremos las respuestas.


SEGUNDA PERCEPCIÓN

La Segunda Percepción da una consciencia actual en una perspectiva histórica más amplia. Su efecto es proveer exactamente un tipo de perspectiva histórica desde un punto de vista del pensamiento occidental.

La historia se supone que ofrece un conocimiento de un contexto más amplia en el cual nuestras vidas toman lugar. La historia no es solo el desarrollo de la tecnología, es la evolución del pensamiento. Al entender la visión que tenemos del mundo actualmente y cuál es nuestra contribución hacia el progreso futuro. Es necesario que entendamos lo que en realidad ha estado pasando durante estos últimos mil años.

El Manuscrito predice que al finalizar este segundo milenio podremos ser capaces de ver este período de la historia como un todo e identificaremos una preocupación particular que se ha desarrollado durante la última mitad de este milenio, en lo que ha sido llamado la Edad Moderna. Nuestra conscientización de estas coincidencias actuales, representa un tipo de despertar hacia esta preocupación.

Esta segunda percepción convierte nuestra conscientización en algo real. Podemos ver que hemos estado preocupados con nuestra supervivencia material, enfocando en controlar nuestra situación en el universo para seguridad y sabemos que nuestra apertura ahora representa un tipo de despertar a lo que realmente esta sucediendo ahora.

Para entender la historia, debemos comprender como nuestra visión actual del mundo se desarrolló, a cómo fue creada por la realidad de las personas que vivieron antes que nosotros. Tomó miles de años evolucionar a la manera moderna de ver las cosas y para comprender realmente donde estamos hoy debemos remontarnos al año 1000 y movernos hacia el futuro a través del milenio completo, como si estuviéramos experimentando personalmente el período completo en una sola vida.

Visualízate viviendo en el año 1000, en lo que se ha considerado como la Edad Media. Lo primero que debes entender es que la realidad de este tiempo es definida por los sacerdotes poderosos de la Iglesia Católica, debido a su posición, estos hombres poseen gran influencia sobre las mentes de la población. El mundo que estos hombres de la iglesia describen como real es, sobre todo, espiritual. Ellos crean una realidad que coloca su idea del plan divino para la humanidad en el mismo centro de la vida. Tú te encuentras en la misma clase social de tu padre, ya sea aristocrático o plebeyo, y siempre estarás confinado a esta clase. Pero independientemente de tu clase o trabajo, te das cuenta de que tu posición es secundaria a la realidad espiritual de la vida definida por los sacerdotes.

Descubres que la vida es acerca de pasar un examen espiritual. Los sacerdotes te explican que Dios ha colocado a la humanidad en el centro del universo, rodeado por todo el cosmos con un propósito primordial: para salvarte o condenarte. En este juicio debes escoger correctamente entre dos fuerzas opuestas, la fuerza de Dios o las tentaciones del Diablo. Pero tienes que entender que tu no estas calificado como un mero individuo para determinar esto. Es prerrogativa de los hombres de la iglesia que están aquí para interpretar las escrituras y decirte a lo largo del camino si estas actuando de acuerdo a las enseñanzas de Dios o estas siendo engañado por Satanás. Si obedeces sus instrucciones, tienes asegurado el cielo después de la muerte, pero si fallas serás excomulgado y condenado.

El Manuscrito dice que es importante entender que cualquier aspecto de la vida medieval “todos los fenómenos de la vida” desde una tormenta o un terremoto hasta el logro de una cosecha o la muerte de un ser querido, esta definido como el deseo de Dios o la maldad del Diablo. No hay concepto del tiempo, las fuerzas geológicas, la horticultura o las enfermedades. Todos estos conceptos vienen posteriormente. Crees fervientemente en los sacerdotes, tu vida se rige y opera por medios espirituales. Hacia los siglos 14 y 15 la visión de ese mundo medieval, tu mundo comienza a derrumbarse. Primero notas ciertas impropiedades en los sacerdotes, quienes secretamente violaban sus votos de castidad o tomaban sobornos cuando oficiales del gobierno pecaban en contra de las supuestas leyes de dios. Esto te asusta ya que esos sacerdotes son tu único medio de conexión con Dios, son los interpretes de las escrituras, los únicos árbitros de tu salvación.

De momento surge una rebelión con un grupo liderado por Martín Lutero que pide halla ruptura con el reinado de los sacerdotes sobres las mentes de las personas. Se forman nuevas iglesias basadas en la idea de que todos los seres humanos deben tener acceso directo a las escrituras para interpretarlas individualmente. Según tu observas con incredulidad, la rebelión triunfa. Todo el universo se cuestiona. Colapsa la descripción establecida por los hombres de la iglesia en relación al propósito de la humanidad y la naturaleza del universo, dejando a la cultura occidental en un estado precario. Al haber estado todo el tiempo bajo una autoridad que definía nuestro concepto de realidad y de razón para la existencia humana y al encontrar que esa autoridad estaba errada, entonces… ¿qué es lo correcto?

Para el 1600 los astrónomos habían probado fuera de toda duda, que el sol y las estrellas no giraban alrededor de la tierra como había establecido la iglesia. La tierra era un pequeño planeta orbitando un sol menor en una galaxia que contenía millones de estrellas parecidas. La humanidad había perdido su lugar en el centro del universo de Dios. Al observar el tiempo, las plantas creciendo o cuando alguien moría, comienzas a desconcertarte. El mundo medieval se esta derrumbando y la certeza de todo lo conocido se va con el. Todo necesita una nueva definición, significado, en especial la naturaleza de Dios y tu relación con El. Con este despertar comienza la Edad Moderna. Hay un creciente espíritu democrático y las masas desconfían de la autoridad papal y monárquica. Ninguna definición se acepta automáticamente. Los pensadores del momento entendieron que era necesario crear un método científico, que es la forma de probar las ideas de cómo funciona el universo, llegando a una conclusión posterior y ofreciendo esta conclusión a otros para ver si estaban de acuerdo.

Entonces enviarían exploradores preparados para ir dentro de este nuevo universo, armados con el método científico y con una misión histórica, explorar el planeta, encontrar cómo trabaja y el significado de encontrarnos vivos en el; descubrir la naturaleza de todo lo que hay alrededor nuestro, incluyendo a Dios y el propósito verdadero de la existencia de la humanidad en el planeta.

El Manuscrito explica que en este punto, comenzó la preocupación de la cual estamos despertando hoy. Enviamos estos exploradores para que nos trajeran una explicación completa de nuestra existencia, pero debido a la complejidad el universo no le fue posible regresar de inmediato.

Al ubicarse en este período de tiempo se darán cuenta de que cuando el método científico no pudo traer una nueva imagen o definición de Dios y de la razón de ser de la humanidad en el planeta, esta falta de certeza y significado afecto profundamente la cultura occidental.

Llegamos ante esta situación, a una respuesta lógica. En lo que los exploradores científicos llegaban con una explicación de la cual era nuestra situación espiritual, ninguna era aceptada, en cambio dijeron, vamos a establecernos en este nuevo mundo mientras esperamos. Vamos a manipularlo para nuestro beneficio, mejoráremos la forma de vivir y nuestro sentido de seguridad. Nos desprendimos del sentimiento de estar perdidos asumiendo la responsabilidad en nuestras propias manos; enfocando y conquistando la tierra y usando sus recursos para mejorar nuestra situación. Solo ahora que llegamos al final del milenio, podemos darnos cuenta de lo sucedido. Nos perdimos en el proceso de crear una seguridad secular y económica que reemplazara la seguridad espiritual que habíamos perdido. Las preguntas de nuestra razón de ser, de lo que pasaba espiritualmente, fueron dejadas de lado y suprimidas más tarde. El trabajar para establecer un estilo de supervivencia más confortable se convirtió en la razón de vivir y gradual y metódicamente olvidamos nuestra pregunta inicial… NO SABEMOS PARA QUE ESTAMOS SOBREVIVIENDO.

Esta preocupación era el desarrollo necesario en ese momento, un paso en la evolución humana. Pero ya hemos dedicado bastante tiempo asentándonos en el mundo, es tiempo de despertar de nuestra preocupación y reconsiderar nuestra pregunta original. ¿Qué hay detrás de la vida en este planeta? ¿Por qué estamos aquí realmente? El resto de las percepciones representan la llegada de las respuestas que los exploradores científicos buscaban; pero no están viniendo solamente de la ciencia institucional. Las respuestas vienen de diferentes áreas de averiguación, los descubrimientos en física, psicología, misticismo y religión llegan unidad en una nueva síntesis basada en la percepción de las coincidencias. Es importante saber que nada sirve leer las percepciones solamente, hay que descubrirlas una a una en el curso de nuestra vida e individualmente.


TERCERA PERCEPCIÓN

La tercera percepción describe una nueva comprensión del mundo físico. Predice que nosotros los humanos aprenderemos a percibir y sentir lo que hasta ahora ha sido un tipo de energía invisible. Esta percepción trae una comprensión transformada del universo físico. Dice que llegando al final de segundo milenio los humanos descubrirán una nueva energía que forma la base de e irradia fuera de todas las cosas , incluyéndonos , ya que el mundo físico es en realidad un vasto sistema de energía.

El Manuscrito dice que la percepción humana de esta energía comienza 1º. Con un elevada sensibilidad hacia la belleza. Esta percepción es un tipo de barómetro que nos dice cuan cerca estamos de percibir la energía. Cuando algo nos impacta por su belleza, tiene más presencia, más definición de forma y viveza de color. Sobresale, brilla, parece iridiscente en comparación con otras cosas a su alrededor. 2º. El próximo nivel de percepción es ver un campo de energía que rodea todo lo que existe. Al elaborar en la naturaleza de la belleza y describir esta percepción como una a través de la cual los humanos eventualmente aprenderemos a observar los campos energéticos, nuestra comprensión del universo físico se transformará rápidamente. Aprenderemos a comer alimentos que todavía vibren con esta energía y estaremos conscientes de ciertas áreas que irradian más energía que otras, como los bosques, que contienen la más alta radiación. El Manuscrito nos dice que hay dos períodos en el día más propicios para ver estos campos energéticos. Uno es el amanecer y otro el atardecer.

Al entender que el universo en su totalidad esta compuesto de esta energía, nos daremos cuenta de que nosotros podemos afectar tanto a las plantas como a cualquier otra cosa, en la medida que trabajemos con nuestro propio campo energético, que es la parte que podemos controlar. Este universo de energía pura es una energía que de alguna manera responde a nuestra manera de pensar y a nuestras expectativas. (Es una ley: La energía sigue al pensamiento y el pensamiento obedece al hombre su creador).

Nosotros los humanos somos únicos en este mundo de energía ya que podemos proyectar esta energía conscientemente.

En la segunda percepción vimos como intentamos establecer nuevas pautas al mundo en que vivíamos. Al tratar de entender la naturaleza fue necesario separar los hechos de la superstición. Para esto los científicos asumieron una actitud escéptica que exigía evidencia sólida, todo aquello que no podía ser probado de forma física era rechazado.

En tiempos recientes, dos investigadores han abierto los ojos acerca del misterio del universo. Una tiene que ver con la mecánica cuántica y la otra con los estudios de Albert Einstein.

Einstein dedicó su vida a demostrarnos que lo nosotros percibimos como materia sólida es en realidad un espacio vacío con un patrón de energía que la atraviesa. Esto nos incluye a nosotros mismos. La física cuántica nos ha demostrado que cuando observamos estos patrones de energía a unos niveles más pequeños cada vez, se pueden ver resultados asombrosos. Los experimentos han revelado que cuando se rompen pequeños aspectos de esta energía, lo que se llama partículas elementales, y tratamos de observar cómo operan, el acto de observación en si mismo altera el resultado, porque lo que compone el universo en su núcleo, es como un tipo de energía pura que es maleable a la intención y expectativa humana, de una forma que desafía nuestro antiguo modelo mecanicista del universo, como si nuestra expectativa en si misma hace que nuestra energía fluya hacia el mundo y afecte otros sistemas energéticos. (Según mis estudios sobre la formación del pensamiento, esta energía que sigue al pensamiento, no proviene del universo, proviene de la madre tierra, y está formada por los cuatro elementos Tierra, Agua, Aire y Fuego y sustentado por la quinta esencia o Éter, que lo proporciona el hombre desde su cuerpo Etérico que si viene directamente del universo y el cual le otorga al hombre su cualidad de Creador. Sara Fontaines).

8818 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo