Extracto - La Profecía Celestina. - 7,8,9º Percepción.

Varios/Otros


SÉPTIMA PERCEPCIÓN

La Séptima percepción tiene que ver con el proceso consciente de auto evolución, de permanecer alerta a cada coincidencia, a cada respuesta que el universo te brinda. El Manuscrito habla de cómo los objetos se nos presentan, saltan ante nosotros, la forma en que ciertos pensamientos nos guían y nos muestran el camino. Hay que dejar que nuestra percepción de belleza e iridiscencia nos guíe. Los lugares y las personas que tienen respuestas para nosotros se verán más luminosas y atractivas. Si tenemos alguna duda. Hay que entrar en ese estado de amor y dejarlo fluir, observar lo que sucede a nuestro alrededor para encontrar que sobre sale ya sea en apariencia o en fondo y seguir ese camino.

También menciona como los sueños son parte de este proceso. Para interpretarlos hay que comparar la historia del sueño con aquella que estamos confrontando en nuestra vida. Los sueños vienen a decirnos algo que falta en nuestras vidas. La mayor parte de las veces vienen en símbolos o disfrazados, es necesario interpretar las situaciones que nos traen y como estas se ajustan a nuestra vida.

Nos dice además, que tenemos muchos más pensamientos de los que realizamos pero para reconocerlos tenemos que asumir una posición de observadores. Cuando alguna idea o pensamiento nos lega, tenemos que preguntarnos, ¿Por qué ese pensamiento particular llegó en este momento? ¿Cómo se relaciona conmigo, a mí, a mi misión? Al asumir la posición de observadores nos ayuda a liberar nuestra necesidad de controlar todo, porque buscamos dentro de nosotros y nunca afuera buscando un culpable. Observarnos nos coloca en el fluir del universo.

El Manuscrito también dice: Que las imágenes de miedo deben ser eliminadas tan pronto como nos vengan. Deben ser sustituidas de inmediato por otra imagen cuyo resultado sea constructivo, entonces, pronto las imágenes destructivas irán perdiendo poder sobre ti, se desvanecerán y dejarán de llegar y tus intuiciones serán sobre cosas constructivas. Se después de esto te llegara una imagen destructiva, el Manuscrito dice que deben ser tomadas en cuenta ya que pueden ser una advertencia. Por ejemplo, si te llega la idea de que vas a tener un accidente en una camioneta y alguien viene y te ofrece la cola o un paseo, no lo aceptes.

Para comprender cabalmente la séptima percepción y entrar en el movimiento evolutivo uno debe comprender y absorber todas las percepciones en una forma de ser. El mundo es un lugar misterioso que nos provee todo aquello que nos es necesario, siempre y cuando estemos claros y vayamos en la dirección correcta. Entonces estaremos preparados para entrar en el fluir evolutivo. Lograremos engranar en este proceso teniendo en mente cual es nuestra dirección, nuestra misión, aquella dejada por nuestros padres. Al estar alerta, recibiremos el empuje, la dirección a seguir, ya sea por un sueño revelador, por un pensamiento intuitivo, en la forma en que el medio ambiente se ilumina y nos muestra el camino o se nos presentan esas coincidencias para dirigirnos. Cada vez que estas coincidencias nos guíen hacia algo nuevo, crecemos, nos convertimos en personas más completas nos daremos cuenta que existimos en un nivel vibratorio más alto. Pero no todas las personas con quienes te encuentres, tienen el nivel energético o la claridad necesaria para darnos el mensaje que tienen para nosotros. A veces se hace necesario ayudarlos dándoles nuestra energía, proyectándoles nuestra energía. Cuando la energía entra en ellas, les permite ver su verdad, entonces, ellos te pueden ofrecer esta verdad y en entonces cuando se les puede ayudar a evolucionar. Es importante que te acuerdes que tu cuerpo esta vibrando a un cierto nivel, si permites que tu nivel energético baje, tus cuerpos sufren. Esta es la relación entre estrés y enfermedad. El amor es lo que mantiene nuestro nivel energético en alto, nos mantiene sanos y saludables. Es así de importante.


OCTAVA PERCEPCIÓN

La octava percepción es a cerca de: Una ética interpersonal, una forma de tratar a los demás para que se puedan compartir los mensajes, el cómo tratarnos los unos a los otros. Tiene que ver cómo aprenderemos eventualmente a relacionarnos, como proyectar nuestra energía a otros y cómo evitar tener adicción hacia otras personas.

Esta percepción trata de cómo usar la energía en una nueva forma cuando nos relacionemos con las personas en general, pero comienza por el principio, los niños. Debemos percibir a los niños como lo que son, los terminales o puntas en la cadena evolutiva que nos llevaran hacia adelante. Pero para que puedan evolucionar es necesario de nuestra energía constante e incondicionalmente. Lo peor que se les puede hacer es drenar su energía mientras los corregimos, esto es lo que crea los dramas de control. Pero estas manipulaciones de los niños pueden ser evitadas si los adultos les damos toda la energía que ellos necesitan sin importar la situación. Es por eso que deben ser incluidos en conversaciones, en especial aquellas que se refieran a ellos. Nunca se debe tomar responsabilidad por más niños de aquellos que ustedes puedan atender. Esto se debe a que un adulto solo puede focalizar y darle atención a un niño a la vez. Si hay muchos niños para la cantidad de adultos, entonces los adultos se abruman y no son capaces de ofrecer suficiente energía. Ante esta situación, los niños comienzan a competir entre si por la atención de los adultos. Los adultos glamorizan a veces la idea de grandes familias y muchos niños creciendo juntos, pero los niños deben aprender el mundo de los adultos y no de otros niños. En demasiadas culturas los niños están juntos en gangas. El Manuscrito dice que los humanos entenderán lentamente que ellos no deben traer niños al mundo a menos que haya por lo menos un adulto comprometido a ofrecer su plena atención, todo el tiempo a cada niño. Los seres humanos aprenderán con el tiempo a extender sus familias más allá de los lazos familiares, de tal manera que si ellos no pueden, haya otra persona que le pueda brindar la atención que el niño le es necesaria. No es necesario que toda la energía provenga exclusivamente de los padres. De hecho, es mejor que no sea así, pero cualquiera que cuide a los niños debe proveer este tipo de atención individualizada. También es necesario decirles siempre la verdad de cada situación en un lenguaje que ellos puedan entender. Es contraproducente crear las distorsiones que creamos los adultos para divertirnos o porque pensamos que la verdad es muy complicada para que el niño la entienda. La verdad siempre puede ser expresada a un nivel de comprensión infantil, lo que pasa es que esto requiere de más dedicación y entrenamiento psicológico de nuestra parte.

Todo tipo de control se convierte en un drama, porque esta basada en una escena familiar que repetimos continuamente sin darnos cuenta porque esta registrada en el subconsciente. Lo único que sabemos es que el mismo tipo de situación se repite con frecuencia en nuestras vidas y el problema es que al repetir esta escena, las otras escenas marcadas por las coincidencias, no pueden continuar porque son bloqueadas por el primer pensamiento o drama. Nosotros mismos las paramos al entrar en el proceso de manipular para conseguir energía.

El primer paso en el proceso de clarificación es traer a nuestra consciencia la forma particular de control de drama que usamos. Nada puede continuar hasta que nos analicemos y descubramos que lo que cada cual hace para manipular por energía. El segundo paso es buscar en nuestro pasado, en nuestra vida familiar temprana, y entender como este hábito se formó. El ver el comienzo y entenderlo nos evita controlar a otros conscientemente. Cada miembro de la familia tiene su propio drama que utilizó para ganar energía y nosotros tuvimos que desarrollar una estrategia para recuperar nuestra energía. Sin embargo, cuando reconozcamos las dinámicas energéticas en nuestras familias, podremos trascender estas estrategias de control y ver que era lo que realmente pasaba. Cada persona tiene que re interpretar su experiencia familiar desde el punto de vista de su evolución, desde un punto de vista espiritual y descubrir quién soy realmente.

Hay cuatro tipos de drama. Algunos son agresivos, forzando a las personas a prestar atención, otros controles son pasivos, haciendo, haciendo que las personas les tengan simpatía o curiosidad.

A continuación mencionaremos los cuatro tipos de drama controladores más comunes.

1.- Son personas que preguntan, cuestionan e indagan en todo lo hace o dice la otra persona con el propósito específico de encontrar algo incorrecto o errado. Una vez que lo consiguen critican ese aspecto del prójimo. Si esta estrategia tiene éxito, la persona criticada sucumbe al drama. Se convierte entonces, en personas auto conscientes cuando están cerca del interrogador, pendientes de lo que el hace o dice, de tal manera de no hacer nada que pueda ser considerado incorrecto por el interrogador. Por el miedo a ser criticados o cuestionados, dejan de ser ellos mismos para aparentar complacer al interrogador.

2.- El Intimidador. Son aquellas personas que te amenazan, verbal o físicamente y a las que, ya sea por miedo o por evitar que algo malo te pase, te vez forzado a prestarles atención y entregarles su energía. El intimidador utiliza el poder de la autoridad amenazando para que lo obedezcan. Es el que utiliza el “pórtate bien o te castigo”.

3.- El Pobrecito Yo: Son personas que e cuentan todas las cosas terribles que les pasan, implicando a veces que tú eres responsable en cierta medida y que si no les ayudas esa situación continuará pasándoles. Te hacen sentirte culpable. Estas personas buscan controlar desde un nivel pasivo. La idea es que pienses que no estas haciendo lo suficiente para ayudarlos.

4.- El Reservado o despreocupado: Son personas que para ganar energía se retraen, pareciendo misteriosos y con secretos. Se dicen a si mismo que están siendo cautelosos pero lo que en realidad hacen es tratar de llamar la atención, logrando que los demás traten de averiguar lo que les pasa. Cuando alguien lo logra, entonces permanecen vagos, obligando a los demás a desentrañar y luchar para descubrir cuales son los sentimiento del reservado.

Los dramas se perpetúan porque se crean unos a otros. Un interrogador puede hacer que su hijo asuma la posición de reservado. Un intimidador crea la posición de pobrecito yo y si esto falla, crea otro intimidador. Es importante entender que hay una tendencia a ver estos dramas en los demás y pensar que nosotros estamos liberados de este proceso. Es necesario que trascendamos esta ilusión antes de continuar. Tenemos que entender que podemos atorarnos en algún momento en estos dramas. Lo importante es dar un paso, retirarnos y observarnos a nosotros mismos lo suficiente para evaluarnos y poder salir adelante. Después de que estemos conscientes de nuestro drama particular, podemos enfocar en la verdad de nuestra familia, la base, aquello que va más allá del conflicto energético. Una vez que encontremos esta verdad, ella puede energizar nuestra vida, ya que esta verdad nos dice quienes somos, en que camino estamos, lo que estamos haciendo.

El proceso de encontrar tu verdadera identidad espiritual envuelve el observar tu vida completa como una larga historia, tratando de encontrar un significado más elevado. Te tiene que preguntar: ¿Por qué yo nací en esta familia en particular? ¿Cuál pudo haber sido el propósito?

Para entender el tipo de drama de cada uno de nuestros padres, tenemos que analizar aquello en que crían firmemente. Pensaban que lo importante era disfrutar la vida, vivirla al máximo, vivir con integridad, el servicio a la comunidad, seguir fielmente las leyes de Dios, etc. Cada ser humano, consciente o inconscientemente, ilustra con su vida aquello que piensa que un ser humano debe vivir. Tu debes descubrir lo que cada uno de tus padres te enseñó y aquello que pudo haberse hecho mejor cada una de sus vidas. Te toca trabajar en aquello que tu consideras que ellos debieron haber mejorado.

Nosotros no somos solamente la creación física de nuestros padres, también somos su creación espiritual. Tú naciste de estas dos personas y sus vidas tuvieron un efecto irrevocable en quien tú eres. Para descubrir tu ser verdadero, debes admitir que tu propio yo esta en una posición intermedia entre las verdades de tus padres. Es por ello que naciste ahí para asumir una percepción más elevada a la que ellos representaron. Tu camino es acerca de descubrir una verdad que es una síntesis más elevada.

En el drama del control cada persona cree que la otra esta segura y a veces lo invalida para poder dirigir a este ser completo en la dirección que estima debe seguir. Esto no funciona por lo menos ya no. Quizás en el pasado, uno de los dos estaba dispuesto a someterse al otro – usualmente la mujer – algunas veces el varón. Pero estamos despertando. Ya casi nadie quiere someterse al compañero. Podemos tener un romance y enamorarnos pero antes tenemos que completar el círculo nosotros mismos. Tenemos que estabilizar nuestro canal con el universo. Esto toma tiempo, pero más adelante no seremos susceptibles a este tipo de problema y podremos lograr lo que el Manuscrito llama una relación elevada. Cuando nos conectemos románticamente con otra persona completa crearemos una superpersona, pero esta relación nunca nos desviará del camino de nuestra evolución individual.

Debemos resistir el amor a primera vista, aprendiendo a tener relaciones platónicas con miembros del sexo opuesto. Hay que recordar el proceso. Estas relaciones deben ser con personas que se revelen totalmente a si mismas, que nos digan el cómo y el por qué hacen lo que hacen – igual que lo haría el padre en una niñez ideal. Al entender quienes son en realidad en su interior, los amigos del sexo opuesto, rompemos con nuestra proyección fantasiosa del sexo, y eso nos libera para conectarnos nuevamente con el universo. Hay que tener en cuenta que esto no es fácil en especial si uno tiene que romper con una relación co-dependiente actual. La idea es empezar a sentir ese sentido de bienestar y euforia que se experimenta en los comienzos de una relación aún estando solo. Tienes que tenerlo a el o ella dentro de ti. Después, evoluciones hacia delante y puedes encontrar esa relación romántica especial que se ajuste a ti.

Otra parte de la octava percepción es una nueva comprensión de cómo tratar a los demás. El cómo nos acerquemos a otras personas determina cuan rápido evolucionamos, cuan rápido nuestras interrogantes de vida son contestadas. Al nosotros elevarnos y clarificarnos podemos buscar la verdad, el mensaje que los demás tienen para nosotros. Es necesario energizarlos. Cuando hay personas que cruzan en nuestro camino, hay siempre un mensaje para nosotros. Los encuentros casuales no existen. Pero el cómo nosotros respondamos a estos encuentros determina si recibiremos o no el mensaje. Si tenemos una conversación con alguien que se cruza en nuestro camino y no vemos un mensaje se relacione a lo que sucede en la actualidad en nuestra vida no significa que no había un mensaje. Significa que por algún motivo no fuimos capaces de encontrarlo. El Manuscrito dice que lo que tenemos que hacer es dejar lo que estamos haciendo en el momento y encontrar el mensaje que hay para esa persona con la cual nos encontramos y el que esa persona tiene para nosotros. Cada persona que cruza en nuestro camino tiene un mensaje, de otra manera hubiesen tomado otro camino, o hubiesen salido más tarde o más temprano, para no encontrarse contigo.

El hecho de que estén ahí en ese momento significa que hay un propósito para ello. El Manuscrito menciona que para determinar quién tiene el mensaje podemos dejarnos guiar por signos. Uno de estos signos es el contacto visual repentino y espontáneo. Implica que esas dos personas deben hablar. Otro signo es un sentido de reconocimiento. Cuando te encuentras a alguien que te parece familiar pero que sabes que no lo has visto antes. Esto es así ya que aparentemente esas dos personas son miembros del mismo grupo de pensamiento. Los grupos de pensamientos usualmente son personas que aunque no se conocen están evolucionando alrededor de los mismos intereses. Piensan igual y eso crea la misma expresión y experiencia externas. Intuitivamente reconocemos los miembros de nuestro grupo de pensamiento y en muchas ocasiones ellos nos proveen mensajes que vienen a llenar vacíos de conocimiento los cuales recibimos como intuiciones.

El Manuscrito predice que una vez que los seres humanos realicemos esta realidad, nuestra interacción será más lenta, deliberada y llena de propósito. Es necesario acordarse de que en la tercera percepción nos decían que los seres humanos somos únicos en este mundo energético en la medida en la cual podemos proyectar nuestra energía conscientemente. Esto se lograba al apreciar la belleza de un objeto hasta que suficiente energía entraba en nosotros y podíamos sentir el amor. En este punto, nosotros podemos devolver la energía. Esto sucede igual con las personas. Cuando apreciamos la forma y conducta de una persona, la enfocamos realmente, hasta que su forma y facciones comienzan a sobresalir y tener más presencia, entonces podemos enviarle energía, ayudándolo así a elevarlo .Por supuesto, el primer paso es mantener nuestro nivel energético elevado, entonces podemos hacer que el flujo de energía venga a nosotros, pase a través nuestro y le llegue a la otra persona. Mientras más apreciemos su totalidad, su belleza interna, más energía fluirá dentro de ellos y naturalmente más fluirá dentro de nosotros. Mientras más amemos y apreciemos a otros, más energía fluirá dentro de nosotros. Es por eso que lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es amar y energizar al prójimo. De esta forma, al darle a la persona más energía de la que ella tenía, ella puede ver su verdad y ofrecerla. Cuando ella lo hace, nosotros recibimos un sentido de revelación acerca de lo que ella dice. Esto lleva a que veamos su ser superior más completo y a apreciarla a un nivel más profundo, lo que nos da más energía y mayor percepción de nuestra verdad y el ciclo continúa. Dos o más personas haciendo esto juntas pueden alcanzar una elevación increíble en la medida en que se fortalezcan ambas energéticamente. Sin embargo es necesario entender que esta conexión es completamente diferente de una relación co-dependiente. Una relación co-dependiente comienza de esta forma, pero pronto se convierte a una de control ya que la adicción los desconecta de la fuente y se acaba su energía. La proyección real de la energía no tiene intención ni apego. Ambas personas están solo esperando el mensaje.

¿Cómo enfrentarnos a una situación si la persona con quien hablamos o nos relacionamos esta operando bajo su drama de control y trata de integrarnos a el? El Manuscrito dice, que si nosotros no asumimos el drama correlativo o correspondiente, entonces el drama de la persona se derrumba. Cada drama tiene su drama correspondiente para que pueda ser ejecutado. Por ejemplo, un intimidador necesita para adquirir energía de un pobrecito yo (victima) O DE OTRO INTIMIDADOR Y ASÍ POR EL ESTILO. Todos los dramas son manipulaciones encubiertas para adquirir energía y estas no pueden existir si las traemos a la consciencia y las hacemos notar. En una conversación, prevalece siempre la verdad. Después de entender el proceso las personas tienen que ser más reales y honestas. La llave para conseguir que esto funcione es mirar más allá del drama, a la verdadera persona que esta frente a nosotros y enviarle la mayor cantidad de energía posible. Si ellos pueden sentir la energía llegándoles, de alguna forma, entonces será más fácil dejar de lado su forma de manipular para ganarla.

Otra parte de la octava percepción es aprender a interactuar conscientemente en un grupo. No es ser auto consciente, es entender el proceso. Como partes de una conversación, solo uno en un momento dado tendrá la idea más fuerte. Si el resto de las personas de ese grupo están alertas se podrán dar cuenta de quién es el próximo que va a hablar. De esta manera podrán conscientemente enfocar su energía en esta persona, ayudándolo así a expresar su idea con mayor claridad. Si uno se concentra en lo que se esta diciendo, sentirán cuando les toca intervenir. La idea llegará a tu mente. La llave de este proceso es hablar cuando es tu momento y proyectar energía cuando es otro a quien le corresponde expresarse, muchas cosas pueden salir como no deben. Algunas personas se inflan cuando están en un grupo, sienten el poder de una idea y la expresan, pero como esa explosión de energía se siente tan bien, continúan hablando mucho después de que la energía debió pasar a otro. Entonces tratan de manipular al grupo. Otros se pueden sentir cohibidos y aunque sientan el impulso para hablar, no se atreven a hacerlo. Cuando eso sucede, el grupo se fragmenta y sus miembros no reciben el beneficio de todos los mensajes. Lo mismo sucede cuando dentro de un grupo, no todas las personas son aceptadas, se evita que las personas rechazadas reciban la energía y el grupo pierde el beneficio de sus ideas. Cuando nos desagrada alguien o nos sentimos amenazados por alguien, la tendencia es a focalizar aquello que nos desagrada o irrita de la persona. Desgraciadamente al hacer esto, en vez de ver la belleza interna de la persona y ofrecerles energía, les quitamos energía y en realidad les hacemos daño. Todo lo que ellos saben es que de momento se sienten menos hermosos y menos seguros de si mismos y se debe a que socavamos su energía. La idea es que la energía y vibración de cada persona aumente gracias a la energía enviada a el por sus congéneres. Cuando esto ocurra, las energías individuales se fusionarán con las del resto de las personas y esto hará un caudal de energía. Es como si el grupo se convirtiera en un solo cuerpo con muchas cabezas. A veces hablará una cabeza por el cuero y en otros momentos será otro el que hable, pero en un grupo que funciones de esta manera, cada individuo sabrá cuando hablar y lo que tiene que decir porque ve con mucha más claridad la vida. Este es el Ser Superior al que se refería previamente en relación a la conexión entre el varón y la hembra en una relación romántica. Se aplica igual a grupos.


NOVENA PERCEPCIÓN

La novena percepción explica cómo la cultura humana cambiará en próximo milenio a consecuencia de la evolución consciente. Describe una transformación significativa en nuestra forma de vida. El Manuscrito predice que los seres humanos disminuiremos voluntariamente la población para que esto nos permita vivir en los lugares de la tierra más hermosos y poderosos. Pero que existirán más de estos lugares gracias a que permitiremos que los bosques (grandes fuentes de energía) crezcan sin ser destruidos para que maduren y aumenten su energía. De acuerdo a esta percepción, para mediados del próximo milenio los seres humanos viviremos en medio de árboles ancianos y jardines bien cuidados, y a distancia accesible de áreas urbanas de tecnología increíble. Para ese momento los medios de supervivencia (comida, ropa y transportación) serán automatizados y disponibles a todos. Todo lo necesario será alcanzado sin necesidad de intercambio de dinero, pero a la vez, sin vagancia o sobre indulgencia de los seres que en esa época guiaran a las naciones o estados. Seremos guiados por nuestra intuición, cada uno sabrá qué hacer y cuando hacerlo y esto encajará armoniosamente con las acciones de los demás. Nadie consumirá en exceso ya que habremos dejado la necesidad de poseer y controlar todo por nuestra seguridad. Nuestro sentido de propósito será satisfecho con la emoción de nuestra propia evolución, por el regocijo de recibir intuiciones y poder observar como nuestro destino se desarrolla. Nos muestra un ser humano que va más despacio y alerta, vigilante de cada encuentro significativo, que puede ocurrir en cualquier momento o lugar. Piensen cómo podrá ser para dos personas que se encuentren por primera vez, cada una capaz de observar el aura o campo energético del otro, conscientemente compartiendo experiencias hasta poder descubrir los mensajes correspondientes a cada uno. Posteriormente cada uno seguirá su camino pero significativamente alterado. Vibraran a un nuevo nivel y de esa manera podrán llegar a otros de una forma que no hubiera sido posible antes de este encuentro.

Para entender esta posibilidad, debemos ver en este nuevo milenio, cómo observamos el pasado milenio en la segunda percepción. En la edad media vivíamos en un mundo simple de bien y mal, definido por los hombres de la iglesia. Durante el renacimiento nos liberamos, entendíamos que tenía que haber algo más en la situación del hombre en el universo de lo que decían los sacerdotes, queríamos la historia completa. Entonces enviamos a la ciencia a descubrir nuestra situación verdadera pero como este esfuerzo no podía proveernos las respuestas que necesitábamos, de inmediato, decidimos asentarnos y cambiar nuestra ética moderna de trabajo en una preocupación que secularizara la realidad y descubriera el misterio del mundo. Ahora podemos ver la verdad de esta preocupación. Podemos ver que la razón real por la que dedicamos cinco siglos creando apoyo material para la vida humana, era para crear el escenario para otra cosa, una nueva forma de vida que nos mostrara el misterio de la existencia. Esto es lo que la información que esta llegando del método científico nos indica: La humanidad esta en este planeta para evolucionar conscientemente.

En la medida en que nosotros aprendemos a evolucionar y perseguir nuestro camino particular, verdad a verdad, la novena percepción dice que la cultura completa se transformará de una forma predecible. Una vez que lleguemos a esa masa crítica necesaria y las percepciones se den a escala global, la raza humana experimentará en sus comienzos un período de introspección intensa. Nos daremos cuenta de cuan bello y espiritual es realmente el mundo natural. Veremos a los árboles, ríos y montañas como templos de gran poder, lo cuales se deben observar con reverencia y asombro. Exigiremos la terminación de cualquier actividad económica que ponga en riesgo este tesoro. Los más cercanos a esta situación encontrarán soluciones alternativas al problema de polución porque alguien intuirá estas alternativas en el proceso de buscar su propia evolución. Esto será parte de la primera gran transformación que ocurrirá, lo que promoverá un movimiento dramático de individuos cambiando de una profesión a otra, ya que cuando las personas comiencen a recibir intuiciones claras de quién realmente son y de lo que se supone que estén haciendo, se darán cuenta de que están en el trabajo o profesión equivocada y tendrán que dar el salto hacia otro tipo de trabajo para poder continuar con su crecimiento.

El Manuscrito dice que durante este período de tiempo las personas cambiarán de carreras o profesiones varias veces durante esta su vida. El próximo cambio cultural será la automatización en la producción. Para las personas que están promoviendo esta automatización, los técnicos sentirán cómo una necesidad de lograr que la economía funcione más eficientemente. Pero en la medida que sus intuiciones se clarifique, se darán cuenta de que lo que en realidad estará haciendo la automatización es liberando el tiempo de todos, para que puedan ir en busca de otras áreas. Mientras tanto, el resto de nosotros, estaremos siguiendo nuestras propias intuiciones dentro de las ocupaciones escogidas y deseando tener más de ese tiempo libre. Nos daremos cuenta de que la verdad que tenemos que decir y de las cosas que tenemos que decir y las cosas que tenemos que hacer son demasiado especiales y únicas para que se ajuste a un trabajo usual. Buscaremos formas de poder correr esas horas de trabajo para poder ir en busca de nuestra verdad. Dos o tres personas harán lo que se considera hoy día como un trabajo de horario completo sin necesario tantas personas en un mismo oficio. Esta tendencia facilitará el que aquellos desplazados por la automatización consigan por lo menos trabajos en horarios parciales.

El Manuscrito dice que nuestros ingresos permanecerán estables a cauda de las personas que ofrecerán dinero por las percepciones que proveamos (Cuando se dictan Cursos, Talleres o Conferencias, o se escriban libros hablando del cómo evolucionar, pagamos por ello). En la medida que descubramos más acerca de la dinámica energética del universo, veremos lo que pasa realmente cuando le damos algo a alguien. Actualmente la única idea espiritual de dar es el concepto estrecho del diezmo religioso. La noción bíblica del diezmo se interpreta comúnmente como el mandato de dar el 10% de nuestro ingreso a la iglesia. La idea detrás de esto es que lo queremos nos será regresado multiplicado, lo cual se convirtió en una creencia que manipula a los fieles de cualquier religión. Pero la novena percepción explica que dar es realmente un principio universal de sustento, no solo para las iglesias, sino para todos. Cuando damos, recibimos a cambio con la misma intención que damos es la forma en que la energía interacciona en el universo. Toda energía pensante atrae igual energía. Recuerden que cuando proyectamos energía en alguien, esto crea un vacío en nosotros el cual, si estamos conectados, se llena nuevamente. El dinero trabaja bajo este mismo principio.

La percepción dice que una vez que comencemos a dar constantemente (en forma espontánea) recibiremos más de lo que podamos dar. Y nuestros regalos devenir hacia las personas que nos han dado verdad espiritual. Cuando las personas se atraviesen en nuestro camino en el momento preciso para darnos las respuestas que necesitamos, les debemos ofrecer dinero (por ejemplo en una consulta profesional de ayuda para la evolución). Así comenzaremos a equiparar nuestros ingresos y a facilitar las ocupaciones que nos limitan. En la medida en que más personas se comprometan en esta economía espiritual, se comenzará el cambio verdadero en la cultura del próximo milenio. Nos moveremos a través de la etapa de evolucionar dentro de nuestra ocupación verdadera y entraremos en la etapa de recibir paga por evolucionar libremente y ofrecer nuestra verdad especial y única a otros. Si cada uno participa en este cambio todos estaríamos dando y recibiendo constantemente y esta interacción con otros, este intercambio de información, se convertiría en un nuevo trabajo, una nueva orientación económica. Estaríamos recibiendo dinero de las personas que tocamos con amor. Lo importante ahora es que comprendamos hacia donde vamos. No podíamos salvar el ambiente, democratizar el planeta y alimentar a los pobres porque por largo tiempo no nos era posible liberar nuestro miedo a la escasez y nuestro deseo de control para poder darle a los demás. No podíamos liberarlo porque no teníamos una visión de la vida que nos sirviera de alternativa. No estamos en este planeta para construir imperios personales de control sino para evolucionar. Pagar a otros por sus percepciones comenzará con la transformación y entonces en la medida en que más partes de la economía se automaticen, el dinero desaparecerá a la larga. No lo necesitaremos. Si seguimos correctamente nuestra guía intuitiva, solo tomaremos aquello que nos sea necesario.

Esta percepción también habla de las religiones. Dice que las religiones tienen que ver con la búsqueda de la humanidad de su relación con una fuente más elevada. Todas las religiones hablan de la percepción de Dios, un apercepción que nos llena, nos hace más de lo que éramos, pero las religiones se corrompen cuando sus lideres tratan de explicar el deseo de Dios a las personas en vez de mostrarles la forma de encontrar la dirección o camino dentro de ellos mismos, pero por el contrario manipulan a sus seguidores con creencias falsas, creándoles la necesidad de ser ayudados y salvado por otros y así los hacen desconectarse de la fuente principal de energía creadora lo cual los hace dependientes de otras personas. El Manuscrito dice que en algún momento de la historia un individuo logrará entender la forma exacta de conectarse con la fuente divina de energía y se convertirá en un ejemplo duradero de que esta conexión es posible. Este individuo encenderá un camino que raza humana estaba destinada a seguir. Esta percepción revela nuestro destino último. Reitera que cómo humanos, somos la culminación de la evolución completa. Habla de cómo la materia comenzó como una forma débil y aumento en complejidad, elemento por elemento, especie por especie, siempre evolucionando a un estado más elevado de vibración.

Cuando los humanos primitivos llegaron, nosotros continuamos esta evolución inconscientemente, conquistando a otros, ganando energía y moviéndonos hacia adelante poco a poco; siendo conquistado más adelante por otros y perdiendo nuestra energía. Este conflicto físico continuo hasta que inventamos la democracia, un sistema que no terminó con el conflicto pero que lo pasó del nivel físico al mental. Ahora estamos trayendo este proceso a nuestra consciencia. Podemos ver que la historia humana en su totalidad nos ha preparado para alcanzar la evolución consciente. Esto lleva a la evolución a un paso más acelerado, elevando nuestra vibración a unos niveles mayores. Nuestro destino es continuar el aumento de nuestro nivel energético. Y en la medida de que nuestro nivel energético aumente, el nivel de vibración de los átomos de nuestro cuerpo aumentará. Esto significa que seremos más ligeros, más puramente espirituales. En la medida en que los humanos aumentemos nuestra vibración, algo asombroso comenzará a pasar. Grupos de personas, una vez que alcancen cierto nivel energético, se harán invisibles a aquellos cuya vibración es más baja. Parecerá, para de los de vibración más baja, como que los otros han desaparecido, pero el grupo de vibración más alta sentirá como que todavía están presente, solo que más livianos.

Cuando los seres humanos comiencen a elevar sus vibraciones al nivel en que los demás no los vean, será la señal de que estamos cruzando la barrera entre esta vida y el mundo del cual vinimos y al que vamos después de la muerte física. Este cruce consciente fue el camino que Cristo nos mostró a través de Jesús de Nazaret. El se abrió a la energía hasta que estaba tan ligero que pudo caminar sobre el agua. El trascendió la muerte aquí en la tierra, y fue el primero en cruzar, en expandir el mundo físico al espiritual. Su vida demostró cómo hacerlos, y si nos conectamos con esta misma fuente, podemos seguir el mismo camino, paso a paso. La novena percepción dice que la mayoría de los individuos lograrán alcanzar este nivel de vibración durante el tercer milenio, en grupos compuestos de las personas con quien están más conectados. Pero algunas culturas en la historia han alcanzado esta vibración. De acuerdo a esta percepción la cultura Maya lo logro.

Dice también que es necesario para esto mantener el nivel vibratorio vivir en un estado de armonía. El miedo baja, disminuye el nivel vibratorio. Aunque algunos individuos logren cruzar esporádicamente, el éxtasis general no ocurrirá hasta que hayamos abolido el miedo, hasta que logremos mantener una vibración suficientemente alta en todo tipo de situación. Todavía no podemos hacer esto, pero la función de la novena percepción es ayudarnos a crear la suficiente confianza, es la percepción que nos muestra hacia donde vamos. El resto de las percepciones crean una visión de un mundo de increíble belleza y energía, y de nosotros aumentando nuestra conexión con el y por consiguiente capaces de ver esta belleza. Mientras más belleza veamos, más evolucionamos. Mientras más evolucionemos, más alto es nuestro nivel vibratorio. Esta percepción nos muestra que ultimadamente, nuestra percepción y vibración aumentada nos abrirá hacia u n cielo que ya esta frente a nosotros, solo que no lo podemos ver todavía.

Cada vez que dudemos de nuestro camino o perdamos de vista el proceso, debemos recordar hacia qué estamos evolucionando, lo que significa el proceso de vivir. Estamos aquí para alcanzar el cielo en la tierra y ahora sabemos como podemos lograrlo.

El libro termina con el mensaje de que aunque el Manuscrito fue destruido en su totalidad, original y copias, era necesario que el Señor Redfield, al salir de Perú, pasara la información a otros. El lo hizo al escribir el libro. Las personas que a su vez reciban este conocimiento y entiendan que es real, deben pasar el mensaje a aquellas personas que están listas para el. El conectarse con la energía es algo a lo que los seres humanos tienen que abrirse, hablar acerca de las percepciones y esperar, sino la raza humana irá hacia atrás pretendiendo que el propósito de la vida es, tener poder sobre los demás y explotar los recursos del planeta. Si regresamos a esta situación, entonces no sobreviviremos, cada uno tiene que hacer lo que sea necesario para este mensaje se trasmita.

7790 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo