Mente consciente versus subconsciente.

Varios/Otros


Primero, discutamos la diferencia entre la mente consciente y el subconsciente.

Aquí hay una forma muy simple de verlo. Se ha dicho muchas veces que nosotros los humanos usamos solamente alrededor del 10% de nuestro cerebro.

Lo que esto realmente quiere decir es que nuestra mente consciente requiere alrededor del 10% de los recursos de nuestro cerebro. En otras palabras, pensar, desplazarse, hacer elecciones, planificar, ver, escuchar, saborear, tocar y oler son todas actividades conscientes y requieren el 10% del poder de procesamiento de nuestro cerebro.

Si esto es cierto, ¿qué hace el otro 90% del cerebro? Si la mente consciente requiere el 10% de nuestro cerebro, podemos referirnos al otro 90% como el subconsciente.

Esta silenciosa e inconsciente mayor parte del cerebro está constantemente ocupada almacenando información y manteniendo en funcionamiento los sistemas del cuerpo de manera eficiente. También es importante comprender que el subconsciente ejerce una invisible pero profunda influencia sobre las cosas que hacemos y cómo nos comportamos y sentimos.

La mayoría de las personas piensan poco en su subconsciente; pero imagina por un instante tener que asumir las funciones que tu subconsciente desempeña.

Imagina la dificultad de ordenarle a tu sistema digestivo cómo digerir tu almuerzo, o decirle a tus células cómo producir enzimas o proteínas. Imagina si tuvieras que preocuparte por mantener a tu corazón latiendo o mantener el aire entrando y saliendo de tus pulmones a cada momento de cada día. ¡Y piensas que ahora tienes una agenda muy ocupada!

Las neurocirugías se realizan a menudo cuando el paciente está consciente. El cerebro no tiene nervios sensibles al dolor y los cirujanos toman ventaja de este hecho para obtener respuesta de sus pacientes mientras los cerebros están siendo sondados delicadamente durante una cirugía.

El Dr. Wilder Penfield descubrió que bajo determinadas circunstancias las personas que son sometidas a una neurocirugía tendrán recuerdos que regresarán a ellos cuando una determinada área del cerebro sea estimulada. Por ejemplo, el cirujano podría tocar un área del cerebro con su electrodo y el paciente en alerta de repente recordará una escena, un aroma o un sonido de algún momento en particular de su vida.

A menudo estos flashes de memoria se tratan de acontecimientos o escenas que no serían recordados bajo circunstancias normales. Si la misma área del cerebro es tocada nuevamente por un electrodo en el mismo punto preciso, el mismo recuerdo será reexperimentado.

Si tú eres como yo, a veces se hace difícil recordar qué pasó en el día de ayer. Sin embargo, yo creo que tu subconsciente es un fascinante dispositivo de grabación.

Cada rostro que has visto en una multitud, cada aroma, cada voz, cada canción, cada sabor, cada toque y cada sensación que alguna vez experimentaste ha sido registrado por tu subconsciente.

Cada virus, bacteria u hongo que alguna vez haya invadido tu cuerpo, todas tus heridas, todos tus pensamientos y sentimientos y la historia completa de cada célula de tu cuerpo, todo ha sido archivado.

Tu subconsciente está también al tanto de cualquiera de las emociones atrapadas que tu cuerpo pueda estar albergando; también sabe exactamente qué efecto tienen estas emociones atrapadas en tu bienestar físico, emocional y mental. Todo esto y mucho más está guardado en tu subconsciente.


- La Mente - Computadora.

Tu subconsciente también está al tanto de exactamente lo que necesita tu cuerpo para estar bien. ¿Pero cómo puedes acceder a esta información?.

Empecé a hacerme la misma pregunta cuando estaba en una escuela quiropráctica. Aprendí que el cerebro es esencialmente una computadora, la más poderosa computadora en el universo conocido. Esto me hizo dudar si los curanderos podrían alguna vez explotar el inmenso poder del cerebro para encontrar información crítica acerca de qué era lo que andaba mal en sus pacientes.

Durante mis años de práctica, aprendí que en verdad es posible recuperar información del subconsciente usando un tipo de kinesiología o examen muscular. Primero fue desarrollado por el Dr. George Goodheart en los años ’60 como una forma de corregir el desequilibrio estructural en el esqueleto; hoy por hoy el examen muscular es ampliamente aceptado. Mientras muchos médicos de todo el mundo utilizan los procedimientos del examen muscular para corregir desajustes de la columna vertebral y otros desequilibrios, el hecho de que el examen muscular pueda ser usado para obtener información directamente del subconsciente es menos reconocido.



- Hablándole al Cuerpo.

La habilidad de abrir una línea de comunicación con el subconsciente de un paciente a través del examen muscular se convirtió para mí en una poderosa herramienta. Me permitió conocer qué necesitaba un paciente para ponerse bien, tan rápido como fuera posible. Llegué a confiar en la sabiduría del cuerpo de manera implícita y a tener mucha fe en la habilidad innata del cuerpo de comunicarme esa sabiduría a través del examen muscular. Muchos años de dar seminarios tanto a no profesionales como médicos, me enseñaron que cualquiera puede hacerlo. Cualquier persona puede aprender a obtener respuestas del cuerpo y cualquiera puede seguir los pasos necesarios para ayudar a curar el cuerpo. No es necesario que seas médico, sólo tienes que querer aprender.

Por muchos años, he sido invitado a compartir este maravilloso conocimiento con el mundo. Refinar y simplificar el Código de la Emoción llevó muchas plegarias y esfuerzo, pero ahora es lo suficientemente simple para que cualquiera pueda aprenderlo.



- Estímulos Negativos versus Positivos.

Antes de que pueda enseñarte cómo obtener información de tu subconsciente, debes comprender un principio básico. Este es que todos los organismos, no importa cuán primitivos sean, responderán a estímulos positivos o negativos. Por ejemplo, las plantas crecen en dirección a la luz solar y se apartan de la oscuridad.

Una ameba en un acuario se moverá hacia la luz apartándose de la oscuridad. Si se pone una gota de veneno en ese mismo acuario, la ameba se alejará del veneno y se dirigirá hacia el agua más limpia.

En un nivel subconsciente, el cuerpo humano no es diferente.

De hecho, esto ha sido así a lo largo de toda tu vida, sin que ni siquiera estuvieras al tanto de ello. Si te permites apaciguar tu mente consciente y sintonizas con tu cuerpo, aprenderás que tu subconsciente es bastante capaz de comunicarse contigo.

¿Estás preparado para dejar que tu subconsciente hable contigo?


- El Test de Balance

El método más simple que conozco para obtener respuestas de tu subconsciente se llama Test de Balance. Más adelante aprenderás otros métodos de examen muscular en este libro, pero el Test de Balance es extremadamente simple de aprender y no requiere la ayuda de nadie más, por lo que se puede usar cuando estás solo.

Para probar el Test de Balance, debes adoptar una posición vertical y asegurarte de estar cómodo. La habitación debe ser tranquila y libre de distracciones, incluyendo música y televisión. Te será más fácil de aprender si estás solo o con alguien que esté aprendiendo junto contigo.

Esto es lo que hay que hacer:

Permanece parado con tus pies separados del ancho de los hombros así estás en equilibrio de manera confortable.

Quédate quieto con las manos a los costados.

Deja ir todas tus preocupaciones y relaja tu cuerpo completamente.

Cierra tus ojos si te sientes cómodo haciéndolo.

En pocos segundos notarás que es casi imposible permanecer completamente quieto. Tu cuerpo cambiará su posición continuamente de manera suave en diferentes direcciones, mientras tus músculos trabajan para mantener tu posición vertical. Notarás que estos movimientos son muy suaves y que no están bajo tu control consciente.

Cuando hagas una afirmación positiva, verdadera o congruente tu cuerpo debería comenzar a balancearse hacia adelante notablemente, usualmente en menos de diez segundos. Cuando hagas una afirmación incongruente o falsa debería balancearse hacia atrás dentro de la misma estructura.

Creo que este fenómeno ocurre por cómo estás acostumbrado a percibir el mundo alrededor tuyo. A pesar de que tu medio ambiente te rodea completamente en todo momento, por todos lados, tú estás acostumbrado a tratar sólo con lo que está inmediatamente en frente tuyo en cualquier momento dado. Cuando conduces un auto, cuando hablas, cuando comes, cuando trabajas en tu escritorio, estás tratando de manera constante con el mundo adelante tuyo, no con el mundo detrás de ti o a los costados. Cuando tú haces cualquier tipo de afirmación, tu cuerpo percibe ese pensamiento como cualquier otra cosa con la que tiene que tratar, como un archivo en tu escritorio o la comida en tu plato. Esencialmente, puedes pensar en la afirmación que haces como si estuviese justo delante de ti, lista para ser tratada o procesada.

Cuando estés listo, simplemente afirma las palabras “amor incondicional”. Mantén esta frase en tu mente y trata de sentir los sentimientos que están conectados con esta frase. En pocos instantes, tú deberías notar que tu cuerpo se balancea hacia adelante. Como una planta creciendo en dirección a la luz, tu cuerpo se balanceará de manera suave hacia la energía positiva de ese pensamiento. El movimiento de tu cuerpo hacia ese pensamiento puede ser más brusco que gradual en algunos casos y ¡puede sorprenderte!

Ahora deja tu mente en blanco y di la palabra “odio”.

Trata de sentir los sentimientos que están conectados a este sentimiento. Como cualquier organismo que se alejará de manera automática de una sustancia envenenada o dañina, tu cuerpo debería alejarse del pensamiento de “odio”. Podrás notar que tu cuerpo, en diez segundos más o menos, va a empezar a balancearse hacia atrás. Es muy importante que no trates de forzar tu cuerpo para que se balancee hacia adelante o atrás.

Simplemente, deja que tu cuerpo se balancee solo. Le estás dando a tu subconsciente su primera oportunidad de hablarte de esta manera directa y debe ser hecho de manera suave para mejores resultados. No lo fuerces. Se hará más fácil con la práctica.

Ahora trata de hacer una afirmación que sepas que es verdadera. Afirma tu nombre en voz alta diciendo:

“Mi nombre es - - - - - ”. Si tu nombre es Alex por ejemplo, dirías: “Mi nombre es Alex”. Tu subconsciente sabe qué es congruente o verdadero.

Cuando haces una afirmación verdadera, sentirás que tu cuerpo empieza a balancearse de manera suave hacia adelante porque es atraído hacia la positividad, congruencia y verdad.

Ahora puedes intentarlo con una afirmación falsa o incongruente. Si tu nombre es Alex por ejemplo, podrías decir: “Mi nombre es Chris” o “Mi nombre es Kim”. Siempre y cuando elijas un nombre que no sea el tuyo, tu subconsciente sabrá que esta afirmación es incongruente o falsa. Una vez que hayas hecho esta afirmación, si dejas tu mente en blanco sin otros pensamientos, deberías sentir que tu cuerpo empieza a balancearse hacia atrás en pocos segundos. Esto es así porque tu cuerpo no sólo repele pensamientos negativos como el “odio”, sino que además la incongruencia y la falsedad le son repulsivas a la mente y al cuerpo.


- Mantén tu Mente en Blanco.

Asegúrate de mantener tu mente en blanco sin otros pensamientos luego de hacer tu afirmación. Si tus pensamientos están deambulando, será difícil para tu subconsciente determinar lo que tú estás buscando.

¿Qué pasa si, por ejemplo, haces una afirmación positiva o verdadera, pero inmediatamente después comienzas a pensar en la discusión que tuviste anoche con tu cónyuge? Probablemente te balancearás hacia atrás porque el recuerdo de ese acontecimiento es negativo y tu cuerpo querrá naturalmente alejarse de él.

Es importante tener paciencia contigo mismo. Cuando aprendes este método al principio, puede llevarte más tiempo de lo esperado para que tu cuerpo se balancee.

No te desalientes si esto ocurre.

El tiempo de respuesta de tu cuerpo se acortará de manera significativa cuanto más practiques. Para muchas personas el aspecto más desafiante de esta forma de test es que requiere que ellos pierdan el control por algunos instantes y permitan que su cuerpo haga lo que quiere hacer. Para algunos, perder el control no es fácil. De todos modos, esta es una habilidad simple de aprender y el convertirte en experto no debería llevarte mucho tiempo.

Lo más importante es permanecer enfocado en la afirmación o pensamiento que sea que hayas producido. Sólo mantén tu mente en calma y permite que tu subconsciente se comunique contigo a través del mecanismo de tu cuerpo físico.

Si por algún motivo no estás físicamente apto para llevar a cabo este test, no te preocupes. Hay muchas otras opciones...


Extracto de:
EL CÓDIGO DE LA EMOCIÓN
Dr. Bradley Nelson

234 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo